eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Podemos tiene banquillo para ganar elecciones

Hemos entrado en una etapa más compleja y cambiante en la que todos los escenarios son posibles, incluidos los más inverosímiles

45 Comentarios

- PUBLICIDAD -

La principal consecuencia del 20D es que a todos les conviene estar en la oposición, incluido el PP. La segunda es que todos disponen de margen de maniobra para hacer política y pactar acuerdos de gobierno, asimétricos o de legislatura. Parece contradictorio y lo es, pero habrá que acostumbrarse: hemos entrado en una etapa más compleja y cambiante en la que todos los escenarios son posibles, incluidos los más inverosímiles.

Sabemos que Ciudadanos se abstendrá en la investidura de Mariano Rajoy y que Podemos ha situado el referéndum catalán en primer lugar de su lista de rayas rojas. Para Antón Losada esta es la manera de cerrar la posibilidad de un pacto con el PSOE.

Un eventual tripartito o cuadripartito de izquierdas sería un sueño para Génova para hacer lo que mejor saben: embroncar el clima político ante un Gobierno débil, forzar su caída y recuperar la mayoría absoluta. Susana Díaz y los barones socialistas que han hablado no quieren pactos con el PP ni con Podemos. Esa es la posición de salida. La cuesta de enero será muy larga para todo el mundo.

De los cuatro partidos implicados en las cábalas postelectorales, al que más le conviene ver y esperar es a Podemos. Su horizonte parece despejado siempre que no quede como culpable de permitir un Gobierno del PP. Pablo Iglesias tiene suerte porque ese rol, salvo milagro, lo tiene reservado Pedro Sánchez.

El PSOE está atrapado en un Catch 22: cualquier solución es un problema. Si se abstiene y da el Gobierno al PP (como le pide el Ibex 35, ese partido que no se presenta con su nombre a las elecciones) beneficiará a Podemos y facilitará el 'sorpasso'. Sería una sandez abstenerse y seguir en la oposición, pero si entrara en un Gobierno de coalición a la alemana con el PP podría ser la puntilla, la pasokización garantizada. O no: dependería de los resultados y de su venta al público.

El PSOE ha perdido millones de votos en los últimos años y parte de su señas de identidad: ya no es el partido federal que vertebraba España; ahora tiene el mismo discurso territorial que el PP. Aunque aceptar el referéndum catalán a corto o medio plazo parece imposible, en la nueva situación tenemos que acostumbrarnos a no descartar nada.

El PSOE ha perdido millones de votos en los últimos años y parte de su señas de identidad: ya no es el partido federal que vertebraba España; ahora tiene el mismo discurso territorial que el PP

Podemos se ha presentado como el PSOE de 1982, el del cambio, antes de que cambiaran ellos mismos. Tienen un discurso territorial moderno, más cerca de la realidad plurinacional que de la ficción de “España es una gran nación que lleva 500 años unida” (Rajoy dixit). Sus éxitos electorales en Catalunya, País Vasco y Comunidad Valenciana indican el camino, pero necesita asentar estas coaliciones dentro de una marca y una idea común para evitar que la pluralidad termine en gallinero y lo aproveche el bipartidismo.

Todo depende de Catalunya. Si la CUP decide este fin de semana investir a Artur Mas, como parece (aunque las asambleas las carga el diablo), Catalunya tendrá Gobierno y aumentará la presión sobre el PSOE para facilitar un Ejecutivo del PP con o sin Rajoy. Unas elecciones anticipadas en Catalunya no interesan a Mas ni a la CUP, que podría verse devorada por este Podemos del 20D impulsado por Ada Colau y Xavier Domènech. Son la terce ra vía entre dos sordos: el soberanismo y el españolismo.

Una repetición de elecciones en España en primavera podría perjudicar a los emergentes, tal vez más a Ciudadanos. Si el PSOE se mantiene firme ante el PP y no cede a las presiones, Sánchez podría presentarse como adalid de un partido regenerado. Tiene la ventaja de que nadie en el PSOE parece tener la fuerza necesaria para derrocarle a corto plazo. Solo Susana Díaz, la responsable de impedir el liderato de Eduardo Madina y que lleva meses trabajando contra el secretario general. Ella juega varias partidas simultáneas.

Si las elecciones fueran en primavera, Podemos tendría que mantener la alineación del 20D, siguiendo el léxico futbolístico. Si se retrasaran a otoño o en algún momento de 2017 o más tarde porque el gobierno resultante no aguante, Podemos dispone de una figura emergente muy poderosa que podría permitir dar el gran salto en las urnas, incluso ganar elecciones. Se llama Ada Colau.

No sé cómo andará Pablo Iglesias de generosidad política, pero estoy seguro de que realiza una lectura similar, como una parte de su entorno. La lectura de la realidad es su principal punto fuerte, también la de su partido.

Sería un golpe maestro: una figura que genera menos rechazo y menos miedo que Iglesias, con experiencia en el gobierno municipal (de momento breve pero sin errores de bulto), mujer y catalana. Ella, Mónica Oltra y Manuela Carmena representan la llegada a la política de personas que no renuncian a su feminidad, que no compran el patrón machista del poder que con tanto entusiasmo interpretan Aguirre, Barberá, Díaz…

La catalanidad de Colau podría ser la herramienta perfecta para reconducir un debate de ruptura hacia otro de regeneración y construcción conjunta de un nuevo Estado que acoja la realidad plurinacional de la periferia. Quizá vivamos sin Gobierno un tiempo, pero desde el 20D estamos ante una oportunidad, tal vez única, de construir una democracia sana y real, de abrir ventanas, ventilar y generar una nueva cultura política y ciudadana. Y con memoria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha