Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Los Mossos retrasaron el desalojo de la fiesta para hacerlo con plenas garantías

Barcelona —

0

Barcelona, 2 ene (EFE).- El director general de los Mossos d'Esquadra, Pere Ferrer, ha asegurado hoy sábado que la policía no ha desalojado antes la fiesta ilegal de Llinars del Vallès (Barcelona), en la que han participado unas 300 personas, porque se trataba de una actuación "muy compleja" que debía realizarse con plenas garantías.

En declaraciones a los medios en Llinars, Ferrer ha explicado que más de 200 policías de diferentes unidades participan en el operativo que se ha puesto en marcha este mediodía para desalojar esta 'rave', que comenzó el pasado jueves en una nave abandonada y que ha durado más de 40 horas.

Ferrer ha dicho que la prioridad de la policía ahora es identificar a todos y cada uno de los asistentes por la vía administrativa por incumplimiento de la normativa anticovid, lo que conlleva multas de hasta 3.000 euros.

Los agentes, además, tratan de identificar a los organizadores de la fiesta, que en este caso se enfrentarían a multas de hasta 600.000 euros. Para ello, dedicarán "el tiempo que haga falta".

Toda la información recabada por los Mossos sobre estos hechos será remitida al juez para que se depuren responsabilidades penales si es preciso.

"De aquí nadie se escapará sin asumir su responsabilidad", ha declarado Ferrer, que ha destacado la "complejidad" del operativo puesto en marcha en Llinars, que era "imposible afrontarlo la noche de Fin de Año o ayer".

Unas 300 personas, buena parte de ellas procedentes de otros países europeos, se congregaron la Nochevieja en esta nave de Llinars para celebrar durante varios días el nuevo año.

Al tener conocimiento de los hechos, los Mossos establecieron el mismo 31 de diciembre un dispositivo centrado en minimizar la movilidad de los asistentes y evitar nuevas entradas.

La prioridad en ese momento, ha destacado Ferrer, era "garantizar la seguridad de los 7,5 millones de habitantes de Cataluña" con los más de 3.000 agentes desplazados por todo el territorio.

Dada la magnitud de la fiesta y la imposibilidad de concentrar todos efectivos necesarios en Llinars, pues, la policía catalana decidió no realizar una "operación precipitada" y posponer el desalojo hasta hoy.

"Ayer tampoco se hubiera podido producir (el desalojo) con todas las garantías, ni para los asistentes ni para la policía", ha detallado Pere Ferrer.

"Había que planificar un dispositivo con cara y ojos para que de aquí no se fuera nadie sin pagar su responsabilidad", ha subrayado.

Etiquetas
Publicado el
2 de enero de 2021 - 16:35 h

Descubre nuestras apps

stats