eldiario.es

9

Andalucía Andalucía

Presidenta encargada

La prensa más fogosa y destacados líderes de la derecha se han apresurado a reconocer a Inés Arrimadas como presidenta encargada de la nueva Ciudadanos

Arrimadas agrava la guerra con los críticos | Igea y los críticos de Ciudadanos desvelan las 10 enmiendas que presentarán a la Ponencia de Estatutos

25 Comentarios

Arrimadas pide a Sánchez "romper" con Torra y aceptar su inhabilitación

Inés Arrimadas, líder nacional de Ciudadanos. EFE

Apenas se ha sabido el posible adelanto electoral en Cataluña, los sondeos cantan el gorigori a la formación de origen catalán, Ciudadanos. No es que se vaticine un descenso de expectativas, es que se prevé un batacazo importante. Tendrá algo que ver su desquiciante e inútil oposición basada en montar pollos parlamentarios, tal vez se valore negativamente la huida a Madrid de su lideresa, tras su líder, -ahora también huido-, o quizá afecte la continuidad de los usos cesaristas de los sucesores de Albert Rivera.

Las previsiones en otros territorios en donde habrá elecciones, según el calendario, Euskadi y Galicia, son igualmente malas, aunque no haya altura para caerse por su irrelevancia: o inexistentes o muy minoritarios. Las encuestas para toda España después de la formación de gobierno no hacen sino certificar el deterioro y la cercanía a la insignificancia de la grey ciudadana. Para colmo, las alianzas sostenidas por la extrema derecha en Andalucía, Madrid o Murcia no dejan de ser un testigo permanente pero no mudo de la nula credibilidad de las declaraciones publicadas de moderación, constitucionalismo y liberalismo progresista.

Con estos entornos previsibles y la dura realidad de su irrelevancia, en plena situación de interinidad en la dirección de la formación, su portavoz en el Parlamento de España ha sugerido una alianza electoral con el Partido Popular en los próximos comicios en Galicia, Euskadi y Catalunya.

Ya es dudoso en sí que los difuntos sumen pero, en todo caso, estando de momento en cuidados paliativos, no deja de ser un error de principiantes o de gente muy nerviosa afirmar con tanto adelanto una posibilidad que huele a pánico orgánico y electoral.

Los gritos y lamentos de la oposición crítica a los restos del riverismo no se han hecho esperar. No parece que esa sea una propuesta que ayude a que se visibilice un Ciudadanos liberal progresista, por mucho que se haya excluido de la promesa de matrimonio a la marca ultraderechista Vox. Ni siquiera calzándose de nuevo las vestimentas de constitucionalistas, palabra que están dejando sin contenido, vulgarizándola a niveles partidistas, haciéndola vulnerable, a la intemperie, por sus constantes expresiones y acciones anticonstitucionalistas.

Alberto Núñez Feijóo ya ha dado muestras públicas de la insignificancia gallega de una alianza tal; Francisco Igea, líder crítico,  señala en Barcelona su alarma por la pérdida de identidad de Ciutadans en Catalunya y de sus orígenes socialdemócratas por doquier; en el País Vasco, tan solo se sonríen.

La falta de credibilidad de la propuesta de Arrimadas acusa su perfil peor al excluir de la idea a la extrema derecha. Las únicas vidas que tiene Ciudadanos son las institucionales, en Comunidades Autónomas o municipios y en ninguna de ellas se puede desprender de la extrema derecha para su virtualidad . No hay vida sin Vox para Ciudadanos. No cuela. Tampoco es que parezca que la militancia , a pesar de su defensa por Igea, sea en la formación riverista algo más que una formalidad exigida por la ley de partidos.

En el colmo del cesarismo, implícito en el gen fundacional , Inés Arrimadas se ha dirigido al pueblo conservador, en funciones, constituida, como suele ocurrir en estos casos, en máxima autoridad, de una gestora o algo así.

Sin embargo, no todo han sido quejas orgánicas ni estupefacción politóloga. La prensa más fogosa y destacados líderes de la derecha convocada, Cayetana Álvarez de Toledo, entre otras, se han apresurado a reconocer a Inés Arrimadas como presidenta encargada de la nueva Ciudadanos, dando validez al noviazgo,incluso antes de que se hayan elegido sus representantes democráticos.

A la derecha le gusta mucho eso de los encargados aunque, siguiendo el diccionario de la RAE, para que haya encargada tiene que haber quien encargue. En este caso, no consta quién ha realizado en encargo a la presidenta encargada Inés Arrimadas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha