eldiario.es

9

Las nuevas reglas del juego

La crisis económica que asoló el país de mediados de 2007 a 2014 puso en evidencia nuestro sistema relacional. Todo lo que nos habían vendido resultó ser un gran escenario de cartón piedra que asoló un incendio de la noche a la mañana. El pánico, el miedo a lo desconocido y la incertidumbre que, de repente, se instaló en la psique del ciudadano ha provocado la lógica reacción de desconfianza, desconfianza hacía todo aquel que le vendió algo que a la postre sintió como un fraude.

Han pasado once años y han surgido a nivel nacional nuevos partidos políticos, plataformas ciudadanas, movimientos independentistas y centralistas, síntoma inequívoco de que la ciudadanía despavorida ha huido de lo que hasta ahora le daba seguridad hacia grupos en los que, aunque más reducidos, perciben más afecto y comprensión. Y no estábamos preparados para tanta desfragmentación. El nuevo panorama político, y por ende social que lo ha provocado, es algo nuevo tanto para la ciudadanía como para las fuerzas políticas, empresarios y sindicatos.

Y eso se nota en la calle, se palpa en el ambiente sensaciones nuevas: unos que parecen liberarse y mostrase en todo su esplendor, otros que aun noqueados no tienen claro el papel que deben jugar, otros pocos con ansia de revancha, más de uno pensando en su futuro incierto y otros tantos con el convencimiento de que hay que defender lo poco o mucho conseguido. Y desconfianza, sobre todo se palpa desconfianza. Y entonces nos encontramos en la mesa con un puzle que antes era de ocho piezas, en el que los encajes tenían cuatro o cinco posturas y avanzábamos a otro que ahora tiene quinientas,  multiplicando exponencialmente la dificultad.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

El sorprendente desborde de la generación Greta: Se nos está acabando el tiempo y se os han acabado las Excusas

La joven sueca Greta Thunberg en la reunión del World Economic Forum el 25 de enero de 2019 en Davos

Leo esta mañana en la prensa británica que el movimiento estudiantil iniciado por Greta Thumberg en Suecia, y que movilizó a 75.000 estudiantes en Bruselas, llega este viernes 15 de febrero a Gran Bretaña. Una corriente eléctrica me ha recorrido la columna vertebral, he dejado lo que estaba haciendo y me he puesto a escribir. Los estudiantes harán huelga y se manifestarán exigiendo la declaración del Estado de Emergencia Climática y una campaña para educar al pueblo británico sobre la gravedad del Cambio Climático en curso y sobre las medidas urgentes que es preciso emprender.

Me impresionó el vídeo de la intervención de Greta Thumberg en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2018, celebrada en Katowice del 3 al 14 de diciembre. Pidió a los responsables políticos hablar claro, sin miedo a ser impopulares, sobre las amenazas del Cambio Climático y sobre los cambios que debíamos hacer y no estamos implementando para incidir significativamente en el problema. Su determinación, la rotundidad de su mensaje, me cautivaron y me hicieron dudar de que pudiera estar escuchando a una chica de quince años.

La historia de Greta Thumberg comenzó cuando un día, teniendo ocho años, oyó en la escuela hablar de la amenaza del cambio climático y de que no estábamos haciendo lo suficiente. Lo contó en casa y sus padres la apoyaron y la ayudaron a investigar sobre el tema. Un día decidió que si los líderes mundiales seguían sin hacer nada era necesario pasar a la acción y comenzó una movilización estudiantil en Suecia, que llevaba a suspender las clases los viernes para ir a manifestarse frente al Parlamento exigiendo del Gobierno medidas efectivas para cumplir con los compromisos de lucha contra el cambio climático.

Seguir leyendo »

Carta abierta a Ana Oramas

Ana Oramas, en el debate de totalidad de los presupuestos en el pleno del Congreso

Estimada señora Oramas,

La política en España y también fuera de nuestras fronteras soporta desde hace tiempo el descrédito de una sociedad que ha sufrido en sus carnes las duras consecuencias de la crisis y que, a menudo, no ha encontrado en la política una solución a sus problemas. Los ciudadanos están cansados de confrontación, están cansados de que algunos representantes públicos, incapaces a veces de resolver sus demandas, les utilicen e, incluso, les ofendan con el único objetivo de sacar algún rédito político.

He de confesarle que ayer sentí bochorno e indignación al escuchar sus palabras en la tribuna del Congreso durante el debate de los Presupuestos. Nada en el transcurso del acalorado debate parlamentario justifica el insulto y el desprecio hacia un barrio, hacia unos vecinos y vecinas que están hartos de que se les estigmatice como usted precisamente hizo ayer en la Cámara.

Seguir leyendo »

Uber y Cabify no son plataformas, es el capitalismo

Los taxistas manifestándose en el Paseo de la Castellana de Madrid

En un debate televisivo, el portavoz de Cabify en España, Mariano Silveyra, afirmó en varias ocasiones que ellos son "una Plataforma que está preocupada por la movilidad de nuestras ciudades". No Mariano, no. Uber y Cabify no son "unas plataformas preocupadas", son empresas privadas intermediarias que ganan dinero por poner en contacto a conductores y a ciudadanos que necesitan moverse en la ciudad. A vuestras empresas no os preocupa la movilidad de Madrid, Barcelona, Sevilla o Málaga; vosotros hacéis negocio con la movilidad.

El debate que vivimos estos meses por el conflicto entre taxi y vtc ni es un debate tecnológico ni es un debate corporativo o sectorial; es un debate sobre el modelo de ciudad, sobre el modelo de sociedad. Tampoco es un problema de números, 1 licencia VTC frente a 30 licencias de taxi. Esto podía ser parte de la solución en la situación anterior al surgimiento de estas empresas, incluso puede ser un elemento más para poner freno a esta ofensiva del capital que luego tributa en paraísos fiscales, pero difícilmente puede resolver por sí solo el problema que enfrentamos hoy, al menos en un sentido positivo, para el empleo y para la movilidad urbana. Estamos ante un problema de una naturaleza mayor acerca del mundo en el que vivimos y de la forma en la que vivimos en él. Un problema que habla sobre la movilidad pero que también habla sobre el empleo.

Mariano, un chico de mediana edad, con un look moderno, intenta explicar que su “plataforma” es un servicio más, complementario al taxi, salvo que más moderno porque gracias a una aplicación de descarga gratuita puedes en apenas unos minutos a través de tu propio móvil contratar un servicio para desplazarte de un lugar a otro disfrutando de una experiencia distinta, ¿qué hay de malo en eso? Nada Mariano. Lo que ocurre es que Uber y Cabify son mucho más que una app gratuita.

Seguir leyendo »

Silenciar una catástrofe en Cuba y el tornado que nunca existió: algunos datos

Casi 10.000 personas fueron desplazadas en La Habana tras el intenso tornado

Un tornado asoló varios municipios de La Habana la tarde del domingo 27 de enero, en el curso de una tormenta de invierno que afectó varias provincias cubanas. Y pese a que causó seis muertes humanas y dañó casi 5.000 viviendas, buena parte destruidas, la mayoría de los medios de comunicación españoles no informaron sobre él.

Los tornados son llamados por los cubanos rabos de nube debe ser porque, efectivamente, unen la tierra con una nube especial. Se clasifican con la escala Fujita mejorada o escala EF que tiene 5 grados. Según todas las informaciones este tornado alcanzó la categoría EF4 al alcanzar vientos de 300 Km/h. Cualitativamente se consideran devastadores y su fuerza se equipara a la de los huracanes 4/5, los más intensos, aunque con impacto localizado y corto.

Desde el día 25 la Defensa Civil cubana informaba de la llegada de una tormenta fuera de temporada que entraría por el oeste de la Isla. Pero nadie pudo prever que se formaría un tornado, algo excepcional que no se producía en La Habana desde 1940. Sin la exhaustiva preparación previa que en Cuba organizan frente a los huracanes, reiteradamente avalada por la ONU, los momentos iniciales fueron dramáticos. En sólo 16 minutos, en 11 kms lineales de la ciudad, aparecieron más de 6.000 damnificados, árboles y estructuras arrancados, viviendas y edificios públicos derrumbados, coches hechos chatarra incrustados en el hormigón, falta de luz, agua y teléfono.

Seguir leyendo »

100 años trabajando por el diálogo social

UGT participa activamente, desde sus inicios, en las actividades de la Organización Internacional del Trabajo, como se refleja en el hecho de que nuestro secretario general, Largo Caballero, asistiera en 1919 en Washington al acto de constitución como representante de las organizaciones obreras españolas. Las OIT es la única agencia de la ONU que tiene un carácter tripartito: intervienen gobiernos, empleadores y trabajadores, origen de nuestro actual diálogo social.

El 28 de junio de 1919, en su preámbulo de constitución, se recogía lo siguiente: "El trabajo entraña tal grado de injusticia, miseria y privaciones para gran número de seres humanos, que el descontento causado constituye una amenaza para la paz y la armonía universales". De lo que se deriva que la paz universal y permanente solo puede basarse en la justicia social. A partir de entonces empieza a hablarse del concepto "justicia social".

Es precisamente la lucha por la justicia social uno de los pilares básicos y razón de ser de nuestra organización sindical a lo largo de toda su historia de 130 años. Es lo que hemos venido haciendo hasta ahora, contribuir al diálogo y a la paz social, junto con el resto de interlocutores.

Seguir leyendo »

Incertidumbres y certezas sobre el futuro del trabajo

Hace pocos días, el 22 de enero, se inició oficialmente el Centenario de la OIT bajo el lema "Impulsar la justicia social, promover el trabajo decente". Este organismo, máximo exponente del diálogo social entre gobiernos, empresariado y personas trabajadoras, ha impulsado a nivel mundial un amplio debate sobre el futuro del trabajo, lo cual es de agradecer dadas las certezas e incertidumbres que existen actualmente.

El diálogo constituye una herramienta imprescindible para elaborar una estrategia compartida que afronte las derivadas de un proceso en continua transformación. Agradecemos también que su primera actividad en este año 2019 sea un Congreso Interuniversitario, en el que CCOO participará, y que se celebra en Sevilla, capital de Andalucía, una tierra con grandes retos en el ámbito laboral y social.

En CCOO somos conscientes de las transformaciones que se están produciendo en el mundo del trabajo -con las nuevas tecnologías, la automatización, la digitalización, la robótica y la inteligencia artificial-, y que continuamente están provocando procesos de externalización y deslocalización de empresas. Los nuevos modelos empresariales intensifican la individualización de las relaciones laborales y pretenden devaluar la negociación colectiva, anulando su efecto de pegamento instantáneo de la clase trabajadora, y acrecentando las brechas de desigualdad en el mundo del trabajo, que en un contexto de mayor globalización, están traduciéndose en el aumento alarmante de la  desigualdad social.

Seguir leyendo »

A quién corresponda: Andalucía en el debate territorial

Si por un momento hacemos el ejercicio de contar los diputados y diputadas del Congreso por Comunidades Autónomas, el grupo más numeroso es el Grupo Andaluz, integrado por sesenta y un diputados y diputadas mandatados por la ciudadanía andaluza para defender sus intereses así como los generales de España.

Este dato no es menor si se tiene en cuenta la realidad de nuestras instituciones, con un Senado que tiene muy poco de Cámara de representación territorial, y que, en consecuencia, ha convertido a -algunas- de las Comunidades Autónomas de origen de los diputados y diputadas del Congreso en una referencia fundamental para desarrollar su trabajo parlamentario en defensa de las necesidades, demandas y problemas concretos de éstas.

La resultante es que, más allá de las ficciones interpretativas del texto constitucional que se quieran hacer, lo cierto es que el Congreso funciona en la práctica como cámara de representación territorial. Y eso lo han entendido mejor en algunas nacionalidades históricas que en otras: a la  resonante voz de los partidos catalanes se añade la transcendental visibilidad y relevancia de los representantes vascos del PNV; incluso Galicia, la cuarta de las comunidades históricas junto con las mencionadas y Andalucía, habla con voz propia en la tribuna del Congreso y tuvo representación autónoma en las negociaciones presupuestarias con la ministra de Política Territorial y Función Pública gracias a sus representantes de EnMarea, inscritos en el Grupo Confederal de UP-ECP-EM.

Seguir leyendo »

El reparto de comisiones en el Parlamento suena a desprecio

Parlamento de Andalucía

El reparto en los cargos de las comisiones parlamentarias en Andalucía suena a desprecio a la ciudadanía. Es intolerable que se otorgue la presidencia de una materia a alguien que reniega de la misma.

No valen despistes ni coincidencias. Todos los grupos parlamentarios son responsables de esta sinrazón que puede llevar a consecuencias desastrosas y aumentar el sufrimiento de demasiadas personas.

Este tipo de noticias no hacen sino alimentar una crispación que está cada día más presente en la escena pública. Son cada vez más lo que la utilizan de forma interesada, manipulando a la opinión general, lo que puede llevarnos a escenarios alarmantes.

Seguir leyendo »

Carta desde 2030: Innovación social por el clima

La cumbre del clima

7 de octubre de 2030. La alegría nos desborda. Han pasado 12 años desde aquel otoño de 2018 en el que el IPCC de Naciones Unidas publicaba el revelador informe especial “Calentamiento Global de 1,5°C” (SR15). Mirando atrás casi no me lo puedo creer, y sin embargo lo hicimos. En un cambio de rumbo sin precedentes, en una década, hemos alcanzado el hito intermedio clave: una reducción del 45% de las emisiones de carbono globales, de la mejor manera posible, transformando los pilares del pacto social.

En aras de acometer aquellos "cambios inmediatos, radicales y sin precedentes” que  clamaban los científicos, decidimos transformarnos, cambiar nuestras prioridades, valores, cultura y sistema económico. Tomamos el informe como lo que era: una bala de plata al corazón del capitalismo globalizado, y del consumismo e individualismo sobre los que se sustentaba. Resistimos los cantos de sirena del falaz crecimiento verde y su tecno-optimismo peligroso; vencimos al miedo que alimentaba al fascismo y su demencial geoingeniería; y optamos por la vía de la esperanza. La esperanza de un nuevo mundo, naciente ya en aquella época, forjado sobre el bienestar, la democracia real, la equidad, la justicia, la soberanía de las comunidades, y la cooperación por el bien común. Elegimos el cambio social, y ganamos. Aún nos queda la segunda parte del largo camino a la libertad (en 2050 deberemos alcanzar el cero neto de emisiones) pero, como decía Mandela, echemos la vista atrás por un instante para después continuar avanzando.

10 años antes, en noviembre de 2008, impulsado por la creciente evidencia científica, dejé un doctorado en Astronomía en los EE.UU. e inicié mi propia aventura como emprendedor social por el clima. Mi generación era la primera en sentir los efectos del cambio climático, y la última que podía actuar al respecto. Aceptamos el reto, con valentía e inteligencia. Las semanas siguientes a la publicación del informe SR15 fueron duras. Al devastador verano se le sumaron en el otoño varios estudios sobre la gravedad de la sexta extinción masiva, el calor adicional escondido en los océanos, o el vertiginoso deshielo del “permafrost”. Pero reaccionamos, no dejamos que el miedo nos bloquease, ni tan siquiera ante el resurgir de los regímenes autoritarios de aquellos días. Buscamos esperanza fuera de las luces del escenario principal donde los monstruos rugían; en la oscuridad de los márgenes, donde las revolucionarias invisibles cambiaban el mundo mientras nadie las miraba, como decía Rebecca Solnit (“Hope in the Dark”). E hicimos camino al andar.

Seguir leyendo »