eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Acabarán los robots con el empleo?

43 Comentarios

Una idea que se difunde como la pólvora en los últimos tiempos es que los robots acabarán dentro de muy pocos años con una gran parte del empleo existente y que millones de personas se quedarán entonces sin ingreso alguno procedente del trabajo. Como prueba  de ello se utilizan estudios como el de los profesores de la Universidad de Oxford Carl Frey y Michael Osborne sobre el futuro del empleo. En él se afirma que nada más ni nada menos que el 47% de los empleos existentes hoy día en Estados Unidos está en riesgo de desaparecer por esa causa. Pero ¿qué hay realmente de cierto o al menos de probable en esta amenaza?

Una primera cuestión que conviene saber para responder a esa pregunta es que los malos augurios y los temores actuales no son ni mucho menos nuevos.

Muchos trabajadores ya destrozaban máquinas a finales del siglo XVIII porque creían que iban a destruir sus puestos de trabajo, sin ser conscientes de que su efecto era la desaparición de tareas pero no del trabajo en general. Lo que hacían esas máquinas era permitir que se pudiera obtener más producto por hora trabajada en muchas actividades (es decir, más productividad, en términos económicos). Pero gracias a ello se generaban, por un lado, más ingresos (porque el ingreso es la otra cara del producto) y, por otro, nuevas actividades productivas necesarias para crear o mantener las máquinas y también para satisfacer las nuevas demandas que generaban los mayores ingresos de consumidores y empresas. Y ambas cosas permitían crear más empleos, casi siempre en otras actividades, como he dicho, o incluso en lugares distintos a donde comenzaban a funcionar las máquinas, pero más empleos, al fin y al cabo. Aunque también es cierto, como comentaré enseguida, que ese efecto de creación de nuevos empleos no era necesariamente automático sino que solo se producía si se daban al mismo tiempo otras condiciones.

Seguir leyendo »

La primavera judicial

32 Comentarios

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes

Han pasado ya siete años desde que nos sacudiera el despertar de los pueblos árabes y la llamada a manifestarse y a clamar por sus derechos sociales a través del uso novedoso de las redes sociales. En la España de hoy son los jueces los que hacen arder  sus correos corporativos, que funcionan a modo de chat en poderjudicial.es . Reventaban la semana pasada el foro a modo de rebelión low-cost, de derecho al pataleo, pero también de propuesta de acciones reivindicativas que no descartan la huelga. No se quedan cortos a la hora de clamar por la dimisión del presidente del Consejo, Carlos Lesmes, y de todos sus mariachis de la Permanente del CGPJ, un instrumento de dominación y control inventado por los chicos de Rajoy para evitar que se les desmandasen ni un poco los vocales una vez electos.

Los magistrados y jueces de este país están hasta las gónadas. Hartos. Hastiados. Chinificados. Ninguneados. Mientras el poder se ocupa de utilizar los nombramientos y mover piezas en un juego que les afecta exclusivamente a ellos y a la minoría de magistrados beneficiada, la inmensa mayoría de sus señorías ilustrísimas encadena dificultades cada vez mayores para poder ejercer una labor cuya calidad, no lo olvidemos, redunda en beneficio de los ciudadanos implicados y de la sociedad en general. Están hartos también de la soberbia de Carlos Lesmes, llamado por la Constitución y por la ley a defender su independencia y sus intereses profesionales y que se ha convertido en su peor fustigador. Olvidan que les advirtió desde el principio. "Al juez se le controla con el palo y la zanahoria", se descolgó al tomar posesión. Tan humillante frase no es sino el destilado del desprecio que se adivina por los magistrados a los que gobierna y por su función. Los trata poco más que como a subalternos molestos de los que lo que prefiere es que no interfieran en su objetivo primordial que es el sometimiento del sistema a los intereses de los mandantes. A fin de cuentas, Lesmes parece más bien un político al que se le ha colgado el collar de ojos de la Justicia sobre una toga que no defiende.

Los jueces se remueven y hacen ruido pero a la chita callando. Les va de serie. Los ropones no son gentes levantiscas ni revolucionarias y hasta cuando protestan lo hacen dentro de un orden. Los mensajes van y vienen llenos de cabreo y plantean la consolidación de una plataforma reivindicativa que no excluya la huelga. Hay asociaciones judiciales que ya hablan de convocar las Juntas de Jueces de los distintos partidos judiciales y las Salas de Audiencias de toda España -órganos democráticos de representación de los jueces- para que los magistrados se pronuncien sobre un calendario de movilizaciones que la contemplen.

Seguir leyendo »

No, las toallitas de Mercadona tampoco van al váter

21 Comentarios

Imagen de archivo: un "monstruo de toallitas" de 350 kilos desborda un colector en Murcia.

El empeño de los fabricantes de toallitas en que las tiremos por el váter se está convirtiendo  en una auténtica obsesión. El último caso es el de Mercadona. Echemos un vistazo a la novedad que acaba de presentar bajo su marca Bosque Verde.

"Papel higiénico WC húmedo": desde luego el mensaje frontal no puede ser más directo. Un mensaje que repite en el lateral en letras grandes: "Desechable por el WC". Giremos el paquete. En un cuerpo de letra diez veces menor resume las características de las toallitas. Y aquí llegan las ambigüedades y las contradicciones.

"Tejido biodegradable" señala sin decir en cuánto tiempo, aunque afirma que "puede desecharse por el inodoro ya que se disgrega con el movimiento del agua". Bien. Pero a renglón seguido lanza un aviso desconcertante: "No tirar más de dos toallitas por descarga". Entonces, si en lugar de dos toallitas usamos tres ¿ya no son desechables por el inodoro?

Seguir leyendo »

El juguete de dios

#BancoSantander $SAN [NOTA DE PRENSA] Santander adquiere Banco Popular y se convierte en el banco líder en España https://t.co/MnE4JYS185 pic.twitter.com/TOuBvPQC35

Denominar al problema con el nombre de la solución es algo que viene sucediendo desde que el mundo tiene dueños; hombres y mujeres que no hablan otro lenguaje que no sea el lenguaje del poder. Con ello, para conducirnos con criterio, lo más razonable es dar la vuelta al falso discurso. Por ejemplo, que un Banco se presente como Popular nos lleva a suponer que el citado Banco es de todo menos popular.

Seguir leyendo »

Un continente para todos

El líder laborista británico, Jeremy Corbyn.

"Si pierdo solo seis escaños, habré perdido la elección y Jeremy Corbyn se hará cargo de la negociación con Europa". Estas fueron las palabras con las que Theresa May se dirigió a sus conciudadanos el 20 de mayo a través de un tuit. Perdió 12 escaños y lejos de resignar su cargo, intentará gobernar con los unionistas de Irlanda del Norte. El empecinamiento, posiblemente, sea estéril. Otro capítulo de su ascenso al hoyo.

"No era volver a la paz de 1930, cuando todo estaba gestionado por los ricos y para los ricos". Esto se escucha por voz de un anciano en el documental  El espíritu del 45 que cuenta cómo los laboristas entendieron el significado de la nueva paz y construyeron el Estado del bienestar en el Reino Unido a partir de las ruinas de la Segunda Guerra y los escombros de la desigualdad.

David Cameron convocó el referéndum del Brexit para sofocar los reclamos del ala euroescéptica de su partido y frenar el avance del UKIP, el partido de Nigel Farage. Consiguió exactamente lo contrario: su salida del Gobierno y la del Reino Unido de Europa. Theresa May, ahora, intentó con unas elecciones anticipadas, fortalecerse para liderar un Brexit duro. También fracasó. Es más, el UKIP, que en las anteriores elecciones había obtenido uno de cada ocho votos, ha desaparecido. Todo se pierde, ¿algo se transforma?

Seguir leyendo »

Educación financiera o educación fiscal y tributaria

Desde hace más de 40 años, a partir de la gran reforma fiscal de la transición política de 1977, se hacen enormes esfuerzos para adoctrinar financieramente a nuestra juventud y a los ciudadanos y no para enseñar los valores de la economía justa con impuestos suficientes para el gasto social a través de impuestos solidarios.

La educación financiera no ayuda ni fortalece económicamente a los ciudadanos. Al contrario, debilita a los más débiles al legitimar futuras tropelías financieras como las de las preferentes a pequeños ahorradores y jubilados. Con el argumento del consentimiento financiero informado los más vulnerables quizás no tendrán amparo jurídico para reclamar ante los tribunales ante estafas de guante blanco. No se está intentando instruir a los ciudadanos y a las familias con herramientas útiles para afrontar los problemas de la economía cotidiana.

Se trata de blindar financieramente a los poderosos. La banca ya ha puesto en práctica procedimientos engañosos donde los clientes firman "tener formación financiera" a la hora de contratar algo tan elemental como una cuenta corriente. Una comisión bancaria desorbitada, un tipo de interés abusivo, o endosar al cliente un producto financiero de riesgo ya no podría ser objetado ante los tribunales. El paraguas de la formación financiera será el argumento para consumar el escarnio a los ciudadanos.

Seguir leyendo »

…Y no pasa nada

50 Comentarios

Una más. El Tribunal Constitucional no solo ha tumbado el decreto-ley de amnistía fiscal de 2012, sino que ha sentenciado que con esa medida el Gobierno "abdicó" de la obligación de que todos los ciudadanos contribuyan al sostenimiento de los gastos públicos. Son palabras gravísimas. Y sin embargo no pasa nada. Montoro "sigue gozando de la plena confianza del Gobierno", ha dicho el Consejo de Ministros. Sobre todo porque ese decreto no fue responsabilidad suya sino de Rajoy. Y el presidente no va a doblar la rodilla mientras la relación de fuerzas políticas le permita seguir mandando. Ahí está el problema. Diga lo que diga el Constitucional.

Que, por otra parte, ha quedado muy bien con su sentencia. No podía decir otra cosa, porque el decreto ley era jurídicamente impresentable, pero se ha cuidado muy mucho de dar un paso más, de determinar las consecuencias concretas que habría de tener su sentencia. Es decir, de ordenar que los que se beneficiaron de la amnistía devuelvan el dinero. Eso sí que habría sido justo. Pero el alto tribunal aduce que no puede ser, porque una instrucción de ese tipo generaría "inseguridad jurídica".

La clave para entender tanto comedimiento ha de estar necesariamente en la lista de las personas que se acogieron a la amnistía. No en los Rato, Bárcenas, Pujol y demás corruptos "excelentes", que ya están lo suficientemente vapuleados como para que nuevos golpes contra ellos vayan a provocar efectos indeseados para el Gobierno. Sino en los otros, los que siguen protegidos por un anonimato que ahora más que nunca es injustificable. Nombres seguramente destacadísimos del universo del poder económico, gentes a las que Rajoy no se atreve ni a rozar y menos a exigirles que paguen las millonadas que hace años se les perdonó.

Seguir leyendo »

¿Puede Macron redibujar el mapa político?

El presidente francés, Emmanuel Macron.

Varios comentaristas han descrito la victoria de Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas como un triunfo de la centroderecha, porque recibió votos que de lo contrario habrían ido hacia la candidatura del conservador François Fillon, plagada de escándalos.

Pero esta dinámica electoral no expresa el significado de la victoria de Macron. Sería más preciso decir que traspasó las líneas de los partidos tradicionales y se erigió como un candidato de quienes creen que, gracias a una administración adecuada y las nuevas tecnologías, la integración europea y las fuerzas de la globalización pueden reportar beneficios generalizados. En contraste, la mayoría de sus oponentes no hicieron más que avivar temores acerca de las realidades económicas actuales.

Piénsese en las  siguientes estadísticas de la primera ronda de las presidenciales francesas: un 42% de quienes votaron por Macron han simpatizado en el pasado con el Partido Socialista y otro 32% ha tendido a apoyar a candidatos de centro. Son datos que indican que los votantes de la izquierda y el centro constituyen el fuerte de su base de apoyo, y que lo veían como un candidato de centroizquierda en lugar de uno de centroderecha.

Seguir leyendo »

Los triunfos en derrota de May y Cifuentes

41 Comentarios

El número dos de Cristina Cifuentes, Ángel Garrido, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid

Theresa May adelanta elecciones para contar con más respaldo y pierde la mayoría absoluta que le dejó Cameron. Anuncia que dimitirá si queda con 6 escaños menos, se deja el doble en las urnas y se dispone a formar gobierno. Liar, liar, le canta la canción. Esa pasión común de la más cerril derecha por hacer de la mentira su asidero de gobierno. 

A Trump le ha plantado cara James Comey, el director del FBI que destituyó cuando indagaba en la presunta trama rusa. Acusa al presidente de mentir y de difamarle a él y a la agencia. El bravucón queda empequeñecido y al descubierto por un hombre que le pasa dos cabezas, en el más amplio sentido de la palabra. Soplan ciertos aires de cambio y estos ejemplares de la política de la involución no se enteran o hacen como que no se enteran.

Menospreciaron a un Corbyn que ha recuperado la cifra récord de 31 escaños para el laborismo. Le atacaron a fondo la derecha política y la mediática. Aún siguen en la tarea: las elecciones son un error… cuando no salen a gusto del mando. Todavía rezuma aquel artículo que hermanó a  Corbyn, Hamon y Sánchez, en el abismo. Y la manía de la gente de quejarse cuando le roban la cartera, el futuro y los derechos. Eso a lo que llaman "populismo", insuflado en las almas descarriadas  que no se conforman en votar como el que va a misa. O al fútbol. ¿Saben cómo bautizaron a la prensa de esta tendencia en la web ' La página definitiva'? Los letizios, mucho más fashion que compi-prensa.

Seguir leyendo »

Jeremy Corbyn rompe el miedo

33 Comentarios

Jeremy Corbyn, líder de los laboristas

Theresa May convocó elecciones de manera anticipada, creyendo que se consolidaría. Los sondeos le auguraban una ventaja de veinte puntos. No le ha salido bien la jugada. A pesar de haber ganado, ha perdido la mayoría absoluta, fuerza y escaños.

No solo eso. Convocó las elecciones pensando que podría fulminar a su oposición. Lejos de lograr su objetivo, lo que ha pasado en Reino Unido es que ha ganado fuerza y posiciones Jeremy Corbyn, el candidato laborista más a la izquierda de las últimas décadas. May podrá gobernar con el apoyo de los unionistas pero tendrá una mayoría muy escasa para afrontar el Brexit.

En tan solo unas semanas Corbyn logró recortar una gran distancia con May. A pesar de la maquinaria propagandística arrojada en su contra por los medios del establishment. A pesar de que el terrorismo irrumpió como un actor más en la campaña electoral para condicionar el voto. A pesar de que Theresa May quiso beneficiarse del miedo.

Seguir leyendo »