eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿PSOE o no PSOE de izquierdas?

Los “éxitos” parlamentarios del PSOE en este tiempo se agrupan en dos bloques: aprobación de proposiciones de ley y no de ley muy llamativas pero que no se aplicarán jamás y pactos con el PP que el partido de Rajoy ya tenía pensado llevar a cabo. Ni una sola dimisión, ni un solo cambio

56 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Fernández pide al PSOE que vaya "más allá de lo que esperan los convencidos"

Javier Fernández, presidente de la Gestora del PSOE. EFE

Los barones y la gestora socialista están preocupados por el tirón entre los militantes y el nivel de movilización que está consiguiendo Pedro Sánchez. Lo único que me sorprende… Es que les sorprenda.

Da la sensación de que, según pasan las semanas, los dirigentes que organizaron y perpetraron el golpe de Estado en el PSOE siguen confiando en que un milagro les saque del callejón sin salida en el que ellos mismos se metieron. Las diferencias políticas y personales con Pedro Sánchez les llevaron a un estado de enajenación mental transitoria, similar al que empuja a una persona pacífica a cometer una barbaridad impensable… un crimen o, como ejemplo mejor traído en este caso, un suicidio. Los muñidores de este nuevo PSOE detallan en privado, cada vez que se les pregunta, numerosos problemas y agravios internos para justificar el puñetazo en la mesa con el que derribaron a su líder. Su gran problema es que ni uno solo de esos motivos representa nada para sus votantes: “Sánchez no tenía cultura de partido”, “iba por libre”, “nos llevaba a unas nuevas elecciones en las que habríamos sacado peores resultados”, “estaba negociando un Gobierno sin consultarnos…”.

Estas críticas pueden parecer muy legítimas y acertadas en los despachos de Ferraz o en los pasillos del Congreso de los Diputados, pero no significan un pimiento para los parados, las camareras de piso, los jubilados, los estibadores, los contratados por horas, los fiscales cesados, los estudiantes sin beca, los trabajadores de Coca Cola, las mujeres amenazadas, los expatriados, los periodistas que sufren la censura en TVE, las víctimas de una Justicia que se muestra inflexible con el débil y sumisa ante el poderoso… Todas estas personas, lo único que recuerdan cada día, cuando se levantan de la cama, es que gracias a la abstención del PSOE su país sigue gobernado por el partido de la corrupción, los recortes y la eterna mentira.

En estos meses de legislatura se ha demostrado lo que casi todos predijimos: que el argumento de que desde la oposición se podía forzar al Gobierno a cambiar sus políticas, no era más que un cuento chino. Los “éxitos” parlamentarios del PSOE en este tiempo se agrupan en dos bloques: aprobación de proposiciones de ley y no de ley muy llamativas pero que no se aplicarán jamás y pactos con el PP que el partido de Rajoy ya tenía pensado llevar a cabo. Ni una sola dimisión, ni un solo cambio legislativo relevante se ha hecho ni se hará sin la aquiescencia del Ejecutivo popular.

Es, por ello, Mariano Rajoy y su tropa los que ya le están haciendo y le harán la campaña a Pedro Sánchez. Cada vez que Catalá demuestre que se toma la Justicia como su cortijo particular, cada rueda de prensa en el que el presidente del Gobierno defienda a un imputado, cada nuevo dato que confirme la trama de financiación irregular del PP, cada favor hecho a la CEOE a costa del sacrificio de los trabajadores, cada dirigente popular que se burle de las víctimas del franquismo … En definitiva, cada paso que da este Gobierno es una losa en la espalda del candidato o candidata de la gestora y un nuevo empujón para Sánchez.

Está por ver si la virulencia del choque de trenes que se va a producir en estos meses, permite a Patxi López ganar espacio para su, hasta ahora, limitada candidatura. Habrá que comprobar también si Sánchez resiste el tirón en un ambiente mediático hostil y con la animadversión personal que sigue despertando en buena parte de los dirigentes socialistas. Sin duda, lo que será más difícil es que el candidato o candidata de la gestora pueda decir “soy de izquierdas” ante sus militantes, simpatizantes y votantes. Siempre habrá un Soria, un Granados, un Catalá o un Rajoy que con sus actos le vuelva a colocar en las manos la bandera que realmente enarbola y que no es otra que la de la deseadísima por los poderes económicos, gran coalición.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha