eldiario.es

9
Menú

Andalucía Andalucía

El brillo de la joyería de Córdoba que se llevó la crisis

El sector de la joyería, motor económico de Córdoba durante décadas y referente nacional, ha visto destruidos 6.000 puestos de trabajo durante la crisis

La desaparición tras 28 años de la feria Joyacor fue el punto de inflexión del sector que tras tocar fondo trata de remontar con el aumento de las exportaciones

El Parque Joyero de Córdoba ha conseguido mantener 153 empresas en su recinto mientras que pequeños talleres familiares echaron el cierre por la crisis

- PUBLICIDAD -
Un taller de joyería cordobesa.

Un taller de joyería cordobesa.

La crisis económica ha afectado por partida doble a uno de los sectores emblemáticos de Córdoba: la joyería. Por un lado, le tocó de lleno la destrucción de tejido productivo y empresarial común a otros sectores pero, además, la bajada del poder adquisitivo medio debido al desempleo y la precarización laboral ha hecho que el consumo nacional de productos como la joyería cayera en picado. La joyería cordobesa, un referente en el sector que supone el 60% de la producción a nivel nacional, ha vivido en estos años su particular caída a los infiernos de donde ahora comienza a remontar gracias al mercado exterior.

En los últimos años, el tejido productivo de la joyería cordobesa consolidado durante décadas como referente nacional ha sufrido uno de los mayores índices de destrucción de empleo por la crisis. Según los últimos datos ofrecidos por los sindicatos, desde que se inició la crisis en 2008, el 60% de los puestos de trabajo destruidos en la industria de Córdoba fueron del sector de la joyería. Se calculan que, en total, fueron 6.000 los trabajadores que se quedaron sin empleo en este ámbito.

Y no sólo eso, sino que las condiciones laborales del tejido de la joyería cordobesa –creado durante décadas con gran presencia de pequeños talleres familiares- han vuelto a niveles de precariedad laboral propios de la década de los años 80 del siglo pasado, han denunciado desde CCOO.

Ejemplo de esa decadencia fue la desaparición en 2013 de Joyacor, la feria de la joya cordobesa que después de 28 años celebrándose ininterrumpidamente como un escaparate a nivel nacional e internacional del sector, acababa desapareciendo en plena crisis.

Para el análisis quedan los motivos del golpe que la crisis ha supuesto para la joyería cordobesa, que son diversos pero tienen algunas causas muy concretas. Por un lado, la subida del precio del metal, sobre todo del oro, al haberse convertido los metales preciosos en el refugio de la inversión durante estos años de crisis. Y, de otro lado, el bajo consumo en el mercado nacional debido a la bajada de poder adquisitivo propiciada por la crisis, que supuso una reducción drástica de las ventas en territorio nacional.

Ésta última causa, que supuso tocar fondo para el sector, ha sido también la piedra de toque para salir a buscar su supervivencia en otros mercados a través de las exportaciones, que son las que actualmente comienzan a hacer repuntar al sector. “No había más remedio que salir a buscar nuevos mercados donde vender nuestros productos”, explican desde la Asociación de Joyeros de Córdoba.

Repunte de las exportaciones en los últimos años

Y en ese empeño, el sector parece haber encontrado una respuesta para su salida de la crisis. Según los datos de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda), las exportaciones en 2015 hasta el verano han aumentado en un 26% respecto al mismo periodo de tiempo del año anterior. Durante 2014, las exportaciones de joyería cordobesa ascendieron a 42,6 millones de euros, una cifra lejos aún del máximo histórico conseguido antes de la crisis en 2001 con 62,7 millones, pero ya recuperando terreno respecto a los peores años como 2009 donde sólo se exportaron joyas por valor de 36,7 millones de euros.

En el mercado exterior, Córdoba se sitúa así como una de las mayores exportadoras de joyería del país, sólo por detrás de los grandes núcleos como Madrid y Barcelona. Unas exportaciones que van destinadas principalmente al continente europeo con Francia, Alemania y Reino Unido a la cabeza, pero que también tiene grandes compradores en países tan dispares como Emiratos Árabes, Estados Unidos o Australia.

Para soportar el golpe de la crisis y recorrer el camino de la recuperación que queda por delante, el sector tiene en el Parque Joyero uno de sus pilares fundamentales. Buque insignia de la modernización del sector - inaugurado ahora hace diez años- este parque empresarial integra la Escuela de Joyería y presume de tener la mayor concentración de empresas del sector joyero de España y Europa: 153 son las firmas que actualmente trabajan en este centro sectorial de 140.000 metros cuadrados de superficie, donde se suman un millar de puestos de trabajo directos y más de otros 2.000 empleos indirectos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha