“La alimentación adecuada es fundamental en el deporte”

Escribano, durante la charla que ha pronunciado este sábado en La Rinconada.

El doctor Antonio Escribano ha participado este sábado en el I Encuentro de Clubes de La Rinconada (Sevilla), con una ponencia en la que ha puesto sobre el escenario del centro cultural Antonio Gala su experiencia a la hora de trabajar en la nutrición en el ámbito del deporte, donde ha puesto sobre el escenario del centro cultural Antonio Gala que “la alimentación adecuada es fundamental en el deporte”.

En unas jornadas en las que se profundiza en aspectos tan relevantes dentro de la competición como la preparación física, la psicología y la nutrición, organizadas por el Ayuntamiento, eldiario.es/andalucia y muchodeporte, Escribano ha recordado a los deportistas, y muchos de ellos formaban parte del público de la sala, que alimentarse es algo que tienen que tener en cuenta como parte de su preparación, y con unas pautas que, eso sí, cada persona debe tener en cuenta en función del ejercicio físico que realiza.

Ha analizado cómo la nutrición proporciona la energía suficiente que necesita el cuerpo para realizar una actividad, y esos alimentos impactan en la fuerza, el rendimiento y en la recuperación.

Para un deportista es vital la alimentación, porque necesita comer de

forma adecuada para obtener resultados óptimos. La alimentación deportiva se basa en hidratos de carbono, proteínas y grasas, además de la hidratación y la ingesta de vitaminas y minerales.

La complejidad del cuerpo

El doctor ha planteado, antes que nada, la importancia de conocer el cuerpo y cómo funciona, aunque muy por encima, con una datos ciertamente llamativos. “Cada segundo pasan en el cuerpo humanos seis cuatrillones de cosas. Cada día regeneramos 330.000 millones de células. Cada personas consume en su vida 70.000 kilos de comida, 70 toneladas, que en parte se quedan en el cuerpo. Además, nos bebemos en nuestra vida 100.000 litros de agua, pero entra y sale”.

Ha puesto varios ejemplos tendentes a entender la importancia de la alimentación, teniendo en cuenta que el cuerpo necesita oxígeno, agua y combustible como su propia gasolina. “Si nos comemos un plátano o una manzana estaremos mejor que antes, pero si nos tomamos un cubata estaremos peor, por muy bueno que esté. La comida siempre nos da un acuse de recibo, hasta en el estado de ánimo”.

“Comemos porque necesitamos energía y repuestos y funcionalidad de las moléculas”, ha dicho, y ha pedido que no haya actitudes como las que promueven los veganos, porque los nutrientes que se dejan de tomar “el organismo no lo va e char de menos el próximo medio año pero si el resto de su vida”.

El fútbol más físico

Escribano ha hablado de cómo la buena alimentación influye en el fútbol de hoy día, “en el que las transiciones defensa ataque cada vez más lapidas. En el último mundial fueron un segundo más rápidas, y eso son ocho metros en un campo de fútbol”.

Otro dato interesante es que en un partido se pueden producir “de 120 a 250 cambios de actividad en alta intensidad”. Con todo, la alimentación del futbolista es esencial. No hay que cometer errores, ha dicho, como comer proteínas tras un esfuerzo, sino que hay que alimentarse bien.

En el Mundial de Rusia, el 30 % de las acciones de gol comenzaron con internadas por las bandas. “El campo se ha ensanchado”, recuerda el médico.

“El fútbol es metabólicamente más caro”, recuerda, y se hacen imprescindibles que haya reservas de combustible y estrategias de alimentación. 

Un ejemplo evidente es el Chelsea, cuyas carencias técnicas de los jugadores las sustituye por una preparación física que casi es “una disposición militar no deja respirar, y si un equipo agobia tanto que no deja disparar a puerta, ya tiene mucho ganado”.

Trayectoria

Antonio Escribano es especialista tanto en endocrinología y nutrición como en medicina deportiva.

Catedrático de Nutrición Deportiva por la Universidad Católica de Murcia (UCAM), es Profesor del Grado de Nutrición humana y Dietética en la Universidad de Navarra y profesor de Fisiología de la Universidad de Sevilla, actividad que combina con el ejercicio de la medicina en sus consultas de Córdoba y Sevilla.

En el 2017 fue galardonado con el Premio Nacional de medicina deportiva y en diciembre de este mismo año fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad San Ignacio Loyola (USIL) de Lima (Perú), distinción en reconocimiento a sus aportaciones en el campo de la endocrinología, nutrición y medicina deportiva.

Es colaborador y asesor habitual de clubes e instituciones deportivas así como distintos deportistas de élite a nivel individual, especialmente futbolistas, tenistas, atletas y baloncestistas.

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2021 - 13:19 h

Descubre nuestras apps

stats