eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

No es sólo robar, Espe

La corrupción de tu régimen aguirrista ha sido profunda y tenaz, tanto que se apretaba a tu figura como para bailar un chotis en la Pradera, llenando el espacio público madrileño y cubriéndolo todo

51 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Esperanza Aguirre anuncia su dimisión como concejal del Ayuntamiento de Madrid, el 24 de abril de 2017.

Esperanza Aguirre anuncia su dimisión como concejal del Ayuntamiento de Madrid, el 24 de abril de 2017. Victor J Blanco / ©GTRESONLINE

La corrupción no es sólo robar, Espe. No, ni siquiera es haber hecho la vista gorda o no haber querido saber. No se extingue en no haber sabido elegir y no haber querido vigilar. La corrupción de tu régimen aguirrista ha sido profunda y tenaz; tanto que se apretaba a tu figura como para bailar un chotis en la Pradera. Y esa densa y pegajosa materia acabó llenando el espacio público madrileño y cubriéndolo todo. Desde aquella mañana del tamayazo en que nos quedamos suspendidos en el asombro nunca aclarado hasta que asistimos a la consigna de revalidarte que concitó un afán electoral que ya dejaba sentir el aliento del hooliganismo.

Después de aquello, Esperanza, todo cambió. Te dejaste acunar por el corifeo de halagadores que te recordaban, como un coro griego, tu llamado a ser la jefa suprema, tu cita histórica con los dioses liberales que te harían darnos una Thatcher castiza y retrechera. Y ahí ya, Espe, se mascaba la tragedia porque mientras tú creías a pies juntillas a los gomosos que te trasmutaban en lideresa de las esencias, ya los demás veíamos que no habías dejado de ser la torpe ministra de Cultura sobre la que aún corrían chistes. Nos diste la razón porque la inteligencia te hubiera llevado a desconfiar de los babosos y, sin embargo, te dejaste acunar por sus cantos de sirena hasta creerte la reina del mambo.

Empezó entonces tu reinado de chulapos y mamandurrias porque tú, que las criticaste tanto, eras el sustrato perfecto para que crecieran y acrecieran a los que a ti se acercaban. Te movías altiva y despreciativa buscando no ya el "plongeon" que dominaba la marquesa sino ver el rastro sinuoso que los que eran capaces de arrastrase iban dejando a tus pies.

Creyendo manejar, te manejaron. Pusiste todo ese poder omnímodo que atesorabas en la cesta de los que crearon el ominoso movimiento conspiracionista tras los terribles atentados del 11-M. Fuiste conspiranoica, Espe, y tomaste venganza de unos y otros. No fue el único Germán Yanke, ni servidora. Zarzalejos lo contó en un libro. Y tantos y tantos que eran para ti peones de un afán insaciable por exhibir tu poderío. Algunas de las víctimas puede que no fueran directamente tuyas sino de los esbirros que amamantabas y que mentaban tu nombre para amparar cualquier fechoría. En nombre de Esperanza en Madrid se han decretado muertes civiles, se ha destrozado a profesionales y se han truncado carreras y destinos.

Eso, Esperanza, también es corrupción aunque no esté escrita en el Código.

Se extraña ahora el público del lenguaje que utiliza tu Nacho para referirse al Poder Judicial, pero no saben como yo que lo aprendió de ti. Entrabas en los tribunales ordenando abrir registros sin importarte que fuera competencia de los magistrados, exigías sentarte al mismo nivel en sus estrados y cuando comías con ellos en fechas señaladas, les tratabas con tal displicencia que sólo podía ser consecuencia del enorme desprecio que, en el fondo, sentías por ellos. Al menos esa sensación me daba a mí que fui testigo.

Intentaste manipular y presionar en todos aquellos casos que para ti eran políticamente decisivos –me acuerdo de la ignominia del caso que impulsaste contra el doctor Montes– y no te dolieron prendas ni a ti ni a tus consejeros para intentar controlar más que los medios de la Administración de Justicia, la Justicia administrada. Algunos te pusieron las uñas y otros, otros te rieron las gracias como Moix. Así les fue a cada uno.

Luego vino el poner toda la Comunidad en almoneda. En todas partes había nicho de negocio aunque sobre todo para los que te rodeaban como se ha visto luego. No voy a extenderme mucho en tu megalómano proyecto de la Ciudad de la Justicia, que impulsaste y defendiste y que tu querida mano derecha quiso dejar amarrado a hoz y coz antes de tener que salir por pies, porque ya lo de su ático apestaba. Justicia poética debe ser que quien quiso trapacear con las obras de la Justicia acabe entre sus engranajes.

También apostaste por Adelson. Estabas dispuesta incluso a modificar normas y reglamentos y hasta a exigir al Gobierno central que se cambiara las leyes penales para que el magnate del juego arrastrara hasta Madrid su juego de trilero y las mafias que reinan en sus casinos orientales. No sólo a él. Criaste a tus pechos a toda una camada de pseudo empresarios que han resultado de la ralea de los que dan con sus huesos en prisión. Sin el escenario que les brindaste no hubieran podido representar la sucia función con la que nos han espantado.

No todo era negativo. Hubo una casta de chupaculos que se llenaron los bolsillos a nuestra costa para mejor darte con el hisopo. Usurpaste la tele de todos los madrileños para convertirla en un patio de monipodio en el que se pagaban cantidades imposibles a tus palmeros mientras se consumía la savia de la empresa pública, quizá con el objeto de vaciarla de contenido –como se hizo de trabajadores– para mejor echar sus despojos en manos de los de turno.

Eso, Esperanza, también es corrupción moral.

Y, por no eternizarme, recordar que no sólo elegiste a los malos sino que te desprendiste de los que no eran como ellos. Eso no deja de ser sospechoso. En la pugna entre Alfredo Prada y González, apostaste todo por tu Nacho. Prada, como Cobo, tuvo que poner pies en polvorosa de tu reino aunque se refugiara en Génova, que ya ves tú cómo va.

Por eso, en este momento en el que ya sabes que el surco de la historia se ha cerrado para ti, piensa en ese legado de lodo y polvo que dejaste que se adueñara de Madrid. Hoy hay gente sentada en la puerta viendo pasar tu cadáver político –los que fueron tus víctimas– y gente –que fue la tuya– que si no están encausados están saliendo en desbandada como las innombrables cuando se enciende la luz de una cocina infestada.

No sólo es robar. No solo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha