La portada de mañana
Acceder
La ampliación de aeropuertos choca con el compromiso climático del Gobierno
Sánchez enfría el regreso del rey Juan Carlos I
Análisis - Si no es Convergència, se le parece mucho, por Neus Tomàs
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Galicia busca nuevos pobladores con alquileres baratos

Galicia busca nuevos pobladores con alquileres baratos
Ourense/Lugo —

0

Ourense/Lugo, 12 jun (EFE).- Cada semana se abandona una aldea en Galicia y muchas otras solo resisten con uno o dos habitantes. Con todo, dos ayuntamientos gallegos buscan nuevos pobladores, con alquileres baratos y atractivos turísticos.

Parada do Sil, en la Ribeira Sacra, en Ourense, es uno, y el otro, Bóveda, en Lugo. Los dos aspiran a ser los nuevos brotes verdes de la Galicia envejecida que se resiste a abandonar a su suerte al rural.

Después de casi dos años marcados por las restricciones derivadas de la pandemia por la Covid-19, la pregunta que cabe hacerse es la siguiente: ¿Supondrá la pandemia un nuevo regreso al rural?

Por el momento, sus responsables municipales aseguran que ya han recibido numerosas llamadas de personas interesadas en venirse a estas zonas, un pequeño alivio en la Galicia rural, que cada año se enfrenta a la dramática pérdida de población.

La iniciativa que impulsa Holapueblo pretende conectar personas interesadas en vivir en el campo con municipios en busca de vecinos emprendedores.

La presidenta del Grupo Red Eléctrica, Beatriz Corredor, definía así este programa, cuyo plazo de inscripción finalizó ayer: “El abandono de los pueblos no es un problema de la España rural, es de todos. No se sostiene por más tiempo un modelo de desarrollo en el que la población se concentra en las ciudades. La lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad del planeta pasa por encontrar un reequilibrio demográfico entre el medio rural y el urbano".

“Nos parece una idea muy interesante. En el último año y medio hemos visto debido a la pandemia un interés por venirse a vivir a estas zonas del rural y, de hecho, en Bóveda se vendieron en el último año quince casas”, comenta el alcalde de Bóveda, José Manuel Arias.

Alquileres baratos, servicios básicos y el aliciente de poder llevar una vida tranquila y al aire libre, conjugado con una buena conexión a internet, son sólo algunos de los alicientes que ‘venden’ estos municipios para tratar de fijar población.

La primera candidata, Parada do Sil, en Ourense y que está enclavada en el corazón de la Ribeira Sacra, tiene como aliciente la candidatura para ser declarada Patrimonio de la Humanidad. Una buena oportunidad para encontrar alquileres baratos de viviendas de nueva construcción.

Con un censo de apenas 580 habitantes, sus responsables municipales destacan las enormes potencialidades. “Tenemos escuela, farmacia, médico, una panadería y también posibilidades de trabajo”, apunta a Efe el concejal Francisco Magide.

Las opciones para emprender son variadas como es el caso de un albergue municipal que pronto será sacado a concurso o la inminente licitación de una línea de banda ancha de internet.

La segunda candidata, Bóveda, en Lugo, es una localidad de apenas 1.500 habitantes, que se basa en el sector servicios y tiene explotaciones de ganado vacuno. La actividad industrial se concentra en industrias lácteas, cerámicas y muebles.

Desde este ayuntamiento venden, sobre todo, ubicación: “Somos una de las puertas de entrada a la Ribeira Sacra y tenemos buenas comunicaciones”, comenta a Efe el regidor popular, José Manuel Airas.

Destaca también la buena conexión a internet. En la actualidad, el 70 por ciento de la población tiene fibra, “lo que es una ayuda en los tiempos que vivimos”, agrega. En la actualidad, este consistorio está trabajando en una línea de ayudas para “subvencionar licencias de obra tanto de construcción, rehabilitación y vivienda nueva”.

“Pensamos que es un buen momento para preparar el terreno y que la gente vuelva, que vea que está en el paraíso”, resume.

El despoblamiento de los núcleos habitados de las 3.771 parroquias gallegas es una realidad que, avanza sin freno, y ya hay cerca de 575 parroquias que tienen diez o menos habitantes en la Comunidad.

Habrá que ver si la pandemia supone el espaldarazo definitivo para una vuelta al rural y frenar el despoblamiento o si, por el contrario, ha sido una alternativa temporal durante las restricciones.

Lorena Rodríguez de la Torre

Etiquetas
Publicado el
12 de junio de 2021 - 13:16 h

Descubre nuestras apps