eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Es el momento de apoyar un Tratado Internacional de Armas

Cada minuto muere en el mundo una persona como consecuencia de la violencia armada. Podemos evitarlo.

Niños jugando con proyectiles lanzados por el ejército israelí sobre Gaza en 2002. Copyright: María del Pozo

Niños jugando con proyectiles lanzados por el ejército israelí sobre Gaza en 2002. Copyright: María del Pozo

Estuve en Gaza e Israel hace muchos años, pero algunas imágenes las tengo todavía muy presentes. Unos niños me perseguían para que les hiciera fotos, como en muchas otras partes del mundo. La diferencia es que, emocionados y orgullosos, me enseñaban sus “juguetes”. El viaje, entre otros motivos, tenía como objetivo investigar las muertes de niños y niñas como consecuencia del conflicto.

Cuando me vi delante de ellos y de las madres que lloraban la desaparición de sus seres mas queridos, me generó unos sentimientos de amargura que no he podido olvidar. Pero de la frustración hay que pasar a la acción.

Según Amnistía Internacional, cada minuto muere una persona como consecuencia de la violencia armada. Desde 1989, 131 conflictos han causado la muerte de al menos 250.000 personas al año. Siria, Mali o Sudán son ejemplos actuales de lugares en los que la población civil sigue sufriendo. Y detrás de cada muerte siempre hay un arma. Un arma que quizás no hubiera estado ahí si existiera una regulación para su comercio y distribución.

Una de las nueve bombas de racismo fabricadas en Rusia lanzadas por las fuerzas gubernamentales sirias en Alepo el 1 de marzo de 2013. © Amnistía Internacional

Una de las nueve bombas de racismo fabricadas en Rusia lanzadas por las fuerzas gubernamentales sirias en Alepo el 1 de marzo de 2013. © Amnistía Internacional


Entre todas las víctimas, hay algunas que sufren un impacto desproporcioando. Son las niñas y las mujeres, que a  menudo se ven afectadas en aspectos invisibles y de los que apenas se habla, como la violencia sexual. Extremadamente preocupante, también, es el uso de niños y niñas soldado en países en conflicto tanto por parte de fuerzas gubernamentales como de grupos armados.

Por eso es urgente abordar de una vez por todas, con contundencia y visión a largo de plazo, la ausencia de normas mundiales para el control del comercio de armas entre países.

La buena noticia es que después de una década de campañas de diferentes ONG ya estamos en la recta final. Del 18 al 28 de marzo se celebra en Nueva York la Conferencia de Naciones Unidas en la que puede adoptarse por fin un Tratado Internacional que ponga límites, controles y transparencia a este comercio que genera tanta muerte y tanta violencia.

Eso si, después de tanto tiempo y con los años que hemos invertido hasta llegar aquí, no nos vale cualquier texto. Necesitamos un Tratado sólido que prohíba expresamente a los gobiernos autorizar exportaciones de armas, munición, material de defensa o doble uso cuando exista un riesgo sustancial de que puedan utilizarse para cometer o facilitar violaciones de derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

Aunque todos los Estados participarán en la negociación del Tratado, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU –China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia– tienen una importancia especial.
Proyectiles utilizados por las fuerzas rebeldes en el sur de Burundi, 3 de febrero de 2005. Copyright: UN Photo/Martine Perret

Proyectiles utilizados por las fuerzas rebeldes en el sur de Burundi, 3 de febrero de 2005. Copyright: UN Photo/Martine Perret


Estos cinco países son responsables de más de la mitad del comercio mundial de armas convencionales, cuyo valor total anual ronda los casi 100.000 millones de dólares. Su papel es fundamental para decidir si se alcanza o no un Tratado efectivo basado en el respeto de los derechos humanos.

En España, la adopción de un Tratado de armas cuenta con muchos apoyos. Esta iniciativa ha sido respaldada por todos los partidos en el reciente Debate del Estado de la Nación y otras iniciativas en el Congreso de los Diputados. Lo ha pedido públicamente tanto el Presidente Mariano Rajoy como el Ministro José Manuel García-Margallo. Además, 13 Parlamentos Autonómicos han adoptado declaraciones institucionales así como más de 90 ayuntamientos.

En Amnistía Internacional somos conscientes que son muchos los intereses en juego y las presiones. Tampoco somos ingenuos, el Tratado no va a ser la panacea, pero estamos convencidos que es una parte esencial para la solución. Es fundamental que los líderes mundiales, y especialmente Barack Obama, asuman de una vez por todas este compromiso imprescindible.

La vida de millones de personas está en juego. Es el momento de apoyar un Tratado Internacional de Armas.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha