eldiario.es

9

Necesidad y urgencia de una revolución jurídica en materia de vivienda

La crisis no se ha ido. La llevamos en los pies de los que se fueron y en la espalda de los que se quedaron. Como siempre, los más débiles y los que más hemos perdido. Algunos la vivienda. Otros, el empleo. La mayoría, el aire para llegar a fin de mes. Incluida la esperanza. Pero es imposible recuperarla sin un lugar digno donde vivir y algo que llevarte a la boca. De ahí que la crisis habitacional sea una de las cuestiones más necesarias y urgentes que deban acometerse, sea cual fuere la ideología de quien nos gobierne.

El evidente fracaso del modelo especulativo obsesionado en la construcción y la mala praxis hipotecaria, culpables de generar millones de casas vacías en manos de entidades financieras y a la vez de un insuficiente parque público de vivienda social, unido a la burbuja del alquiler generada por la turistificación de nuestros pueblos y ciudades, nos obliga a considerar un cambio de paradigma que tenga como horizonte la innovación jurídica y el empoderamiento ciudadano.

Los Estados más avanzados de Europa hace tiempo que desecharon la inflación de cemento como única salida y optaron por incorporar el I+D jurídico y la participación democrática en el marco de soluciones preferentes para restablecer el equilibrio entre el exceso de inmuebles deshabitados y el indignante número de personas sin capacidad económica para acceder a una vivienda. 

Seguir leyendo »

- Publicidad -

La injusta discriminación de ser mujer

Imagen del himno de Lastesis representado en Santiago de Chile - Latercera.com

Partamos de una evidencia. El machismo, a estas alturas del siglo XXI, no es un residuo de épocas pasadas sino una realidad que se percibe en diversos ámbitos de la sociedad, seguramente en casi todos.

Que los hombres dan por hecho que ocupan un lugar en el mundo que les pertenece es una obviedad. Siglos de supremacía de facto dejan una estela de difícil modificación. La trayectoria de este problema es inexorable por lo que el cambio de trayectoria requiere de algo más que buenas palabras.

Los hombres tradicionalmente compiten entre ellos pero cuando han de competir con mujeres son ellas y no ellos los que tienen que demostrar su valía. Los hombres e incluso algunas mujeres extienden la idea de que hay que elegir a las personas en función de la valía y no de su sexo. Admitamos que eso sería ideal. Pero no hay que engañarse. Así no funciona la sociedad. Salvo que la legislación imponga la paridad la sociedad no se auto impone esta lógica sociológica, que la mitad de la población son mujeres.

Seguir leyendo »

Política de SalvaPatrias

EFE

En España, en pocos años y después de un periodo de amplio silencio, hablar de patria y de patriotismo español ha pasado de la marginalidad a la centralidad política. Hoy, ambos son términos muy disputados por las distintas fuerzas políticas. Estas y otras conclusiones pueden consultarse en el Grupo de Investigación DEMOSPAIN de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

Más de cuarenta años después de la muerte del general Franco, la novedad ahora es que nos encontramos en una situación insólita: los partidos de izquierda también hablan de nación española, de patria y de patriotismo. Donde antes existía una autocontención nacionalista o una resistencia a hablar de España en el ámbito de la izquierda política, hoy el discurso se ha normalizado y está menos monopolizado por la derecha política contemporánea. Lo que antes era visto como un tema tabú o algo minoritario, se ha convertido en cuestión de poco tiempo en el eje central del discurso de muchos políticos, con independencia de si ideológicamente se identifican con la etiqueta de "liberal", "progresista" o "conservador".

La idea de patria y populismo en Podemos, de construcción nacional-popular, situó a esta organización en el pódium frente a los partidos de izquierda tradicionales. La estrategia fue tan exitosa que Marine Le Pen ha hecho suyo uno de sus eslóganes: el Frente Nacional no es de izquierdas ni de derechas, sino de los verdaderos patriotas (Bascuñán, 2016). Poco después, los gabinetes de las otras izquierdas engrasaron las máquinas con el objetivo de ofrecer nuevos argumentos sobre el significado de pertenecer a España. Pedro Sánchez lo zanjó con aquella bandera nacional al fondo en su presentación como candidato a la presidencia en junio de 2015.

Seguir leyendo »

Ante el peligro de una Andalucía huérfana

28F/Foto: Manu Cepero

Los afectos no se construyen exclusivamente sobre la realidad. Es la percepción de la realidad la que manda. Esa es la razón por la que la política trata de construir percepción de realidad por todos los medios posibles. Hay ejemplos extremos, como escoger nombres tales como “justicia infinita” o “libertad duradera” para emprender campañas militares. Otros ejemplos son más cotidianos, forman parte de nuestro día a día y son tan sencillos como escoger un atuendo u otro para enfrentar una reunión importante, una cita o una entrevista de trabajo.

En el ciclo de reformas territoriales que se abre en España, la percepción generalizada de los andaluces y andaluzas es rotunda: nos tocará pagar el pato de las cesiones que lleguen para catalanes y vascos.

Es una percepción sólidamente construida. Se construye con cada emigrante retornado que relata los éxitos comparativos de ambas comunidades en la versión oral del postureo instagramer; con cada telediario que día tras día llena sus minutos con sucesos sobre Cataluña obviando los problemas de Andalucía; con cada apelativo andalúfobo de los sectores racistas del independentismo (que no son todos, ni siquiera mayoría, pero los hay, como hay andalufobia en el resto de España, como han demostrado Tejerina, Elorza o Vestrynge no hace tanto).

Seguir leyendo »

Un diálogo necesario, más que nunca

Moreno reanuda este miércoles el diálogo social con UGT-A, CCOO-A y la CEA con una reunión en San Telmo

Mucho se habla de diálogo y más en los últimos meses en los que tanta falta ha hecho. Se entiende por el diálogo social las relaciones de comunicación, consulta y negociación entre gobiernos, empleadores y sindicatos sobre cuestiones de interés común. Su fin, abordar conjuntamente los problemas sociales y contribuir a elaborar soluciones fundadas en el consenso. Pero a veces la teoría no se pone en práctica, o si se pone, no de la manera que tendría que ser. Y ese es el caso que estamos viviendo en estos momentos en nuestra tierra.

Tras un año de Gobierno encabezado por PP y Ciudadanos, estamos viendo y padeciendo el deterioro que están sufriendo los servicios públicos, en especial, salud y educación, el retroceso en políticas de igualdad y la lentitud con la que el Gobierno está tomando medidas para que revierta el endémico problema del paro en Andalucía.

Se acaba de celebrar el segundo encuentro de la Mesa de Diálogo Social de Andalucía, convocada por el presidente de la Junta a UGTCCOO y CEA. Un encuentro que engloba un gesto voluntarista por parte Juan Manuel Moreno Bonilla en un ambiente de cordialidad. Pero con la cordialidad no es suficiente.

Seguir leyendo »

57 días después empieza lo más importante

El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, camina hacia su escaño tras una de sus intervenciones en el pleno del Congreso de los Diputados en la primera jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Todo el proceso que estamos viviendo desde el 10 de noviembre es el preámbulo de todo lo que va a ocurrir a partir del 7 de enero. Hemos presenciado una especie de ensayo general con público de lo que nos viene ahora. Los partidos de derecha y de extrema derecha han sacado la patita por debajo de la puerta de la política, ya no se esconden, lo tienen claro, van a hacer todo lo posible y lo imposible para impedir que la voluntad popular se imponga en forma de un gobierno de coalición progresista. De momento no lo han conseguido, con mucho esfuerzo y diálogo, ese gobierno tomará posesión de manera inmediata tras la investidura de Pedro Sánchez.

Otra característica de este periodo es el papel que han mantenido los medios apegados a los núcleos financieros y más recalcitrantes de la actual sociedad española. El lenguaje empleado, así como las desinformaciones y las deformaciones de la realidad que han mostrado durante estos 57 días, es solo un botón de muestra de lo que se avecina. Estos medios, por razones que podemos adivinar y que jamás confesarán, van a procurar dinamitar cualquier acción de gobierno que consideren inadecuada, van a ser los portavoces “sociales” de los intereses más contrarios a las necesidades de las personas. Su labor se prevé furibunda y a saco a favor del derrocamiento del gobierno progresista, por el procedimiento que sea preciso.

Esos medios beben los vientos del “golpismo mediático” que caracteriza a los medios latinoamericanos que actúan de forma fría y calculada como han demostrado en las crisis ecuatoriana o boliviana por no ir más lejos en el tiempo. En este sector habría que hacer notar la relevancia que tiene que desde la organización de los empresarios se hayan permitido la insolencia de querer vetar a una posible ministra; ¿quiénes les han elegido para tener autoridad moral de vetar a una persona que ha sido elegida en su circunscripción electoral con todas la garantías de la democracia? Podrán opinar lo que les parezca oportuno, pero vetos  ninguno, habrá que estar atentos a este tipo de actuaciones, lo intentarán cuántas veces se les permita.

Seguir leyendo »

Montoro, Montero y Andalucía

Cristóbal Montoro y María Jesús Montero.

En abril de 2016 Montoro envió una carta a once consejerías autonómicas de Hacienda para instarles a cumplir la Ley de Estabilidad Presupuestaria y la regla de gasto. En el plazo de 15 días, estas comunidades debían aprobar la no disponibilidad de créditos y efectuar la correspondiente retención de créditos que garantizase el cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria. En Andalucía, Díaz acusó a Montoro de “intimidar a las comunidades autónomas”.

Hasta el presidente de Castilla y León, Herrera, del PP, afirmó entonces que no iban a presentar el plan que el ministro Montoro les había pedido porque ya no podían hacer más ajustes y estaba afectando a los servicios públicos. Por su parte, sus señorías del PP en Andalucía defendían a “su ministro”. Una diputada del PP lo expresaba así en debate parlamentario: “cumplir con el objetivo del déficit es cumplir, sin ninguna duda, con la buena marcha de la economía, pero también, con el empleo y con el mantenimiento del Estado del bienestar… A Andalucía, que tiene un presupuesto de más de treinta mil millones de euros, lo que se le pide es que esté conforme a la estabilidad presupuestaria”. Estas palabras bien podría firmarlas hoy Montero.

En octubre de 2018 Andalucía volvió a los mercados financieros internacionales, abandonando el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y en diciembre de 2019, la ministra de Hacienda en funciones, por carta, ha devuelto a la comunidad al FLA. El FLA es uno de los instrumentos de financiación previstos de las Comunidades Autónomas que pone a su disposición la administración central para que puedan pagar las deudas financieras privadas pendientes. Es decir, se trata de un mecanismo de refinanciación de la deuda preexistente de las autonomías; y de un instrumento que ha provocado la progresiva pérdida de autonomía política por parte de las comunidades adheridas por sus duras condiciones de adhesión.

Seguir leyendo »

Navidad y pata negra

Productores de ibérico de dehesa rechazan la norma de calidad

Cuando comienza el mes de diciembre y se acerca la Navidad, los industriales del Sector del Cerdo Ibérico engrasan su maquinaria para conseguir dar salida al máximo número de jamones, paletas y lomos de los que tienen almacenados en sus instalaciones. La inmensa mayoría de estas piezas proceden de cerdos cruzados de pienso variados en intensivo (90% de los sacrificios).

Aunque sus ventas, afortunadamente, se prolongan cada vez más a lo largo del año, sin embargo, las que tienen lugar durante esta época son el termómetro que marca la salud del “negocio del Cerdo Ibérico”, ya que los consumidores tenemos especial predilección por competir en la compra de lo que llamamos un “pata negra” para estas significadas fechas familiares.

¡Pobres consumidores! ¡No saben lo que se cuece detrás de las bambalinas de un sector tan insaciable como este frente a la confusión y el engaño!

Seguir leyendo »

Fuimos la sociedad civil, fuimos la COP25

Niñas y jóvenes tratan de encontrar su sitio en la Cumbre del Clima

En castellano se utiliza la misma palabra para referirse tanto a “acontecimientos pasados y dignos de memoria” como a la “relación de cualquier aventura o suceso”: historia. El cambio social son historias que nos contamos para pasar a la acción y escribir la Historia. Historias que conectan puntos del pasado y eligen caminos hacia el futuro. Historias que nos definen, unen y liberan. Participaba yo en mi primera Cumbre del Clima de Naciones Unidas en París en 2015 cuando me convencía la brillante historia de que podíamos ganar la batalla en el gran tablero de la globalización, de que los “líderes” lideraban. Cuatro años más tarde las emisiones han crecido un 4% y la distancia entre la ciencia climática y la realidad de la inacción política no deja de aumentar: los compromisos de reducción de emisiones deben multiplicar su ambición por 5 si queremos cumplir con París. Cuatro años y aún no están cerradas ni las reglas de implementación del acuerdo, y mientras tanto incendios, sequías, inundaciones, huracanes, DANAS, migraciones y muertes. Esa no era la historia. La nuestra no estaba en el centro del escenario, aún no.  

En 2019 ha sucedido. El liderazgo ha cambiado de manos, por fin. Una niña sola en huelga frente a su parlamento, unos cuantos rebeldes cortando los puentes de acceso a Londres, varias guardianas indígenas asesinadas. Empezamos en los márgenes, ahora somos millones: Puerto Rico, Ecuador, Hong Kong, Argelia, Haití, Líbano, Bolivia, Guinea, Iraq, Irán, Chile, Francia ... la Revolución no será televisada. O sí. Jóvenes, pensionistas, mujeres, pueblos indígenas, ecologistas, trabajadores ... lo nuevo ha emergido y somos nosotras, justo las que estábamos esperando. La sociedad civil global nos hemos unido por lo común, retomando la democracia popular robada, única herramienta capaz de proteger el común: el clima, el futuro, la vida. Sólo el cambio de paradigma y de escala (¡volvamos a la local!) nos salvará (no es el planeta, es la humanidad), y eso pasa por retomar el poder de forjar nuestro propio destino. Pasa por asambleas ciudadanas bien (in)formadas y soberanas. Llegaremos a eso. Porque así lo hemos decidido, en la Cumbre del Clima, la nuestra.

La semana pasada estuve en Madrid, participando en mi quinta COP. Ahora ya sé de qué va el tema: patrocinadores del oligopolio energético dentro, ONGs fuera. 40 años desde que se conoce al detalle el problema, 25 cumbres del clima, no hay voluntad política para resolverlo, es obvio. Como también lo son las razones del fracaso: no hay salida a la crisis climática y social en un sistema económico global basado en el crecimiento económico ilimitado (el mito del crecimiento verde hace tiempo que cayó); y en las desigualdades entre países, pueblos y personas, unas consumiendo por encima de las capacidades del territorio y otras pagando las deudas y consecuencias de algo que no generaron. Esta es la injusticia climática que deslegitimiza y bloquea el proceso. No hay negociación que valga si la transformación no parte de la aceptación, y continúa con humildad y auténtica solidaridad. El primer paso es sencillo: escalar la presión social hasta que la sientan en el cogote nuestros representantes. En ello estamos.

Seguir leyendo »

La izquierda europea, de nuevo frente al fascismo

Los líderes de la Francia Insumisa y Syriza, Jean-Luc Melenchon y Alexis Tsipras.

Este fin de semana acogemos en Andalucía el VI Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE). Se celebra en Benalmádena, Málaga, a orillas del Mar de Alborán; y no es casualidad. Que los casi 40 partidos de toda Europa que integran el PIE decidan reunir a su máximo órgano al sur del continente, en la frontera geográfica que supone nuestro Mar Mediterranéo y que nos separa en dos mundos, tiene un sentido ofensivo para lo que debe ser la estrategia de la izquierda en Europa.

A orillas de ese mar, fosa común de miles de migrantes que se ahogan intentando alcanzar suelo europeo, la izquierda debe, este fin de semana, acordar un programa de mínimos que sea capaz de dar una respuesta rigurosa a una ciudadanía que asiste atónita al crecimiento de la ultra derecha. Un crecimiento que es respuesta al miedo que genera un discurso aporafóbico y profundamente racista del que se nutren para ganar posiciones.

La izquierda europea, de la que forman parte IU y el PCE, tiene muchos retos, pero sin duda el mayor es el de convertirse en una herramienta útil tanto para la gente como para los partidos que la componen, siendo capaz de articular una respuesta unitaria que sea dique de contención al crecimiento del fascismo, no sólo en las instituciones europeas, también en la calle, con los movimientos sociales y los sindicatos; combatiendo conjuntamente sus discursos de odio con un discurso de clase, defendiendo los derechos humanos y los valores de democracia, igualdad, justicia social y solidaridad que fueron los cimientos sobre los que se construyó el modelo europeo.

Seguir leyendo »