eldiario.es

9

Andalucía Andalucía

El pedo nacional

Este país es pedorro dialécticamente hablando, lo estamos viendo estas semanas con la emanaciones ventosas de la reacción cortesana contra la posibilidad de un gobierno de coalición progresista

45 Comentarios

El PSC ratifica por unanimidad a Miquel Iceta como líder del partido

El recién reelegido líder del PSC, Miquel Iceta.

La investigación se ha desarrollado más rápido de lo esperado. A pesar de que en el mejor estilo de 'El Irlandés' no ha habido delaciones, fuentes dignas de toda solvencia aseguran desde ayer la autoría de Arcadi Espada, sin resquicios para la duda, en el Incidente Alsina. La verdad es que el país necesitaba certidumbre, no podía estar más en la rumorología cortesana, en el sinvivir del anonimato de un pedo tan viral que probablemente incluso vicie el próximo EGM.

Sin embargo, aclarada la autoría no se despeja la intencionalidad. Fuentes de la investigación sospechan que se trató de un fallo de previsión, un escape, pero queda  en el aire si se trató de un pronunciamiento político en este caso; ello, teniendo en cuenta que el incidente ocurre en plena entrevista a Manuela Carmena –no cabe el delito de falta de respeto porque ya no es autoridad pública–, por la que no había mostrado simpatías sino más bien lo contrario. Un pronunciamiento ventoso pero emanación de opinión en todo caso. Quizá un resquemor enconado por aquella Cabalgata de Reyes sin perdón que tanto trastornó al Madrid bien.

La historia de España está plagada de manifestaciones políticas de este tenor. Por no alargarme –siempre pueden acudir al boletín de sesiones de Congreso y Senado–, me referiré brevemente a otro episodio ventoso. El autor, valiente y gallardo reconociendo su autoría desde el primer momento, fue el senador real Camilo José Cela. A pesar de ser depositario de tan augusto nombramiento borbónico, se pronunció de esa guisa contra el independentismo catalán y republicano con un reproche sonoro en la persona de Lluís María Xirinachs.

No crean que esta manera tan hispánica de mostrar discrepancias es propia en exclusiva de la derecha; siendo un zagalón fui desalojado con otros niños del cine  Alcázar de Sevilla. Era el estreno de 'El Primer Cuartel', una gesta patriótica de antaño. En el momento fundacional de la Guardia Civil sonó un estruendo, no se supo si orgánico o artefacto, con dedicatoria: "pa la Guardia Civil". Se encendieron las luces y fuimos abruptamente expulsados, mientras eran detenidos todos aquellos con pinta de desafectos críticos con el régimen.

La verdad es que este país es pedorro dialécticamente hablando, lo estamos viendo estas semanas con la emanaciones ventosas de la reacción cortesana contra la posibilidad de un gobierno de coalición progresista.

Pero la noticia estrella es que, por fin, sabemos quién es el autor del Incidente  Alsina; otra buena es que sabemos que, también por fin, el PSOE reconoce que España es una nación de naciones y que toca articular las dichas naciones y su pluralidad en torno a un modelo federal, como el que funciona con éxito, un poner, en EEUU y la república alemana.

No todo el mundo expresa en España sus opiniones políticas profundas a pedo limpio. Baltasar Gracián expresaba las suyas sobre la forma de España, sin efectos sonoros, sosteniendo que en la manera de articulación del Estado debían convivir la nación española con el reconocimiento de naciones con idiosincracias diferenciadas. El sabio aragonés no dudaba en definir a España como nación de naciones, y estamos en el siglo XVII. Por desgracia, fue más considerado en países menos pedorros que el que nos ocupa.

Claro que todos los aragoneses no piensan ni emanan dialécticamente igual. Es el caso de Javier Lambán: coincide, con otras maneras, con Emiliano Garcia-Page, para no dejar por embustero a Gracián con lo de las idiosincracias territoriales españolas. Un socialista me dijo una vez que una de las cosas que más temían en los órganos centrales de Madrid es el periodo de berrea en el que los barones se manifiestan con maneras idiosincráticas abruptas, como lo son los pedos patrios.

Ante tamaña sinfonía de emanaciones patrióticas en forma de pedo o cagadas, Pedro Sánchez lo tiene difícil. La primera medida debería ser abrir las ventanas, orear el país y sus naciones, poner a dieta a sus pedorros –con el buen aceite de oliva que tenemos tanto en Aragón como en La Mancha–. Una posibilidad es que, después de sentirse presidente, responda con una tremenda pedorreta.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha