eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSOE busca su futuro en el País Vasco

- PUBLICIDAD -

La hoja de ruta del Partido Socialista liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba tiene parada en el País Vasco. El todavía lehendakari, Patxi López, tiene reservado uno de los lugares principales en la política nacional y en Ferraz nadie niega la posibilidad de que, a la hora de llegar a las urnas, sea López y no Rubalcaba el cabeza de cartel socialista a la presidencia del Gobierno. “Si Alfredo llega con posibilidades, intentará ganar las elecciones. En caso contrario, Patxi es un gran candidato”, señala un alto dirigente socialista consultado por  eldiario.es.

Los últimos datos del CIS alientan todavía más las especulaciones entre los cargos socialistas. El PSOE vive un momento de “gestión de la ansiedad tras el durísimo castigo de las urnas en noviembre”. La frase la firma uno de los más cercanos colaboradores de Rubalcaba, para quien el CIS ofrece otros datos más optimistas si se observan con lupa: “En sólo cuatro meses hemos recortado un 30% la distancia con el PP. Por primera vez, baja la fidelidad de voto del PP y sube la nuestra”. Sin embargo la “ansiedad” socialista pesa para quienes preferirían no precisar lentes de aumento a la hora de encontrar buenas noticias en una demoscopia que, en su trazo grueso, señala que el descontento de la población todavía no mira a Ferraz buscando respuesta a sus inquietudes.

El desembarco de Patxi López en la política nacional pasará con alta probabilidad por un cambio de Gobierno a manos del nacionalismo vasco tras  la ruptura perfectamente escenificada por PSE y PP en Vitoria. Esa circunstancia plantea un 'handicap' para que López pueda dar el salto y presentarse a unas primarias cuya forma moderna, y todavía no delimitada, incorporará por primera vez la posibilidad de que no solo los militantes, sino también los simpatizantes elijan a su cabeza de cartel para las lejanas elecciones generales.

A la vuelta del verano, los socialistas celebrarán la conferencia política en la que perfilarán el modelo de primarias abiertas. Deberán aclarar  qué es un simpatizante y cómo se le identifica. En este contexto, el perfil “popular” y de “gran orador”, además de la juventud del presidente vasco, juegan a su favor, y los más cercanos a Rubalcaba cuentan con ello. Además, a nadie se le escapa el papel jugado por López a la hora de permitir que Rubalcaba fuese candidato. Bastó su sugerencia de pedir un congreso para que Zapatero le exigiese a Carme Chacón su retirada de la carrera electoral.

Rubalcaba trabaja con la estrategia de buscar la vuelta al poder en un ciclo de tan sólo cuatro años y en ese tiempo habrá de decidir si es o no candidato. Sus asesores advierten que “la situación no es como antes. Se han terminado los ciclos de dos legislaturas. Con la crisis todo se acelera más y el PSOE trabaja en un escenario de buscar el poder en sólo una legislatura de Rajoy”.

Lo único que no se puede permitir el PSOE es una nueva pelea por el liderazgo, y la opción de López podría evitar una candidatura de Chacón que en Ferraz se da por segura si es el actual secretario general el que se presenta, de nuevo, ante las urnas.

Luz de gas de Rajoy e ilusión de Hollande  

Los altos dirigentes del PSOE han comprobado en estos cuatro meses que Rajoy está decidido a restar al principal partido de la oposición cualquier papel institucional, y el habitual intercambio de información en temas de Estado se ha convertido en un canal de silencio entre Moncloa y Ferraz. Un ejemplo clarificador es de este mismo miércoles, cuando el ministro De Guindos esperó hasta última hora de la tarde para informar a los socialistas de su intención de nacionalizar Bankia. Para entonces, la noticia llevaba horas publicada en los principales medios de comunicación.

De Guindos pasó por encima de los detalles y citó al ex ministro Valeriano Gómez para una reunión al día siguiente. A pesar de que en las filas de la oposición lo de Bankia lo sabían por fuentes financieras desde el viernes pasado, nadie desde el Gobierno les dijo una palabra oficial al respecto hasta el último momento.

Mientras tanto, el PSOE planea intensificar la agenda internacional de su líder, habida cuenta de que la victoria de Hollande puede ofrecerle a los socialistas más posibilidades de aportar ideas y soluciones a la crisis que el debate parlamentario en territorio nacional. El PSOE impulsará una reunión europea que reúna a la socialdemocracia para profundizar en la búsqueda de soluciones a la crisis. Rubalcaba quiere que esa cumbre de socialistas europeos se celebre antes de verano y en esa cita los diferentes líderes insistirán en la idea de que hay otras opciones para salir de la crisis que las impuestas por Merkel y hasta hace unas semanas aplaudidas por Sarkozy.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha