eldiario.es

9

La suprimida Escuela TIC 2.0: El lamento de nuestros estudiantes empieza ahora

A principios de este curso 2012/13, la Junta de Andalucía decidió suprimir los ordenadores gratuitos para los alumnos de quinto curso de primaria de las escuelas públicas y concertadas andaluzas. Es cierto que se ha tratado de paliarlo parcialmente distribuyendo portátiles (un tercio) directamente a los colegios en vez de a los alumnos, pero no es ni de lejos lo mismo. De hecho, no tiene nada que ver con el programa del año anterior. No entraré en las razones concretas que han llevado a tan dolorosa decisión, estoy seguro de que no se trata de un hecho caprichoso. Pero sí quiero valorar sus consecuencias en nuestra ya de por sí maltratada (a nivel educativo) juventud.

Los sistemas educativos que tenemos vienen evolucionando desde el siglo XIX. Hoy lo que realmente necesitan es una revolución más que una evolución. En la cambiante sociedad que vivimos no tenemos ni idea de lo que ocurrirá en los próximos cinco años. De hecho estamos preparando a jóvenes para desempeñar oficios que todavía no se han inventado. Pensemos, por ejemplo, que lo que hoy estudia cualquier ingeniero el primer año de carrera, estará obsoleto en un 80% en el momento de terminarla.

¿Qué les queda a nuestros estudiantes? La creatividad, la capacidad de inventar nuevas cosas, y la capacidad de poder desenvolverse por sí mismos en una sociedad cuya única constante es el cambio. En otros sistemas educativos, mucho más avanzados que el nuestro, se considera la creatividad tan importante como la alfabetización. El problema con nuestro sistema educativo actual es que su diseño hace que la creatividad se vaya anulando conforme se avanza.

A día de hoy, la mayor puerta a la creatividad y a la autosuficiencia que tenían nuestros escolares era la escuela TIC 2.0, probablemente sin que ellos fueran conscientes de que así era. El poseer un simple ordenador portátil de baja capacidad abre la puerta a un universo de posibilidades, cultura, formas de pensar diferentes, emprendiduría, originalidad, formación… Algo imposible de acometer con ninguna otra herramienta, claustro de profesores y/o asignaturas, por preparados y bien planificados que estuvieran.

¿Por qué ha habido que suprimirlos? ¿No había otra partida presupuestaria? El lamento de nuestros escolares no va a ser mediático. No veremos basura acumulada en las calles, ni caminatas de días. Su lamento se cocinará a fuego lento, puede que durante años. Al final, sólo veremos sus consecuencias y no seremos capaces de explicar los motivos. Pues bien los motivos empiezan aquí. Suprimir la tecnología y la creatividad en las escuelas producirá males irreversibles en el tiempo, y diferenciará aún más a los niños que puedan tener ordenadores porque sus padres se los pueden proporcionar de los que no.

Como decía Ken Robinson, todos los días nuestros hijos extienden sus sueños bajo nuestros pies, si no pisamos suavemente los romperemos sin que ni siquiera ellos lo sepan. ¿Hemos pisado correctamente esta vez?

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha