Andalucía Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
La cuarta ola evoluciona con grandes diferencias entre comunidades autónomas
¿Quién tiene una casa en España? La brecha entre propietarios e inquilinos
Opinión – Lo de Madrid, por Antón Losada

Sobre este blog

En Abierto es un espacio para voces universitarias, políticas, asociativas, ciudadanas, cooperativas... Un espacio para el debate, para la argumentación y para la reflexión. Porque en tiempos de cambios es necesario estar atento y escuchar. Y lo queremos hacer con el "micrófono" en abierto.

Andalucía: qué es lo urgente...y qué es lo importante

Agroalimentación

1

Todos los equipos directivos, gobiernos incluidos, a la hora de tomar decisiones se enfrentan al mismo dilema entre lo urgente y lo importante. Cuando hablamos de política lo urgente se reduce a controlar la actualidad, esquivar las operaciones de desestabilización de la oposición y a gestionar las situaciones o crisis sobrevenidas; lo urgente se convierte en lo cotidiano. A lo importante se le suele dedicar menos tiempo, incluso se procrastina con ello: se trata de proyectos políticos de largo recorrido, que requieren de reflexión e impulso, necesitan fuerza, consensos y recursos, y normalmente exigen más de 30 minutos sin distracciones.

En este momento lo urgente y lo importante convergen, ya no hay dilema que valga: o aceptamos la situación y tomamos decisiones con valentía, o el golpe será letal en el corto y en el largo plazo.

Tan urgente como importante es mantener a salvo nuestras vidas, y tan importante como urgente es tener un proyecto político que nos permita pagar la factura durante los próximos 20 años. Ni una cosa ni otra pueden esperar a mañana. En mi opinión son los dos principales retos a los que se enfrenta Andalucía y hay que hacerlos compatibles.

Sobre el reto de superar la pandemia me detendré poco; mis conocimientos sanitarios se acaban en el ibuprofeno. Pero veo una oportunidad que va de la mano del segundo, del proyecto político andaluz, y se trata de la educación: si reducimos las aulas a 15 personas, no solo garantizamos la seguridad del alumnado, el profesorado y las familias, sino que en 10 años habremos cambiado Andalucía. Es posible que lo primero que se le haya venido a la cabeza sea la misma pregunta que a mí ¿eso cómo se paga?

En Andalucía con una población de 8,5 millones de habitantes y una extensión de 87.000 km2 tiene, junto a Extremadura, el PIB per cápita más bajo del país: 18.557€. Somos los pobres de España y dejar de serlo debería ser nuestro otro gran reto porque, permítame que insista, la factura habrá que pagarla.

Definir objetivos y diseñar una estrategia

Si nos preguntasen como andaluces qué queremos ser de mayores, cuál es nuestra estrategia de desarrollo, yo no veo un planteamiento claro. Echo de menos un proyecto político que defina a qué lugar de la cadena de valor queremos pertenecer (producción, transformación, distribución y comercialización) y en qué sectores la queremos liderar. El turismo y la agricultura son nuestros principales sectores estratégicos, pero ¿cuál es nuestra posición en dicha cadena?

Andalucía no es una empresa, pero a la hora de generar riqueza para la región más nos vale pensar en esa clave ¿Cómo vamos a generar riqueza? ¿Vamos a continuar basando nuestra fuente de ingresos en vender cervezas a 1,5 € y noches de hotel, o vamos a ofrecer un producto especializado que genere verdadero valor económico?

Lo que quiero decir es que nuestro modelo de turismo, por ejemplo, está en la cola de la cadena. Mientras nosotros nos dedicamos a la prestación del servicio, con todo el trabajo que eso implica sobre todo en infraestructuras y mano de obra, en Ámsterdam es donde sacan la rentabilidad económica, y no solo del turismo andaluz sino del turismo mundial. Cuando un hotel de Tarifa vende una habitación por Booking, en Holanda se hace caja, un 15%. Y no me parece mal, ellos han apostado por liderar la comercialización del turismo a nivel internacional y nosotros no. Para avanzar en el turismo como sector económico necesitamos evolucionar desde la capacidad de recepción hasta la capacidad de influencia en los grandes canales de emisión on line y touroperadores.

La producción agraria, ganadera y pesquera vienen necesitando de ayudas públicas para su supervivencia y el mantenimiento de la población en los entornos más rurales. La alimentación económicamente y geopolíticamente es uno de los sectores estratégicos; controlar la cadena de valor nos colocaría en una posición internacional más poderosa.

El mundo necesita más alimentos y Andalucía con terreno, condiciones climáticas, universidades e institutos de investigación y tradición agrícola, ganadera y pesquera podría dar respuesta internacional exportando productos e ideas.

Lo vemos en el aceite de oliva, la naranja o en la producción de berries onubenses. De nuevo somos el eslabón de la cadena que produce menos valor. Aquí producimos con semillas que nos vienen impuestas, con procesos que nos determinan otros países y vendemos al precio que nos indican. Eso nos coloca como potencia productora con una mano de obra de bajo coste que no nos permite participar de los beneficios económicos del sistema de alimentación.

Esto ya lo pensó alguien antes, de ahí la existencia del CeIA3 de Córdoba, pero la apuesta no ha sido lo suficientemente contundente como para dotarlo de la financiación necesaria. En Andalucía y desde Andalucía se podrían resolver problemas de alimentación mundiales: investigación de las mejores semillas, sistemas de producción inteligentes, explotación intensiva de cultivos altamente rentables, sistemas de distribución y comercialización justos para productores, distribuidores, comercializadores y clientes finales.

El mundo necesita más alimentos y Andalucía con terreno, condiciones climáticas, universidades e institutos de investigación y con una tradición agrícola, ganadera y pesquera podría dar una respuesta internacional liderando un sector estratégico, exportando productos e ideas.

Esto es una decisión política. Es una apuesta, es definir un objetivo y una estrategia para conseguirlo, es marcar un rumbo que implica la evolución de otros muchos vectores como la eficiencia en el uso del agua, la digitalización de las empresas, la transformación energética, la ciencia, la investigación y la universidad, la conciliación, la igualdad, la educación…

Se trata de tener aspiración política más allá del poder, afán por superarnos, sed de posicionamiento y ambición para crecer.

Ya conocemos el dictamen de la Comisión para la Reconstrucción y el plan de la Junta “Andalucía en Marcha”, principalmente inversiones en sanidad, educación e infraestructuras, un Plan E con algo más de gracia, que no está mal pero ¿sabemos hacia dónde vamos? 

Sobre este blog

En Abierto es un espacio para voces universitarias, políticas, asociativas, ciudadanas, cooperativas... Un espacio para el debate, para la argumentación y para la reflexión. Porque en tiempos de cambios es necesario estar atento y escuchar. Y lo queremos hacer con el "micrófono" en abierto.

Etiquetas
Publicado el
7 de octubre de 2020 - 20:55 h

Descubre nuestras apps

stats