eldiario.es

9

Andalucía Andalucía

¡Han dicho pene!

El juez ha impuesto, cautelarmente, la inmovilización del vehículo.

EFE

Siento llevar la contraria a la mayoría de mis conciudadanos que han puesto el grito en el cielo (más chistes que gritos, también es verdad) a cuenta del autobús de la organización ultra tolerante (con sus propios demonios), ¡Hazte oír!, que ha tenido la bendita ocurrencia de sacar a la calle el autobús con la campaña contra los niños y niñas transgénero. El mensaje ha servido, sobre todo, para poner de actualidad un drama del que no se hablaba. No era yo consciente del sufrimiento de las personitas que nacieron en cuerpo equivocado y que en su búsqueda de la felicidad se topan con el desprecio y la incomprensión de la sociedad. Agradezco sinceramente que ¡Hazte Oír! me haya hecho escuchar lo que esas criaturitas tenían que decirme para así poder darles un poco de cariño y que tengan fuerza para seguir peleando por sus derechos, que en el fondo también son los nuestros.

Además, la campaña del autobús vociferante me ha complacido por la evolución manifiesta que han sufrido estos pitecántropos erectus, que ya empiezan a parecerse al homo sapiens del siglo XIX, ya que se han puesto a escribir palabras, que son incompatibles con las hogueras de los autos de fe y los potros de tortura donde, no ha mucho, acababan todos aquellos que se oponían a su benéfica religión y pudorosas costumbres.

Sin ir más lejos, en los años 70, los papás (presuntos) de estos pequeños torquemadas redactaron una ley llamada de Peligrosidad Social en la que se castigaba, entre otras cosas, la homosexualidad y la mendicidad, gravísimos delitos que te hacían beneficiario de una buena mano de hostias en comisaría. No te quiero contar si además de pobre eras mariquita. Un avance con respecto a la anterior ley que regulaba la materia, llamada de Vagos y Maleantes, promulgada por la II República y que fue ampliada por Franco para incluir a los homosexuales. En virtud de esta norma, muchos españoles de la acera de enfrente (enfrente, según desde donde mires) acabaron en los campos de trabajo o ante el pelotón de fusilamiento. Ahí está el caso de Lorca, al que lo último que le hicieron oír fue "rojo maricón".

Como ven, lo del autocar es un avance espectacular, que se redondea con la explicación de que lo suyo no es propaganda transfóbica, sino ciencia, que decir que "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Si naces hombre, eres hombre. Si naces mujer seguirás siéndolo. Que no te engañen" no es más que Biología. Un poco más y son capaces de reconocer que el hombre viene del mono (y que nos perdone el mono) y no de un pegote de barro recogido de un albañal o de una costilla flotante del arzobispo de Calahorra.

Y no queda aquí la cosa, que el propio lenguaje también ha evolucionado, que donde los curas y monjas decían "pilila" y "cosita", ellos hablan de "pene" y "vulva". Señor, Señor, que vocabulario tan soez. Sólo les falta decir "paja" en vez de tocamientos impuros con ánimo libidinoso.

Con dos romanones

Lo curioso del caso es que a algunos directores espirituales de estos beatísimos y rectísimos hombres les da igual que sea niño o niña, que hay curas que no hacen distingos cuando se trata de cubrir de amor (cristiano) a nuestros infantes, como se está demostrando en el juicio al club de los ‘romanones’ que se celebra estos días en Granada. Y es que hay curas que van a pelo y a pluma, que en tiempos de penuria y de guerra, piensan, cualquier cavidad es trinchera. De todos estos niños esparcidos por España, los de 'Hazte oír' hacen oídos sordos.

[Punto y aparte para disentir de la santa indignación que he detectado en el partido autodenominado Podemos, que ha pedido que se prive de la condición de asociación de utilidad pública a 'Hazte oír' y deje de beneficiarse de subvenciones y exenciones fiscales. Está bien eso de rasgarse las vestiduras (aunque la verdad, a ellos no se les nota), pero mejor hubiera sido que no hubieran rechazado a Pedro Sánchez propiciando que el PP siguiera al frente del Gobierno. En este momento los energúmenos estarían pidiendo limosna y se les podría aplicar la Ley de Peligrosidad Social].

En conclusión, dado el éxito de la campaña, les rogaría que hicieran otra defendiendo la brecha salarial que sufren las mujeres, por ejemplo, que a lo mejor consiguen que el país se ponga a pensar en tamaño despropósito. Eso sí, les aconsejaría que en vez de hacerse oír se lo hicieran mirar por un especialista, por ejemplo un proctólogo, aunque soy pesimista y no creo que mejoren, ya que aunque llevan razón en que si naces persona eres persona siempre, también es verdad que si naces cochinillo, mueres marrano.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha