eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Calderilla

Las prioridades del sistema clasifican la vida de las personas desde la gran fortuna a la calderilla. Por eso es esencial fijarse en la moral de cuatro perras de quien ejerce, propicia y ampara que rija tal escala de valores

La calderilla ética es el patrón por el que se mueven las élites y se dejan mover muchas de sus víctimas. En la práctica, intentan convertir en morralla los grandes valores como la libertad, la justicia, la dignidad o la decencia

34 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Mueren 126 inmigrantes en un naufragio en el Mediterráneo, según los supervivientes

Migrantes y refugiados duermen en la escollera de la localidad italiana de Ventimiglia, en la frontera de Francia, a la espera de que las autoridades galas les permitan el paso al país. EFE

La noticia ha pasado casi por completo desapercibida. Al menos 126 personas murieron este fin de semana al naufragar su embarcación en medio del mar Mediterráneo. Cuatro únicos supervivientes rescatados y llevados al puerto de Palermo, Italia, contaron que piratas libios les atacaron para robarles el motor, después les dejaron a la deriva. La mayoría eran emigrantes sudaneses y su vida, la suma de 126 vidas, valía menos que un motor. 

En Londres, en el barrio de Kensington, 79 personas han muerto atrapadas en el incendio de la torre Grenfell. Ardió el material empleado para el revestimiento, polietileno, prohibido en el Reino Unido y en toda Europa. Costaba 2 euros menos el metro cuadrado que uno antiinflamable. Se ahorraron 6.000 euros. Luego hemos sabido que la pobreza y la injusticia los condenó de antemano. Que hay un Kensington rico de grandes mansiones al norte y uno pobre en donde se habilitan como viviendas hasta las casetas de perro.  Hemos sabido que la tijera implacable de la conservadora Theresa May y todas las tijeras del vigente orden económico fueron decisivas en el recorte de medios. Los presupuestos mermados ahorran hasta en extintores. La vida de los hacinados en edificios como Grenfell, las favelas de Londres, vale menos. 

No comparen con Portugal. Con décadas de desidia precedentes. Con un cúmulo de factores que remiten a una raíz insospechada para los no informados: el eucalipto. Lean a Marta Peirano, la historia de un Portugal que, en su debilidad, se ve obligado a convertirse en vivero para uso foráneo ya desde el siglo XVIII. El cultivo inconveniente, depredador, que une a sus males el arder con suma facilidad. El que se extiende en otros muchos países, España, Galicia, y en Fort McMurray (Alberta, Canadá) produjo el año pasado un incendio devastador. "Destruyó 2.400 edificios, se evacuaron 100.000 personas y arrasó una cantidad de terreno equivalente a Hong Kong", escribe Peirano. Calderilla en la balanza del lucro desmedido.

Como los 66 millones de "plusvalías ilícitas" que el Fiscal aprecia en el pelotazo –de suma y sigue– del Canal de Isabel II del PP en la Comunidad de Madrid y tantos otros saqueos de lo público. Hablan de millones como el resto de los ciudadanos hablamos de los céntimos de acero y cobre que se incrustan en el fondo del monedero. Para empezar a referirse a una cantidad significativa hay que pensar en los 60.600 millones de euros que el Banco de España da por perdidos del rescate al sistema bancario con nuestros impuestos. Y ni eso se destaca en los medios con cierta relevancia.

Más aún. Los hechos demuestran que la salud de las personas vale menos que el "ahorro" en medios y materiales. En limpieza lisa y lasa para que no haya que cerrar quirófanos, infectados de cucarachas, como ha sucedido en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Hasta los abanicos son una solución preferible a gastar dinero en aire acondicionado en los colegios, como predica el consejero de Sanidad de Cifuentes.

Lo sabemos, las prioridades del sistema clasifican la vida de las personas desde la gran fortuna a la calderilla. Por eso es esencial fijarse en la moral de cuatro perras de quien ejerce, propicia y ampara que rija tal escala de valores.  Cuatro ministros de Aznar declarando en la Audiencia Nacional, nadie sabe nada. El único culpable parece ser el demeciado tesorero Lapuerta. La declaración más extensa a de Javier Arenas-. Como sus colegas, dice que no cobró de la caja B del PP, que no le cabe en la cabeza que el PP sea corrupto siquiera. Arenas vivió en el Palace a todo lujo, pero es lo normal, minucias que pueden permitirse los elegidos. 

"No es admisible que se trate a Cristiano Ronaldo como un delincuente", avisa su jefe Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de lo que guste ser. " Si no hay ocultación, no hay mala fe", insiste en la "doctrina infanta" impuesta en España. Hasta el ministro Montoro cree que es " un error tremendo criminalizar" al futbolista. Tremendo, además. Al angelito, Ronaldo, le reclama Hacienda casi 15 millones de euros que ha defraudado al fisco. Pero él vive en otra dimensión. Y no es el único. A otro pilar de la factoría, Mourinho, le acusa la Fiscalía de haber defraudado 3,3 millones de euros. Ellos lo valen.

La calderilla ética es el patrón por el que se mueven las élites y se dejan mover muchas de sus víctimas. En la práctica, intentan convertir en morralla los grandes valores como la libertad, la justicia, la dignidad o la decencia. Amparo de corruptos. Descuideros para arramplar con todo, sean cuales sean los daños ocasionados. Con amplias y resistentes tragaderas. Especialistas en poner el foco donde no está, donde nubla la realidad. Puigdemont, Puigdemont, qué bien les estás viniendo.

Se caen los ojos al suelo, a cuadros, ante reacciones ofendidas de quien a diario se deja grandes jirones de credibilidad a su paso. Ante quien practica por norma lo contrario a lo que predica. Nos hemos acostumbrado a destacar los píopíos del coro que tapan lo esencial. ¿Saben ustedes que el portavoz de un partido de derecha aguda y autoritaria dice que el PSOE les ha dejado el centro para ellos solos? ¿Y que a otro, tan de extremo centro como al anterior, le eriza La Internacional?

El jefe del Gobierno español es un individuo que se encontraba en París cuando se homenajeó a Francesc Boix, el fotógrafo del campo de exterminio de Mauthausen que permitió acreditar crímenes del nazismo. Historia de héroe que molesta a los Rajoy de todos los tiempos. París le agradeció su labor; España no, cuando debería ser la primera en hacerlo. Rajoy ni se acercó al acto, ni mandó a nadie del Gobierno. Pocas actitudes como esta para evidenciar el presidente que tenemos en España. Calderilla.

Un motor de una barcaza que condena a muerte a 126 personas. Unos metros de revestimiento que ejecutan a 79 en un incendio y dejan numerosos heridos. La codicia impernitente que se aprovecha y somete al débil. La ley del embudo en los impuestos. El robo, la impunidad, clases privilegiadas nutridas en todos los fangos que se permiten despreciar y pisar a quien consideran inferiores o sumisos. La calderilla, la morralla, al poder. Por la dificultad incomprensible de millones de personas incapaces de mirar alto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha