eldiario.es

Las mujeres caracol, con la casa a cuestas

Carolina Bescansa junto a su bebé en la primera sesión del Congreso. / Marta Jara

Una mujer se ha llevado la casa al trabajo. No es una noticia realmente excepcional. Hasta hace poco, los hombres se habían llevado tradicionalmente toneladas de trabajo a casa, tuvieran o no hijos. Eso cuando no se atrapaban en horarios maratonianos, suavizados con el bálsamo ocasional de una televisión encendida con una champions sin sonido. La incorporación de la mujer al mercado laboral se hizo también llevando el trabajo a cuestas y a rastras la vida personal. Pero cuando la mujer además tiene obligaciones familiares, muchas veces hijos pero cada vez más padres, se lleva la casa al trabajo sin mayor problema. Un desangelado baño de un centro comercial es el lugar perfecto para una extracción de leche con la que seguir alargando la lactancia materna. Los susurros telefónicos acallados por una mano con la cabeza gacha tras una pantalla de ordenador, hilo de comunicación constante con la cuidadora de los hijos/padres. La escapada apresurada a la hora del café para ir a la farmacia y/o al súper una tarea más de la jornada laboral. La hora de comer un bocadillo envuelto a toda prisa en un frágil papel de plata que no prolongue lo improrrogable. Con suerte, un trayecto en autobús para buscar a los niños al 'cole' en el que aporrear una tableta fingiendo continuar en el puesto de trabajo. Y al llegar a casa las de oficina aún pueden responder a dos o tres correos por obra y gracia de 'La patrulla canina', que también deja corregir algún examen a las profes. Las que trabajan a turnos, de pie o cara al público, rezando para poder poner los pies en alto obviando la pelusa gigante que amenaza con tragar a la niña emergiendo debajo de la pata del sofá.

Carolina Bescansa se llevó ayer el niño al trabajo porque puede. Porque puede y porque quiere. Dio un paso más en el concepto de llevar la casa al trabajo portando, físicamente, a su dependiente. El gesto -aún no está claro si deliberado o no por la explicación de la diputada- ha desatado un vendaval de comentarios sobre la conciliación de familia y trabajo. Bien. Sobre la soledad de las madres solteras. Bien. Sobre las dificultades de pagar o encontrar una guardería. Bien. Sobre el deseo de algunas mujeres de lactar y de hacerlo de forma más o menos prolongada. Bien. Sobre cómo llevar a lo público la esfera de los cuidados que por tanto tiempo se ha quedado en lo privado. También bien.

La visibilización de la maternidad y las dificultades de la crianza en la esfera política son un soplo de aire fresco. Pero el carril por el que se conduce el [bienvenido] debate también puede ser criticable. Bescansa asegura que tenía que darle el pecho al niño durante la sesión, (al parecer el bebé no agarra el biberón) por lo que no lo podía dejar en otra sala. ¿Qué hubiera pasado si el presidente de la Mesa hubiera tomado en cuenta esta consideración y hubiera hecho un receso para que la diputada pudiera salir y amamantar a su hijo? En las formas de conciliar también se puede elegir entre la pastilla roja y la azul. Se puede modificar la vida personal, acomodando la vida al trabajo. Pero también se puede optar por modificar los horarios de trabajo, visibilizando así que es la sociedad en su conjunto la que se debe flexibilizar para dar cabida a los niños, y no los niños los que se deben moldear como chicles para adaptarse a los frenéticos horarios de los padres. El concepto de la sesión in albis a la espera de que una madre amamante a su hijo también puede ser un mensaje fuerte aunque menos polémico. Poner el ritmo de la sesión por delante no deja de ser una 'patriarcalización' de los cuidados. Los desempeña una mujer con las reglas que sigue imponiendo una sociedad de hombres.

Seguir leyendo »

Eslóganes y otras falacias

La infanta se sentará en un extremo de la última fila de los acusados de Nóos, que empieza el lunes

No se me hagan los sorprendidos; ustedes sabían perfectamente que Hacienda no somos todos. Estuvo muy acertada la abogada del Estado recordándolo, por si acaso. Tomarse en serio ese eslogan sería como creer realmente que alguien no puede estar sin Scotch-Brite o que, si usas maquillaje de L'Oreal, es porque tú lo vales.

Los eslóganes no son más que fantasías publicitarias, mentiras eufónicas cuya única finalidad es vendernos un producto. Ni más ni menos. Sirva como ejemplo el de la última campaña del PP, "España en serio", que se hizo público solo unos días antes de que el ministro del Interior confesara que le ayudaba a aparcar su ángel de la guarda Marcelo.

Juzgar a la infanta Cristina basándose en que "Hacienda somos todos" sería como juzgar al CEO de Red Bull porque, de hecho, su refresco no te da alas. Un consumidor responsable, informado y cuerdo debería saber que ninguna bebida energética te permite volar, que es una falacia con fines meramente comerciales y, por tanto, ya ves tú, legal. No hay responsabilidad penal alguna para la empresa si un chalado se toma una lata y salta por la ventana. Del mismo modo, tal y como sostiene la abogada del Estado, no hay nada punible en el hecho de que la familia real española se pase la ley por el forro de la corona cuando y como le venga en gana. Ellos no son como tú, todo el mundo lo sabe. ¿Te creíste el eslogan? Problema tuyo.

Seguir leyendo »

El periodismo no es un juego

El pasado mes de diciembre unos reporteros de Las Vegas  Review Journal iniciaron una curiosa investigación: conocer quién había detrás de la compra de su propio periódico; el de más difusión del estado de Nevada. Sabían que su compañía editora hasta entonces, New Media Investimets Group, había suscrito una clausula de confidencialidad con el comprador, que no resultó ser otro que Sheldon Adelson, el magnate de la hostelería y los casinos de Las Vegas Sands,  y el empresario que  mareó la perdiz con Ignacio González para instalar en Madrid el frustrado proyecto de  Eurovegas.

Los reporteros descubrieron que la compra de su periódico se había hecho a través  de una empresa radicada en el paraíso fiscal norteamericano de Delaware, el mismo territorio donde radicaba la empresa que adquirió el ático de Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, solo por situarlo en el contexto, dado que nada tiene que ver. En Delaware, se dice, hay más sociedades inscritas que habitantes.

Adelson pagó 140 millones de dólares por el diario de Las Vegas y, tras salir a la luz esa adquisición, se produjeron algunas dimisiones entre los periodistas del diario según anunció The Newyorker; y los “reguladores” del juego en Las Vegas iniciaron también una investigación.

Seguir leyendo »

Hacienda somos algunos

La infanta, en los juzgados de Palma de Mallorca.

Por si a alguien le quedaba alguna duda la abogacía del Estado lo ha afirmado de manera textual, en la solemnidad de un tribunal de Justicia. Hacienda somos todos solo es un eslogan publicitario, igual que "Ya es primavera en El Corte Inglés",  "Nocilla qué merendilla",  o "Dijo el toro al morir: siento dejar este mundo sin probar pipas Facundo".

Hacienda solo somos algunos es la cruda realidad que ha evidenciado la abogada del Estado, un tanto cegada por esa prepotencia tan de cuerpo superior del Estado. Concretamente quienes cobran una nómina mensual con su pertinente retención, esos autónomos que liquidan cada tres meses su IVA como buenos creyentes, los pensionistas que ahora copagan sus medicinas o los dependientes y sus familias que resisten cada día como pueden esperando a la caballería. Ustedes conocen mejor que yo el resto de la lista de quienes sí son Hacienda, pagan sus impuestos y sufren las políticas de sufrimiento masivo decretadas precisamente por quienes ni son, ni se sienten Hacienda.

Hacienda no son Rodrigo Rato, ni Bárcenas, ni todos aquellos que se han beneficiado de la amnistía fiscal decretada por este Gobierno en nuestro nombre y pretendiendo que además estuviéramos agradecidos a los defraudadores. Hacienda tampoco son Amancio Ortega, ni los Alba, ni los Botin, ni los demás grandes patrimonios que disfrutan de las comodidades de ese paraíso fiscal llamado España mientras imparten lecciones de sacrificio patriótico y cultura del esfuerzo.

Seguir leyendo »

Cuando se pretende que la lucha suníes-chiíes lo explique todo

Mohamed bin Salman, hijo del rey saudí y ministro de Defensa (el más joven del mundo), con el ministro del Interior saudí

Con el interés de no ahondar en cuestiones políticas y geopolíticas, think-tanks, lobistas y gobiernos agitan el fantasma del sectarismo para reducir los enfrentamientos actuales en Oriente Medio a una cuestión entre suníes contra chiíes y viceversa. Así se difuminan otras razones que no interesa que se conozcan.

Si todo fuera una lucha sectaria sin más, no podríamos explicar por qué el Ejército egipcio al servicio del golpista presidente Abdelfatah Al Sisi, suní, mató e hirió en solo una semana a miles de manifestantes egipcios, suníes. O por qué el gobierno de Egipto, suní, es amigo de Israel y enemigo del gobierno palestino de Gaza, también suní.

Tampoco podríamos explicar por qué en Siria luchan entre sí grupos armados suníes de la oposición. Ni podríamos nombrar las disputas de poder que ha habido entre Arabia Saudí y Qatar, ambos suníes. O deberíamos ignorar los enfrentamientos armados entre diversas milicias libias, suníes.

Seguir leyendo »

Mientras la 'gran política' actúa, el pueblo sigue

Se lleva ya tiempo (y lo que queda) hablando de los asuntos de la 'gran política'. Frente a ella, el ciudadano corriente continúa su vida, su lucha por sobrevivir el día a día. Se ponen muy solemnes los actores que se creen protagonistas únicos y afilan las navajas y estrategias en la partida de ajedrez. En ella lo importante es la lucha por el poder. Hablan pomposamente de consensos, sentido de Estado, responsabilidad, unidad de la patria y demás. Todos invocan aritmética electoral y la interpretación en su propio beneficio de lo que, según ellos, el pueblo ha dicho y que, curiosamente coincide con sus intereses cuando no es en verdad así. Sus pensamientos están más en el botín que consiguen que en las necesidades de un pueblo que ha padecido mucho en cuatros años y que solo quiere vivir.

Tras el espectáculo surrealista en Cataluña -aunque no ha desaparecido del foco mediático ni ha concluido-, sobre esa tierra donde la dirigencia parece permanentemente agitada por la peor Tramontana, la atención se centra en la partida de mus que a nivel estatal es hoy la elección de los presidentes y órganos de gobierno de ambas Cámaras. 'Ellos' siguen a lo suyo y lo único que están centrados en cómo revestir de justificación  el conseguir su cuota máxima y mantenerse, sobre todo, los dos grandes derrotados: PP y PSOE. ¡Qué capacidad de resistencia tienen!

Y mientras ¿qué pasa con los españolitos? Por lo menos, nos dejarán tranquilos de sus diarreas legislativas y sus temidos viernes (todos eran día trece) de decretos leyes donde de un día para otro, nos tocaban los sueños, los derechos el bolsillo y otras partes nobles y ello nunca en nuestro beneficio. También al encontrarnos ante lo que es legalmente un Gobierno en funciones que debe limitarse a la “gestión de los asuntos ordinarios”. Al menos respiraremos y no nos agobiaran. Bastante lo han hecho estos cuatro años.

Seguir leyendo »

Si le pagamos la boda, normal que le paguemos el abogado

Llámenme resentido, pero no puedo evitarlo: cada vez que veo a la infanta en el banquillo, tan cariacontecida ella, me acuerdo de la boda que le pagué hace casi veinte años. En Barcelona, si recuerdan. Una boda por todo lo alto, como manda la tradición monárquica. La pagué yo, la pagamos todos. Ese “todos” del “Hacienda somos todos” que ahora resulta que solo era un eslogan publicitario.

La versión oficial fue que el rey se hizo cargo de los gastos de la boda de su hija, usando la asignación presupuestaria que el Estado (“todos”, otra vez) le entrega cada año. Cuesta creerlo, por la magnitud del evento, pero seamos por un rato ingenuos y aceptemos que sí, que el padre de la novia pagó de su bolsillo el fastuoso banquete para 1.500 invitados, el alojamiento de su extensa e internacional familia en lujosos hoteles, y los desplazamientos de invitados.

Aun así, nos tocó pagar un buen pellizco. Hagamos memoria, esa memoria que hoy escuece al verla en el banquillo y recordamos lo que hemos vivido juntos, y lo que hemos pagado juntos: toda una vida. Aquel 4 de octubre de 1997 el ayuntamiento de Barcelona vistió de gala edificios y balcones, y le dio más que una manita a las calles. Como eso era poca cosa, montó el día antes una fiesta de luces, música y castillos de fuegos artificiales, y repartió 300.000 flores a los que aplaudían al paso del Rolls de la feliz pareja.

Seguir leyendo »

Agresiones sexuales ordenadas por colores

Un grupo de transeúntes observa los carteles colocados en la estación de Colonia (Alemania).

"En Estados Unidos y en otros países capitalistas, las leyes contra la violación fueron originalmente formuladas para proteger a los hombres de las clases altas frente a las agresiones que podían sufrir sus hijas y esposas. Habitualmente, los tribunales han prestado poca atención a lo que pudiera ocurrirles a las mujeres de clase trabajadora, y por consiguiente, el número de hombres blancos procesados por violencia sexual infligida a estas mujeres es extraordinariamente reducido".

Angela Davis, Mujeres, clase y raza, 1981.

Seguir leyendo »

España empalmada

El comienzo de año está siendo excitante. Los que eran los duques de Palma se sientan ante la Justicia, Bárcenas dice que tiene grabado a Rajoy cobrando un sobre y la izquierda "antisistema" catalana apoya a la derecha del "pujolismo" corrupto para que gobierne. Solo faltaba que saliera alguien de la Agencia Tributaria a decir que Hacienda no somos todos, que es cosa de la publicidad. Vamos que, dependiendo de quién seas, será como esos anuncios con gemidos de la vaselina. Suena así de pornográfico.

En esta cuesta de enero en la que se busca gobierno, cuentan que Mariano Rajoy sintió una especie de gustirrinín al enterarse de que la CUP permitía a Convergencia mantenerse en el poder. Saltó la noticia y es como si Rajoy hubiera saltado del sofá como no lo hacía en toda la tarde con los cinco goles del Madrid de Zidane. A don Mariano se le puso cara de entrenador salvavidas y de pronto se imaginó al PSOE reclinado ante él, consintiendo que gobierne para salvar a España de las hordas independentistas.

Lo que pasa es que los orgasmos duran lo que duran y a Rajoy se le puso cuerpo de Rafa Benítez al saber que Bárcenas anuncia que lo tiene grabado destruyendo la contabilidad B del PP, recibiendo un sobre (que huele a finiquito) y reunido con Luis ("sé fuerte") y con Javier Arenas (que lo mismo te recibe a Bárcenas que al diputado comisionista De la Serna, porque no hay como especializarse). Así que, con estos mimbres, suena cada vez más el runrún de que se prepara un plan para que siga gobernando el PP, pero sin Rajoy. Para que parezca que todos ganan y todos pierden. Es el plan B. Con B de Bárcenas.

Suena cada vez más el runrún de que se prepara un plan para que siga gobernando el PP, pero sin Rajoy



Porque en la parte judicial, como "la justicia es igual para todos", que dijo el rey, seguro que el presidente está muy preocupado. Tanto como Camps y Rita Barberá viendo el juicio del caso Nóos desde el plasma de casa. Impunes con los tres millones y medio de euros de dinero público valenciano adjudicados a la trama, porque ellos se reunieron en la Zarzuela con Urdangarin, pero no se enteraron de nada. Como tampoco se enteraba el rey del tinglado que tenían su yerno y la infanta durante años.

No hay como no enterarse de los tiempos que corren para que Hacienda, la Fiscalía y la Abogacía del Estado pidan que Cristina de Borbón se libre del banquillo de los acusados. Porque no son organismos lacayos del poder.... Cada uno se gana "el jornal" a su manera, que decía Urdangarin cuando firmaba tan contento sus mails como "el duque Em... Palma... do". Así está España: de palote con el funcionamiento del sistema. Empalmada cuando le suben los impuestos y luego le dicen que Hacienda no somos todos. Que es tanto como ponerse duro y decir que cada uno puede robar su parte.

Seguir leyendo »

Rita Maestre y Cristina de Borbón

Rita Maestre y Cristina de Borbón tienen dos cosas en común. Ambas estudiaron Ciencias Políticas, aunque con muy distintos resultados. Ambas han sido imputadas por presuntos, y muy distintos, delitos.

A Rita Maestre van a juzgarla por participar en una acción pacífica dentro de una capilla que no tenía que estar ahí. En una Universidad pública que se mantiene con fondos públicos. De un Estado que su Constitución declara aconfesional. Rita Maestre era estudiante entonces, marzo de 2011. Una de esas estudiantes de las que el Estado debiera sentirse muy orgulloso: comprometida con su tiempo y políticamente activa, preocupada por la defensa de los derechos constitucionales y por la construcción de una sociedad más justa. Ahora es concejala y portavoz del Ayuntamiento de Madrid: el Estado debiera sentirse muy satisfecho por que alguien con esa responsabilidad proceda de una de sus universidades, y no de alguna de esas otras, privadas, caras, elitistas, mero eslabón entre un Colegio del Pilar y unas FAES.

Cristina de Borbón se sentará en el banquillo también. Hija y hermana de reyes, responderá ante el juez por su presunta implicación en estafa al Estado, del que esos directos familiares suyos han sido y son jefes. Nació y creció rodeada de privilegios que no son de este tiempo, y se acostumbró a las prebendas y a la impunidad. Consiguió enseguida un puesto de trabajo interesante y muy bien remunerado, sin tener que realizar entrevista ni prueba alguna para ello. Practicó mucha vela. Parió, parió, parió y parió. Compró y reformó una casa de 8 millones de euros. Se descubrió que las empresas que poseía con su marido formaban una trama delictiva y ahora vive un exilio triste y dorado, con escoltas y colegios cuyas matrículas ascienden a casi 40.000 euros al año. Por cuatro, 160.000. El Estado, que le proporcionó una formación que habría de ser exquisita, debería sentirse defraudado.

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
Descarga el capítulo de la entrevista a Ada Colau en Voces del Cambio
- PUBLICIDAD -

Recibe nuestros boletines

Se produjo un error, inténtalo más tarde

Muchas gracias

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -