eldiario.es

9

La nueva y amable transfobia con cara de progre

El activismo trans ha conseguido un gran logro introduciendo en el discurso términos que responden a la lucha transexual por ser iguales en derechos, dignidad y para combatir la discriminación. "Despatologización", "diversidad", "libre autodeterminación del género", "binario" o "derecho a ser" forman parte ya del lenguaje mediático, político y del activismo social. Hemos conseguido que sea políticamente incorrecto decir lo contrario en público. Esto ya es un avance.

Pero el tutelaje médico y la colonización cisexista (término que designa a las personas no transexuales) de que hemos sido objeto históricamente se resiste a perder su privilegio de control y superioridad. Por ello no es extraño ver que los colonizadores verbalicen estos términos de los que se han apropiado para poder mimetizarse, camuflar y justificar su intrusismo.

Sin embargo, ello no quiere decir que tengan asumido algo que, debido al privilegio cisexista, no viven y sufren en carne propia. Sólo quien sufre la discriminación puede con voz propia pedir para ganar. Quien usurpa esta voz hablando desde una situación de privilegio, siempre pedirá para perder: en ningún caso querrá perder esos privilegios. De ahí las grandes contradicciones a la que estamos asistiendo en este teatro social, donde se mezclan el servilismo político, el afán de notoriedad y una agresiva invasión de un espacio que no les corresponde. Y lo saben.

Hablan de libre autodeterminación del género, pero defienden los intereses del lobby médico. Hablan de diversidad pero imponiendo modelos cisnormativos y binarios. Hablan de igualdad y nos siguen segregando.

Se refieren a la transexualidad como condición humana y como expresión de la diversidad y siguen hablando del "cuerpo equivocado" o "cuerpo atrapado". Repiten que existen mujeres con penes y hombres con vulvas y fomentan el genitocentrismo (mujeres con vulvas, hombres con pene).

Lo grave es que no son trans ni sufren transfobia, pero están en mesas de trabajo decidiendo y proponiendo leyes que sólo conciernen a las personas trans, imparten charlas y dan entrevistas usurpando la voz de las personas trans, distorsionando el discurso e imposibilitando la tan necesaria visibilidad transexual.

Estamos viviendo un sutil acto de transfobia. Han hecho de lo trans un negocio y un ocio: mercadeando con nuestras necesidades y derechos, cediendo en nuestro nombre a intereses partidistas, clasistas y médicos. Para legitimar toda esta salvaje y agresiva invasión, se rodean de personas trans acríticas y no empoderadas, a las que utilizan en sus charlas y eventos exhibiéndolas como personajes de un circo y siempre en el patético registro del testimonio del "pobrecito" trans. Para teorizar ya están ellos, los académicos y doctores. 

Igualmente se hacen rodear de pseudoprofesionales novísimos con pátina de progres, que se autoproclaman expertos y que buscan un hueco en algún ‘chiringuito institucional’, notoriedad y sustituir a los viejos expertos. Una operación de centrifugado,  un lavado de cara para que nada cambie excepto quitar la T de las Unidades de Trastorno de Género (UTIGs) o crear otras nuevas. Una operación de maquillaje que acompañan con palabras amables y bien sonantes que esconden tutelaje medico: "Tienes derecho a ser, pero cuando yo lo certifique". Es lo se esconde detrás de esta neocorriente transfóbica con cara de progres.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha