eldiario.es

9

Jaén reserva 1.000 kilómetros cuadrados de cielo para hacer pruebas con drones

El centro Atlas es el primer espacio en España y el tercero en Europa dedicado a la investigación de esta tecnología aeornáutica.

Servirá para las pruebas de aviones pequeños, mientras FADA ultima otro para vehículos de mayores dimensiones en Huelva.


Algunos de los aparatos que han participado en la exhibición aérea inaugural

Algunos de los aparatos que han participado en la exhibición aérea inaugural

1.000 kilómetros cuadrados de espacio aéreo segregado. O lo que es lo mismo una reserva de cielo por la que no podrá circular otro tipo de aeronaves, es lo que se ha puesto a disposición de empresas y centros de investigación. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha inaugurado este viernes las dependencias del Centro de Vuelos Experimentales Atlas. Se trata de las primeras instalaciones en España –en Europa sólo existen otros dos centros similares- dedicadas a la investigación y desarrollo de tecnologías para aviones no tripulados. Está ubicado en Villacarrillo, al este de la provincia de Jaén.

Las instalaciones cuentan con un edificio de 600 metros cuadrados, dos hangares de 300, una pista para aterrizaje y despegue de 600 metros de longitud y otra auxiliar de 400. De su gestión se ocupa la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA) y el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC) que mantienen más de media docena de proyectos con diferentes centros de investigación europeos. En estas dependencias podrán probarse aviones de pequeño tamaño: no más de 12 metros de longitud ni más de 650 kilos de peso.  

El centro se presenta como una infraestructura que priorizará la investigación con fines civiles, frente a los usos militares de los vehículos no tripulados, cuya tecnología está más desarrollada. En ese sentido, las líneas de trabajo a seguir se centran en gestión de desastres naturales, incendios, accidentes medioambientales, vigilancia del tráfico terrestre o marítimo, comunicaciones, meteorología, apoyo a la agricultura, fotografía aérea o cartografía, entre una larga lista de opciones.  

La pretensión es emplear este tipo de aparatos para tareas que actualmente se desarrollan con equipos tripulados y que pueden acarrear riesgo para quienes los pilotan. Un ejemplo: esta tecnología habría sido válida en las inspecciones que siguieron a la catástrofe de Fukushima, que obligaban a aproximarse a las zonas donde la radiación era más intensa.

El director de FADA, Anastasio Sánchez, ha destacado el impulso institucional que ha recibido el centro. Se han invertido en su construcción 4.5 millones de euros de los que 4,1 proceden de los fondos FEDER de la UE. También ha valorado el acuerdo alcanzado directamente con el centro europeo de I+D de la compañía Boeing que utilizará el centro para realizar ensayos con aviones y vehículos no tripulados. Ha insistido en las "excelentes características climatológicas" del paraje elegido, donde se dan las garantías de seguridad aérea y orográfica para realizar este tipo de pruebas.

Este centro complementará las instalaciones que FADA-CATEC está ultimando en la provincia de Huelva para experimentar con esta tecnología, aunque con aparatos de mayores dimensiones. Susana Díaz ha subrayado el papel que la industria aeronáutica y aeroespacial juega en la comunidad autónoma como generadora de “"valor añadido" y yacimiento de "empleo cualificado y de calidad". La industria aeronáutica representa en la actualidad el 1,2% del Producto Interior Bruto (PIB) de Andalucía y a ella están ligados más de 11.000 empleos en la comunidad autónoma. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha