eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú
qadistu

qadistu

Usuario desde Diciembre 2012

Nº de comentarios Reacciones
3
  • Zona Crítica

    Olas y espuma. Otros modos de pensar estratégicamente

    #19 sigue: La unión aquí, entre cuerpos y objetos, es obviamente imposible, pues son simplemente un mito :), aunque es una unión ficticia "necesaria" para que así nuestra verdadera realidad pueda reflejarse, para que pueda parecer que actúa aquí nuestra realidad fuera del sueño, sin nuestro control egoico. De ahí quizá vemos que proviene la "espiritualidad" de los "conceptos chinos". Y toda espiritualidad apuntaría a un "universal" que se puede ver bastante claramente, y que tiene que ver con que todo esto es nuestro propio sueño. Y es que ese "no-agente", un agente pacificador que nos disuelve en el Amor… eso que podríamos llamar —con la tradición occidental (para "perdonar" esas palabras)— "Espíritu Santo"… ese agente es algo que trabaja universalmente. ¿Cómo? Pues trabaja así de simple: "enseñando" en nuestro interior que todo esto es nuestro propio sueño, y mostrándonos a la vez la inmensa dicha y paz interiores que en realidad somos. En realidad no hace nada, solo parece que hace cuando nos hacemos más naturales. La realidad, afortunadamente, nada tiene que ver con este mundo :), que es lo más antinatural del mundo :) un abrazo y feliz navidad

  • Zona Crítica

    Olas y espuma. Otros modos de pensar estratégicamente

    #18 La solución a todos los problemas tiene que ver precisamente con la "dirección" y con el propósito o finalidad —pero "interiorizados", en un movimiento hacia el interior. El propósito que podemos interiorizar para que nos guíe es el de la paz. Sin eso creo que estamos perdidos, y parcialmente —quizá "intuitivamente"— todo el mundo parece guiado por eso mismo, paz. Todo lo que vemos ante nuestros ojos (el mundo) es un mito sobre nosotros mismos que hacemos realidad simplemente al creer que es real. Así de simple. La causa está en la mente, no afuera. Lo de fuera es un resultado, un efecto, y no está realmente fuera de nosotros. La realidad (la de los cuerpos) es solo un artefacto mental donde ser especiales, donde hacernos los especiales, hasta que obviamente nos cansamos de jugar a eso y lo deshacemos, ya que en realidad el conflicto que supone nos hace daño. Podríamos decir que este "mito": "la realidad es un sueño", es nuestro último mito, uno que nos permitirá solucionar todos los "problemas". ¿Cómo? Dándonos cuenta de que ni siquiera eran problemas. ¿Por qué? Porque los ponemos nosotros mismos, pues solo están en la mente que proyecta este universo, donde todos somos uno. No estamos separados de esa mente, desde la cual proyectamos literalmente todos estos problemas con los cuales luego parecerá que jugamos aquí —olvidándonos así de que somos nosotros quienes los fabricamos (creyéndonos básicamente "cuerpos", y esas cosas que tanto nos gustan). En realidad este "juego" nos hace daño, pero seguimos queriendo que sea real, y lo queremos arreglar, etc., fantaseando. El mito de cuerpos y objetos solo es "importante" porque es ahí donde jugamos a unirnos —no sería importante por otra cosa, sino solo para facilitar el despertar. (sigo en otro comentario, con perdón, que me he alargado)

  • Interferencias

    Lawrence de Arabia, héroe imperfecto

    #4 hola, con la venia, sobre los mitos, me gustaría decir esto: todo lo que vemos ante nuestros ojos (el mundo) es un mito sobre nosotros mismos que hacemos realidad simplemente al creer que es real. La causa está en la mente, no fuera (lo de fuera es un resultado, un efecto). "Creerse un cuerpo" es un mito, en una tragicomedia que repetimos pero que tiene solución (interior, la paz interior). No es necesario sufrir, aunque nos cuesta mucho liberarnos de nuestro amor por el conflicto. un abrazo