eldiario.es

9

Insomnio

Imposible dormir esta noche de julio. En Sevilla, las mínimas de 23-24 grados son odiosas, pero la razón es otra: me quita el sueño Grecia. Igual que mi amiga Alicia, en Texas, se desvela asustada por vivir sobre una bolsa de gas que el fracking taladra, causando terremotos. Así, siento temblar el suelo.

¡Nadie como nosotros sabe lo difícil que es que un Syriza gane al bipartidismo! Si Podemos venciera en noviembre o, como pasó a los de Tsipras, necesitara un segundo intento para asaltar los cielos, si en los cuatro años siguientes se orillaran los egos y se lograra la coalición de izquierdas (Podemos, Ganemos, Ahora en Común, Mareas, IU, Equo, Compromis...); si ¡en 2019! se desbancara al PPSOE; si hubiera Gobierno con Pablo Iglesias de presidente y de ministros Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Torres y/o Vicenç Navarro, Ada Colau, Mónica Oltra o Alberto Garzón...

Si todo eso pasara y, en vez de frenar el austericidio, se agudizara por represalia de la UE, FMI, Banco Mundial, los mercados; si el Ejecutivo convocara un referéndum -¡en 2020!- y los españoles, pese al chantaje, dijéramos "¡Adelante! ¡Negaos a pagar la injusta deuda! ¡No entreguéis la bolsa porque es también la vida!". Y, a pesar de la épica -no literaria, ni cinematográfica, sangrante- de quienes, con suerte, sólo pueden sacar 40 € diarios, viéramos al ilusionante gobierno impotente, y nosotros con él... Entonces, ¿qué?

Demoledor. El ejemplo griego arranca la venda y nos obliga a ver la democracia, no ya en pelotas, sino como un fantasma que se evapora. Asusta verbalizarlo porque aún hay gran diferencia entre esta realidad miserable y los tanques en la calle. Pero no puedo soportar la cadavérica, putrefacta cara del sistema. Medios y redes sociales hieden al desengaño de quienes confiábamos en el respeto a las urnas. Ahora, ¿en qué creemos?

Angela Merkel espeta a una adolescente palestina, solicitante del estatus de refugiada que "Alemania no puede acoger a todos. La política es dura". Como su gesto. La canciller sí tiene clara su fe de conversa ultra-capitalista tras su pasado en la comunista RDA. La Europa que desea -destructora, ¡según Helmut Kohl! de la que construíamos hasta ahora- no asume responsabilidad por las tragedias que provoca. ¿Dónde/cuándo arranca el problema entre Israel y Palestina? ¿Nada tienen que ver Alemania, Europa, Occidente en él? ¿Ni en el subdesarrollo africano? ¿Ni en las actuales guerras de Oriente Medio?



Quizá no sea Merkel, sino China quien diseñe el orden que se nos impone, como apunta la experta Mar Llera. Pero en este flanco del mundo ella es quien actúa como eficaz portera de la discoteca. Con asombroso respaldo de sus ciudadanos -a derecha e izquierda-. Reservado el derecho de admisión... al pan y la libertad. Los africanos que no entren, los mediterráneos que salgan. Somos un estorbo para su progreso. ¿Qué queréis que hagamos, hermanos? ¿Que nos desvanezcamos?

"No nos entreguemos, no nos entreguemos", susurra al alba el tren que arrastra al sueño.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha