Eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

El momento Berlusconi

Silvio Berlusconi se dirige a sus seguidores frente a su domicilio en Roma mientras el Senado votaba su expulsión. / Andrew Medichini / AP Photo

Es obvio que al PP ya no le preocupan sus escándalos, que se conozcan los delitos que han cometido muchos de sus más importantes dirigentes o los que ha cometido el propio partido; no le importa nada que esos dirigentes sean encontrados culpables, no le importa nada que sea evidente su reparto, entre ellos mismos, de todo lo público… Todo eso les da igual, lo dan por amortizado.  

Quizá hubo momentos en Génova de tensión y preocupación, pero eso debió de ser en un primer momento, cuando aún se esforzaban en mantener una cierta apariencia de honradez. Ese momento pasó. Ahora tengo la sensación, la tenemos todos y todas, de que este asunto de la apariencia les da un poco igual. La capacidad de asombro, indignación, hartazgo… tiene un límite más allá del cual o se reacciona o se digiere (y parece que lo hemos digerido, por ahora).

Es el momento Berlusconi, que se sabe cuándo empieza pero no cuándo ni cómo acaba. Si mañana descubrimos que el Gobierno en pleno cobra directamente de la mafia siciliana, nos parecería lo normal. Es un partido lleno de delincuentes, del que se tienen pruebas de que se ha financiado también ilegalmente de múltiples maneras. No importa. El desierto ético les favorece; es más, el Partido Popular engorda cuanto más seco está el desierto, cuando más asqueados están nuestros estómagos.

Seguir leyendo »

La reforma de la ejecución hipotecaria, inconstitucional

Un grupo de integrantes de Stop Desahucios Compostela. / Efe

El 14 de mayo del presente año, el BOE publicaba la denominada Ley 1/2013 de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social, un texto de urgencia que el Gobierno sacaba presionado por la alarmante realidad de los desahucios en España, por la sentencia del TJUE, que consideraba abusivas habituales cláusulas de los contratos hipotecarios, y tras rechazar, mediante su radical transformación, la ILP propuesta por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

No vamos a entrar en profundidad en el contenido de esta nueva ley para demostrar que, en ningún caso, pretende "reforzar la protección a los deudores hipotecarios", como reza su nombre. Pero sí que vamos a entrar en un apartado fundamental de la norma, que reforma el  artículo 695 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), relativo a las causas y al procedimiento por el que una persona puede oponerse a la ejecución hipotecaria de su vivienda. En la nueva redacción que se le da al citado artículo, se incluyen (a la fuerza) como causa de oposición las cláusulas abusivas identificadas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que han servido a muchos afectados, desde la sentencia, para suspender su inminente desahucio.

Pero esta reforma escondía una trampa tras la presunta protección a los deudores hipotecarios. En el capítulo III, artículo 7, punto 14, existe un apartado (número 4) que establece que “contra el auto que ordene el sobreseimiento de la ejecución o la inaplicación de una cláusula abusiva podrá interponerse recurso de apelación. Fuera de estos casos, los autos que decidan la oposición a que se refiere este artículo no serán susceptibles de recurso alguno y sus efectos se circunscribirán exclusivamente al proceso de ejecución en que se dicten”.

Seguir leyendo »

A mayor riqueza, más fraude

Cada vez que alguien sugiere aquí -y sólo lo suelen sugerir grupos como el PSOE y la Izquierda Plural- que hay que subir los impuestos a los grandes patrimonios y a las grandes empresas, los portavoces de la derecha política y mediática ponen el grito en el cielo. "Pero hombre, por Dios, ¿a dónde nos va a llevar tanto izquierdismo?, "se van a cargar la economía", "los capitales huirán a otros países"..., exclaman indignados.

Por lo que se ve, intentar que paguen impuestos quienes más tienen, más ganan o más heredan es para ellos una especie de sacrilegio que, de llevarse a la práctica, acabaría de hundir a España. Mientras, los afectados, o sea, los que más tienen, ganan o heredan, suelen callar y trabajar subterráneamente para que no se toque nada y así poder mantener sus fraudes legales o ilegales, sus sicavs con impuestos de saldo, sus deducciones, sus ingenierías fiscales, sus evasiones.

Nada que ver con el multimillonario estadounidense Warren Buffett, uno de los ejemplares más puros del capitalismo, que, sin embargo, ya hace dos años pidió a los legisladores de su país que subieran los impuestos a los megarricos para ayudar a reducir el déficit presupuestario. Se quejaba de que él sólo pagaba un 17,4% por sus ganancias mientras sus empleados tenían una carga fiscal de entre el 33 y el 41%. ¡Qué bueno sería que alguno de nuestros ricos predicara algo así! Pero aquí, a alguien como Buffett sus colegas -y sus amigos conservadores- le tildarían de antisistema.

Seguir leyendo »

Un análisis del crecimiento de la economía en el tercer trimestre

Tras la publicación por parte del  Instituto Nacional de Estadistica de los datos referentes al crecimiento económico de nuestra economía en el tercer trimestre, realizamos en este artículo un análisis gráfico de la Contabilidad Nacional Trimestral. Para ello, utilizaremos los datos de crecimiento interanual a precios constantes y corregidos de efecto estacional, excepto en aquellos casos en los que se indique lo contrario.

España se enmarca en un contexto que difícilmente se puede obviar cuando hablamos del crecimiento económico. El conjunto Europeo, máxime cuando tomamos en cuenta que es el principal destino de nuestras exportaciones, incide en nuestro ciclo económico, y la comparación internacional nos permite saber cómo de bien lo está haciendo España con respecto al resto de países.

Lo que obtenemos es un fuerte crecimiento de los países occidentales como Japón, Estados Unidos y Reino Unido a los que deberíamos envidiar (no sin cierto recelo) y que destacan la fuerza con la que esta crisis ha afectado a las economías del Euro. La UE de los 28 países crece tan solo un 0,1% de forma interanual, si bien es cierto que aun tímido, implica un crecimiento que deja atrás los datos negativos de una recesión que ha durado (y dura) mucho más de lo esperado. El siguiente problema, tal y como lo veíamos hace un par de años en la “falsa recuperación” de 2010, es el de las dos velocidades. El sur de Europa, Portugal, España e Italia (no saco Grecia por no disponer todavía de datos) con caídas superiores al 1% de sus economías, mientras Francia y Alemania al menos se mantienen con crecimientos positivos.

Seguir leyendo »

Un instrumento tosco para controlar a las personas que protestan

El borrador de Ley Orgánica para la protección de la seguridad ciudadana que empieza a conocerse rebasa todos los temores que se difundían hace algún tiempo. Es un instrumento para impedir y reprimir las protestas ciudadanas y, por ello, puede contener artículos inconstitucionales.

En primer lugar, sin entrar en regulaciones singulares, el borrador filtrado es doctrinario, reiterativo y hasta pretende ser denso pero bajo esa densidad solo hay la utilización desmesurada de conceptos jurídicos indeterminados que, según quien aplique la Ley, pueden ser utilizados para aminorar las garantías de los ciudadanos en beneficio de prácticas rutinarias de las fuerzas y Cuerpos de  seguridad.

Es preocupante, de entrada, un artículo como el 3º, que relaciona los fines de la Ley. En el ámbito de las libertades públicas los conceptos indeterminados de configuración legal que pretenden completar los principios constitucionales son siempre peligrosos aunque sólo sea porque van a ser interpretados y aplicados por una pluralidad amplísima de sujetos (desde un Delegado del Gobierno hasta un cabo de la Guardia Civil) que pueden tener visiones y concepciones diferentes, lo que crea inseguridad jurídica para los ciudadanos porque los conceptos no son precisos. Tanto fin indeterminado recogido en ese artículo 3º (respeto a las leyes, a la paz, preservación de la seguridad y convivencia ciudadanas) conllevan una minoración del principio constitucional de seguridad jurídica (artículo 9º) porque al amparo de unos conceptos abiertos e indefinidos se puede prohibir el ejercicio de derechos y libertades y se pueden sancionar con una desproporción notable, como veremos más abajo. Incluso el borrador llega al ridículo cuando pone como fin de la futura Ley “[L]a erradicación de cualquier forma de violencia”.

Pero si en algunas expresiones el borrador es ridículo en otras expresiones es peligroso: es fin de la Ley “[L]a prevención de la comisión de delitos y faltas y de infracciones administrativas directamente relacionadas con los fines indicados en los párrafos anteriores…”. Esta es una expresión totalitaria porque otorga a la Administración aplicadora de la Ley, es decir, a los órganos del Ministerio del Interior y a los Delegados y Subdelegados del Gobierno, una atribuciones exorbitantes sobre la vida y los intereses de los ciudadanos. Peor aún, con unas atribuciones que descansan en fines exorbitantes, el Ministerio del Interior y los Delegados y Subdelegados del Gobierno (es decir, la parte del Gobierno encargada de velar por las libertades) pueden caer en la tentación de utilizar políticamente a las Fueras y Cuerpos de Seguridad para sofocar las protestas de los ciudadanos.

La regulación de la entrada y registro de domicilios cuando no se dispone de consentimiento previo de su propietario o de autorización judicial es, a mi juicio, más abierta aún que la que contenía el artículo 22.2  de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, que el Tribunal Constitucional declaró inconstitucionalidad mediante sentencia 341/1993. Es más abierta la regulación porque si en 1992 se justificaba la entrada policial por la constancia de que se había cometido o se estaba cometiendo un delito, el borrador de 2013 se limita a justificar esa entrada por algo tan cerrado como la necesidad de evitar daños inminentes y graves. Eso era inconstitucional en 1993 pero con el actual Tribunal a lo mejor deja de serlo.

Pero más allá de estos puntos, lo que realmente resulta preocupante es el tipo de conductas que constituyen infracciones muy graves. Así, con una redacción alambicada y oscura se prohíben manifestaciones con finalidad coactiva e inobservancia de la Ley reguladora del derecho de reunión (se entiende en lo que se refiere a notificación previa). Aquí el Gobierno respira por la herida del 13 de marzo de 2004 pero puestos a tipificar conductas quizá sería útil tipificar las mentiras sobre la autoría de atentados terroristas. Constituye infracción grave usar capuchas, cascos y objetos que cubran el rostro y las ofensas a España, a las Comunidades Autónomas o a las Entidades Locales y la incitación a través de medios de difusión a realizar comportamientos de alteración de la seguridad ciudadana…y así hasta treinta y un supuestos graves (más siete muy graves y dieciocho leves).

La técnica tipificadora de cincuenta y seis infracciones no es inconstitucional, es ridícula. En el Derecho penal y en el Derecho administrativo sancionador que tipifica actuaciones mediante una descripción excesivamente minuciosa y casuística es una técnica muy deficiente porque pone en manos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad la utilización de muchos conceptos que no siempre se ajustan a la conducta a perseguir. Los redactores del borrador no han actuado con rigor: han empezado a recordar sus experiencias policiales y las han transformado en categorías jurídicas de muy escaso vuelo. Los delitos se persiguen y la seguridad ciudadana se implanta con categorías juridicas abstractas y generales, con el último incidente que sufrió una Unidad de Intervención Policial.

Mención aparte merece la tipificación como infracción menor del uso de imágenes de los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Es cierto que cuando estos policías reprimen de manera desproporcionado, como ocurrió en la estación de Atocha, actúan conforme a las órdenes de sus mandos, por lo que habría que filmar a los mandos policiales y a los responsable políticos que han ordenado reprimir a los ciudadanos con desproporción. Pero también es cierto que con el actual Gobierno algunos funcionarios han incurrido en excesos y esos excesos se deben conocer, no ocultar.

Igualmente se deben citar las manifestaciones cuya finalidad sean las injurias o calumnias a las instituciones públicas, autoridades, agentes de la autoridad o empleados públicos y la falta de respeto de de la consideración debida a la autoridad o a sus agentes… Dicho de otra manera, los ciudadanos sufren, con el actual Gobierno, la pérdida de sus derechos sociales (sanidad, enseñanza, transporte) y la expropiación de sus derechos laborales y esas sustracciones se complementan ahora con la represión de las manifestaciones de los ciudadanos que protestan con la expropiación de sus derechos.

Este borrador (que ha sido debatido en la Comisión General de Secretarios y Subsecretarios, lo que denota una voluntad de rápida remisión a las Cortes) puede conculcar la seguridad jurídica, el derecho de manifestación y la libertad de expresión y afecta a todos los derechos de ejercicio colectivo como el de huelga y el de reunión cuyas exteriorización en la vía pública puede verse perturbada. En el Ministerio del Interior habrá sido con la aquiescencia de algunos mandos policiales pero es un mal servicio que prestan alas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a los que lanzan a medidas represivas propias de la Dictadura. Y todo para sofocar la protesta ciudadana que cada vez recorre más calles españolas en defensa del Estado Social que les están arrebatando.

Seguir leyendo »

¿Y la culpa de quién es?

31 Comentarios

La dirección del PP, en un Comité Ejecutivo Nacional. / Efe

Que éste es un final de etapa histórica lo certifica que dos personas que arrojaron una tarta a otra investigada por delitos de corrupción (caso de las dietas de Caja Navarra) sean condenadas a dos años de cárcel mientras la otra se marcha a su casa tranquilamente y, además, forrada. Éste es el país que es, un país corrupto. La verdadera Marca España es la corrupción.

Lo que acabo de escribir arriba es tremendo. Mírese como se mire, es triste, y tiene implicaciones terribles, pero eso lo da por hecho con naturalidad el Partido Popular. Un portavoz suyo, González Pons, se muestra orgulloso de pertenecer a ese partido, del que dijo que sus miembros y dirigentes son tan honrados como todos, tras conocerse que se financió, y sus dirigentes se lucraron, con dinero negro.

Conviene saber a quién se dirigía al decir eso, si a los militantes y votantes de su partido o a toda la ciudadanía española. Si se dirigía a su partido, entiendo que les decía: "Claro que somos delincuentes, pero sólo son delitos económicos. Lo normal, los demás también lo hacen. No os preocupéis porque ahora se haya descubierto, no es algo tan vergonzoso". Les da ánimos para continuar, no miréis a los lados, no escuchéis lo que os digan por la calle, hay que seguir, que enfrente están los otros. Un partido que asume eso es peligrosísimo para un país; simplemente, es un cáncer político.

Seguir leyendo »

Tener y no tener

53 Comentarios

Felipe de Borbón apoya a las empresas españolas en Brasil a través de videomensaje, después de no haber podido viajar por una avería en su avión. / Efe

Tenemos un anuncio internacional de la Marca España en el que un heredero no puede volar porque se le escacharra el viejo avión que Aznar mandó comprar a mayor precio que uno nuevo. Tenemos otro anuncio con Marco y la abeja Maya triscando otra vez en nuestras vidas, ahora con la intención de que los abajo apoquinantes habituales nos hagamos un plan de pensiones que nos ayude a tolerar el futuro que se nos pulieron los sospechosos de siempre. Tenemos la cínica posibilidad de que nuestros hijos le regalen a su maestra una silla muy cómoda, en la que se quede dormida, facilitándoles así la heroica tarea de copiar impunemente en los exámenes. Tenemos que cultivar –y a ello se nos excita publicitariamente durante todo el año– deseos grandes como yates y jets y fiestorras, a cambio de soñar eternamente loterías.

Tenemos el proyecto descabalgado de una gigantesca Ciudad de la Justicia que languidece en un páramo a causa de la crisis económica, parece ser, pero también muy de acuerdo con el despojamiento de justicia del que somos testigos a diario, con esas sentencias desorgasmadas que condenan al corrupto, si es que se llega hasta ahí, por cositas y no por cosazas, mientras arrojan sobre la gente normal losas y losas. Tenemos una Fiscalía pomposamente denominada Anticorrupción, y que permite a los presuntos implicados de altos vuelos –más que el principesco avión– declarar desde cómodos despachos, lejos del indignado bramido de la plebe.

Tenemos grandiosos complejos destinados a albergar libros por cientos de miles, y acontecimientos artísticos y científicos por todo lo alto. Pero tenemos también la vida cultural más amenazada de Europa, la más despojada, sometida al capricho de un hatajo de señoritos que administran lo público como si se tratara de su patrimonio. Tenemos rimbombantes Premios Internacionales Príncipe de Asturias que concedemos a los mejores de las disciplinas humanitarias que hemos dejado de alentar, y tenemos también una ley de Educación en la que el derecho a aprender a pensar, a discurrir y reflexionar, es decir, la filosofía, será una asignatura optativa, reemplazable por la enseñanza de eso que entra a golpes de fe ciega y de memorizar latiguillos, ese lavado de cerebro llamado religión.

Seguir leyendo »

Lo que ZP se guardó para sus memorias

El 5 de agosto de 2011 Zapatero recibió una carta que lo cambió todo. El BCE se ponía en contacto con el gobierno español para marcarle la hoja de ruta en materia económica. Tan solo 20 días después de esa carta el presidente impulsó un cambio constitucional para fijar el techo de déficit público.

Zapatero siempre se negó a publicar ese documento hasta que el presidente de Planeta, José Manuel Lara, puso a su disposición su maquinaria editorial y le ofreció un contrato millonario para que su "dilema" ocupe las estanterías de las librerías de cara a las navidades.

Hasta el acuerdo con la editorial, el expresidente del Gobierno se negó hasta la saciedad a hacer publica la carta. No se la entregó al Parlamento, a pesar de las constantes peticiones por escrito del diputado Gaspar Llamazares. Tampoco se la entregó a Rajoy, entonces en la oposición, que lo exigió desde la tribuna en el pleno extraordinario convocado para abordar la tormenta financiera que asolaba ya a nuestro país. En aquel debate Rajoy le dijo a Zapatero: "Tenemos derecho a saberlo en esta cámara". Zapatero ni siquiera respondió en uno de los múltiples mutis por el foro político que rodearon a la famosa carta que, para entonces, se había convertido en un "santo grial" de los periodistas de política y economía.

Seguir leyendo »

Túneles con luz y casas a oscuras

34 Comentarios

Vecinos contra un desahucio en Madrid (Efe)

Cuando el sol se pone cada día, hay gente que se enfunda dos pijamas, apaga las luces y se mete en la cama. No lo hacen porque les guste irse a dormir a las siete de la tarde, sino porque no tienen cómo afrontar el pago de la luz, ese bien que las eléctricas distribuyen cada vez más a precio de oro. No lo hacen porque sean frioleros, sino porque no disponen de recursos para poder pagar el precio cada vez más prohibitivo de la calefacción.

No es una anécdota aislada. Es un relato habitual ya no solo de trabajadores sociales, que mantienen contacto directo con las personas más necesitadas, sino de gente cercana, de integrantes de movimientos sociales, de asistentes a asambleas de barrio, de familias aparentemente normales que coinciden contigo a las puertas del colegio esperando a los niños.

En 2012 1,4 millones de viviendas sufrieron cortes de luz en España por impago. En los últimos seis años la factura eléctrica se ha disparado un 60% y la renta media de los hogares ha descendido al menos un 8,5%. Hagan los cálculos...

Mientras tanto, Amancio Ortega alquila su oficina por más de un millón de euros, Botín festeja lo que considera un momento fantástico, Rajoy dice que estamos mejorando y Rouco Varela anuncia el comienzo de la recuperación. Los de arriba hablan de la luz al final del túnel mientras hay familias que no pueden ver la luz ni en su propio hogar.

Hay días duros en este otoño invernal. Hay gente llorando en las colas del Inem. Hay gente llorando en las colas de los comedores sociales. ¿No lo han visto ustedes? Pásense alguna vez y quédense un rato. Hay amigos que no pueden reponer su nevera a partir de los días 15 de cada mes. Hay seres queridos a los que les están negando la atención sanitaria. Ante ello la reacción más instintiva se traduce en rabia. Hay días de rabia visceral, de frustración, de una indignación pasiva capaz de bloquearnos.

Necesitamos la sublimación del enfado y la transformación de la rabia para convertirla en motor de cambio. Se están derrumbando los mitos de un modelo económico y ante ello no es suficiente la pataleta, ni la descripción crítica de la injusta realidad, y quizá ni siquiera las manifestaciones, si no van acompañadas de estrategias capaces de generar formas participativas y vinculantes a largo plazo.

La represión estatal forma parte de un guión escrito de antemano. Cuando el Estado tira demasiado de la cuerda, recurre a nuevas formas de control: Refuerza la coerción a través de la vía económica, aplicándonos directamente la doctrina del shock, con más recortes, y echa mano de las fuerzas de seguridad, a las que en realidad deberíamos llamar “sus fuerzas”, sin más.

 La capacidad de subordinación de la gente está condicionada por el monopolio del Estado sobre la llamada violencia legítima. El hecho de que las fuerzas de seguridad  -“sus fuerzas”- tengan capacidad para reprimir, constituye ya de por sí una coacción.

En palabras del historiador y ensayista británico Perry Anderson, ante una ‘crisis’ como la actual, la coerción puede pasar de ser determinante a ser dominante. Es decir, cuando desde arriba se genera una situación insostenible para muchos, el Estado opta por un despliegue de sus fuerzas y se apoya más en sus aparatos represivos que en los representativos.

Es lo que está pasando en España. El Gobierno toma posiciones y tantea la dimensión de su despliegue. El borrador de la llamada Ley de Seguridad Ciudadana y el estudio para modificar la ley de huelga son, junto con el cambio del Código Penal, buena prueba de ello. Se están calentando los motores de la represión más tradicional, la que criminaliza la protesta, la que impone la sumisión con la amenaza de la fuerza, la que condena con penas de cárcel a sindicalistas por ocupar una finca.

Hay opciones frente a la sumisión y al sálvese quien pueda. Si creemos en la posibilidad de transformación, seremos capaces de seguir luchando, por muchas leyes 'de seguridad ciudadana' que intenten colarnos. Se pueden crear caminos para construir hegemonía cultural, a través de la educación, del comportamiento, de la organización, de la comunicación.

Son tiempos dolorosamente oscuros. Intentan quitarnos todo para acumular aún más riqueza, pero no pueden arrebatarnos nuestra capacidad de soñar, de querer mejorar lo que nos rodea. Tenemos derecho a imaginar, como principio de toda alternativa; a reivindicar, porque nada llega sin conquistas.

Decía Benedetti que había que defender la alegría como trinchera, como un principio, como una bandera. Como una forma de resistencia. Frente a la melancolía y la muerte. Frente a la oscuridad de las casas, frente a túneles de luz falsa.




Seguir leyendo »

Por qué Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción

Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción porque acompañó a Carlos Fabra hasta la puertas del tribunal y lo abrazó frente a los reporteros gráficos. Cuando el juicio finalizó con condena, el presidente del Gobierno de la Comunitat ya no estaba allí. No hubo más abrazos.

Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción porque es heredero directo de Francisco Camps.

Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción porque preside y dirige un partido en el que más de 100 de sus miembros están implicados, imputados y procesados por saquear presuntamente las arcas públicas.

Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción porque a día de hoy todavía defiende y respalda a Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, a la que la Justicia acusa de delitos vinculados con la corrupción urbanística.
 
Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción porque todavía hoy coordina su acción parlamentaria con el diputado Rafael Blasco, imputado y presunto autor intelectual de uno de los casos más vomitivos e inmorales de la corrupción valenciana: el saqueo de fondos que debían ir destinados a la cooperación internacional.
 
Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción porque su grupo parlamentario solicita el indulto para Hernández Mateo, exalcalde de Torrevieja y exdiputado, condenado en firme a tres años de prisión por falsedad documental y prevaricación en la adjudicación de un contrato de recogida de basuras valorado en casi 100 millones de euros.
 
Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción porque no se atreve a ordenar la apertura de expediente ni contra el diputado promotor de esta iniciativa proindulto, el Señor Ballester, ni contra todos y cada uno de los firmantes de esta repugnante solicitud de “perdón” para el delincuente.
 
Alberto Fabra no puede proponer un pacto anticorrupción porque es rehén de un grupo de imputados en el Parlamento. Cada vez que el presidente de la Comunitat afirma luchar contra la corrupción, sus timoratas palabras jamás han ido acompañadas de ninguna acción digna de ser recordada.

Así que no sé si esto es un acto de cinismo o una broma macabra. Lo que sí parece obvio es que no pueden proponer un pacto anticorrupción quienes serán, sin duda, las primeras víctimas políticas de este mismo pacto, si algún día se firma.

Seguir leyendo »

sobre este blog

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -