eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Huelgas sí, pero sin molestar

39 Comentarios

Corría el año 1980 cuando mis padres me llevaron, sin duda por error, a ver una película llamada… 'Y al tercer año resucitó'. Con once años recién cumplidos, yo apenas entendía nada de la supuesta comedia satírica que se desarrollaba delante de mis ojos. En los insufribles noventa minutos que duraba, se describía supuestamente aquella España que empezaba a salir del franquismo. Era una España dirigida por vagos, maleantes, maricones y putas que habían sumido al país en el caos y la violencia más absoluta. La “genialidad” que hilaba toda la trama era la resurrección de Franco, mientras que de la burda moraleja ya se hacía spoiler desde el mismísimo cartel promocional de la película; en él se veía un esbozo de retrato del dictador que sentenciaba: «No se os puede dejar solos».

No tengo dudas de que Tejero y el resto de golpistas que unos meses después asaltarían el Congreso de los Diputados debieron sentirse ultramotivados tras ver aquella impúdica denigración de la democracia. Yo, supongo que por ser un crío, solo me quedé impactado por una escena que aún recuerdo vagamente (perdonen si hay alguna inexactitud, pero no he vuelto a ver aquel engendro). En una sala, una prostituta y varios maleantes beben y ríen mientras programan caprichosamente la convocatoria de centenares de huelgas para joder a los españoles de bien. Quizás tenga que ir al psicólogo, pero cada vez que asisto a una campaña política y mediática para deslegitimar una huelga, me viene a la mente aquella imagen que pintaban los herederos del franquismo de ese derecho constitucional tan fundamental para los trabajadores.

Han pasado casi 40 años de aquello y, sin embargo, el ataque a los huelguistas se basa en patrones parecidos. Obviamente, los tiempos han cambiado y con ellos las formas. Las toscas caricaturas pseudofascistas que dibujaba Fernando Vizcaíno Casas en el libro en que estaba basada la película ya no serían tan eficaces, pero la criminalización del trabajador viene a ser la misma. Ayer fueron los mineros, unos malditos subvencionados; después los vagos de los profesores; el verano pasado le tocó el turno a los privilegiados controladores aéreos; después a los estibadores que tenían la desfachatez de pedir, entre otras cosas, que no les quitaran sus contratos indefinidos; hace un par de meses los trabajadores de la limpieza del aeropuerto de Ibiza, a los que no les importaba manchar la imagen de España por su egoísta pretensión de cobrar las nóminas atrasadas que les adeudaban sus jefes.

Seguir leyendo »

Franco no fusiló a nadie y Spain is different

34 Comentarios

Pazo de Meirás. EFE

"Franco no fusiló a nadie". Esta frase, que es quintaesencia de la posverdad de la historia reciente española y resume el delirio político del presente, la soltó el otro día un tal Jaime Alonso. Podría decirse que el tal Alonso estaba haciendo un bolo de verano, pues es vicepresidente de la Fundación Francisco Franco, y esta entidad se ha hecho con la gestión de las visitas al Pazo de Meirás, donde el militar golpista y dictador veraneaba con su siniestra esposa y la prole que Dios le dio.

La Fundación Francisco Franco nació cuando el dictador llevaba, al menos de manera oficial, un año fiambre. Esbirros de su tiranía y esquiroles de la memoria de la historia, sus herederos políticos la crearon, al menos de manera oficial, "para la difusión de su memoria y de su obra". La realidad paraoficial es que la tal Fundación lleva recibiendo subvenciones públicas desde entonces. La comparación es fácil e inevitable: como si la Alemania unificada sufragara la existencia de una Fundación Adolf Hitler. Imposible, por muy Merkel que nos pongamos. Va a ser que el franquista Manuel Fraga, tenía razón: ‘Spain is different’.

Ese fue el eslogan que el ministro de Información y Turismo (curiosa combinación de carteras) lanzó en los años 60 para atraer turistas a España. Lo hizo regalando las costas a las grandes familias que financiaban el franquismo, reconvertidas en empresas y constructoras que en aquellos polvos silvestres pusieron los primeros ladrillos que convirtieron la patria en el salvaje lodazal turístico de la actualidad. Los mismos que se habían hecho ricos expropiando las tierras de los vencidos amasaron grandes fortunas levantando apartamentos en la arena de todos.

Seguir leyendo »

La melancolía es de izquierdas

25 Comentarios

Pedro Sánchez junto a Pablo Iglesias en su primer encuentro tras el encargo del rey de formar Gobierno

Nada explica tan bien la supervivencia de Mariano Rajoy en la Moncloa a lo largo de los últimos dos años como la melancolía que se extiende entre el electorado de izquierdas con sorprendentes frecuencia y facilidad. Costó mucho tiempo y no pocas derrotas a sus adversarios reconocer a Rajoy su condición de maestro en el manejo de los tiempos. Por su propio bien, no deberían tardar tanto ahora en reconocerle su maestría en el manejo de la melancolía de sus rivales.

Fue la melancolía y el desanimo postzapaterista de millones de votantes socialistas asilados en la abstención desde 2011 lo que cimentó su victoria el 20-D; a pesar de los casi tres millones de votantes populares que se quedaron en casa u optaron por la marca blanca que les ofrecía Albert Rivera.

Fue la melancolía y el enfado de más de un millón de votantes de Podemos e Izquierda Unida lo que le permitió ampliar y consolidar su ventaja en junio de 2016, tras el fracaso del intento de conformar un gobierno alternativo y la constatación de que, tanto al PSOE como a Podemos, les importaba más ganar al otro y ser segundo que competir por la primera plaza y derrotar al PP.

Seguir leyendo »

Cine de verano

Cine de verano en Madrid

Roberto Rossellini filma en 1954 una de sus más grandes obras: Viaggio in Italia, catalogada por Cahiers du Cinema –Godard, Malle, Truffaut, Rohmer– como la "primera película moderna". Un matrimonio inglés de mediana edad, interpretado por Ingrid Bergman y George Sanders, llega a Nápoles para vender una propiedad que Alex Jones, el personaje que encarna Sanders, ha recibido en herencia. Se trata de una pareja sin hijos y desde el inicio mismo de la película acusamos recibo de que se encuentra, si no en un estado de disolución, sí en un momento de inflexión muy importante. Poco a poco, uno y otro se irán separando, tomando distancia, sin que esto se manifieste de manera directa.

Ella proyectará su malestar en la ciudad y él buscará refugio en la vida social que comparte con algunas amistades del lugar. El inmenso talento de Rossellini consigue materializar el vacío existencial de la pareja en escenas que ambos, por separado, experimentan con el entorno: ella ante las mujeres embarazadas que pululan por las calles napolitanas, el arte fúnebre de los templos y la soledad que se experimenta ante la magnanimidad estatuaria romana. Él, por su parte, en insulsas reuniones, frívolas conversaciones y un desangelado encuentro con una prostituta.

A estas alturas se comienza a hablar de divorcio pero sin asumir su gravedad; hay algo impenetrable en ambos, que Rossellini no deja de acentuar, algo que no nos deja ver ni a nosotros ni a ellos. Sí podemos advertir cómo les golpea el mundo en la piel pero los personajes no permiten que observemos más allá. Al final, ya en el umbral de la desesperación de ella y en un punto álgido de la incapacidad afectiva de él, son llevados a ver una excavación en Pompeya. Ambos presencian cómo los arqueólogos desentierran a una pareja que, uno en los brazos del otro, quedó petrificada por la lava del volcán. Ninguno de los dos resiste la potente fuerza de esa imagen y huyen, aún indiferentes, pero dando, sobre todo Alex, la primera muestra de un mínimo quiebre emocional.

Seguir leyendo »

No todo vale por 143 euros al día

29 Comentarios

Turistas en Anfi del Mar en Gran Canaria

Por qué un educado profesor de autoescuela inglés se convierte en un energúmeno bajo el sol de la Costa Brava. Y lo que es peor, por qué se lo toleramos. Pues porque gasta. Y aquí quien gasta es bienvenido.     

Según la última Encuesta de Gasto Turístico (Egatur) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el gasto medio diario de los turistas extranjeros que nos visitaron durante el pasado mes de junio fue de 143 euros: un 5% más que el año pasado. Una buena noticia para nuestra maltrecha economía. Sin embargo, lo que no nos dice el INE es el coste medioambiental que genera la estancia de ese turista.

El coste del derroche de agua y el malgasto de energía de un turista extranjero en un hotel, un apartamento o un bungaló de la costa. De ese ciudadano belga o alemán que en su casa se ducha con cantimplora porque el derroche está allí muy penalizado pero aquí, libre de todo control, deja los grifos abiertos sin prestar atención al malgasto, exprimiendo nuestras agotadas reservas.

Seguir leyendo »

Del café al porro

43 Comentarios

Pancarta reivindicativa en San Sebastián

No se si he contado alguna vez que a mí me parió una vasca de rompe y rasga. De las que bebía al higuillo de bota o porrón como una diosa, sin tocar pitorro, pero luego apartaba a sus crías con garbo de cualquier sustancia que pudiera entorpecer su sano desarrollo. En casa por no tomar, no se tomaba ni cafeína. Un día mi hermana más pequeña salió con unas amiguitas, por primera vez sola, y al volver mi ama le preguntó qué había tomado. "Un café con leche", dijo la inconsciente criatura. Jamás pensó la que podía caerle encima. "Sigue, sigue así que del café con leche al porro no hay más que un paso", afirmó rotunda. Fue un momento inolvidable. Nos estuvimos descojonando de ella toda la vida (ay, madre, como vive tu recuerdo en mí). No, no me he vuelto loca. Es que hacía mucho que no me reía tanto. Hasta que llegó ayer Martínez–Maillo a devolverme la carcajada. "El problema no son los niñatos, sino aquellos que no condenan estos actos vandálicos, porque se comienza tirando confetis como en Baleares y se acaba quemando autobuses como la kale borroka en el País Vasco". Y es que no puede uno sino partirse el cuajo. Del café al terrorismo, di que sí, muchachote.

Es lo que tiene la gente de derechas –que mi madre no lo era– que son una fuente perfecta de chascarrillos. Lo malo es que sus chistes duelen. Toca ahora estigmatizar cualquier protesta contra la turistificación o la masificación de un turismo insostenible que daña ya en muchos casos los intereses de los habitantes del territorio. Y es que no les duelen prendas a la hora de pregonar que cualquier cosa que dé dinero ha de ser reverenciada sin cuestionamiento ninguno. El turismo es la principal industria de España así que nos quieren así, abiertos de piernas, para recibir todo lo que llegue, hasta donde llegue y a pesar de lo que nos hiere. Y no se les ocurra ni rechistar. Sobre todo rechistar porque de rechistar a acabar en prisión preventiva como FIES puede acabar habiendo un paso. No voy a poner ejemplos, pero ya he oído hablar de terrorismo varias veces después de unas pintadas en un bus, un poco de confeti, unas ruedas pinchada y un tanto de humo. Si algo da dinero es intocable. Si algo da mucho dinero es sagrado. Así funciona la lógica neoliberal.

Lo triste es que la principal industria de este país es una burbuja que puede pinchar por múltiples motivos, ninguno controlable, y que se está convirtiendo en una actividad insostenible. No les importa. Ni se lo plantean. A fin de cuentas los que se forran con los billetes del turismo no viven en las Ramblas ni en Centro ni se bañan en Magaluf ni tienen que acudir al colegio en una Ibiza en la que no hay maestros porque no hay alojamiento. Afirman que quieren defender también a los millones de trabajadores del sector pero me temo que a las kelis que limpian cada habitación de hotel por dos euros, les iría mejor que hubiera menos habitaciones y mejor pagadas.

Seguir leyendo »

Crónica de un verano donde no todos veranean

Nicolás Maduro

Es uno de esos días en los que no sabes si romper el amago de vacaciones o no escribir nunca más. Has desconectado los principales enlaces a España, capital Caracas. No pones ni las radios, ni las televisiones, y pasas deprisa por las webs encabezadas a toda hora por la furia ciega de la desproporción, como si quisieran matar los restos de pasados prestigios en una orgía de insultos desorbitados.

Cuesta desconectar por completo. Por si te pierdes lo que importa. Que se nos ha muerto Ángel Nieto, el valiente piloto, el pionero, el luchador, el amigo llano de quienes le trataron. O los asesinatos machistas que se ceban en la mujer como en todo tiempo. O los atropellos que no cesan en nuestra anómala democracia. O el Trump que acrecienta la tensión a un palmo de los mandos de destrucción en la Casa Blanca, mientras los establecidos lo citan como solución. Hasta para montarle un golpe de Estado oficial a Maduro. Lo dijo el Secretario de Estado de EEUU. Verán entonces lo que cuesta un peine. 

Pero todo parece algo más lejano si intentas distanciarte por vacaciones. Aunque, verán, es que no todos las tienen, no con viajes. Se nota. Este año, en Madrid, no es fácil encontrar aparcamiento ni en el barrio de Salamanca, tradicional feudo de la derecha más arraigada.  Era un mito: Te quedas en la ciudad en Agosto y dejas el coche donde quieres. O vas como un rey en el transporte público. Pues tampoco. 

Seguir leyendo »

Cuando las minorías no lo son tanto

Protesta en Kenia por la ley contra la comunidad LGTB de Uganda.

Entre las primeras cuestiones que aprendemos según ponemos un pie en la escuela es a medir el mundo en el que vivimos. Kilos y metros, altos y bajos, grande o pequeño. Nada escapa a nuestra imperiosa necesidad de comparar dos elementos con alguna diferencia entre sí. Obviamente la cuestión racial no escapa a ello, con lo blanco como unidad de referencia y el resto como secundarios, nunca principales.

En uno de sus monólogos, el aclamado humorista Louis CK resumía perfectamente lo anterior: “Leí algo en el periódico el otro día que me dejó bastante confundido. Ponía que el 80% de las personas de Nueva York eran minorías. ¡¿No se debería dejar de llamarles minorías cuando son el 80% de la población?! Es una actitud de blanco, ¿no creéis?

La realidad es que el concepto minoría enmascara una realidad que tienen más que ver con las leyes, la educación o los prejuicios que con cantidades, pero nos empeñamos en señalarlo de esta forma. Es como el caso citado por Louis CK de Nueva York, sobre las "minorías" que suponen el 80% en la población pero que seguramente sí lo sean en los puestos de poder de la sociedad.

Seguir leyendo »

El 18 de julio de los perros de Franco

53 Comentarios

Manifestantes con banderas rojigualdas. |

Flaubert dejó dicho en alguna parte que las banderas están hechas de mierda y sangre. Pero se olvidó agregar que algunas lo están más que otras. Como ejemplo sirva nuestra actual bandera, que no es tan actual como parece y que existe desde antes de que Franco ganara la guerra, aunque Franco jurase la tricolor republicana para después traicionarla.

Lo que ha sucedido con la rojigualda es ejemplo de lo que sucede cuando se instrumentaliza un símbolo hasta dejarlo convertido en un trapo salpicado de mierda y sangre en abundancia. Tanto es así que, por mucho que quieran limpiarlo, la indecencia con la que está cubierto, resbala por el palo. Me explico a reglón seguido con algún que otro ejemplo.

Nadie que en la actualidad luzca una esvástica puede decir que la luce por ser un símbolo solar de remoto origen. Por mucho que quiera disimular su nazismo con argumentos atávicos, si luce una esvástica, es que es un nazi. Hitler se encargó de que esto fuera posible. Si no hubiera existido Hitler ni el nazismo, la esvástica seguiría siendo un símbolo solar. Pero una vez que el proceso histórico se pone en marcha, no se puede volver atrás.

Seguir leyendo »

Algunas aclaraciones sobre el futuro Pacto de Estado contra la Violencia de Género

54 Comentarios

Una mujer sostiene una pancarta en contra de la violencia machista

En noviembre de 2016 se aprobó en el Congreso de los Diputados la creación de la subcomisión del Pacto de Estado en materia de violencia de género, cuya finalidad ha sido elaborar un informe que vehicule dicho Pacto. Este informe ha sido ratificado por la Comisión de Igualdad el pasado 28 de julio, y será debatido y votado en Pleno a partir de septiembre.  Se ha escrito mucho sobre el contenido y el alcance de las más de doscientas medidas que componen el informe, pero, sin entrar a valorarlas, parece necesario hacer algunas aclaraciones:

Como acabamos de decir, este informe se votará en el Pleno del Congreso a partir de septiembre. Podrá ser modificado por los votos particulares de los grupos (que han debido registrarse antes del 31 de julio). Es sin duda el grueso del acuerdo y los cambios que puedan producirse serán puntuales, sin menoscabar que puedan tener más o menos alcance.

"El informe, una vez aprobado, se remitirá al Gobierno para que, en el plazo máximo de dos meses lo someta a acuerdo con los representantes de Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, partidos políticos, administración de Justicia y asociaciones sindicales, empresariales y asociaciones civiles".

Seguir leyendo »