eldiario.es

9

Lenguaje inclusivo o posmodernismo

Imágenes de las manos de menores trans.

Han sido las mujeres a través de su lucha por la igualdad las que reclamaron y reivindicaron un lenguaje más justo, menos violentoe inclusivo, esto es, un lenguaje que no sea usado como herramienta de exclusión y opresión en la sociedad. Un acto de inclusión desde el empoderamiento contra una organización cispatriarcal que sólo hablaba y escribía desde lo masculino para los hombres, invisibilizando a las mujeres.

Ello ha obligado a políticos, periodistas, administración a incluir en contenidos educativos, a escribir desde la inclusión mencionando expresamente en el lenguaje hablado y escrito, la definición femenina o en su caso términos gentilicios. Ha generado grandes polémicas en esos varones que torticeramente se aferran a la academia para seguir perpetuando su status quo.

En la lucha del movimiento trans por la naturalización de las identidades trans, como por su despatologización, ganando también un espacio en lo público, político y académico, de nuevo al igual que el movimiento feminista, encontramos por un lado el logro de elevar a políticamente incorrecto cualquier acto hablado o escrito de transfobia; pero por otro, y este más sutil, con una resistencia del CIStema a renunciar a sus privilegios. Entre ellos, a reconocer la legitimidad del derecho a libremente determinar la identidad y expresión de género. Les cuesta que personas a las que se les ha impuesto un sexo/género en el nacimiento, en función de las entrepiernas, se determinen mujeres, hombres o no binarias.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Por la carga de trabajo en Navantia

33 Comentarios

Trabajadores de Navantia piden la dimisión de Robles y que el Gobierno "recule para garantizar las corbetas"

Con una mirada más profunda y rigurosa sobre el peligro que sobrevuela al "contrato de las corbetas", me resulta perentorio recordar que la responsabilidad de que la Bahía de Cádiz se haya convertido en un pozo negro de desempleo y de emigración, durante los últimos 40 años, tiene nombres y apellidos: PSOE y PP.

Los primeros por poner en marcha una mal llamada reconversión naval, que dejaba a los astilleros heridos de muerte; y los segundos, por rematar la faena, despreciando la situación de miles de familias de toda la Bahía, entre las cuales se encontraba la mía. Por eso que no venga ahora nadie a sacar pecho para intentar rentabilizar políticamente nuestro drama. Que no venga nadie a soltarnos soflamas en torno a la defensa de Navantia, que si vive en la actualidad, absolutamente presa de la dependencia de la industria militar, es porque tanto PP como PSOE han hecho una nefasta política de gestión de nuestros astilleros. Esos mismos astilleros a los que dicen defender y a los que históricamente no han parado de dar la espalda.

Hace años que podía haberse puesto en marcha una política de diversificación de la producción, equilibrando los pedidos de la industria militar con la civil, la comercial, la eólica de off shore… pero no. Nuestros gobernantes prefirieron condenar a Navantia a los vaivenes antojadizos de economías ajenas a nosotros mismos. Y así nos va. Carga de trabajo, plan industrial, diversificación de la producción, rejuvenecimiento de las plantillas, capítulos presupuestarios suficientes y claros, esto es lo que hace falta.

Seguir leyendo »

Sí a la confluencia andaluza: motivos para sumar

Las personas que formamos parte de EQUO hemos dicho sí a la cooperación política en Andalucía y formaremos parte de Adelante Andalucía, una alianza en la que la ecología política contribuirá al cambio necesario en Andalucía.

En tiempos de incertidumbre política, grandes retos socioecológicos mundiales, como la situación de las personas migrantes o el cambio climático que asedia el planeta afectando gravemente a recursos vitales para los territorios, asistimos también a una falta de compromiso de los partidos políticos tradicionales con las personas. Se han convertido en auténticos jugadores de póker, más preocupados por el CIS, sus encuestas y el tacticismo electoral que por resolver los problemas cotidianos de la ciudadanía andaluza.

La falta de oportunidades de la juventud, la desigualdad de la mujer,  el abandono del campo, los residuos, la mala calidad del agua y el aire, el estado de nuestro litoral y bosques, el encarecimiento de los servicios básicos de primera necesidad, como la luz y el agua, la mala alimentación que redunda en pérdida de salud, los recortes de la sanidad y la educación, han generado una grave carencia de motivación de la población andaluza para implicarse en lo colectivo.

Seguir leyendo »

Susana Díaz debe dimitir

La presidenta de la Junta de Andalucía, en el debate televisado con ocasión de las primarias del PSOE, le dijo a Pedro Sánchez: “Pedro, tu problema eres tú”, pero se equivocaba, el problema, como en un juego de espejos, era y es Susana Díaz y no solo para ella, sino sobre todo para Andalucía.

Andalucía, la Comunidad más poblada de España, la que consiguió el autogobierno por la improbable vía del 151, sigue 38 años después de aquella hazaña con cerca de 8 puntos en la tasa de paro por encima de la media española, lo que significa que tenemos la tasa de paro mayor de todo el Estado. El fracaso de su gobierno carece de justificación pero aún más porque el gobierno de la Junta de Andalucía, que preside Susana Díaz, no ha sido capaz de poner en pie un proyecto para que Andalucía converja al menos con la media española.

El gobierno de Susana Díaz ha hecho que Andalucía esté desaparecida como actor político en el conjunto del Estado. Nadie conoce cuál es su modelo territorial y carece de voluntad de defender y profundizar el autogobierno en estas circunstancias en las que el soberanismo catalán presiona para conseguir una salida asimétrica que perpetúe la desigualdad entre los territorios, haciendo baldío el esfuerzo de millones de andaluzas y andaluces en la lucha por una autonomía de primer nivel.

Seguir leyendo »

El tren más rápido que "haiga"

Cuenta la historia popular que cuando los indianos volvían a Asturias después de trabajar mucho y hacer dinero en Cuba, México o la República Dominicana, pasaban por Oviedo o Gijón a comprar "el coche más grande que haiga". Lo que querían con ese "haiga" era impresionar a la familia, a la vecindad con menos recursos, suerte o arrojo para embarcarse hacia América, fomentando lo que los demagogos de hoy en día considerarían el efecto llamada. No obstante, muchos de esos poseedores de un vehículo moderno y de alta gama no podían llegar hasta su aldea; se les olvidaba que su gran coche no podía pasar por las estrechas y empinadas caleyas, los caminos rurales de tierra por donde los aldeanos, carros, caballos y mulos se movían sin problema.

Superada la mitad del año 2018, Granada lleva casi 1.200 días sin conexión ferroviaria con el norte y con el oeste del país. La única vía aún con tráfico es la que llega desde Almería, pero los viajeros procedentes de la provincia más al sur y más al este de la península se ven obligados a transbordar a un autobús para trasladarse hasta Antequera donde retoman otra vez el tren hacia su destino, como el resto de pasajeros de la estación de Granada. Mirando hacia el norte, la línea férrea que, a través de Moreda y Linares, conectaba Granada con Madrid y Barcelona, está cerrada por decisión unilateral y sin justificación técnica de la autoridad competente, concepto administrativo de fronteras difusas en el que se incluirían Adif, Renfe y Ministerio de Fomento.

¿Creen ustedes que la situación es complicada? Pues todavía no saben lo peor: durante las obras de tendido de vías para el AVE que ha de conectar Granada con Sevilla, Málaga y el resto de destinos, las traviesas y railes de los trenes de media distancia y mercancías en perfecto estado de uso que hubiesen permitido mantener un tráfico testimonial han sido levantadas pese a que el trazado de ambas vías no se solapa salvo en el túnel de San Francisco de Loja, municipio en el extremo occidental granadino. Como en el caso del coche del indiano y los caminos rurales, los modernísimos trenes de alta velocidad se encuentran con dificultades para circular a través de un túnel -y remarcamos lo de "un túnel" porque solo hay uno que se utiliza en ambas direcciones- excavado en el siglo XIX y en el que los convoyes habrán de pasar a velocidad mínima y prácticamente rozando con las paredes laterales.

Seguir leyendo »

De víctimas a ciudadanas

Representantes de colectivos y asociaciones de mujeres, junto con diputadas del Parlamento andaluz, celebran la renovación de la ley contra la violencia de género en Andalucía

Hace veinte años se removieron conciencias ante el horror de la violencia de género. Para que eso ocurriera lo tuvimos que ver por televisión, tuvimos que conocer a una mujer, Ana Orantes, que contó en Canal Sur su sufrimiento de cuarenta años junto a su maltratador. Entonces no se denominaba violencia de género sino doméstica. Con su asesinato las asociaciones feministas exigieron una respuesta institucional y política urgente,pero aún tuvimos que esperar más de siete años para que la ley integral contra la violencia de género viera la luz tras la victoria del presidente Zapatero en 2004.

En 2007 las andaluzas hicimos nuestra propia ley. Con ella se abrieron nuevas puertas para la atención de las víctimas, se consolidaron recursos, se exploraron nuevas realidades, la atención a las adolescentes, una red de asistencia psicológica para mujeres y también para sus hijos e hijas, se pusieron en marcha recursos de urgencia y emergencia, se atendió a mujeres de decenas de países en decenas de idiomas diferentes, se visibilizó a las víctimas de las zonas rurales y a las mujeres con discapacidad.

Pero a nivel nacional los avances se frenaron. Sólo tras la ley del menor en 2015, los hijos e hijas pasaron a ser considerados víctimas ampliando la ley integral. En 2016, el Pacto de Estado contra la violencia de género nació con fórceps y sus medidas aún siguen inéditas, pendientes de la financiación que llegará el 31 de julio, un año después de las conclusiones del grupo de trabajo y con otro Gobierno, de nuevo socialista. 

Seguir leyendo »

Ganemos Córdoba y la confluencia

El pasado 7 de abril "Ganemos Córdoba" celebraba una asamblea en la que se abordó expresamente el tema de la confluencia política en nuestra ciudad. Entre los acuerdos alcanzados en aquella sesión, y recogidos en el acta correspondiente, figuraba el ofrecimiento de un apoyo explícito a los trabajos preparatorios para la construcción de un espacio común entre aquellas fuerzas políticas y sociales que aspiran a transformar la realidad de Córdoba buscando el desarrollo de la justicia social, la profundización democrática y el empoderamiento de la ciudadanía.

Para fraguar esta confluencia Ganemos aporta su experiencia contrastada en el trabajo colaborativo y su solvencia en el conocimiento de la realidad municipal demostrada a través de múltiples iniciativas políticas encaminadas siempre en la búsqueda del bien común. Ejemplos de ellas pueden ser la auditoría y renegociación de la deuda o la creación del operador energético propio que se traducirá en importantes tasas de ahorro y beneficios de todo tipo para nuestra ciudad.

La asamblea de Ganemos también expresaba de forma inequívoca que la confluencia debería transitar por un camino de construcción programática colectiva y desde abajo, con unas primarias abiertas en donde todas las formaciones político-sociales participantes se puedan sentir igualmente cómodas, con un protagonismo indiscutible de las mujeres a la hora de configurar las listas electorales y con una clara soberanía popular y asamblearia en la toma de todas las decisiones políticas significativas que hubiera que llevar a cabo tanto antes como después de las elecciones locales.

Seguir leyendo »

Preocupación en el sector de la comunicación por la parálisis en la aprobación de la Ley Audiovisual de Andalucía

Distintas asociaciones y organizaciones profesionales y sindicales del sector de la comunicación, que firman este comunicado, expresan su preocupación y sorpresa porque el proyecto de Ley Audiovisual de Andalucía está paralizada en el Parlamento andaluz desde el pasado 21 de mayo, hace casi dos meses, al no haberse celebrado, incomprensiblemente, el informe de la ponencia.

Esta paralización en la tramitación del proyecto de ley preocupa al Sindicato de Periodistas de Andalucía y la Federación de Sindicatos de Periodistas (SPA-FESP), la Asociación de Emisoras Municipales y Comunitarias de Andalucía (EMA-RTV), el Foro Andaluz de Comunicación, Educación y Ciudadanía, la Red de Medios Comunitarios (ReMC) y la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI), así como a la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC).

El texto lleva elaborándose desde diciembre de 2013 cuando la Junta de Andalucía constituyó la Mesa de Ordenación e Impulso del Sector Audiovisual (MOISA). En ese órgano participaron más de 50 entidades del sector.

Seguir leyendo »

Arbolado urbano y gestión de riesgos

El árbol urbano constituye una parte esencial de la infraestructura verde de la ciudad. Las funciones del árbol en la ciudad son muchas: secuestran de forma continua dióxido de carbono, constituyen un importante biofiltro de contaminantes gaseosos y particulados mejorando la salud, constituyen un apoyo esencial para biodiversidad, generan paisaje, atenúan los rigores estivales especialmente preocupantes en los escenarios previstos de cambio climático, las plazas arboladas son puntos de encuentro imprescindibles para la ciudad, por citar algunas.

Pero el árbol en la ciudad está alejado de su medio natural y frecuentemente gestionado de forma inadecuada, lo que conduce a que muestren aspectos alejados de su porte natural lo que conduce a manifiestas disfunciones. Durante esta semana la prensa de Sevilla se ha llenado de la información acerca de la tala masiva de árboles en la ciudad.

En el año 2015, cuando el actual Alcalde de Sevilla Juan Espadas accedió al poder municipal y nombró a Adolfo Fernández Palomares Director General de Medio Ambiente y Parques y Jardines, una primera cuestión que plantea el nuevo equipo de Gobierno es determinar el estado del arbolado de la ciudad. La importancia del árbol requiere los medios económicos y técnicos pertinentes, sin recortes que conducen a una peor gestión; los años anteriores hubo limitaciones en este sentido. El informe de Parques y Jardines de 2015, realizado con medios propios, puso de manifiesto de acuerdo con los técnicos, la existencia de 2.500 árboles en situación de riesgo. El Servicio de Parques y Jardines ha llevado a cabo una licitación con nuevos criterios que ha empezado a caminar este año, tras un retraso imputable posiblemente a lo prolijo de la misma donde se incluyen importantes mejoras para la gestión de la infraestructura verde de Sevilla: la previsión del Ayuntamiento de plantar 5.000 árboles en un año. El balance neto para Juan Espadas es que la ciudad cuenta con 2.600 ejemplares más desde su llegada al Consistorio.

Seguir leyendo »

El efecto Despeñaperros

El 12 de enero de 2018 se estrenó una de las mayores superproducciones de la industria audiovisual española: La Peste, un thriller ambientado en los bajos fondos de la Sevilla del Siglo de Oro. A los pocos días, las redes y los suplementos culturales de todos los periódicos ardían en una intensa polémica: ¿por qué no se entienden los diálogos? Su director, el sevillano Alberto Rodríguez, había cometido una herejía más grave que las perseguidas en su narración: había dejado a sus personajes hablar en andaluz. Los mismos espectadores que crecieron viendo a la Juani, el Pozi o los cuñaos, que se rieron con Ocho apellidos vascos y ven cada semana Allí abajo se quedaron atónitos al escuchar en andaluz una historia que poco tenía que ver con el humor y el folklore. ¿Se puede contar en andaluz una disputa teológica, una novela histórica, una trama de detectives, una historia de poder y desigualdad?

Despeñaperros es un desfiladero atravesado por la A4, la principal autovía que conecta Madrid y Andalucía, una puerta abierta en la frontera natural e histórica que supone Sierra Morena. Es un tobogán por el que caen las modas, las banderas, los productos audiovisuales y los proyectos políticos; pero es un ocho mil a escalar cuando se trata de hacer comprender en Madrid lo que sentimos, padecemos, proponemos y deseamos como andaluzas y andaluces.

El autonomismo andaluz, que fue la lucha de nuestros mayores durante la Transición para conseguir las condiciones políticas y constitucionales que permitiesen la superación de la brecha social y económica que nos separa del resto de España, fracasó. Y fracasó a pesar de todas las mejoras de los últimos 40 años, porque nacer en Andalucía sigue suponiendo vivir menos años, ganar menos salario y pensión o sufrir un riesgo mayor de caer en la pobreza y la exclusión. Sabemos que estas diferencias son fruto de un lastre histórico, agravado por una suerte de colonialismo interno, que no se resuelve en 40 años.

Seguir leyendo »