eldiario.es

Vuelve el machismo

75 Comentarios

La foto del poder cambia algún elemento pero siempre es masculina

 El 80% de los catedráticos de universidad son hombres, aunque es mayor el número de licenciadas que de licenciados. Más del 70% de los periodistas somos mujeres y ninguna dirige o ha dirigido un periódico de tirada nacional y son escasas las jefas de sección. Los consejos de administración de bancos y grandes empresas siguen ocupados por una mayoría abrumadora de hombres. En este punto compartimos honor con el resto del mundo.  Salvo en Noruega que cuenta con un 42% de mujeres en los órganos de dirección de las empresas, la media europea es del 11%. La foto del poder nos muestra siempre a un grupo de hombres con traje rigurosamente oscuro. 

A este panorama ya conocido y sedimentado, se añade en España un intenso recrudecimiento del machismo. Han vuelto los culos a toda pantalla –se diría que hasta para vender estufas o gorros de playa–  como síntoma del regreso de la barra libre para usar y minimizar a la mujer. En las recientes elecciones al Parlament de Catalunya el número de mujeres se ha reducido al 38,5%, desde un 40% que tampoco era para tirar cohetes.

A quien se atreva a señalar los privilegios del machismo y defender la igualdad que busca el feminismo le caen insultos y hasta amenazas, como le ocurre a la colaboradora de eldiario.es que firma como Barbijaputa. La visceralidad en este punto, la agresividad, evidencia que mantener la discriminación por razón de presunta superioridad, se sitúa entre lo más sagrado o valioso. Tenemos un problema, va en aumento, a velocidad acelerada, y hay que hablarlo.

Seguir leyendo »

Ineficacia y lobotomía

29 Comentarios

Gil de Biedma. Porque conforme envejezco "en un viejo país ineficiente, algo así como España entre dos guerras civiles", con cada día que pasa su poema De vida beata se va haciendo realidad más y más en mí, sin duda ante el despliegue de incapacidad para la inteligencia –de hacer inteligible, de comprender, de por consiguiente colaborar para mejorar– que preside nuestra vida política. Si una sociedad, un país, una suma de autonomías como la nuestra, es la parábola de un buque de tamaño medio en donde mucha gente diversa trata de convivir sin volver al siglo diecinueve ni mucho menos al veinte, y si el renqueante cuarto de máquinas se alimenta con las decisiones que se toman en el puente de mando, y si el puente de mando y como que sea que se llame donde está el timón más bien parece el camerino de los Hermanos Marx en Una noche en la ópera, pues sí, concluiré como el poeta (aunque en plan mucho más modesto):

… en un pueblo junto al mar,
poseer una casa y poca hacienda
y memoria ninguna. No leer,
no sufrir, no escribir, no pagar cuentas
y vivir como un noble arruinado
entre las ruinas de mi inteligencia.

Como lo mío resulta mucho más modesto, diré que me conformaría con desaparecer entre las ruinas. Y si hay inteligencia, la que sea, mejor. Sería un descanso. Miro a mi alrededor, abro la oreja y sólo escucho manifestaciones maximalistas defendiendo, mediante el ataque, posturas extremas. Cómo estarán las cosas en la plaza pública –en un viejo país ineficiente, entre dos ceremonias electorales–, que empieza a cundir la especie de que Ciudadanos es un partido centrista, y su presidente, Adolfo Suárez redivivo.

Seguir leyendo »

Elecciones, ya

Sé que en lo que oigo y veo en los medios de la corte hay intencionalidad política cuando dan por sentado que la demanda de soberanía catalana ha sido derrotada, que perdieron las elecciones, que los soberanistas catalanes serán incapaces de formar gobierno, que es posible que gobierne Rivera o Iceta o Albiol o cualquier otro… Los responsables de esos medios actúan irresponsablemente, sí, pero lo hacen a sabiendas, no están locos. Se trata de mantener enredada, en sus redes, a la población española; se trata de mantener silenciada y en el desconocimiento a la sociedad catalana. Se trata de continuar con lo que han hecho hasta ahora.

España tiene muchos problemas sociales y de todo tipo, pero no podrá solucionarlos si no soluciona antes el grave problema de carecer de medios de comunicación responsables. Pero ése es otro tema.

Mientras en la corte tejen su realidad virtual soporífera en Catalunya quienes han ganado las elecciones, los soberanistas, van a conversar y pactar un gobierno. No creo que quepa duda si se les pregunta. No habrá declaración unilateral de independencia, una decisión realmente complicada que la CUP ya avisó antes y durante la campaña que no apoyaría si no había mayoría de votos, pero habrá un gobierno que continuará con un proceso para construir formas de soberanía. Con esa realidad tendrá que tratar el estado y tanto es así que el propio Rajoy acaba de reconocer en el parlamento que las relaciones entre el estado y la sociedad catalana son un problema abierto que se tendrá que resolver "en el futuro". El futuro es el nuevo parlamento español formado tras las elecciones generales que Rajoy amaga con convocar en diciembre.

Seguir leyendo »

Negociar con el pirómano

40 Comentarios

En marzo de 2011, cuando surgieron las primeras protestas en Siria, los partidarios de Bashar el Asad popularizaron un eslógan en respuesta a los de Hurriya (libertad) que coreaban los manifestantes: "Bashar, o quemaremos Siria". Más de cuatro años después, entre bombardeos del régimen, atrocidades del autodenominado Estado Isámico (Daesh para los árabes), y con todas las grandes potencias implicadas de un modo u otro en el conflicto, Siria arde por los cuatro costados y los pirómanos siguen en el país.

"Ha llegado el momento de negociar con Asad y luchar juntos contra el terrorismo", decía el 7 de de septiembre el ministro de asuntos exteriores y cooperación García-Margallo, unas declaraciones que iban más allá de las realizadas por el presidente francés, que aunque en la práctica refuerza al régimen sirio continúa insistiendo en que "Asad debe partir". "Como padre, no puedo asistir impasible a imágenes como las del niño Aylan", decía García-Margallo, que en cambio sí parece impasible a las imágenes de las víctimas de los barriles de dinamita que a diario lanza el régimen sobre la población civil.

En un pacto que desde hace un tiempo no era difícil prever, varias potencias europeas se suman ahora a Rusia en una intervención militar que dice poner el objetivo en Daesh y en realidad rescata a Asad. Apoyan también a Putin, para confusión de quienes aún habitan el mundo en dos ejes de la guerra fría, Israel y EEUU. Forman parte de las conversaciones su aliado saudí y otros países del Golfo, que a la vez que alimentan el extremismo en la región se ofrecen para combatirlo.

Seguir leyendo »

Las machaconas preguntas al PP

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy, rodeado por su equipo de ministros / Efe

Un plató de televisión. Varios periodistas y tertulianos entrevistan a un integrante del Gobierno español. Entre las preguntas, las ya habituales que se repiten cada vez que alguien del Partido Popular acude a un programa de televisión:

Periodista 1: ¿Cuándo va a derogar el Gobierno su 'Ley Mordaza', condenada por organismos de derechos humanos internacionales, que limita enormemente nuestro derecho de expresión, reunión, manifestación e información?

Periodista 2: ¿Cómo es posible que en una democracia hayan aprobado una ley que contempla penas de prisión para quienes difundan por redes sociales la convocatoria de una manifestación que termine en disturbios?

Seguir leyendo »

Le toca a España

65 Comentarios

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. / Efe

Catalunya ha votado. Ahora le toca a España hablar en una generales. Todos aquellos que reclamaban votar en un hipotético referéndum catalán, ahí tienen su mejor oportunidad. Los catalanes se han manifestado con mucha más claridad de la que se les reconoce o asume. No es que no hablen claro. Más bien no se les quiere escuchar.

Los resultados del 27S dejan una realidad catalana plural y diversa que sólo se pueden reducir a un Si o un No empleando unos niveles groseros e insoportables de manipulación. Resulta penoso ver a los convocantes del plebiscito ignorar los resultados porque no les gustan. Tan penoso como escuchar a quienes negaban el plebiscito apuntarse el tanto porque creen que lo han ganado. Quedaría por ver si los mismos que claman por la derrota del independentismo con un 52% reconocerían la validez de su victoria si las cifras hubieran salido al revés. Pero se intuye que no. Las matemáticas son una cosa. La política es otra.

Más allá de las sumas interesadas entre partidarios de un bloque u otro se dibuja una evidencia transversal confirmada elección tras elección. A un lado y al otro suman una incontestable mayoría quienes demandan que Catalunya sea reconocida como una nación. Unos cifran ese reconocimiento a la independencia, otros a un nuevo pacto con el Estado y otros a una reforma constitucional. Pero el espacio común donde se encuentra la gran mayoría de las catalanas y los catalanes se construye sobre la pertenencia a una nación llamada Catalunya.

Seguir leyendo »

Rajoy, Mas y los problemas

Se ha plantado la CUP con un análisis que es coherente con lo dicho antes de las elecciones: si no hay un voto más, un catalán más de la mitad, a favor de la independencia, no hay declaración unilateral.

"La declaración unilateral de independencia iba ligada a ganar el plebiscito. No hemos ganado el plebiscito, no hay declaración unilateral de independencia. Ya está", ha dicho Baños en un modo de razonamiento deductivo categórico que no deja el más leve atisbo de coalición compartida a la suma heterógenea con la que nos pretende embaucar la lista en la que Mas sigue el cuarto.

Esa lista heteróclita, en la que la derecha elitista y la izquierda cañera, la corrupción y la honradez, la defensa de lo privado y la defensa de lo público, los recortes son necesarios y la política social imprescindible, dan igual, si todas son buenas para el convento independentista, parece que da síntomas de fatiga argumental.

Seguir leyendo »

Contabilidad, Historia y democracia

El debate sobre la independencia catalana se ha escorado al polo utilitarista. Supongo que esto en parte se debe a que el independentismo ha cobrado fuerza con la crisis, vendiendo que la causa de la crisis es España y que la independencia es la salida. Eso sin contar el comportamiento de bombero pirómano del PP. Cambiar los sentimientos de pertenencia a una comunidad se aventura más complejo sobre el papel que llevar una contabilidad de costes y beneficios, que en apariencia es neutral, aunque sea una neutralidad que parte de los supuestos sobre los que se elabora, que son partidarios. Pero el número tiene un efecto paradójico: es mágico a fuerza de parecer científico. Parece que si algo nos sale en un Excel tiene más realidad que si está elaborado a partir de "palabras", como si los números fuesen algo más que palabras (4 y cuatro es lo mismo…). Hay cierta estupidez en pensar que una opinión, si se presenta con números, es más científica que si no viene acompañada de ellos. Y hay más estupidez en pensar que los problemas colectivos de quienes somos se resuelven con números.

De esta forma hemos entrado en un debate de besugos de un análisis coste/beneficio, que según quién lo haga, sale a pagar el Apocalipsis o a cobrar Jauja. Como si la crisis que estamos viviendo hubiese sido predicha por alguno de los contables de uno u otro lado. Es decir, si nadie hizo en su momento un diagnóstico certero que dijese más o menos cuándo sería la crisis y cuál su impacto, ahora pensamos que los profetas de uno u otro lado pueden calcular costes incalculabes, a partir de supuestos difusos.

Podríamos intentar resolver el problema atendiendo a la Historia. Pero tan absurdo como recurrir a los números es recurrir a la Historia. Si la Guerra de Sucesión no fue una guerra de independencia, la fusión de la Corona de Aragón y de Castilla en un solo Estado no fue la "realización de la idea eterna de España", sino una cuestión de casamientos y herencias, que pudieron ser de otra forma (por ejemplo, si hubiese vivido el hijo de Fernando el Católico, el de su nuevo matrimonio tras la muerte de Isabel). La identidad surgida en una derrota contra la Corona Castellana, que aplasta formas tradicionales de gobierno, está en la identidad catalana pero también podría estar más afianzada en identidad castellana, en la lucha de los Comuneros (que se conmemora el día de Castilla y León).

Seguir leyendo »

Vivir en Marte

25 Comentarios

La NASA acaba de confirmar que hay agua salada en Marte. Llegados a este punto, urge saber si puede albergar vida y si, por lo tanto, podríamos enviar a alguien allí ahora que ha terminado la campaña electoral en Cataluña. Eso suponiendo que no estén pasando ya en ese planeta gran parte de su tiempo. He comprobado en Barcelona cómo el entorno de Artur Mas le lleva a los actos como si fuera una valiosa figura de porcelana china, cómo el president es recibido en pie y con sonoros aplausos en cuanto sale de casa, cómo levita por encima de la realidad, por encima de las llamadas al sentido común que consiguen hacerse un hueco entre tanta flauta.

He escuchado a Romeva, en un mitin ante universitarios, defender la necesidad de una Cataluña independiente con argumentos más propios de colegio de Primaria: "Queremos vestir como nos dé la gana, comer como nos dé la gana y hacer el amor como nos dé la gana". Es decir, que solo con un Gobierno de ‘Junts pel Sí’ podrá usted quitarse el taparrabos; solo con ellos podrá elegir si come con las manos o con el tenedor; solo con Artur Mas lograremos que a nuestras parejas nunca les duela la cabeza. Cualquier persona, en un entorno tan fabuloso, tendría la tentación de confundir un 47% de los votos con una mayoría incontestable. En mi opinión, es un disparate tomar decisiones drásticas con unos resultados tan ajustados. Pero todavía es más disparatado negar la realidad, negar que hay una profunda división social, negar que el apoyo claro al sí no ha alcanzado el 50% de los votos y, en definitiva, negarte a ti mismo que has agotado tu capacidad para afrontar una situación excepcional.

En el lado contrario, nos encontramos con Rajoy. El presidente del Gobierno minimiza la dimensión del proceso, actúa como si nada hubiera cambiado el domingo. Los independentistas no han llegado al 50%, así que sigamos a lo nuestro. Rajoy se sitúa por encima del bien y del mal, como si no tuviera ninguna responsabilidad en el fracaso de la campaña electoral del PP en Cataluña. Su primera comparecencia fue para decir –mejor dicho, leer– lo mismo de siempre. Reapareció Cospedal con un mensaje delirante: atribuir al PP los méritos del ascenso de Ciudadanos y, simultáneamente, minusvalorar la capacidad de Albert Rivera para dar la campanada nacional. Nada que ofrecer, nada que decir a los catalanes que votaron a favor de la secesión. Probablemente en Génova se creen mejores que Artur Mas y resulta que están haciendo lo mismo, pero al revés. Es probable que estén calculando cuántos votos les dará esta estrategia en las elecciones generales. En el PP se mantienen a flote, pero no están tranquilos: pocos se fían del capitán. Lástima que los dirigentes que así piensan –que los hay– no enciendan las alarmas en las reuniones internas. No sé si están cerca de Marte, pero lo que sí creo es que Rajoy y Mas hace mucho tiempo que no se encuentran aquí, entre nosotros.

Seguir leyendo »

Cataluña debe abrir el melón español

55 Comentarios

1. La situación creada en Cataluña es de bloqueo total. Yo no veo sino un empate técnico. En La Vanguardia de hoy un chiste contrapone "hemos conseguido los votos necesarios" a "no han conseguido la mayoría de votos". Cierto, pero "los votos necesarios" no van a llevar a la independencia esta vez. Y si no ha habido "mayoría de votos", sí que casi el 48% ha votado "sí". Y algunos, en Madrid, deberían pagar por ello, por su tozudez.

2. Estas elecciones al plebiscitarse se han tornado un asunto catalán, al dirimir entre catalanes casi exclusivamente... Y ello se ve, primero, por la participación altísima (casi el 78%); segundo, por la polarización entre los catalanes: los votos se han concentrado entre la CUP y Junts pel Sí, por una parte, y Ciutadans, por otra (los demás partidos que defendían el "no" han quedado mal), no hay que olvidar que Rivera es catalán; tercero, los trasvases desde Convergència y Catalunya Sí que es Pot han ido a la CUP; los trasvases desde el PP han ido a Ciutadans, que actuaba como el "no" catalán...

3. Sí que es Pot/Podemos ha pagado el precio de no ser "ni sí ni no" sino por haber adoptado una actitud de Estado: aquella consistente en decirles a los catalanes que se respetaría la voluntad de los catalanes, y que escuchándonos unos y otros se podría desbloquear la situación (por ejemplo, a través de una muy profunda revisión constitucional).

Seguir leyendo »

sobre este blog

RSS

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -