La lucha vecinal sirve en Sevilla: vecinos de San Jerónimo logran que no les quiten paradas de autobús

Protesta vecinal en San Jerónimo en contra de la modificación de la línea 3.

La lucha empezó hace cosa de un año, cuando el Ayuntamiento de Sevilla anunció una reordenación de las líneas de autobús de Tussam (la empresa municipal de transportes) en el contexto de la remodelación por las obras en la avenida de la Cruz Roja. Uno de sus pilares era que a la línea 3, la que tiene el recorrido más largo en la capital hispalense, se iba a convertir en una línea rápida. Hasta ahí, nada que objetar. El problema estalló cuando se supo que para eso había que quitar paradas, y la primera decisión fue que dejara de pasar por el barrio más al norte de Sevilla, San Jerónimo, con unos 11.500 residentes. También dejaba sin servicio al pequeño conjunto residencial del Higuerón. La idea incendió los ánimos y ahora, tras meses de protestas vecinales, el gobierno local (PSOE) ha plegado velas y ha dejado las cosas casi como estaban.

Adiós a un vecino molesto: arrancan las obras para liquidar la depuradora de San Jerónimo en Sevilla tras casi 40 años

Adiós a un vecino molesto: arrancan las obras para liquidar la depuradora de San Jerónimo en Sevilla tras casi 40 años

Así se lo ha comunicado a las entidades vecinales en una reunión celebrada esta semana en la que se ponía sobre la mesa una nueva propuesta que, en principio, ya sí satisface al mantenerse en el barrio 12 paradas (seis en cada sentido) de la línea 3, aunque todavía se quiere rascar al menos una más. La otra línea que llega al barrio, la 10, también se queda tal y como está al guardarse en el cajón una remodelación que le hacía dar un buen rodeo.

Una revolución en la movilidad

La línea 3 para San Jerónimo fue en su momento como si le abriesen las puertas del paraíso de la movilidad. Acostumbrado el barrio a tener sólo la línea 10, que lleva al centro por la Ronda Histórica, los vecinos se encontraron con que tenían la opción de conectar con toda la parte oeste del casco histórico (paralelo al río), lo que a su vez suponía varios hitos: nuevos accesos al centro, paradas en la estación de autobuses y cerca de los hospitales Virgen del Rocío y Virgen de Valme, enlaces con los puentes que llevan a Cartuja, Triana y Los Remedios… Y en dirección contraria, llevaba a Pino Montano, el barrio más populoso de la zona norte.

Con estos mimbres, no es de extrañar que de la incomprensión inicial del proyecto se pasó rápido a la indignación, lo que se tradujo primero en reclamaciones, luego en concentraciones y finalmente en una multitudinaria manifestación que expresaba bien a las claras que aquello se había convertido en una cuestión de estado para el barrio. El Ayuntamiento fue progresivamente haciendo nuevas modificaciones, hasta que en esta última reunión (hubo una previa hasta con el alcalde, Juan Espadas) presentó una propuesta que en principio ha recibido luz verde vecinal.

La plataforma seguirá vigilante

Lo de 'en principio' viene al hilo de que la idea inicial es activar el nuevo recorrido acordado a partir del 23 de septiembre o cuando finalicen las obras que afectan al actual recorrido de la línea 3. Tussam ha transmitido que a los seis meses se hará una valoración de cómo funciona el servicio con la idea de introducir cambios si se considera necesario de la mano de las asociaciones del barrio. La plataforma 'La línea 3 no se toca', que ha liderado esta rebelión vecinal, agradece el cambio de postura municipal, pero ya advierte de que seguirá atenta a estas posibles modificaciones. "Estaremos siempre dispuestos a seguir en la misma línea de lucha y negociación", defiende.

"A los vecinos de San Jerónimo queremos expresarles nuestra mayor gratitud por su talante y respuesta durante estos meses ante esta problemática", apunta la plataforma. Por lo pronto, pide al menos una parada más para atender la barriada del Patronato, algo que en principio el gobierno local ve poco factible pero que de todos modos va a analizar Tussam.

"Barrios de primera y de segunda"

La cuestión se abordó en la Comisión de Control municipal de este viernes, en la que Adelante Sevilla volvió a preguntar por la remodelación de las líneas 1, 3, 10, 11, 12, 13 y 16, obteniendo la respuesta del gobierno municipal de este "acuerdo" para la 3. "Eso demuestra que la lucha vecinal ha servido", se congratulaba el concejal Daniel González Rojas, de Adelante, que ahora pone el acento en la línea 1 a su paso por zonas de la Macarena y en que no se afecte a los vecinos del extremo sur de la línea 3, Bellavista, con los que el Ayuntamiento ya tiene reunión la semana que viene porque de partida le quitan 10 paradas por sentido.

El concejal de Gobernación, Juan Carlos Cabrera (PSOE), reconocía que se trata de un "tema polémico", aunque incidiendo en la capacidad de diálogo del gobierno como demostraría la aceptación de buena parte de las demandas vecinales. La idea, explicó era hacer una línea exprés como ya se hizo con las que existen en Sevilla Este y Pino Montano, a lo que González Rojas replicó que aquello se hizo "sin modificar las líneas que ya existían". Esto, a su juicio, confirma que para el Ayuntamiento "hay barrios de primera y de segunda", lo que fue considerado como una "ofensa" por parte de Cabrera.

Etiquetas

Descubre nuestras apps