eldiario.es

9

El Supremo tumba el dragado del Guadalquivir

El alto tribunal anula el ensanche y la profundización del canal de navegación río Guadalquivir dando la razón al grupo ecologista WWF

El Tribunal Supremo sostiene que el Plan Hidrológico del río requiere una atención mayor a la "protección medioambiental del Parque de Doñana"

WWF lo considera "el golpe definitivo a uno de los proyectos más dañinos que amenazan Doñana"

El TS anula la inclusión del dragado del canal de navegación del Guadalquivir en el Plan Hidrológico

Fin al dragado del Guadalquivir. El Tribunal Supremo da la razón al grupo ecologista WWF, que presentó un recurso contra el Plan Hidrológico del Guadalquivir. El alto tribunal estima que el proyecto de ensanche y profundización del Guadalquivir afecta al Parque Nacional de Doñana.

En la sentencia, el Tribunal Supremo estima parcialmente el recurso contencioso administrativo interpuesto por la asociación ecologista WWF y declara nulo parte del Real Decreto 1/2016, de 8 de enero, por el que se aprueba la revisión de los Planes Hidrológicos, en lo que atañe al Plan Hidrológico del Guadalquivir.

En su recurso, alegaban, entre otros motivos, que la inclusión del dragado del río Guadalquivir en dicho Plan no cumplía con las condiciones exigidas en el artículo 39 del Reglamento del Plan Hidrológico (RPH) para realizar nuevas modificaciones físicas o alteraciones de masas de agua.

En su recurso, WWF alegaba que se trata de una “actuación medioambientalmente discutida que pone en riesgo Doñana”, que antepone el dragado “al cumplimiento de los objetivos medioambientales” de la Directiva Marco de Agua europea. Los ecologistas exponían que “no se adoptan todas las medidas factibles para paliar los efectos adversos en el estado de las masas de agua”.

Según el Tribunal Supremo, “para admitir las modificaciones o alteraciones que comporta el dragado que se pretende, requiere el mayor grado de intensidad atendiendo a la especial protección medioambiental del Parque de Doñana y los riesgos que la actuación supone para la funcionalidad del mismo”.

La sentencia apunta que la administración pública está obligada una “valoración precisa” de los “efectos negativos y riesgos para el ecosistema” que supone el dragado, abundando en las “medidas paliativas, motivos de las modificaciones, interés público superior y compensación de los beneficios medioambientales e imposibilidad de consecución por otros medios”. El Tribunal Supremo es tajante: “no puede entenderse satisfecha” en el Plan Hidrológico.

Desde WWF subrayan además que la sentencia destaca dos aspectos fundamentales: el valor la Directiva Marco del Agua europea y que el Gobierno de España le haya manifestado oficialmente a la Unesco que el dragado no saldría adelante. "Esta sentencia es una cancelación, no una suspensión como manifestó el Puerto de Sevilla hace dos años", apuntan.

El "potencial de vida" del Guadalquivir

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, lo considera "el golpe definitivo para uno de los proyectos más dañinos que amenazan Doñana y sienta un precedente muy importante para la conservación de los ríos de España".

Miguel Ángel Losada fue el responsable del estudio del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) que alertaba del grave riesgo ambiental de llevar a cabo un dragado de más de ocho metros en el Guadalquivir. 

Para entender el problema de un dragado de profundización de hasta ocho metros, gracias al cual podrían entrar barcos de mayor calado en el Guadalquivir, hay que entender cómo son las dinámicas del río. Cuando el Guadalquivir está a punto de llegar al mar, se convierte en estuario y el agua dulce se mezcla con la salada. Es en esa mezcla de agua dulce y salada, movida por las mareas que entran desde el Atlántico, donde está "todo el potencial de vida", según Losada.

"Al dragar se incrementa de forma artificial la marea que entra en el estuario. Que haya más amplitud de marea, quiere decir que hay mas velocidad y más capacidad de resuspensión de sedimento. El del Guadalquivir es uno de los estuarios más turbios del mundo. Con tanta turbidez, no penetra la luz, no hay procesos fotosintéticos y se limita la vida. Ese proceso solo se puede inhibir con agua dulce", explica Losada.

De ese modo, para hacer un dragado de semejante calado, habría hecho falta mucha agua dulce que controlara esos procesos de turbidez. Cuanto más se inunde, "más agua de marea entrará. Si se convierte el estuario del Guadalquivir en canal y no se deja que entre agua en las zonas mareales, la única agua para limpiar y renovar es la que entra por el canal. Si no dejo que se expansione esa marea, le quito al estuario el potencial de meter agua limpia y sacar agua sucia. ¿Quién controla el dragado? El Puerto. ¿Quién controla el agua dulce? La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. ¿Quién controla las zonas territoriales que se inundan o no? La Junta. La CHG con su falta de gestión está promoviendo la muerte ecosistémica del río", afirmaba Losada en 2017.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha