eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un paso más en la tensión: justificar la represión violenta en Catalunya

Puede haber muchos aspectos discutibles en el referéndum catalán pero en la brutalidad empleada para desmontarlo no hay ninguno. Quien justifica la violencia no tiene que contarnos nada más,  lo ha dicho todo

El mensaje excepcional del Rey Felipe VI ha culpado duramente y en exclusiva a las autoridades catalanas de la situación. Deslealtad inadmisible,  al margen de la democracia, ha dicho, y apoyo a los catalanes descontentos con sus autoridades autonómicas.  Nula oferta de diálogo.

47 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Carregues policials al Referendum de l'1 octubre a Barcelona  / Escola Ramón Llull

Cargas policiales en Barcelona el 1-O. ROBERT BONET

Si realmente pensaron el Gobierno y sus aliados que con la represión del 1 de octubre se acababa el problema que mantienen con Catalunya, estaban muy equivocados y volvían a evidenciar la irresponsabilidad con la que se han venido comportando. Solo los espíritus timoratos ceden ante la desmedida violencia, ni proporcional, ni justificada. Suele provocar la reacción contraria, reafirma las posiciones. Era cierto que "no tenían miedo". Y siguen sin tener miedo, o siguen venciendo el miedo. Este martes, con huelgas y manifestaciones y cada vez más indignados.

La prensa internacional quedó tan impresionada por la violencia desplegada en Catalunya como muchos ciudadanos españoles, catalanes incluidos. "La vergüenza de Europa" tituló CNN, "Fuerza bruta", en Italia, "Triturados" decían desde Finlandia, "El día de la vergüenza", desde Escocia. "La derrota de Mariano Rajoy", sentenciaba duramente Libération, en Francia. Un desastre para la reputación española, concluían quienes se habían dejado guiar desde lejos por la imagen proyectada sin ahondar más.

Puede haber muchos aspectos discutibles en el referéndum catalán pero en la brutalidad empleada para desmontarlo no hay ninguno. Por mucho que se empeñen. El gran grupo dominante está trabajando a fondo para anular ese descomunal error. De un lado, soltó a diversos portavoces -políticos y mediáticos- a decir que todo es falso. No hemos visto lo que hemos visto, ni en España ni en Helsinki por poner un caso. Ilusiones ópticas, sangre de atrezzo. Ancianas por los suelos que imaginamos. Policías saltando en una escalera sobre personas sentadas, de ficción. Y cuando ya clama la evidencia, disparan el balance de las fuerzas de seguridad que pasaron de 9 a más de cuatrocientos en un abrir y cerrar de páginas internacionales. Han llegado a escribir que El Cara al Sol de la Plaza de Cibeles tampoco existió. No lo enlazo. No lo merece.Pero aquí tienen la prueba. Adolescentes y no adolescentes.  

La segunda acción -tan encadenada que se diría fruto de una consigna- es justificar la violencia. Ya chirrió alarmantemente en la mañana del lunes el desinterés por la cifra de víctimas que quedó fijada entonces en 844 heridos. Primaban entre esas élites de notables las bromas sobre el resultado del referéndum -celebrado con todas las trabas posibles-,  y luego sobre la etiología de los daños sufridos por los afectados. Lipotimias o mareos, también, vaya. El mundo lo ha visto y se ha conmovido e indignado, los paniaguados españoles no. Diré más: ni 844, ni 10, ni 1. Eran ciudadanos que querían votar, "Grupos organizados con el total apoyo logístico y material de toda una Administración autonómica", dice una aterradora columna de El País. Grupos o personas armadas con una papeleta, un bolígrafo y mucho valor. 

"¿ Dónde está la desproporción?" titulan la columna. Y nos explican pedagógicamente que "La opinión pública debe asumir con madurez democrática cómo funciona el Estado, cualquier Estado, ante la desobediencia de las leyes". Si eso fuera así los ladrones del dinero público español, los corruptos, deberían estar molidos a palos. Dirán que estas cosas apenas se leen ya en España salvo los muy adictos pero sí se leen fuera de España, y sí está corriendo por los WhatsApp. Como el resto del movimiento para legitimar la represión violenta de ciudadanos indefensos. Hay un interés extraordinario en la calle por el tema, se reviven los tiempos de las radios en los comercios y las conversaciones continuas. Mucha preocupación. Y en lugar de tranquilizar a la población, se la encrespa.

Contienes el aliento a ver qué nuevo personaje se apunta a la justificación de la violencia. Cada vez más. Otro periodista, jefe de investigación de La Sexta, pide en Twitter que se vote negativo en Tripadvisor (que mide la calidad) a los hoteles de Calella, Barcelona, que echaron a los policías alojados. Sin contar que habían bajado a la calle la noche anterior, fuera de servicio y de paisano, a pegar con porras a los manifestantes. Ahí prendió una mecha que se extiende ya por muchos municipios de Catalunya. Los medios han aprovechado el espectáculo y García Albiol del PP se ha presentado en Calella a arengar a las tropas.  

La Razón había explicado el lunes la estrategia. Las portavocías oficiosas del PP aportan muchos datos. Se trataba de "responder con firmeza al Golpe", de castigar a unos ciudadanos que no tenían la advertencia previa de la violencia que les preparaban. Su sorpresa y su indignación evidencian el profundo bache que se ha abierto.  

Quien justifica la violencia ya no tiene que contarnos nada más, lo ha dicho todo, se ha definido de cuerpo entero, de alma. En ninguna parte y por ningún motivo.

La causa parece estar, según explican en las cátedras de la información investidas de tertulias, en que el PP trabaja para "su base electoral". Un preboste del partido ya explicó que se trataba de "dar hostias como panes a los catalanes". Lo cierto es que ha aflorado esa derecha añorante del franquismo que vota al PP y pide más mano dura. Es cierto, pero no menos alarmante, que se trabaja sobre sectores que aseguren las sillas del poder en lugar de obrar por el interés general de la sociedad para la que se gobierna. Esperemos que no le pida al PP "su base electoral" sacrificios humanos o la toma del Portugal impío si les place. Es hora de hablar de principios éticos y no de intereses de partido exclusivamente. Lo peor es que no es el único partido que se comporta así. 

El régimen del 78 se juega mucho. De hecho está en los estertores y morir matando es un clásico de las sociedades en decadencia e incluso del fin de los imperios, especialmente cuando fallan algunos escrúpulos. Llegaron a despedir de forma sumaria al Rey Juan Carlos, por sus muchos errores, a ver si salvaban los muebles pero el mal es mucho más profundo. Este artículo de Andrés Gil aporta historia y claves. Se resisten a aceptar el fracaso que ellos mismos se fabricaron. Ha habido muchos síntomas, Catalunya es uno esencial, no quieren enterarse que ya se ha ido. Una buena parte de la sociedad así lo entiende. Y no han querido nunca ni siquiera hacer el esfuerzo de comprenderlo. Es el gran trasfondo de la situación.

La intransigencia ha creado una enorme tensión en Catalunya. No son las Fuerzas Armadas sino el Gobierno que las manda y las mantiene en situaciones de crispación. El presidente, el ministro y la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, cuya reprobación como coordinadora del operativo va a pedir el PSOE, si le deja el ala derecha que ya se remueve por la idea. Unidos Podemos apoyará esta reprobación.  

La reacción popular contra los medios es otro clásico, en aumento, que no distingue entre las directrices y los profesionales que informan. Y carga injustamente responsabilidades viscerales. Dado que la desinformación daña, es imprescindible en este caos, revisar criterios y no seguir echando gasolina a las hogueras encendidas. Hay gente que lo quiere, bajo intereses espurios. 

La imposición por la fuerza no es el camino. Se necesitan en Catalunya vías políticas, sobre todo para armonizar las distintas sensibilidades y preservar sin duda también los derechos de quienes no quieren la independencia. Rajoy no puede hacerlo. Nadie en el PP que calla o no cesa de insultar la inteligencia de cualquier rincón de España negando las evidencias. Que no deja de amenazar. Y de provocar. 

El mensaje excepcional del Rey Felipe VI, en la noche de este martes, ha culpado duramente y en exclusiva a las autoridades catalanes de la situación. Deslealtad inadmisible, al margen de la democracia, ha dicho,  y apoyo a los catalanes descontentos con sus autoridades.  Nula oferta de diálogo. Mensaje alineado con el PP.  Probable anticipo de la suspensión de la autonomía catalana. No contribuirá, precisamente, a calmar los ánimos.

Las cartas están claras y sobre la mesa. Ahora ya saben fuera qué gobierno tenemos aquí, qué jefatura del Estado, qué políticos, qué medios de comunicación. Espero que dentro también y se saquen conclusiones. Y habrán visto, como nosotros, lo que están demostrando miles de catalanes. Fuera de la extrema tensión creada, para mí están siendo un ejemplo de coraje y dignidad, como actitudes humanas al margen de cualquier bandera.  Oído el Rey, les proyectan días muy duros. Pero todo futuro está por escribir.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha