eldiario.es

9

Recuperar el Plan Centro

Cada año ocurre en Sevilla, desde comienzos de diciembre hasta el fin de las fiestas navideñas, un hecho que ya hemos asumido sin ningún problema: el Plan Especial de Tráfico de Navidad que restringe (parcialmente) el acceso de los coches al casco histórico. Durante esos días los vehículos privados no residentes sólo pueden acceder hasta que se llenan las plazas de aparcamiento en superficie de la zona azul y los aparcamientos subterráneos de uso público. Nadie cuestiona la necesidad y los beneficios de poner en marcha este Plan Especial, ni las personas que acceden al
centro (en su mayoría) en transporte público, ni los comerciantes, que reconocen que esta medida no les afecta en sus ventas durante este periodo, cuando más difícil es circular y aparcar, ni las vecinas y vecinos que ven reducido el tráfico de vehículos privados por las calles de su barrio.

¿Se imagina que esa restricción se mantuviera durante todo el año? Es lo que intentó el alcalde Monteseirín a finales del año 2010 cuando instauró el Plan Centro instalando cámaras para el control de acceso y salidas del casco antiguo. Pero dicho Plan fue derogado por el gobierno de Juan Ignacio Zoido apenas dos meses después de lograr el sillón de la Plaza Nueva, pese a que las encuestas de opinión arrojaban una apoyo mayoritario creciente por parte de la población afectada.

Mientras estamos continuamente oyendo hablar de movilidad sostenible, uso del transporte público, etc, en Sevilla llevamos perdidos demasiados años en los que no se han puesto en marcha políticas valientes para reducir las emisiones producidas por los coches. La sostenibilidad en las ciudades pasa obligatoriamente por apostar por un transporte público eficiente, el uso de la bicicleta y por la reducción de tráfico privado para reducir las emisiones a la atmósfera. Lo contrario es una ciudad con tráfico, con contaminación, con efectos nocivos para la salud de sus habitantes.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Porque Blas Infante vive, Vox quiere asesinarlo de nuevo con la complicidad del PP y Ciudadanos

El Parlamento celebró el aniversario del nacimiento de Blas Infante

Blas Infante, el hombre bueno que amaba Andalucía porque amaba a la humanidad; la persona que, en una gesta luminosa ante la incomprensión de la mayoría de las fuerzas políticas de su tiempo, reivindicó el orgullo de Andalucía para que dejáramos de ser una tierra oprimida y empobrecida; el político asesinado por el odio y la inhumanidad de los fascistas, sigue vivo como un ideal para unir a Andalucía en la libertad, la igualdad, la solidaridad y la sostenibilidad. Por eso, ese partido, que es la reencarnación del franquismo, quiere asesinarlo de nuevo.

Vox, al igual que el resto de la ultraderecha europea e internacional, busca romper los consensos fundamentales que anclan nuestra convivencia porque su proyecto es un proyecto de enfrentamiento para que gane el más fuerte a costa de oprimir a los colectivos sociales más vulnerables. Por eso, son los enemigos de la pluralidad, de la autonomía y de la democracia. Quieren la vuelta a un poder dictatorial, centralista y uniforme ejercido por los que tienen una posición de privilegio.

Blas Infante fue exactamente el reverso de esos contravalores. Luchó por una sociedad basada en el respeto a la diferencia sobre la base de la igualdad. La oligarquía había construido una idea de España en torno a la unidad étnica y religiosa. Frente a esta ideología, incompatible con la democracia, Blas Infante reivindicó una sociedad inclusiva, sin distinción de creencias ni de razas, desde la pluralidad cultural y territorial, unida por la democracia y la igualdad.

Seguir leyendo »

Buen viaje Joselín

José Muñoz

Nunca imaginé que llegaría el momento de despedir para siempre a José porque él era en sí mismo pura vida, esa vida que consumía intensamente en cada una de las caladas de sus interminables cigarros.

Ha querido el destino que su marcha coincidiera con el 134 aniversario del nacimiento de Blas Infante, padre de la patria andaluza, y este hecho no deja de tener simbolismo en sí mismo. El 5 de julio es un día marcado en el calendario de la historia de nuestra tierra y es también un día de cita inexcusable en el Parlamento de Andalucía para honrar la memoria de quien tanto marcó nuestra autonomía en un acto institucional tan solemne como sencillo. Desde este año, ese día también será un día de recuerdo para quien convirtió el Parlamento andaluz no sólo en su casa, sino en su vida, durante 18 años como fue José Muñoz.

Si hubiera que elegir a un diputado de diputados no tendría dudas de que él sería el seleccionado. No conozco a nadie que haya pasado más horas ni redactado más iniciativas en el Hospital de las Cinco Llagas que José, por eso no deja de ser simbólico que su muerte haya coincidido con tan señalada cita parlamentaria y que la tristeza inundara cada rincón de tan noble casa.

Seguir leyendo »

Avanzamos: el AVE llega a Granada

Aún recuerdo el debate electoral de las elecciones generales de diciembre de 2015. Carlos Rojas, el diputado por el Partido Popular decía que el AVE llegaría en semanas. Cuenten cuántas semanas van desde entonces al 25 de junio de 2019, fecha de llegada del AVE a Granada.

Las obras del AVE comenzaron en marzo de 2004, ¡15 años de trabajos! La alta velocidad más lenta de la historia, con déficits estructurales que no permitirán que alcance la velocidad que debería en importantes tramos. Cualquiera diría que parece una obra salomónica sazonada con sobrecostes y multitud de falsas promesas. Hoy nos alegramos, traemos el AVE a Granada y digo traemos, porque gracias a la moción de censura de junio en la que echamos a Rajoy al grito de “Sí se puede”, la ineptitud, dejadez y maltrato del PP, que condenó a Granada a un aislamiento ferroviario prolongado por más de tres años, llegaba a su fin. Sin duda, el espacio del cambio que se generó en esa primavera, ha posibilitado que hoy Granada tenga una alegría.

La satisfacción no puede nublar la inconformidad, porque para Granada lo queremos todo. Necesitamos empuje en la buena dirección; la entrada del AVE debe ser soterrada a la menor brevedad para asegurar que nuestra ciudad no se parta en trocitos y tengamos una ciudad sana, sin cicatrices. Nuestra provincia tiene un reto pendiente, la vertebración ferroviaria es una apuesta de futuro, sostenible, que apunta al modelo de desarrollo que queremos, asegurando que Granada prospere social y económicamente. Son objetivos claros e irrenunciables que nuestra tierra forme parte del Corredor Mediterráneo, la conexión del Puerto de Motril a través del ferrocarril, la recuperación de la línea Guadix-Baza-Lorca y la restitución del Tren Hotel a Barcelona. Trabajé en este sentido en el Congreso, con el apoyo del espacio del cambio, con varias proposiciones no de ley aprobadas que marcaban la línea de la reconexión, la llegada soterrada de la alta velocidad, la conexión con el levante a través del Corredor Mediterráneo y la vuelta de la línea nocturna Granada-Barcelona. Fueron, además, numerosas las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado para que el estudio de viabilidad de la línea Guadix-Baza-Lorca fuese posible.

Seguir leyendo »

Sensatez y salud en el consumo de carne

Es un debate sobre el modelo de gestión del territorio, sobre salud humana, sobre biodiversidad, sobre futuro. Reducir la cuestión del abuso en el consumo de carne de la sociedad moderna a una disputa animalista es bochornosamente simplista, estúpido. Debemos consumir carne con sensatez y para tener salud, nosotros, y el planeta.

Que la producción industrial de carne es hoy, junto a la producción y distribución de energías fósiles, la actividad humana más cancerígena con La Tierra y con las personas es un hecho objetivo, palpable, evidente. La ganadería industrial es la causante del 14,5% de los gases de efecto invernadero, la motivadora del monocultivo de millones de hectáreas en todo el mundo. Se atribuye a la ganadería intensiva el 80% de la deforestación de la Amazonía. Para obtener un kilo de filete de ternera se utilizan 15.000 litros de agua. En España la ganadería industrial consume tanta agua al año como todos los hogares juntos en dos décadas. Según la FAO, nos encontramos ya en una “crisis global” de la calidad del agua, purines, antibióticos, fertilizantes y plaguicidas que contaminan los acuíferos dejando muchos pueblos sin agua potable.

Ahora bien, que la opción sea irnos al extremo opuesto, renegar de la carne, es una insensatez. En primera instancia por nuestra propia biología. Necesitamos proteínas y durante milenios nos hemos adaptado a ella. De hecho, la propia evolución humana, biológica, social, cultural está ligada a la relación con los animales, capturándolos primero, domesticándolos y manejándolos después. El libro de los gustos, las preferencias culinarias y las circunstancias climáticas y culturales necesitan su espacio y es bueno que lo tengan porque aportan sentido y salud a los individuos y a la colectividad. Solo es necesario aplicar sensatez y respeto. En el modelo de consumo, en el sistema de producción.

Seguir leyendo »

Gracias Tibi ago, Antoni

Antonio Maíllo, coordinador de IU Andalucía /Foto: Luis Serrano

Antonio Maíllo ha dimitido. Se va de la política tal y como llegó: sin hacer ruido.

Así fue en 2013, cuando su nombre ya circulaba entre los corrillos de periodistas como el nuevo coordinador y se mantuvo detrás, callado, disciplinado, hasta que la Asamblea de IU le dio el atril y pudo tomar la palabra. Así ha sido ahora, de nuevo sin ruido, solo cierto eco en los corrillos de periodistas que dicen desde hace semanas que Antonio está cansado y que quiere irse. Pero la prensa andaluza, como Antonio con su organización, también ha sido profundamente respetuosa con él y ningún periodista se ha tirado al agua para anunciar su más que evidente marcha.

A Antonio le sacó del armario –también en términos políticos– Lourdes Lucio en mayo de 2013, apenas un mes antes de ser elegido. En un artículo titulado El hombre que sabe latín, Lucio ya dio en el clavo: "Antonio Maíllo no es un hombre de aparato". Y acertó: ni lo era, ni lo es seis años después.

Seguir leyendo »

Camarón: una leyenda sin continuadores

Cuarenta años de una herejía que se hizo leyenda

Hace 40 años salió La leyenda del tiempo de Camarón de la Isla, y no fue un disco de éxito. Rechazado incluso por muchos aficionados puristas, no sé si mayoría, con el tiempo acrecentó su valor; la apostura conque Camarón lo defendió confirma que el genio además era profeta:  ya entrarían.

Y entró, entró mucho aire fresco en el flamenco y en general en la música española y mundial para la humanidad, como dice el himno de Andalucía. Venía con Las Grecas, con Lole y Manuel y con tantos otros. La renovación flamenca entró desde la calle, y se mezcló en el momento y la dosis adecuada con el despacho y el estudio de grabación.

De la calle, aunque con estudios, venía un tal Veneno, y allí se hizo amigo de Raimundo, que empezó tocando en la calle desde los once o doce años, escuela callejera. Camarón era ye-yé; bueno, había sido ye-yé en los sesenta y ahora estaba muy abierto captándolo todo y no se sabía lo que podía llegar a ser, aunque para la gente ya era un príncipe. Se había criado con Paco, otro yeyé con flequillo y pantalón acampanado. El asunto es que esta gente estaba haciendo pop, música pop, como ahora hace Rosalía. No era flamenco estricto. La movida renovadora venía de gente nueva que conocían la tradición y la ortodoxia pero que estaban dispuestos a volar.

Seguir leyendo »

El verdadero debate sobre el acceso a la universidad y la prueba EvAU

Estudiantes examinándose de Selectividad en la UPO

Poner en el centro del debate social y ciudadano la confrontación territorial, los agravios comparativos y los tópicos, desgraciadamente, parece que acarrea réditos políticos. En esta ocasión se trata de la “supuesta” mayor dificultad de la prueba de acceso a la Universidad entre unas CC.AA. y otras. Los grupos conservadores y neoliberales insisten reiteradamente, año tras año, en que debe haber una Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad (EvAU) única en todo el territorio español que, según ellos, garantice la igualdad de oportunidades a todos los alumnos con independencia de su lugar de residencia.

En primer lugar, tiene que quedar muy claro que partimos de una premisa falsa. Es innecesaria la implantación de una nueva Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad (EvAU) nacional, ya que la prueba está regulada por una normativa estatal básica que rige los criterios de evaluación, contenidos, estándares y ponderación de cada uno de los bloques. La prueba actual ya es nacional en cierto modo, puesto que está regulada y cada comunidad autónoma sólo tiene que aplicarla bien, con sentido común y basándose en criterios técnicos. No hay ningún trabajo, ni investigación rigurosa que acredite diferencia de dificultad entre las pruebas existentes entre distintas comunidades. Y así lo han manifestado en este mes de junio el CRUE (el Consejo de Rectores de TODAS las Universidades Españolas). Una prueba, por otro lado que como recuerdan los rectores, “supone solo el 40% de la nota de acceso a la Universidad”.

El problema real de acceso a la Universidad es otro. Como la CRUE ha declarado, las diferencias a la hora de que los jóvenes españoles accedan a estudios superiores depende de “otro tipo de condicionantes socioeconómicos”.

Seguir leyendo »

Sospecha cooperativa

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias antes de su reunión para abordar la investidura.

Dice Ábalos que la composición del Gobierno depende de la "confianza" y "empatía" de los ministros con el Presidente de Gobierno. Ese es el criterio fundamental, efectivamente, para la composición de equipos por cooptación. En realidad, toca reconocerlo, es el criterio y el método que cimenta las estructuras partidarias en nuestro país, estructuras conformadas en la inmensa mayoría de los casos por "confianza y empatía" con el líder. No es de extrañar por tanto que Ábalos exprese y pretenda hacer lo que sabe: cooptar un equipo de Gobierno por "confianza y empatía".

El problema es que los tiempos han cambiado y pareciera que en nuestro sistema de partidos el cambio de ingredientes ha hecho cambiar los menús pero no las recetas. Las lógicas estrictamente competitivas de siempre, la confrontación y el winner catch all no encajan con el escenario que han servido los ciudadanos.

Y es que nuestros partidos políticos tienen una caja de herramientas muy estrecha para relacionarse entre sí. Realimentados por sus propios hooligangs y una dinámica mediática que aúpa a los maestros del histrionismo y el espectáculo, la lógica intra e interpartidista sigue siendo la de vencer o morir, la del "o gobierna el PSOE o gobierna el PSOE", demostrando una manifiesta incapacidad para desarrollar mecanismos de agregación de intereses, estructuras de distribución de competencias y arquitecturas conformadas por contrapesos que eviten la extrema volatilidad de estas organizaciones sociales -eso son los partidos- y su ecosistema de relaciones mutuas.

Seguir leyendo »

Es la desigualdad, amigo

Parafraseando al personaje que ya todos conocemos -máximo exponente de una forma de ver la vida dónde prima la consecución y el mantenimiento de la riqueza más irrespetuosa y excesiva en manos de unos pocos- la desigualdad es uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos las sociedades occidentales. Con cierto beneplácito, nos amodorramos al estado del Bienestar, con el pensamiento crítico tan anestesiado que nos hemos envainado su progresivo desmonte. Visión de la vida la del personaje de aquella famosa frase que, para convertirse en realidad, necesita a cambio el sacrificio en los altares de la desregulación y la precariedad de una parte importante de la población, junto a los designios marcados por las teorías económicas de pensadores cuya religión es la del crecimiento económico sin cortapisas, por encima de la filosofía que defiende el situar los derechos de las personas en primer lugar.

La desigualdad no es más que una consecuencia. La de un sistema que, definitivamente, con sus ajustes lógicos fruto del paso del tiempo y su capacidad de evolucionar y adaptarse a lo que manden unos pocos, se ha organizado así y que todos, sin excepción, nos hemos visto obligados a aceptar. O eso, o la exclusión absoluta del sistema, de esta forma de vida que nos obliga a ser parte activa de dichos patrones de comportamiento social, consumo e interacción.

Por tanto, parece unánimemente aceptado que el colapso vital en el que se encuentran algunas personas, sin empleo desde hace mucho tiempo, o con empleos que no sólo precarizan su vida, sino que atentan contra su dignidad más básica, sin acceso a viviendas dignas o a una educación de calidad, es un peaje que la sociedad tiene que pagar en aras de sostener este sistema que, si bien tiene algún área de mejora, nos intentan convencer de que es el mejor que hay y que nunca pudo haber.

Seguir leyendo »