eldiario.es

9
Menú

Andalucía Andalucía

El Partido Andalucista se va, el andalucismo no

El PA ha acabado, es verdad, pero no el andalucismo y los que están y quieren seguir, tienen todo el derecho,  hasta la obligación, de prestarse, desde la humildad señalada, a la consecución de ese objetivo superior.

- PUBLICIDAD -
Ruiz asegura que el PA no volverá a presentarse a unas elecciones y niega contactos con Ciudadanos

Antonio Jesús Ruiz, actual líder del PA

De repente, crece la atención sobre el PA. Se podría decir que hace años que no había tanta y no nos equivocaríamos. Pero, ¿qué nuevo error ha cometido? ¿Se ha aliado con alguien, ha formado o apoyado un gobierno que no guste a la ortodoxia pactista? Nada de eso. Sería lo normal. Sus "errores" siempre han sido el deleite de periodistas y prohombres, esos que hoy saludan, propugnan, bendicen o maldicen todo tipo de pactos. Es que se anuncia su funeral, y nada más andaluz que dar un pésame y hablar de los muertos.

El desencadenante ha sido la declaración prudente, responsable y valiente de su secretario general, Antonio Jesús Ruiz. El PA ha dicho que no se presentará con sus siglas a unas elecciones. Sus palabras tienen  un alto sentido de generosidad y la gallardía de reconocer muchas cosas: el PA ya no representa a la mayoría de los andalucistas, no los lidera, es más, no es el andalucismo; quizá, si lo deciden en su Congreso, tan sólo sea una parte humilde que se integre en un movimiento superior en el que puedan converger todos los andalucistas.

El PA se va, pero no desaparece, no deja desamparada la todavía importante presencia institucional que tiene. Quizá, hasta cambie sus pretenciosas siglas, pero está dispuesto a seguir peleando por Andalucía, una vez concluya su rito de purificación, o de suelta de lastres, como elegantemente ha descrito la difícil situación de su formación su secretario  general. Un gran gesto. No todos piensan así. La vieja guardia  quiere directamente su disolución y no solo eso, dejar atado y bien atado el futuro: que nadie  mueva un dedo para intentar que el andalucismo siga vivo. Marca de la casa. Como el funeral del gran maharajá, incinerado en pira funeraria con sus esposas, concubinas, sirvientes, esclavos, oficiales, caballos y hasta el perro. Una versión hindú del "la maté porque era mía".

El PA ha acabado, es verdad, pero no el andalucismo y los que están y quieren seguir, tienen todo el derecho,  hasta la obligación,  de prestarse, desde la humildad señalada, a la consecución de ese objetivo superior. Hay sitio para el andalucismo, que no es lo mismo que para  el PA. Ni siquiera los nuevos partidos emergentes ha podido llenar ese hueco. Adolecen de los mismos defectos de los partidos viejos: su extraordinaria dependencia de las decisiones de sus mayores de Madrid. Tanto en los nuevos como en los viejos no se mueve un varal sin que desde fuera de Andalucía se  autorice; y es esa dependencia, y la complacencia en ella, el principal vector de los problemas endémicos que padece Andalucía y la mayor traición a su autogobierno.

El camino está marcado. El andalucismo no está en los partidos jacobinos y centralistas, los que a las primeras de cambio practican el españolismo, y usan a los andaluces como ariete. Tampoco está en la derecha que siempre ha sumido a los andaluces en la miseria y postración. El andalucismo siempre  estará en el progreso, en la lucha  contra la desigualdad,  económica ,  social,  de género y contra la corrupción. La corrupción que no sólo es la del dinero, sino la peor, la de las instituciones, incluida la de la Justicia que ya señaló y lamentó  Blas Infante en su mejor obra, El Complot de Tablada y el estado libre de Andalucía. Andalucía Libre sigue teniendo sentido, desde la responsabilidad de autogobernarnos, romper y abandonar la dependencia política, económica, financiera y cultural, integrados por sí, con los demás pueblos, en plano de igualdad.

El fracaso de PA no es el fin del andalucismo, es el fin de una manera de entenderlo. Dar un paso atrás para abrir es la gran contribución de los militantes que han tenido la voluntad de continuar pero que, al final, caen abatidos por la evidencia electoral, fruto de una visión mínima, jibarizada del andalucismo, sumido en un plan lampedusiano de ir cambiándolo todo para que todo siguiera igual. El pueblo andaluz no ha confiado en el PA pero no porque no piense que no necesita una formación política propia sino porque no ha creído en esta herramienta.

En estos momentos en que de nuevo se pretende un nuevo reparto del poder en el Estado, cuando algunos tan solo prometen un federalismo débil o de baja intensidad, el andalucismo tiene que estar presente para no  permitir  que Andalucía sea postergada como lo fue en la Constitución de 1978. Los que creen que Andalucía debe mandar y no obedecer, los que creen que a la desigualdad de las personas se acumula la de los territorios, los que quieren estar al lado de los más débiles frente a los corruptos, los depredadores del medio ambiente y de la riqueza de todos, tienen la obligación de caminar juntos por Andalucía, aceptar el compromiso, y en ese nuevo empeño, el nuevo PA, sea como ellos quieran que sea, debe tener un sitio.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha