eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cueces o enriqueces

La izquierda se cuece en sus disputas internas, mientras aumentan la corrupción impune y la desigualdad

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Fiscal mantiene penas a Blesa y Rato pese a devolver el gasto con las "black"

Rodrigo Rato, en una imagen de archivo EFE

Hay noticias para terminar el año que son una metáfora del tiempo que vivimos en España. Un poderoso icono de la corrupción, como Rato, ve que la Justicia archiva sus casos porque prescriben. Aumenta la precariedad y casi un 40% de los contratos firmados en 2016 duran menos de un mes. La izquierda se enfrasca en su división interna. Rajoy está de vacaciones.

Imaginen el estrés navideño del presidente, cuando abre los regalos que le están enviando esta Navidad los susanistas, los sanchistas, los pablistas o los errejonistas. Sus batallas sí que tienen la acción que le gusta a Mariano y no esas películas de vaqueros con las que a veces siestea. La ilusión navideña que le están proporcionando a Rajoy solo es comparable a la de Rato cuando descorcha el cava y se derrama como esos casos de corrupción que están quedando en nada.

Asistimos a otro episodio de las dos Españas. Una cuece, la otra enriquece. Como en el anuncio del caldo. Con el pollo que tienen montado, Podemos y el PSOE se están cociendo, con grave riesgo de quemarse. La energía que dedican a calentarse es un alivio para sus adversarios y un auténtico debilitamiento en sus tareas de oposición y control. Como diría el otro: "Si no hay gato, los ratones bailan".

Que le hablen de ratones a Rato. Sin mayor escándalo, en diciembre le han archivado lo de sus conferencias, en noviembre los pagos de La Caixa y en octubre el fichaje de su ex cuñado en Bankia. Eso es terminar el año en racha. Como conferenciante, su empresa facturó 1,66 millones, con sus asesoramientos "verbales" en la caja catalana cobró 550.000 euros anuales y colocar al hermano de su ex mujer supuso casi un millón de euros para la entidad madrileña saqueada y rescatada.

Sí, Rato es de los que enriquece. No se calienta. Se lo lleva calentito. A fuego lento. Pasa el tiempo y algunos de sus casos van prescribiendo. Es la misma habilidad que tienen todos esos banqueros que se enfrentan a la justicia en España y que, por unas razones u otras, aún no han visto la cárcel. También ellos enriquecen. Solo el juez Elpidio vio a Blesa, quiso echar mano a la cocina, pero es otro que acabó chamuscado. Se olvidó de quién tiene la sartén por el mango.

Recordemos: unos cuecen, otros enriquecen. ¿Qué pensar si no al ver los últimos datos de precariedad? Cuando ves que un 38% de los contratos firmados este año duran un mes o menos y que más de un 25% son inferiores a una semana. Solo el mes pasado, los contratos laborales con una duración de 7 días o menos registraron un incremento interanual de casi el 20%. Lo dicho, están los que se cuecen y los que se enriquecen. Y, muy importante: los que se lo llevan crudo y los que tragan.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha