eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ada y Manuela: dos mujeres y un destino

Ante hombres incapaces de gestionar y solucionar el conflicto enquistado de Catalunya, es probable que ayudase la presencia de más mujeres

"La negociación es preciosa", dijo Carmena; Colau es la alcaldesa madre, esposa, activista y política

33 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Ada Colau y Manuela Carmena se unen por una "revolución democrática estatal"

Ada Colau y Manuela Carmen. EFE

Hace ya algunas semanas que muchos estamos pensando en la imperiosa necesidad de más mujeres en este conflicto enquistado entre hombres incapaces de gestionar y solucionar, empeñados en conservar sus conquistas, sin estrategia y pendientes de sus cortos futuros electorales. Es muy posible que piensen que es una mirada en exceso apocalíptica de la política de España 2017, pero no crean que es muy distinta del sentir público mayoritario.

Pienso en Ada y Manuela. Así, con sus nombres de pila, nombres de mujer. Coinciden en la inicial del apellido, la procedencia no política y en el mismo cargo. Las alcaldesas de Barcelona y Madrid comparten destino y responsabilidad: feminizar la política. El lenguaje de ellas es otro. Hemos escuchado a Carmena decir “La negociación es preciosa”. Extraña frase en boca de un político masculino. Tanto como este diálogo de alcaldesas tras el atentado en Barcelona: “Sé que estáis sufriendo. Os quiero”. dijo Manuela. “Queremos a Manuela y a su ciudad”, respondió Ada.

Veo en Twitter una foto de Manuela Carmena, la primera edil de Madrid, en el metro, leyendo un libro, con su bolso en el antebrazo y su blusa de lunares. Esta imagen me recuerda algo que me contaron miembros de su equipo: “Viene todos los días andando y nos recuerda que el médico le ha pedido que camine a diario. Sabemos lo que viene después. Manuela lleva una libretita y va tomando nota de todo lo que encuentra: agujeros en las calzadas, árboles sin podar, basuras acumuladas. Y está obsesionada con las colillas en el suelo.”

En el ayuntamiento de Madrid se produce una situación especial ya que todos los portavoces de los grupos municipales, excepto el PP, son mujeres. Es la ciudad de las mujeres. El futuro del consistorio es incierto. Carmena avisó de que la condición para aceptar era estar sólo una legislatura, pero su comunidad de entusiastas clama por su continuidad. La alcaldesa se resiste pero no dice ni sí ni no. Será candidata en 2019. No tiene excesiva oposición, ni dentro ni fuera, y goza de una gran popularidad, al estilo del “viejo profesor”. La sabia jueza. Su presencia o no en el cartel electoral determinará las decisiones del resto de formaciones políticas. El tándem Carmena-Errejón suena a la gran apuesta electoral.

Ada Colau. Un caso de estudio. Su imagen internacional es excelente. Casi un personaje, representa la feminización de la política o, si quieren, la materialización de lo personal en la política. Es una alcaldesa madre, esposa, activista y política. Su épica se debe a su pasado defensor de los desfavorecidos por la pérdida de sus viviendas, los afectados por las hipotecas. Sus discursos remiten a las mujeres y al pueblo. Tiene una nueva forma de hacer política. La suya. La política Colau. La falla enorme que ha abierto el proceso independentista le ha hecho daño y se le nota que ha padecido. Ya la vimos demudada, sin color, dolida y asustada en las horas posteriores al terrible atentado de Barcelona.

Ahora, quizás su posición angustiosamente equidistante entre no ser independentista y defender el derecho a decidir desluce su imagen porque es tiempo de radicales. Si Ada Colau consigue capitalizar la resaca del conflicto España-Catalunya, podría recuperar el espacio progresista-catalanista ahora arrinconado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha