eldiario.es

9

VÍDEO: Detrás de la alambrada

 

 

Oro, incienso, joyas, cilicios, bordados, sambenitos. Todo un imaginario histórico asociado a una idea de poder y represión acude con frecuencia a la llamada de la palabra “Iglesia”. Una Iglesia desnaturalizada y folclórica, materialista, al servicio del poder terreno y de un Dios preocupado por vigilar y castigar. Al margen de esta idea y de este mundo, a pie de calle, a pie de selva, incómoda para el poderoso y retando al tópico, existe, sin embargo, una Iglesia del oprimido, transformadora, austera, entregada y comprometida. Un cristianismo valiente, arremangado, golpeado por los tiranos, la pobreza y la enfermedad. El de los templos de adobe y cañas, las cruces de madera, el humanismo sincero y las cuentas sin ceros. Manuel Ogalla, representante de esta Iglesia olvidada, forjado en un barrio deprimido de una ciudad deprimida, nos cuenta cómo entiende su religión y cómo entregó su vida al pueblo shona de Zimbabue.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha