eldiario.es

9

Parece que sí se puede

Ni Podemos, ni Ganemos, ni el 15M. Si alguien le está torciendo el pulso a los políticos convencionales, es sin duda, su convencimiento de que los ciudadanos ha despertado y no están dispuestos seguir siendo unos convidados de piedra, en los desafueros perpetrados desde casi todas las esferas del poder, lo detente quien lo detente y lo ejerzan en el ámbito territorial que sea.

La casi segura retirada de la no nata ley Gallardón, sobre el aborto más tridentino de los países de nuestro entorno y la previsible no presentación, de la "cuasi" dictatorial reforma electoral, con la que el PP pretendía garantizarse en el BOE, lo que no le iban a otorgar las urnas, son solo un botón de lo anterior.

La marcha atrás del PP y su Gobierno, no se deben ni a la oposición del PSOE -que preocupa poco o nada en Génova- ni a la presencia de Podemos, sino a la certeza, de que el personal no está por la labor de seguir aguantando los atropellos políticos y económicos, de que lleva años siendo víctima.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Envidia de cofrades y nacionalistas catalanes

Foto / EDU BAYER

Envidio a los cofrades y a los nacionalistas catalanes. Envidio a aquellos con tirón social y capacidad organizativa para alcanzar fines. Los suyos.

El sábado en Sevilla una multitud de devotos de la Virgen de la Paz tomó las calles -en demostración de su credo o a modo de festejo- y el miércoles pasado en Barcelona más de medio millón de personas aceptaron diluir cuerpos e identidades, metamorfosearse en granos de arena para, entre Gran Vía y Diagonal, formar su V ¿de votación o victoria?

A nosotros, en cambio, la gente de izquierda de este país -a la izquierda de los social-liberales del partido aún guiado por Felipe González-, con la mucha ideología que tenemos, y la mucha conciencia y con lo indignados que estamos y lo convencidos de que esta degradación político-económico-social no puede durar ni un minuto más -¡desde 2008!- qué trabajito nos cuesta perseguir un fin común orillando diferencias. "De matiz pero importantes" es el mantra que llevamos por delante. ¡Como si la masa en procesión o que se manifiesta por un referéndum de autodeterminación fuera homogénea!

Seguir leyendo »

Con Iglesias hemos topado

Tras unas cortas y poco fructíferas vacaciones de dos meses, en las que he contribuido con toda mi desidia a rebajar las expectativas de la ‘marca España’ -aunque no tanto como los chicos del fútbol y del baloncesto (con Zapatero ganábamos más)- vuelvo al tajo y me encuentro con que bien podría haberme quedado en la playa unas semanas más, ya que la política andaluza parece que se echó a la siesta allá por junio, y así permanece.

Ahí sigue el PSOE sacando brillo a la porra para descabezar corruptos, mientras asegura que en cuanto se ponga, a limpio no le va a ganar nadie; ahí sigue la jueza Alaya haciendo justicia y dando ideas para que el líder del PP, que para quien no lo sepa responde por Moreno Bonilla, presente cientos de mociones parlamentarias mientras repasa el mapa andaluz a ver si consigue por fin ubicar por dónde coño quedan San Lucas de Barrameda y el cipote de Archidona.

Menos mal que de este continuo y tedioso ‘deja vu’ ha venido a salvarnos san Pablo Iglesias ‘El menor’ y su flamante partido ‘Podemos’, que según una reciente encuesta sería la tercer fuerza más votada de Andalucía, tras comerse con papas a lo pobre a IU, que más que nunca podría pasar a denominarse Izquierda Hundida. Y no es para menos, ya que ‘Podemos’ obtendría el 18% de los votos, por el 8% del partido de Maíllo. Y mucho nos parece, que todavía está por llegar la nueva formación llamada ‘Ganemos’ que podría encabezar ex Defensor del Pueblo de Dios, el cura Chamizo, sin descartar que Equo y la CUT de Sánchez Gordillo, actual miembro díscolo de IU, formen una coalición con Iglesias para dar el ‘sorpasso’ y pasar por la izquierda al PSOE. Y además pasarle de largo, tanto como para dar la vuelta completa y encontrarse al otro lado con el PP, como ya le ocurrió al preclaro comunista Julio Anguita, que se le fue la pinza al querer ser califa en lugar del califa, como decía Iznogud.

Seguir leyendo »

No dirás falso testimonio ni mentirás

Los obispos, preocupados por cómo queda la clase de Religión con la Lomce

Se ve que nuestra presidenta le ha hecho un corte de mangas al octavo mandamiento del jefe de su amigo Francisco. Y eso que la pasada Semana Santa estuvo ella tan devota como la que más: no debió gustarle mucho el Cristo de Mena...

Seguir leyendo »

La Ley Wert suspende nada más empezar el curso

Si es cierto que Wert dijo en una ocasión que era “como un toro bravo, me crezco con el castigo”, los organizadores de los sanfermines tal vez deberían ir planteándose adelantar las fiestas antes de que la cosa se nos vaya de las manos. El primer curso escolar con la LOMCE arranca en un clima de auténtica desorganización, con dos huelgas convocadas y cinco comunidades autónomas –que suman casi la mitad de la población de España- bloqueando la aplicación de la norma. Un presupuesto menguante, becas, ayudas para comedor o clases de apoyo suprimidas, y almacenes repletos de nuevos libros de texto que la mayoría de regiones no va a utilizar para no castigar más el bolsillo de las familias. Las editoriales lógicamente están que trinan, pero lloraremos por ellas otro día. En definitiva, el inicio del curso está siendo un verdadero éxito político. O como quizá el toro Wert se estará diciendo a sí mismo, mentón alto y erguido frente al espejo, olé.

A primera vista, alguien puede pensar que no es muy bonito que desde las regiones se obstaculice la aplicación de las leyes. Huele a boicot, a insumisión, a desacato. Pero la realidad es que la decisión de Andalucía, Cataluña, Canarias, País Vasco y Asturias de adoptar medidas “paliativas” ante los aspectos más negativos de la Lomce no sólo es escrupulosamente legal, sino también legítima y muy probablemente necesaria. Alguien debió recordarle a Wert que esto es lo que pasa cuando se juega al rodillo con la mayoría absoluta y se aprueban leyes en solitario como ésta, profundamente regresiva, sin pensar que después van a necesitar de las competencias autonómicas para llevarlas a la práctica.

Por tanto, legal, legítimo y necesario. Sí. Pero también un lío interesante, como pudieron comprobar ayer los periodistas en la rueda de prensa del Consejo de Gobierno en la que el consejero de Educación explicó las medidas de “transición” vigentes durante este curso. Por ejemplo, en Andalucía se mantendrá Educación para la Ciudadanía –que la ley Wert elimina- pero también una especie de clase de ‘ética’ para quienes no cursen religión. La asignatura de Conocimiento del Medio no se dividirá como manda la Ley –en naturales y sociales- pero habrá que hacer dos exámenes por separado para evitar que en el futuro los alumnos se encuentren con problemas en sus currículos escolares. El decreto con todos estos cambios no estará terminado hasta el año que viene, así que de momento los centros se guiarán por “instrucciones” de la Consejería. En fin, clarito, clarito.

Seguir leyendo »

Faltan unos flecos

Primero dan los datos del paro, y luego, un anuncio de Bankia y otro de Don Simón. Sexo, drogas y rocanrol. El constructor de empleo busca y destruye, y luego cambia cromos en tierra de nadie, suelo urbanizable, obra civil allende los mares, timo de la estampita.

Prometerán reformas dolorosas, pintarán de colores las raíces vigorosas de la economía del estilismo, de las tendencias y las texturas. Un siesudo estudio de la Fundación del Lamparón pone de manifiesto que hay dinero, hay trabajo. Qué alegría. Hagamos un llamamiento a los que aflojan la manteca. Lo mismo nos hacen caso y se dejan caer.

La cola del paro se ha mudado al castin de Juego de Tronos. A la fresquita, docenas de titulados universitarios arrastran las chanclas. No se admiten gordos. Ni derrotistas.

Seguir leyendo »

El verano y los crímenes machistas

Concentración de repulsa, a primeros de agosto, tras el asesinato de Ana María Marquez, directora del Museo de Historia de Nerja (Málaga).

A veces, el tren de los acontecimientos se detiene en determinadas estaciones, como si las circunstancias del lugar o del momento fueran especialmente propiciatorias para que la realidad se detuviera sobre ciertos sucesos; pero no debemos olvidar que el que se mueve para que se produzcan los hechos es el tren, no el escenario, que siempre permanece fijo.

La violencia machista lleva recorriendo la convivencia sobre los raíles del machismo desde que la sociedad emprendió su marcha siglos atrás. Ha recorrido las extensas llanuras de la vida pública, ha atravesado las cadenas montañosas que salían a su paso a través de oscuros túneles que pretendían hacernos creer que ya había desaparecido, se ha detenido como si fuera un cercanías en multitud de hogares, ha continuado hasta los ambientes laborales y de ocio para impregnarlos con el humo tóxico de su violencia… Nunca se ha detenido, y su trayecto es más fácil de reconocer por el dolor dejado a su paso, que por los hierros clavados sobre la tierra en forma de vías que marcan el territorio y amenazan con el siguiente convoy.

Sin embargo, la propia cultura que ha levantado puentes y horadado túneles para que no se detenga la violencia de género, es la misma que ha tratado de reducirla a determinadas circunstancias y contextos, como si fueran esos escenarios o esas estaciones las responsables de su existencia. De este modo, se ha vinculado la violencia de género a la pobreza, al nivel socio-cultural bajo, al desempleo, a la inmigración, al alcohol y las drogas, a la enfermedad mental… todas ellas estaciones situadas en los arrabales por los que nadie quiere transitar, para dejar libre de sospecha al resto de la sociedad.

La realidad no es esa. La violencia de género viaja a bordo de ese tren que la cultura machista ha cargado de golpes y argumentos para, de ese modo, llegar a cualquier rincón de la sociedad sin mayor dificultad. Da igual que el paisaje venga caracterizado por alguna de esas circunstancias, o que estas sean las contrarias, si el violento decide actuar lo hará con independencia de esos factores contextuales. Otra cosa muy diferente es cómo la propia sociedad juega con el ruido y los colores de fondo para camuflar la violencia según dónde ocurra y cómo suceda.

Ha sido la estrategia histórica del machismo, invisibilizarla para luego negarla, de manera que la propia sociedad crea que aquello que no se ve es porque no existe.

Y uno de los argumentos que históricamente se han utilizado ha sido presentar el verano como causa de la violencia machista. Y para ello han recurrido a algunas referencias objetivas que permitieran darle credibilidad al planteamiento.

Uno de los primeros autores que relacionó el clima con la delincuencia fue Cesare Lombrosso en el siglo XIX, dentro de la corriente del Positivismo Criminológico. A partir de sus teorías, la idea se ha ido manteniendo en el tiempo apoyada por la mayor concentración de fiestas y celebraciones donde se producen todo tipo de delitos. La combinación de los elementos relacionados con la concentración de personas, prolongación del tiempo de contacto, el ambiente festivo, el mayor consumo de bebidas alcohólicas, la nocturnidad… han sido factores que han justificado una mayor oportunidad para cometer determinados delitos, lo cual es comprensible dentro de las claves criminales. El problema es que muchos han tratado de reducir y presentar esos factores como causas exclusivas de esa criminalidad, dejando la voluntad y los objetivos de ciertos agresores y delincuentes en un segundo plano.

El interés en reducir la conducta humana a determinadas circunstancias, apartándola de la conciencia y de la voluntad de quien la lleva a cabo, sólo se justifica desde el punto de vista de una moral que busca cuestionar esas circunstancias y ocultar la responsabilidad de los autores, o de condenar a estos por "inmorales", no por criminales.

Este mes de agosto se han producido 9 homicidios de mujeres por violencia de género (9 femicidios), y muchos han tratado de recuperar el argumento circunstancial de tiempo para reducir la violencia contra las mujeres a determinados contextos, uno de ellos el verano. Se olvidan, por ejemplo, que en el mismo verano de 2013 se cometió un homicidio, número similar a lo ocurrido en agosto de 2012.

El análisis de una conducta criminal como la violencia de género debe ser más amplio. El último informe publicado del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer (2012) recoge la medida de homicidios cometidos cada mes desde 2003. Una media general de 5.6 femicidios al mes, pero que cuando observamos lo ocurrido en los meses de julio y agosto comprobamos cómo es ligeramente más alta, aunque no suponga una diferencia significativa respecto al resto de meses. Concretamente, en julio la media es de 7.0 femicidios, y en agosto de 6.2.

Seguir leyendo »

‘Regenerator’ Rajoy. ¿Un ataque de ética o de cosmética?

Viñeta de Daniel Rosell

Rajoy ha vuelto fuerte de su retiro veraniego. Sus caminatas merkelianas por Santiago de Compostela han renovado el fondo de armario de su argumentario.

Tres ideas clave: 1. La crisis se queda para los libros de historia.  2. Lo nuestro no es una recuperación. Lo nuestro es un milagro que se estudiará en las mejores escuelas de negocios del orbe. Y 3. El que se oponga a esta idea, que sepa que es un cenizo que merece la hoguera de los agoreros.

España no va bien. España está que se sale. Y ahora que España está que se sale, nuestro gran redentor de la Moncloa puede sacar la cabeza de los libros de contabilidad. Ahora que tenemos crédito, trabajemos contra el descrédito.

Seguir leyendo »

Vírgenes alcaldesas y la Macarena presidenta

La amenaza que se cierne sobre nosotros este curso es la reforma de la ley electoral para nombrar alcalde al que, sin ganar, alcance el 40 por ciento de votos. La medida, que impulsa el PP para frenar pactos de partidos hasta ahora pequeños que podrían acabar ¡al fin! con el podrido bipartidismo, es rechazada, por todas las demás formaciones, aunque por el PSOE con la boca pequeña. 

A ellos también les interesa. Por algo la llevaban en su programa ya en 1998. Pero ahora no necesitan manchar su imagen con un pacto con el PP con tan descarados fines electorales para que salga adelante. El Gobierno de Rajoy se ha declarado dispuesto a aprobarla sólo, con su mayoría absoluta. Los socialistas pueden nadar y guardar la ropa, criticar el oportunismo de la derecha y beneficiarse de sus consecuencias.

Y eso harán si nosotros, los ciudadanos, les dejamos. En nombre, para colmo, de la “regeneración democrática”. 

Seguir leyendo »

¿Regenera...qué?

Como los malos estudiantes, el PP está dispuesto a hacer todas las trampas posibles para superar los exámenes que se le avecinan en forma de elecciones municipales, autonómicas y generales. Consciente de que no ha reunido méritos para superar la prueba de las urnas, las huestes de Rajoy están dispuestas a mantenerse en el poder por lo civil o lo criminal, aunque para ello tengan que volver a hacer lo contrario de lo prometido, tergiversar la realidad o utilizar torticeramente su mayoría absoluta para modificar unilateralmente las reglas del juego con las que venimos jugando este partido desde 1978.

Este, sin duda, va a ser el curso de las trampas. El terror que provoca en Génova y Moncloa la posibilidad de perder buena parte de las alcaldías que ahora gobiernan con mayoría absoluta –Madrid, Valencia o Sevilla entre otras-, ha abierto la veda del todo vale. Las no demasiado sólidas convicciones democráticas de buena parte del PP se han impuesto al sentido común, en una ofensiva legislativa sin precedentes, que va a dejar tiritando las libertades de este país.

Como las cuentas no les salen, se sacan de la manga una reforma electoral que va a suponer un quebradero de cabeza para los profesores de matemáticas, ya que tendrán que explicar a los niños que cuarenta es más que treinta más treinta. Como sus “reformas” tienen a la función pública de uñas, maquinan una ley –probablemente inconstitucional-, para que los funcionarios no puedan manifestarse, sin arriesgarse a multas indecentes. Como los ciudadanos sólo tienen la calle para manifestar su indignación contra los atracos de este Gobierno, preparan una ley de seguridad ciudadana que nos retrotrae a la España de los cincuenta. Como los medios de comunicación no les parecen lo suficientemente dóciles –lo cual ya es para nota-, se inventan una ley de la que Goebbels estaría orgulloso, por la que podrán sancionar a aquellos que no publiquen lo que el Gobierno desee en situaciones de “emergencia”.

Seguir leyendo »