eldiario.es

9

Aquel verano del 36

El monolito a Primo de Rivera en Granada

Cuando Federico García Lorca declaró al diario El Sol, en enero de 1936, aquello de que en Granada "se agitaba la peor burguesía de España", no sabía que, en parte, estaba firmando su sentencia de muerte y en parte, profetizando lo que casi ochenta años después seguiría ocurriendo en su ciudad.

El pasado viernes, coincidiendo con el 78 aniversario del golpe de estado que sumió a este país en una cruenta guerra civil, dejó centenares de miles de muertos y 140.000 desparecidos, cuyos familiares siguen intentando saber dónde reposan sus restos, el presidente del PP y de la Diputación de Granada, Sebastián Pérez, declaraba a voz en cuello, que la Ley de Memoria Democrática que prepara la Junta de Andalucía nace del “odio, el rencor y el resentimiento y sólo pretende abrir heridas”.

Paralelamente, el Ayuntamiento de la capital sigue resistiéndose como gato panza arriba a cumplir la sentencia del TSJA, que hace tres meses le obligaba a retirar el monolito en homenaje a José Antonio Primo de Rivera –fundador de la Falange y uno de los principales instigadores del golpe-, que se alza en pleno corazón de la ciudad, por contravenir claramente la Ley de Memoria Histórica. Desde entonces, el Ayuntamiento no ha hecho otra cosa que "marear la perdiz" para dilatar esa retirada lo más posible, ante las repetidas exigencias de las asociaciones memorialistas para que se cumpla esa sentencia.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Todos contra todos

Prevaricación García tiene una emergencia social. La secretaria de estado del Malestar pide que la pobreza infantil no marque el debate político. "Pase lo que pase, te seguiré amando", escribe en la pared alguien que usa las cuerdas vocales para mostrar su absoluto rechazo a la palabrería reinante, el soniquete, la economía del lenguaje que de un tiempo a esta parte resulta más rentable aquí en Ibertrola. Veamos cómo se las gasta ahora el roñoso ministro de Hechos Consumados.

La imagen tomada por un tontoaficionado señala al susodicho como veraneante de conveniencia número 36, todos los días se abre el chiringuito de la corruptela blues con una noticia nueva que contar, un concejal de Humanismo en pleno renuncio, una contradicción severa, la guardia de asalto derribando al abominable hombre de las nieves, marqués de kelvinator, los muertos del aire acondicionado.

Cada mañana, un caso. Chanchullos fraternales en el tribunal de cuentas pendientes, llamadas perdidas en los cuartos traseros de esta sospechosa región del mundo criminal. Turbios asuntos en la plazoleta principal, rock and roll mohoso, la caracola del calor, la tiranía del debe y el haber. Los flamantes reyes viajan al norte de la dictadura africana que tanto pirriaba los deseos de luz del amante de los elefantes, el silencio occidental cubre de vergüenza el bombardeo masivo de Palestina, allá donde se cruzan los caminos de la infamia y la mala fama y el jodido parné que va de mano en mano. Sabes cómo te digo.

Dos papas, tres presidentas, dos reyes, millones de damnificados, sed de todo en el sur de la vida, y libertad de veto, libertad de voto, se vende, se alquila o lo que sea, mola mazo este interesante "todos contra todos", se rifan un par de hostias bien dadas en las alturas, disfrute de veinte minutos de vértigo gratis, no olvide cargar la pantalla, al loro con el parloteo constante de los expertos acerca del estilismo de la subcampeón de corazones. Más propaganda que asuntos sociales, sobran niños, sobran viejos, este siniestro monopolio ofrece al espectador varios finales posibles, así que atentos a la jugada, se admiten apuestas. Nadie brinda una disculpa, es tontería.



Al casino del dolor ingresa con aviesas intenciones una clase deleznable de personas azules de sangre fría y breves escrúpulos dispuesta a ejecutar el plan de transformación, eufemístico festival de reformas, abracadabra, dominó, la panacea del rico porvenir. De vecino a cliente. La muerte en directo del derecho recto, la maldita ley del silencio dependiente, la feria del personalismo y el gañote vil. Cruel melodía encadenada del cinismo público, la casta, con toa sus castas, y los verdugos privilegiados, los que tocan la campana en la agridulce hora de la selección natural. Este texto busca verbos irreconciliables.

En Cádiz, 43 % de paro, sin ir más lejos, la autoridad cesa a una cuarta parte de la plantilla de servicios sociales, recorta horarios de atención al necesitado, pelea sin sentido con la otra parte contratante, pepé versus pesoe, todos contra todos, la extrema urgencia del pretérito imperfecto olvida el futuro por nones, corren rumores de purgas, caza de brujas, limpieza de bajos fondos, sería menester que la tormenta de mañana pusiera en evidencia a los miembros de dudoso honor de los lobbys con piel de cordero que quitan el pescado del mundo. One more time.

Seguir leyendo »

Todos los niños españoles son iguales, pero algunos son más iguales que otros

Mato dice que el Gobierno hace "todos los esfuerzos" contra la pobreza infantil

Manda muchas narices que un Ministerio que en su título lleva el atributo de Igualdad presente un Plan contra la pobreza infantil como este. Para empezar, es una puta vergüenza, con perdón, que se destinen 16 millones de euros para combatir la pobreza infantil mientras que a los de la secta católica se les da mensualmente, aparte de otras prebendas, 13.266.216,12 euros (página 166). Más de 13 millones mensuales para los que defienden a capa y crucifijo la vida de un embrión y 16 millones para los niños que viven en nuestro país por debajo del umbral de la pobreza. En la buena dirección, dicen... Sí, pero en sentido contrario.

Pero es que no queda ahí la cosa, no. Los iluminados del Ministerio de Igualdad y otros perejiles, no tienen ni idea de cómo hacer un reparto homogéneo de la mísera limosna que van a dejar en este cepillo, tan píos ellos. Como son tan leídos y tan bien preparados han pensado en usar el indicador AROPE del 2012 para hacer tal reparto, pero sin tener en cuenta la distribución de la población en las distintas comunidades autónomas. Total, ¿para qué?

Fuente: Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales a partir de los datos del Ministerio de Sanidad.

Fuente: Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales a partir de los datos del Ministerio de Sanidad.

Seguir leyendo »

Los muertos del verano

No me gusta el verano o, precisando, no me gusta el verano en Sevilla. No soporto los 40 (y más) grados a la sombra, la bajada de tensión, el sudor, los humores y la propensión a ver muertos por todas partes: sí, como el niño de “El Sexto Sentido”, en ocasiones… veo muertos. Sobre todo en verano. 

Veo muertos, por ejemplo, cada vez que ponen en televisión las imágenes de un encierro de San Fermín. Sigo sin entender que, bien empezado ya el siglo XXI, nos congratulemos de que una de nuestras cartas de presentación ante el mundo sean unos callejones atestados de gente, por el que corre despavorida una manada de toros espoleada por decenas, cientos de mozos, cuyo único afán es provocar a los astados para que estos se cabreen e intentar acto seguido librarse de una merecida cornada. Ni le veo la gracia ni me da pena cuando un toro –ejerciendo de toro- arremete contra uno de esos mozos. Se lo ha buscado: pudo elegir entre correr o no correr. El toro, no.

Tampoco termino de comprender que los reporteros de estas animaladas (y casi que no me refiero al toro), retransmitan el acontecimiento como si de un partido de fútbol se tratase, intentando imprimirle al evento con sus palabras altisonantes una emoción que, al parecer, las imágenes por sí solas ya no son capaces de transmitir.

Seguir leyendo »

Que vienen, que vienen... los inexpertos del 15-M

Asamblea de Podemos en Telde

Un rumrum recorre las calles. Es un aviso, una advertencia: “Shh, shh, que vienen, que vienen, los inexpertos del 15-M”. Dos meses después de las europeas en que contra todo pronóstico Podemos logró cinco eurodiputados y el PPSOE fracasó frente a ellos, IU o UPYD que crecieron, se advierte la siembra de un temor: el de que en las municipales puedan alcanzar el poder nuevos partidos, grupos ciudadanos emergentes, “de inexpertos” (Guanyem Barcelona, Municipalia, movimientos municipalistas y este Podemos que tan bien suena hasta en entrevistas tan a la contra como ésta de Pepa Bueno a Pablo Iglesias.

Ahora que la llegada al Parlamento europeo de esos políticos no profesionales, nuevos, no tiene remedio, quienes antes subestimaron sus opciones cruzan los dedos para que no logren manejar los presupuestos de los Ayuntamientos y cambiar la realidad desde lo local. ¿No dijo Cospedal “si quieren hacer política que se presenten a elecciones”? Pues bien, 1.245.948 electores ya les han votado. Así que se recurre a nuevos mantras: “son demasiado utópicos”, “no están preparados” (Amén de bromas chuscas como que son filo-etarras, financiados por la coalición del mal iraní-bolivariana y quieren para la prensa una ley mordaza. ¡Ja! Qué ganas de carnaval. Como si eso lo sostuviera alguna palabra textual en vez de titulares inventados por la casta mediática).

El temor a la inexperiencia, no obstante, es compartido -creo- por cierta ciudadanía sana, escandalizada por la putrefacción del sistema monárquico bipartidista pero que no acaba de confiar en que los partidos pequeños sean real alternativa. Hablo incluso de electores que los votaron en las europeas porque sabían que no ganarían y ahora atienden las funestas profecías sobre los males que nos abatirán si no dejamos que nos cuide el PPSOE, ese matrimonio de padres responsables.

Seguir leyendo »

El PSOE en un bocadillo

Desde la caída y desintegración de Zapatero, el PSOE no para de filosofar sobre sí mismo.

La terapia de grupo a la que se lleva sometiendo al PSOE desde la muerte política del Bambi leonés lleva camino de hacerse crónica. Dos años después del congreso de Sevilla que Rubalcaba le birló a la profesora de Miami, Carme Chacón, por 22 papeletas, los socialistas siguen obcecados en parecerse al niño que le pregunta al padre en un anuncio: “Papá, ¿por qué somos del Atleti?”.

Cambien Atleti por PSOE y tendrán un cuadro claro de lo que llevan haciendo los herederos de Pablo Iglesias desde la caída, hundimiento y desintegración de Zapatero: filosofar sobre sí mismos mientras los demás invaden su terruño.    

El PSOE se ha encadenado al diván del psicoanalista enredándose en un debate sobre el ser y la esencia del socialismo democrático que se aleja unas cuantas galaxias de los problemas reales a los que se enfrentan los ciudadanos desde que suena la alarma del Smartphone en la mesita de noche.

Seguir leyendo »

Yo no soy racista, pero...

22 Comentarios

Tres detenidos de la familia de Estepa acusada de la oleada de robos

Julio de 1986. Martos (Jaén). Una multitud enfurecida asalta e incendia varias decenas de viviendas habitadas por familias gitanas en el barrio de El Cerro. Horas antes, un joven gitano había herido a un hombre de la localidad con una botella rota. La huida a tiempo de las familias desterradas, escondidas en los olivares, las salva de una tragedia mayor. Un par de años antes había pasado algo muy parecido en Torredonjimeno tras la muerte de un vecino, y cinco años después se repetiría en Mancha Real, donde la manifestación violenta, también con incendio incluído, es encabezada por el propio alcalde. Una semana después obtendría mayoría absoluta en las elecciones municipales, para luego ser condenado a un año de prisión menor. Cuando al cabo de unos meses las familias intentan regresar a sus casas, la ira no se ha calmado. Grupos organizados de madres boicotean a los niños gitanos en el colegio.

Hoy son los vecinos de Estepa los que, como hace más de 25 años en Torredonjimeno, Martos y Mancha Real, explican ante las cámaras que han actuado por desesperación, como respuesta a la indefensión que sufren ante los frecuentes robos y abusos de los que culpan a dos familias apodadas 'Los Chorizos'. Que no son racistas. Que al saquear e incendiar las viviendas de este clan gitano -con menores y ancianos entre ellos- no han hecho más que actuar en legítima defensa.

Alguno se ha apresurado ya a rebautizar a la población de la Sierra Sur sevillana como la nueva Fuenteovejuna: todos a una contra la injusticia. En un momento de creciente malestar social y de sensación de abandono de los poderes públicos, para muchos no es difícil sentir cierta simpatía, incluso identificación, hacia un grupo de ciudadanos que hartos de esperar soluciones que no llegan deciden actuar por su cuenta contra los culpables de sus angustias. Incluso con violencia. Pero esta visión algo heróica de lo sucedido está probablemente tan desenfocada como la de quienes, con el mismo trazo grueso, retratan a los estepeños como integrantes de una especie de ku-klux-klan andaluz, embarcados antorcha en mano en una cruzada contra el pueblo gitano.

Seguir leyendo »

Regenerator Rajoy

Rajoy cree que es prioritaria una "regeneración democrática" en España

No hay como verle las orejas (electorales) al lobo para desempolvar el traje de superhéroe, inscribirse en el gimnasio de la democracia y echarse al monte del electorado para convencer al personal; que el paréntesis de más de tres décadas de “si te he visto no me acuerdo”, referido al sufrido ciudadano, ha sido sólo un lapso, provocado por las fuerzas malignas que habitan más allá de Orión.

Ha sido sentarse delante de los resultados electorales del 25M y ver a Rajoy convertirse en  “Regenerator man”, el superhéroe de la regeneración democrática que para ser bien entendida, empieza por uno mismo, o sea, porque su partido no pierda dos de cada tres alcaldías cuando el año que viene le abandone la benéfica mayoría absoluta con la que viene disfrutando.

Que nadie crea que Regenerator Rajoy se ha convertido a las bondades de una democracia más plena y participativa. Si al persiguecristianos Saulo le abatió una luz cegadora camino de Damasco, a nuestro superhéroe le han derribado de su jaca cartujana los resultados electorales del pasado 25 de mayo y el convencimiento de que, de seguir por el camino tradicional, su futuro y el de su sanedrín pinta más negro que la conciencia de Gallardón.

Seguir leyendo »

La feria de las vanidades

La jueza Mercedes Alaya en la portada de la revista Vanity Fair

Mucho me temo que en Andalucía hemos entrado en bucle (dale Perico al torno, que decía mi abuela), ya que terminamos el curso como lo empezamos, hablando de la jueza Alaya y de los ERE, de UGT y sus chanchullos y de elecciones, asuntos todos ellos que tienen un denominador común, aparte del dinero que nos cuestan, que es la vanidad. Como dice el Eclesiastés 1.2, vanidad de vanidades, todo es vanidad.

Para empezar, la de la muy modosita jueza Alaya, que por fin se ha quitado el disfraz de perfecta virgen de alabastro que le puso la Brunete mediática y se ha desmelenado en la portada de ‘Vanity Fair’, en la que hace unas modestas declaraciones, por persona interpuesta, en las que asegura que ha sufrido mucho, que perseguir chorizos y rojos es muy cansino y que no merece la pena el ímprobo esfuerzo por unos miserables 3.500 euros al mes, limpios de polvo y paja, dicho sea con perdón.

Aparte de la inmensa pena que nos da a los millones de andaluces que sobrevivimos a salto de mata, mucho me alegra ver la cara humana de tan insigne mujer heroica, aunque no estoy de acuerdo en que eligiera una revista foránea para su presentación estelar, ya que hay cabeceras españolas más apropiadas para tal menester, como pueden ser ‘Jara y Sedal’, para los aficionados a la caza y la pesca, o ‘Vida Nueva’ y ‘Fuerza Nueva’, también dedicadas a la captura de inocentes truchitas y a despellejar a las bestias salvajes.

Seguir leyendo »

Robben, Robben

En esta apartada orilla hay más tontos útiles que listos torpes, que ya es decir, y crece la tabla de elementos sospechosos hasta el punto de que hay quien está a punto de establecer mecanismos para mandar a más de uno al mismo carajo. Están todos metidos. Todos queremos ser como ellos. Fútbol cruel. Vecinos molestos. Trepas en el aire. Observen la enfermedad en boga, el exhibicionismo voraz. Esta crisis va a resultar un éxito. La marca Expaña ya no marca ni de penalti injusto. Expaña es un país donde cabemos todos, salvo usted, que quiere acabar con nuestro chollo, dijo el mafioso oficial no sin antes pensar seriamente en cambiar las leyes de la gravedad. ¡Digo!

A vueltas con el dolor, la culpa y el arrepentimiento, dimiten en masa los historiadores de mañana. Un país encanallado enfila la recta final de su huida hacia adelante. Mientras tanto, aplican curas de humildad en el Mundial de la Desigualdad. Alguien cuelga un cartel: "Liberté, egalité, beyoncé". Suena una bella melodía jevi, los viejos melenudos siguen marcando paqué en el palacio de congré.

La gente cambia de contraseña por si las moscas, el ultramarinos de la esquina ya no fía, el vecino de abajo engorda su producto interior bestia con papafritas Santa Ana, encaja goles tontos, soporta las arbitrariedades del trencilla de turno, se come las injusticias a caraperro y busca excusas. Como el baranda de los empresarios, que echa la culpa a las amas de casa, o el señor Ánsar, que propugna matarnos de hambre directamente.

A nosotros, que no somos rentables, nadie nos quiere privatizar. Los hijos de papá gobierno chocan borrachos, los socavones de la calle piden socorro, no hay presupuesto, cuatro reyes tiene la baraja. Se venden, o a unas malas se alquilan, varios raseros de medir en este mercadillo tirano de mirada turbia. El señor Trampas pone piedras en el camino, todo el mundo sabe que su destino es rodar y rodar, robar y robar. Robben, Robben, maldito extremo naranja. La patria de la cartera y la ambición trata de vencer dividiendo, lo mismo que pierde dividendos, juegan con nuestras pensiones en el casino europeo, canta la retaguardia en el sur del mundo, cantan por fandangos los defensas de Camerún de la Isla.

Seguir leyendo »