eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Escarbando cebollinos

En España, los principales corruptos no están en la cárcel, no se devuelve el dinero robado y estamos conociendo todavía más maniobras del poder político para controlar la justicia

36 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Mariano Rajoy camina rápido por Brasil

Mariano Rajoy camina rápido por Brasil.

La situación es grave, gravísima. Por mucho que se repitan los mensajes, ordenados en "argumentarios" de partido, de que "quien la hace la paga" y "no se tapa a nadie". No es cierto. Se intenta edulcorar el escándalo, pero se oculta la realidad. En España, los principales corruptos no están en la cárcel, no se devuelve el dinero robado y, lo más bochornoso, estamos conociendo todavía más maniobras del poder político para controlar la justicia.

Pinchazos telefónicos desvelan que Ignacio González ya hablaba de quién sería el fiscal general del Estado o el jefe Anticorrupción antes de que se produjeran sus nombramientos: "A ver si podemos poner a Moix, que es un tío serio", decía "Nacho" sobre quién debía ser el fiscal más importante contra los corruptos. "¡Qué alegría, tío. A ver si lo celebramos!", exclamaba cuando le hablaban de Maza, el nuevo fiscal general, como alguien "con criterio".

Rajoy, un presidente rodeado de casos de corrupción, acababa de ser reelegido presidente de España y unos cuantos implicados se frotaban las manos. Entre ellos, estaba González, "Nacho", que se las prometía felices con Manuel Moix, el jefe "Anticorrupción" que ahora se opone a practicar registros o intenta apartar al fiscal de la operación Lezo y enviarlo a Granada. Para Ignacio, Moix es de los suyos. Hay sobradas razones para pensarlo.

El fiscal jefe Anticorrupción de España, que cargó contra el 15M por "exteriorizar su ignorancia sobre los valores que deben inspirar la convivencia democrática" y rechazó poner en libertad a manifestantes de las Marchas de la Dignidad porque "no se puede permitir que personas tan violentas estén en la calle y puedan seguir delinquiendo", rechazó acusar a Esperanza Aguirre de desobediencia civil por huir de los agentes de movilidad, apartó a Elpidio Silva de la carrera judicial por Blesa y se enfrentó a la Fiscalía por Rodrigo Rato.

Ahora, cuando estallan los "líos" de González, como diría el ministro de Justicia de España deseándole que "se cierren pronto", veremos si asistimos a una detonación tardía y controlada de la corrupción en Madrid o si se imponen los profesionales de la Justicia y las fuerzas de seguridad que sortean determinados obstáculos del poder político para que las causas se dilaten y los peces más gordos sigan en la calle.

Como le decía "Nacho" a Zaplana, otro clásico: "Tenemos el Gobierno, el Ministerio de Justicia y a un juez que está provisional. ¡A tomar por culo a Onteniente! ¡Le pones a escarbar cebollinos y ya está!". Rajoy se ha ido más lejos, al otro lado del Atlántico. Desde allí, nos dice que "hay que dejar trabajar a los jueces", que "con el PP lo hacen con independencia" y que "hace todo lo posible para facilitar su labor". Por eso, hemos pasado de su "nunca podrán probar", a que al presidente de España lo llamen a declarar ante la Justicia, porque lidera un partido imputado que no colabora, según reza un auto. Toda una muestra de dar facilidades al orden jurídico patrio. Que no nos tomen por cebollinos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha