eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

El rescate: instrucciones de uso

--¿Ha rescatado la UE a España? La Unión Europea prestará 100.000 millones de euros para sanear los bancos españoles y rescatar a nuestro sistema financiero de la insolvencia. Para salvar a esos mismos bancos que llevaban unos meses conectados a la sonda del BCE. Sin los 100.000 millones no sobrevivirían porque España no tiene de dónde sacar ese dinero. Pues no. "No tiene nada que ver con un rescate. Se pide apoyo financiero", dice De Guindos. Rescatan a los bancos, pero no es un rescate. Ahora lo entiendo.

--¿Ha conseguido por tanto el Gobierno su objetivo de que la ayuda fuera directamente a los bancos y no afectara a las finanzas nacionales? No. El dinero irá al FROB, es decir,  al Estado. Y es por tanto el Estado quien lo tiene que devolver. Si algún banco no puede cumplir con sus obligaciones, España lo avala. Eso es  lo que quería Alemania

--¿Qué condiciones pide la UE a cambio de tamaño dispendio? "No hay condición macroeconómica, fiscal, fuera del sector financiero", dice De Guindos. Lo que quiere decir el ministro es que, en principio, no se somete a España a la intervención directa en sus finanzas que han sufrido Grecia, Irlanda y Portugal. ¿Es un regalo? ¿A tanto llega la relación tan estrecha de Merkel y Rajoy?

No, obviamente hay condiciones. En primer lugar, en el saneamiento del sector financiero. Hay razones de peso para dudar de que la UE acepte que Rita Barberá presione a Bankia para que sobreviva la "valencianidad" (sic) de Bancaja. O para permitir que sigan existiendo cajas de ahorros, transmutadas en bancos zombis, sostenidas por criterios políticos.

Pero además en el  comunicado del eurogrupo hay una referencia, con la ambigüedad habitual en este tipo de mensajes, sobre la situación "macroeconómica" de España (el destacado es mío).

"El Eurogrupo confía en que España respetará sus compromisos con arreglo al procedimiento de déficit excesivo y en relación con las reformas estructurales. con el objetivo de corregir los desequilibrios macroeconómicos en el contexto del semestre europeo.  Se vigilará de cerca y de forma periódica el progreso en estas áreas al mismo tiempo que se proporcione la ayuda financiera.".

Habrá quien diga que esto lo llevan haciendo desde hace tiempo. Sí, pero cuando has empeñado 100.000 millones en la apuesta es probable que esa vigilancia sea mucho más intensa.

--¿Había otra alternativa? "Esto es un préstamo en condiciones muy favorables, más favorables que las del mercado", dice De Guindos. Obvio. Con una prima de riesgo rondando los 500 puntos, España bastante tiene con conseguir dinero en los mercados para financiar su deuda soberana. La idea de que pudiera además emitir deuda para salvar a los bancos era sencillamente irreal.

--¿Sólo el 30% del sistema financiero español tendrá que recurrir a estos créditos? Ojalá, pero es poco probable que la Casa Blanca, la Comisión Europea, el BCE y el Gobierno alemán se hayan movilizado para salvar a Bankia y unos cuantos bancos zombis más. Por eso, la cifra comprometida es muy superior a la citada por el informe del FMI.

--¿Ha evitado el Gobierno el beso de la muerte del FMI? Por ahí, el Gobierno ha conseguido parar la decisión que le hubiera dejado sin argumentos. El FMI no pone dinero y por tanto no tiene una intervención directa (sólo asesora, con independencia de lo que signifique la palabra) en la revisión del rescate. En el terreno propagandístico, evitará que se use la temida palabra "troika", símbolo de la pérdida de soberanía que han sufrido otros países.

--¿Fin de la crisis? Ni de lejos. Lo empezaremos a saber a partir del lunes, pero sería conveniente no sacar conclusiones apresuradas. El día después del rescate de Irlanda fue un desastre en los mercados. Al día siguiente del primer rescate de Grecia, la reacción fue positiva, y ya sabemos lo que ocurrió luego.

España puede encontrarse con dinero suficiente para rescatar a su sistema financiero pero al mismo tiempo descubrir que los mercados sólo están dispuestos a aceptar un tipo de interés muy superior al 6% para comprar sus bonos a diez años hasta que llegue el día en que tenga que rendirse. ¿Quién puede fiarse de la reputación financiera de un país que no puede respaldar financieramente a sus bancos, como así han hecho otros estados?

Con Irlanda, se sabía que el rescate de los bancos conducía de forma inexorable a hacer lo mismo con el país. En el caso de España, en especial por las dimensiones de su economía, la UE prefiere apostar a que no sea necesario. De momento.

Si esta apuesta no funciona, habrá que pensar en tomarse en serio la hipótesis del fin de la eurozona.

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

sobre este blog

Zona Crítica es el canal de opinión política de eldiario.es. Un espacio colectivo de reflexión, análisis y testimonio directo.

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -