eldiario.es

9

Enclave Rural Enclave Rural

Brazadas solidarias por el Guadalquivir contra la crisis

El nadador Carlos Peña realiza una travesía a nado desde Córdoba a Sanlúcar de Barrameda para pedir la colaboración ciudadana con los Bancos de Alimentos andaluces.

Ocho etapas y 270 kilómetros a nado sintetizan la gesta de este atleta aventurero que sufrió en primera persona el desempleo y la crisis contra la que colabora ahora de esta particular manera.

El nadador Carlos Peña antes de iniciar su travesía por el Guadalquivir en solidaridad con los Bancos de Alimentos.

El nadador Carlos Peña antes de iniciar su travesía por el Guadalquivir en solidaridad con los Bancos de Alimentos.

Ocho etapas a nado en una travesía en solitario por el Guadalquivir de unos 270 kilómetros desde Córdoba hasta Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Todo ello para servir de reclamo y alzar la voz por la necesidad de ayuda de los Bancos de Alimentos de Andalucía. El protagonista de esta hazaña deportiva y solidaria es Carlos Peña, atleta aventurero y activista social que ha querido ligar sus gestas a la concienciación sobre la realidad social que la crisis ha deparado.

"Yo he sufrido la crisis. Mi mujer y yo hemos estado en paro dos años y medio. Ahora ya hemos remontado y esa es mi motivación", cuenta a eldiario.es/andalucia antes de iniciar su travesía desde la capital cordobesa. Quiere ser altavoz de la labor de los Bancos de Alimentos y que su acción durante estos ocho días a lo largo del Gualdalquivir llame la atención y la gente no se olvide de la ayuda que necesitan los más desfavorecidos por la crisis.

"No hace falta que la gente venga a aplaudirme. Lo que sí les pido es su colaboración con los Bancos de Alimentos, que les hagan llegar sus donaciones", explica este nadador vasco curtido ya durante años en arriesgadas aventuras deportivas que aprovecha para lanzar mensajes solidarios: desde la lucha contra la leucemia a la investigación en enfermedades raras, pasando por la ayuda a afectados por catástrofes naturales.

Los Bancos de Alimentos de Córdoba, Sevilla y Cádiz son los que recogerán la ayuda con esta particular llamada de atención que recorrerá a nado las tres provincias. Un esfuerzo físico que llevará a Carlos Peña a nadar entre ocho y diez horas al día en cada una de las etapas por el río grande de Andalucía, un río que "no conozco" a la hora de sumergirse en él y saber qué se puede encontrar en sus 270 kilómetros de recorrido. Pero, añade, "me gusta este reto".

"Experiencia en nado tengo mucha", dice Peña casi irónicamente al recordar sus travesías por ríos, mares, océanos, lagos, embalses, estrechos y bahías en medio mundo. Ahora, sin perder el respeto en ningún momento al Guadalquivir, se sabe de memoria las etapas y los distintos municipios en los que será recibido al término de cada una de ellas. El primer día finalizará en Posadas y después Peñaflor, Lora del Río, Cantillana, Sevilla, Colonia de Alfonso XIII y Trebujena serán sus paradas antes de llegar a la meta en la desembocadura del Guadalquivir en Sanlúcar de Barrameda el próximo 11 de julio.

"Mi papel es servir como mensajero y altavoz de una necesidad social"

En su partida, rodeado de los responsables del Banco de Alimentos de Córdoba y acompañado por varios piragüistas locales, Peña no se olvida de atender a los medios de comunicación para que transmitan su voz y así se contagie la solidaridad que persigue la hazaña de este nadador.

Y pese a la "mucha tensión" que confiesa le ha acompañado en los días previos, en la mañana en la que se lanza al río se muestra decidido y confiado en su capacidad física y convencido del objetivo solidario que se ha marcado. "Me siento mejor cuando sé que mi esfuerzo puede servir para ayudar a alguien", admite.

Para él, su granito de arena frente a la crisis es este tipo de gestas. Este tipo de gestos. "Yo hago mi parte y el Banco de Alimentos hace la suya", cuenta. "Mi papel es servir como mensajero y altavoz de una necesidad social", que en este caso busca canalizar la donación de comida a los bancos de alimentos andaluces.

Embutido en un traje de neopreno y con unas aletas de goma y metacrilato que explica cómo se ha fabricado él mismo –"así ellas se adaptan a mí y no yo a ellas", dice- comienza su travesía. Protección Civil, la Asociación Andaluza de Voluntarios y el Club de Piragüismo Triana le apoyarán en embarcaciones en su viaje solidario. A él se le verá estos días nadando Guadalquivir abajo, a espaldas, para hacer frente a la crisis.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha