eldiario.es

9

Enclave Rural Enclave Rural

Los restos de los últimos maquis de Sierra Morena ven la luz

Los trabajos en el cementerio de Adamuz (Córdoba) dan con los cuerpos de la considerada como última partida de maquis en la provincia cordobesa. 

La intervención arqueológica desarrollada halla los restos buscados desde 2012 y la Junta de Andalucía lo ha puesto en conocimiento del juzgado para abrir el proceso de exhumación e identificación.

Los integrantes de la conocida como partida de Romera fueron fusilados y sepultados en este cementerio entre 1943 y 1949, junto a las personas que les servían de enlaces.

Miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa) en trabajos de exhumación de víctimas.

Miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa) en trabajos de exhumación de víctimas.

En septiembre de 2012, familiares de los últimos maquis de la Sierra Morena cordobesa contactaron con la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa) para intentar buscar los restos de sus parientes represaliados en la posguerra. El trabajo de esta asociación permitió que en agosto de 2013 ya se hiciera una primera cata arqueológica en el cementerio de Adamuz (Córdoba) para constatar si, como creían, los cuerpos de estos maquis habían sido sepultados allí. Ahora, casi un año después y tras meses de excavaciones, los restos de varios de ellos han sido hallados y señalados en una primera identificación arqueológica como los cuerpos de quienes estaban buscando: los integrantes de la denominada partida Romera.

La partida Romera, considerada como el último grupo de maquis de la Sierra Morena Cordobesa, desapareció entre los años 1943 y 1949, años en los que sus miembros fueron sometidos a juicios sumarísimos y fusilados en el cementerio de Adamuz. Ahora, setenta años después, los trabajos iniciados el pasado mes de mayo por Aremehisa con una subvención de unos 7.000 euros de la Junta, han permitido localizar los primeros restos: tres personas sepultadas sin caja y con señales de haber muerto de un tiro.

Paralelamente, la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía ha puesto en conocimiento del juzgado correspondiente el hallazgo de estos restos, según ha anunciado su director, Luis Naranjo. De esta manera, se podrá seguir el protocolo establecido y, si todo va bien, proseguir con las tareas para exhumar los cuerpos e identificarlos definitivamente. Para ello, los trabajos previos de pruebas de ADN de los familiares vivos que buscan a sus seres queridos ya están hechas, de manera que sólo quedaría cotejar las muestras.

Documentación y testimonios, claves

Desde la primera cata arqueológica hasta los trabajos que ahora han dado fruto, la tarea de la Asociación de Aguilar de la Frontera no ha parado. La búsqueda de documentos en el Ayuntamiento de Adamuz, en el Registro Civil y en el Tribunal Militar de Sevilla, así como de los testimonios orales del sepulturero del cementerio y la información y documentación aportada por los familiares, han sido claves para lograr ubicar los enterramientos.

Esa ubicación exacta del enterramiento se ha obtenido “gracias a documentación de los registros civiles y de algunos expedientes de juicios sumarísimos del Tribunal Militar de Sevilla”, cuenta Rafael Espino, presidente de Aremehisa. Y tras esa recopilación de información, la solicitud de los permisos pertinentes en colaboración con el Ayuntamiento para trabajar en el cementerio de la localidad y realizar un estudio topográfico del camposanto, que han permitido finalmente el hallazgo que buscaban bajo la dirección técnica de la arqueóloga de la asociación, Virginia Barea.

“Nos hemos encontrado con cuerpos sepultados sin posiciones habituales de enterramientos, con fracturas en vértebras por muerte violenta, por un disparo, también en el cráneo”, explica la arqueóloga al mostrar las evidencias de que los cuerpos hallados no habían seguido rito alguno al ser enterrados y presentaban señales de asesinato.

Colaboración de voluntarios por la recuperación de la memoria

Ahora, la tarea debe esperar los tiempos del juzgado, para poder continuar en la búsqueda de más restos. Según la documentación que maneja Aremehisa, en el cementerio de Adamuz podrían encontrarse hasta 45 represaliados, entre guerrilleros y enlaces a los que se unieron otras personas, acusadas de colaboradores sin serlo, que fueron llevadas también a juicios sumarísimos y fusiladas en este cementerio durante la posguerra.

En los trabajos llevados a cabo por Aremehisa desde la cata arqueológica del verano pasado han colaborado también voluntarios de otras partes de España, que se unieron para realizar los primeros trabajos sobre el terreno.  “Hay que agradecer el comportamiento de toda esa gente que mantienen la actitud digna y comprometida con la recuperación de la memoria histórica”, señala Espino.

Porque el objetivo, el fin último de este trabajo, es la recuperación de esa memoria y que los familiares puedan saber dónde están sus parientes y recuperar sus restos. “Nuestro fin es la realización del ciclo completo: localizar, exhumar, identificar y entregar los restos a sus familiares”, cuentan desde Aremehisa. De momento, el primer gran paso, ya se ha dado.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha