eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Nos están dilapidando el Estado

56 Comentarios

La cúpula del PP reunida en la calle Génova

Decía Rajoy en 2012, su primer año de mandato, que planeaba lograr “ el Estado más barato de Europa Occidental” y, desde luego, se ha dedicado con fruición a la tarea. Alguien como él, tan aficionado  a los dichos y refranes, debería saber que lo barato es caro. Y no solo para el bien público sino para la pura marcha económica. De ahí que grandes soportes del poder financiero y mediático estén empezando a advertirle que por ese camino están agostando el futuro de nuestro país y nuestra sociedad.  Así lo decía el editorial de El País del lunes, aun con toda su mirada neoliberal. Hablan de medidas de ajuste equivocadas, cuando no fue tanto “la crisis” –eterna excusa como la decidida voluntad de recortar lo público. Causas distintas para un diagnóstico que comparto: Están dejando el Estado bajo mínimos y es peligroso. El paciente puede morir de inanición. 

El Banco de España vuelve a reflejar que el descenso continuo de la inversión pública en España situó a 2017 en el mínimo de los últimos 50 años. Ha sido el 1,9% del PIB, la más baja proporción desde 1970 y la menor de toda Europa. Salvo Portugal que –con un gobierno de izquierdas anda reponiéndose con sus propias recetas y con éxito. Aquí, Rajoy sigue encantado de su labor. Dando una versión desbordadamente triunfalista de su gestión. El PP ha reducido en un 60% la inversión en infraestructuras. Un 50% las educativas y un 37% las sanitarias.  Abultado porcentaje, aún descontando la previsible corrupción de aquellas obras.  IVIV, la Fundación del BBVA, también alerta de los riesgos de tan enorme recorte.

El escándalo desatado por la nevada del día de Reyes guarda estrecha relación con haber minimizado el Estado. Con las privatizaciones. Muchos ciudadanos que no siguen la actualidad se habrán enterado de que depende de por dónde circulen para que el Estado se responsabilice de su seguridad.

Seguir leyendo »

Las pensiones, una razón más para echar a Rajoy

41 Comentarios

Un grupo de jubilados

Dos noticias de las últimas horas. Una dice que el gobierno ha anunciado que  prestará 15.000 millones a la Seguridad Social a fin de que ésta pueda pagar las pensiones en 2018. La otra la ha proporcionado pocas horas después el secretario general del PSOE proponiendo crear un impuesto a la banca que recaudaría 1.000 millones que se destinarían a sostener el sistema de pensiones. Y así, aunque las primeras siguen copadas con las especulaciones -y nada más que eso- que se hacen sobre el futuro de la crisis catalana, en el escenario público español se vuelve a hablar del problema de las jubilaciones. Seguramente con pocos resultados. Porque los intereses que han llevado a posponer el debate político sobre el asunto van a seguir ahí. Cuando menos hasta que haya elecciones.

Bastaría esa dejadez injustificable para exigir que Mariano Rajoy y los suyos dejaran el gobierno. Porque prácticamente desde que llegó al poder, mes tras mes, sin pausa, surgen indicios, cada vez más claros, de que el sistema español de pensiones está en crisis y de que su futuro, cuando menos a medio plazo, está seriamente comprometido, a menos de que tomen medidas que frenen la deriva que ha emprendido. Y el gobierno no ha hecho nada en todo ese tiempo, salvo incumplir reiteradamente su compromiso público de que convocaría la mesa del Pacto de Toledo para acordar con los partidos políticos y los sindicatos y organizaciones empresariales las decisiones a tomar.

Dado que el gobierno no quiere tratar la cuestión, los medios de comunicación adictos no dicen una palabra al respecto. Pero, a pesar de ello, la gente sigue hablando, y mucho, de pensiones. Sobre todo, los pensionistas y quienes están cerca de serlo. Y cada vez más. La inquietud es creciente. Las noticias sobre la reducción sistemática, hasta su reciente desaparición, del fondo de pensiones han generado angustia en millones de personas. Basta escuchar un poco lo que se dice en los sitios donde se junta la gente mayor para comprender la intensidad de esas inquietudes.

Seguir leyendo »

Mentiras sobre Diana Quer

29 Comentarios

Reconocimiento a la Guardia Civil por el caso Diana Quer en la Pascua Militar

Dentro del amplio catálogo de ruindades que se han dicho sobre Diana Quer, de su hermana y de su madre, destaca, por sólo unos centímetros, una crónica abyecta en la que se contaba que la madre de Diana Quer frecuentaba un bar en el que las mujeres buscaban a hombres para casarse con ellos. No sabemos si la coincidencia de estas mujeres se producía con hombres que quedaban en aquella cafetería para, no sé, leer a Rubén Darío, hombres ínclitos de raza ubérrima.

Ocurre cuando no hay noticia, pero sigue habiendo morbo y audiencia. No hay nada que contar, pero hay que seguir contando como si hubiera algo nuevo que contar.

¡Qué puntería! que siempre se pone el foco en la mujer, la mujer culpable, sentenciada antes de encontrar su propio cadáver, el de su hija, el de su hermana. La madre de Diana Quer le decía a su hija que se tomara un “orfi”, y ahí parecía asomar la culpa. Contaban que la hoy asesinada tenía, al parecer, querencia por los malotes, que se llevaba mal con su hermana y las dos con su madre, que las tres eran unas histéricas. Sospechosas.

Seguir leyendo »

El extraño caso de las décadas sin nombre

Un calendario

2018 ya está aquí, nos quedan apenas un par de años para abandonar definitivamente la segunda década del siglo, y seguimos sin saber cómo se llama esta década. Y lo que es peor: tampoco sabemos cómo llamar a la década anterior. En comparación con la sencillez para denominar las décadas que van de la veintena en adelante (los años veinte, los treinta, los cuarenta…), ninguna denominación acaba de arraigar para referirse a las primeras dos décadas del siglo.

“Los años diez” y “los años dosmil” son quizá las alternativas más lógicas, aunque parece que no nos acaban de resultar naturales y el anodino e impreciso “principios de siglo” nos deja claramente insatisfechos. “Los mejores éxitos de los ochenta y los noventa hasta hoy”, repite en su eslogan una conocida emisora de radio de temas musicales nostálgicos, que evita mojarse dejando implícito bajo un difuso “hasta hoy” ese periodo de años que ya ronda la veintena. Parece que estos últimos dos decenios se resisten a ser bautizados para desesperación de no pocos hablantes, que no saben qué palabra usar:

A la década del 2000 al 2009 se le llama la década de los 2000, y la década del 2010 al 2019 como se le llamara?

Seguir leyendo »

Democracia o Tribunal Supremo

52 Comentarios

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Justicia, Rafael Catalá; y el Presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes

Cuando se activó por parte del Gobierno, con el concurso de PSOE y Ciudadanos, la 'coacción federal' prevista en el artículo 155 de la Constitución, el presidente Mariano Rajoy decidió hacer uso de la misma para destituir al Govern, disolver el Parlament y convocar nuevas elecciones. Parecía que con ello pretendía que fueran los propios ciudadanos mediante el ejercicio del derecho de sufragio los que dieran salida a una situación que se había convertido en insoportable. A través de la institución constitutiva de la democracia como forma política se intentaba encontrar una salida a una crisis del propio sistema democrático catalán en su relación con el sistema democrático español.

La decisión del presidente del Gobierno fue aplaudida por una muy amplia mayoría tanto dentro como fuera de Catalunya. Activar la 'coacción federal' con la finalidad de que entrara en acción el principio de legitimación democrática del poder era la forma menos "coactiva" en que se podía hacer uso del artículo 155. Un mínimo de coacción, con la finalidad de permitir que los ciudadanos de Catalunya volvieran a poner en marcha la competición propia de la democracia como forma política. El artículo 155, como convocatoria electoral era la menos mala de las lecturas de dicho artículo.

Ya no es posible saber en qué situación nos encontraríamos en este momento si la aplicación del artículo 155 se hubiera reducido a la convocatoria electoral porque desafortunadamente no ha sido así. El recurso a la 'coacción federal' condujo, por un lado, a la activación del principio de legitimidad democrática por parte del presidente del Gobierno, pero también, por otro, a la interposición por el Fiscal General del Estado de querellas por rebelión contra dirigentes nacionalistas ante la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo. El recurso simultáneo al principio de legitimación democrática y a los tribunales de Justicia para dar respuesta al mismo problema no es posible. La activación del principio de legitimidad democrática queda anulada por la acción judicial.

Seguir leyendo »

Interviú: la muerte de una revista

Ando a primera hora de la tarde por el centro de Barcelona en busca de un quiosco de prensa donde comprar los últimos números que se publicarán de las revistas Interviú y Tiempo. Según ha comunicado el Grupo Zeta dejan de editarse por falta de ventas y de rentabilidad. No tengo suerte, dos quioscos están cerrados y el tercero, en la Plaza de Urquinaona, no las tiene, de hecho no tiene muchas publicaciones impresas y la mayoría son extranjeras; al parecer le es más rentable venderle a los turistas los souvenirs que cuelgan de las estanterías donde antes exhibían diarios y revistas.

Interviú fue el origen de Grupo Zeta, la revista emblemática que sirvió de palanca para que el editor Antonio Asensio, fallecido en 2001, impulsara un grupo mediático compuesto por decenas de revistas, periódicos regionales y hasta una televisión, Antena 3, que tuvo que vender a Telefónica presionado por el Gobierno de Aznar.

Interviú fue la revista madre que albergó en su vientre otras publicaciones, entre ellas el suplemento político Tiempo que alumbró en el kiosco al cabo de unos meses y que ahora se muere al mismo tiempo que la madre.

Seguir leyendo »

Lo que oculta el aumento del empleo en 2017

Que se reduzca el desempleo y aumente el número de cotizantes a la Seguridad Social nunca pueden ser malas noticias en una economía que experimenta desde hace ya demasiados años una de las tasas de paro más altas de la Unión Europea.
Sin embargo, los datos con los que se ha cerrado el mes de diciembre en términos de afiliación a la Seguridad Social no dejan de ocultar realidades preocupantes que deberían alejarnos de su lectura complaciente y animarnos a sondear críticamente su anverso con el ánimo de identificar tendencias de fondo que pudieran generar más problemas a futuro de los que aparentemente ayudan a resolver a presente.
Aunque solo sea en su dimensión cuantitativa hay dos notas que hay que señalar.

La primera es que estos datos confirman la ralentización del ritmo de reducción del desempleo registrado con respecto a años precedentes. Así, en 2017 el desempleo cayó en casi 100 mil personas menos que en 2016 a pesar de que en el tercer trimestre las tasas de crecimiento del PIB fueron similares (3,1% en 2017 frente al 3,2% en 2016) y de que el de 2017 fuera el mejor dato interanual de creación de empleo de la serie histórica, en términos homogéneos. Esto es síntoma evidente de que la ralentización de la dinámica de crecimiento de la economía española empieza a impactar sobre el empleo de forma directa.

Y la segunda nota está relacionada con el volumen de contratos que hubo que realizar para consolidar esa creación de empleo: más de 21,5 millones de contratos, de los cuales casi 19,5 millones fueron temporales -esto es, casi el 90%-, y el resto fueron indefinidos. Esto significa, expresado en otros términos, que en la economía española hay que firmar 74 contratos para consolidar un empleo en términos netos.
Pero es que, además, a pesar de que se firmaron 1.929.250 contratos indefinidos, el número de afiliados con contrato indefinido apenas aumentó en 300 mil personas en el año. O, dicho de otra forma, que para consolidar cada afiliado con contrato indefinido fue necesario firmar casi 7 contratos indefinidos.De estos datos de contratación se derivan una serie de consideraciones cualitativas que deberían hacernos repensar las categorías con las que analizamos nuestro mercado de trabajo y sus implicaciones no solo económicas sino especialmente sociales.

Seguir leyendo »

Han venido las reinas

Fichas del trivial feminista 'Feminismos reunidos'

Es noche de trivial feminista en casa. Nos lo regalamos por reyes y resulta que en lugar de los típicos “quesitos” hay que ganar reinas –aunque le joda a la Cope– pero reinas del feminismo: Angela Davis, la reina de la calle;  Frida Khalo, la de la cultura; Simone de Beauvoir, la de la academia; Valentina Tereshkova, la de la historia; Judit Butler, la de los cuerpos y Olympe de Gouges, la de los derechos. No sé si ganar en el trivial feminista te hace más feminista o te da derecho al carnet vitalicio pero espero que no, porque mi cultura no solo es patriarcal, también es limitada, y encima digo esto porque soy mujer y como mujer la sociedad machista me ha enseñado a mostrarme insegura en todo lo que hago y digo. Con ese espíritu perdedor empiezo a jugar. En realidad, parafreaseando y distorsionando a una de nuestras reinas de corazones, no se nace feminista, llega una a serlo. Así que no se trata de todo lo que conocemos, sino de todo lo que estamos dispuestas a conocer. Si recordamos esto, ganaremos.

Hasta para tirar los dados hay que revisarnos. Por ejemplo, las ansias de conseguir ese full de reinonas, sobre todo a las racializadas, ha despertado mi lado más competitivo, que en realidad nunca estuvo dormido. De hecho, mi compañera me lo recuerda cuando no quiero aceptar que no hayamos conseguido la tarjeta de Simone por no acertar una pregunta que no era difícil: "Siempre quieres ganar a toda costa, Gabriela", me dice delante de todas. No sé cómo lo sabe. ¿Se me nota? En fin, yo encajo bien la crítica feminista pero también le recuerdo que somos del mismo equipo, como se lo vengo diciendo a todas las feministas últimamente. ¿Podemos resolverlo internamente antes de soltarlo en Twitter? La verdad es que siempre he querido ganar en las discusiones y en los juegos de mesa, es una patología, y más joven, cuando podía mentirme a mí misma sin mayor descalabro, hice trampa a mansalva, escondiendo cartas o tirando el dado fraudulentamente. ¿Se puede hacer trampa en un juego feminista? Claro que no, en el Monopoly, sí –tengo una amiga que okupaba casas y hoteles cuando jugaba con mi hija–, pero se da por entendido que alrededor de este tablero las jugadoras debemos estar a la altura de nuestros valores feministas. ¿De qué sirve saber en qué año aprobó el Parlamento Británico la ley de igualdad salarial entre hombres y mujeres si luego no sabes perder al lado de una amiga? Si se nos graba esto, ganaremos.

Debo admitir, además, que mi compañera es la más ilustrada de todas nosotras. Por eso, como cuando nadie me escogía en el colegio para los equipos de vóley, apenas expandimos el tablero corrí a sus brazos gritando “yo contigo”. Como bien dijo mi hija en uno de sus dardos habituales: "Mamá, ella no te necesita a ti, tú la necesitas a ella". Todas nuestras ignorancias y nuestras fortalezas juntas recorren el tablero a ritmo de los dados, tan distintos son nuestros bagajes como nuestros feminismos. Por eso el juego se llama 'Feminismo reunidos'. Yo tiro bien el dado, con fuerza, y contesto la de las esterilizaciones forzadas de Fujimori, pero ella sabe en qué calle de Malasaña estaba situada antes la Asamblea Feminista de Madrid. Si aprendemos esto, ganaremos.

Seguir leyendo »

España en estado de temporal

39 Comentarios

Miembros de la UME trabajando en el rescate de vehículos.

Qué cruel ironía. Todo estaba dispuesto para otra vibrante demostración de orgullo español y poderío del aparato gubernativo en el marco incomparable de la Pascua Militar. La ministra de Defensa, Maria Dolores de Cospedal, iniciaba los juegos de la patria recordándonos que el Ejército está preparado para actuar ante cualquier eventualidad en Catalunya; por desgracia nada nos desvelaba sobre su preparación frente a una eventualidad en Murcia o Lugo, o una nevada en Segovia.

Inconmensurable en su papel de diosa guerrera, con mantilla en vez de espada, aprovechó la jornada  para desvelarnos que el verdadero enemigo habita en las noticias falsas -sin ir más lejos, sobre su emprendedor marido- y ensalzar el compromiso del Ejército con esa nación española cohesionada, abierta, vertebrada y plural; como si aún estuviéramos enterrando a Franco y a un Ejército de la UE le quedara otra opción que acatar la legalidad democrática.

A esa hora de éxtasis siguió otro momento para la historia protagonizado por Felipe VI, errante en su vagar de penitencia y enmienda. Tras tener que gastar el mensaje de navidad en intentar salir del pantano en que se metió con su disparatada alocución sobre Catalunya, ahora debe buscar la sombra de su padre y  ponerse a la cabeza del relanzamiento de la figura de Juan Carlos I como sapientísima majestad y pater amantísimo de la democracia; tras meses de mandarlo a la semiclandestinidad convencido de publique legitimidad y recibir el aplauso de la corte de los milagros o salir bien en los publireportajes eran lo mismo.

Seguir leyendo »

Atrapados por la incompetencia

25 Comentarios

Miles de familias nos quedamos atrapados por la nieve y el hielo este sábado en los accesos a Madrid desde la Autovía del Noroeste, la A6. Viniendo de Galicia, la DGT solo iba avisando a primera hora de la tarde de que estaba restringida la circulación de camiones llegando a Madrid, pero en ningún momento se daban avisos para turismos. De hecho, circulamos sin problemas hasta Adanero a 110 kilómetros de Madrid. En ese momento, la Guardia Civil nos desvió hacia la antigua Nacional VI y por allí nos dirigimos hacia una ratonera por la que 10 kilómetros después ya era imposible circular por la nieve y el hielo. Ni con cadenas se podía avanzar.

En ese momento, ya de noche, solo la solidaridad de los vecinos de Labajos, un pequeño pueblo de Segovia de apenas 100 habitantes, nos rescató. Empujando y tirando de los coches con sus todoterrenos nos fueron sacando y arrastrando materialmente hasta un hostal, El Llano, en el que sus dueños, que estaban de vacaciones, abrieron las puertas y se pusieron a socorrer a las familias, muchas de ellas con niños pequeños y bebés.

Seguir leyendo »