eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedagogía

La fotografía es mala porque se entiende fatal y costará explicarlo mejor. No se pueden firmar pactos de Estado sin aceptar preguntas. A ver si nos va entrando en la cabeza. Ni la prensa ni la opinión pública son decorados

33 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El texto legal del pacto redefine el terrorismo y recoge las nuevas amenazas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. / Efe

Sostienen en el PSOE que deberán hacer mucha pedagogía para explicar la firma del acuerdo contra el yihadismo con el PP. Bienvenido sea el esfuerzo pedagógico aunque resulte un poco tardío. Tras años de predicar la simpleza de que todo aquel que llegase a algún consenso con el PP en cualquier comunidad o ayuntamiento o era de derechas o había matado a Bambi, no está claro de qué se quejan cuando les acusan de lo mismo. En política también se recoge lo que se siembra, aunque muchos crean que no.

A no ser que los socialistas le llamen pedagogía a dar por bueno que exclusivamente ellos pueden pactar con el PP, porque todos los demás carecen de sentido de Estado y están para dar tabaco, deberán aceptar que no se puede ir a la vez a por el voto moderado que quiere acuerdos de Estado y a por el voto rompedor que quiere ir a la confrontación. En política, como en la vida, hay que elegir, aunque muchos crean que no.

A mí no me parece mal que se llegue a acuerdos. No es ni bueno, ni malo. Depende del contenido del acuerdo. Tampoco tengo nada en contra del noble arte de la fotografía política... Si se hace bien. Este pacto no parece muy bueno porque insiste en un diagnóstico del terrorismo que solo ha servido para llevarse por delante libertad a cambio de menos seguridad. Pero, por otro lado, no vaya a ser que pase algo y entonces el problema sea explicar por qué no se firmó.

La fotografía es mala porque se entiende fatal y costará explicarlo mejor. No se pueden firmar pactos de Estado sin aceptar preguntas. A ver si nos va entrando en la cabeza. Ni la prensa ni la opinión pública son decorados.

Acusar al PSOE de abrir la puerta a la cadena perpetua parece un tanto excesivo. Sobre todo cuando se hace desde medios que buscaron y lograron shares millonarios conectando en directo con las prisiones de donde salían violadores y pederastas al amparo de la 'doctrina Parot'. A no ser que la cobertura fuera para poner de manifiesto lo reconfortante que llega a ser la reinserción penal. Pero me parece recordar que no era precisamente para eso.

Hacer pedagogía bien podría significar discutir de manera civilizada si, en España, se puede estar a la vez en contra de la cadena perpetua y luego indignarse e ir a hurgar en el dolor de las víctimas cuando los criminales salen de prisión. Llorar en el cine con los dramones penales de Hollywood e indignarse en casa con la justicia cuando nos sirven la versión televisiva de El Caso.

Otra buena materia para la pedagogía sería ponernos de acuerdo en si realmente queremos que haya entendimiento entre las fuerzas políticas sobre temas que podamos considerar más o menos importantes. Los mismos que acusan a los políticos de mostrarse incapaces de negociar nada cuando hay problemas de verdad, o cuando andamos en año electoral, llaman ahora pardillo a Pedro Sánchez por darle esa foto a Rajoy. Es desconcertante. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha