El alcalde de Sevilla prohibirá la entrada del vehículo privado en el casco antiguo de la ciudad en 2022

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante su intervención en el CITIES FORUM 2020. Foto: Comisión Europea / Renato Lainho

Juan Espadas ha anunciado su intención de limitar la entrada de vehículos privados en el centro de la ciudad de Sevilla a partir de 2022 como parte del plan estratégico municipal 2030, que establece la transición ecológica como una "prioridad fundamental" de Sevilla. La fecha elegida por el alcalde socialista coincide con el final de su mandato y con el consecuente año electoral. "Dentro del conjunto de medidas de emergencia climática que hemos aprobado en pleno municipal está priorizar que en el casco antiguo de la ciudad circulen exclusivamente los vehículos de residentes y de servicio público", señaló Espadas en una entrevista con Efe realizada en Oporto.

Porque el alcalde de Sevilla ha asistido en Oporto (Portugal) a la 4ª edición del Foro de las Ciudades (CITIES Forum 2020), un encuentro bianual que aborda las futuras estrategias de desarrollo urbano. Y lo tiene claro: está “peleando” para que el discurso de las ciudades se tenga en cuenta en Europa. En esta ocasión, la cita, que ha aunado a más de 800 participantes, se ha centrado principalmente en cambio climático, digitalización y economía circular, elementos clave para el crecimiento sostenible de las zonas urbanas.

La Comisión Europea ha lanzado recientemente un Pacto Verde que apuesta por una cadena alimentaria, unas industrias y unos medios de transporte más sostenibles. También pretende impulsar la protección del medio natural, el uso de energías alternativas limpias y medidas para combatir la contaminación. Europa busca convertirse en el primer continente climáticamente neutro, pero ante este desafío se requiere de una coordinación administrativa y mucha inversión. Y a las ciudades. “Una Europa más fuerte necesita ciudades más fuertes”, apuntaló en su intervención el vicepresidente de Eurocities y alcalde de Florencia, Dario Nardella.

¿Políticas que favorezcan ciudades más sostenibles?  

  Más del 55% de la población mundial vive en zonas urbanas. La tendencia sigue al alza y se estima que en 2050 habrá 2,5 mil millones de personas más residiendo en áreas urbanas, según el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU Hábitat). Al mismo tiempo, las ciudades consumen el 78% de la energía mundial y producen más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. ¿Cómo se ponen en marcha, entonces, políticas que favorezcan ciudades más sostenibles?  

"Las ciudades necesitan un asiento en la mesa europea", expresó Nardella en una declaración que casa con la tarea que tiene por delante el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. El regidor fue elegido como ponente del dictamen para la renovación de la Carta de Leipzig publicada en 2007. El gobierno alemán, que asume la presidencia del Consejo Europeo a partir del segundo semestre de 2020, ha querido actualizar este documento que establece los principios de sostenibilidad, integralidad y participación ciudadana como base para del desarrollo urbano del futuro. Espadas tiene un gran reto por delante.

El alcalde de Sevilla defiende que la contribución de las zonas urbanas en las nuevas políticas de desarrollo urbano es imprescindible. “Buscamos reforzar el papel de las ciudades, cómo mejorar la financiación y tener capacidad de interlocución política”, señaló Espadas a eldiario Andalucía.

 Faltan herramientas de inversión

"Las ciudades tienen un papel crucial en el desarrollo de Europa y se les debe dar herramientas para eso", dijo la comisaria europea de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira en el discurso inaugural de CITIES FORUM 2020. Pero Espadas ve un obstáculo: “Necesitamos tener capacidad para hacer inversiones públicas de carácter extraordinario para poder realizar la transición ecológica”. Para ello, el alcalde del consistorio hispalense ve “relevante” que las autoridades locales puedan disponer de recursos propios al margen de los límites establecidos por Bruselas. Es decir, si una estrategia de inversión pública va ligada al desarrollo urbano sostenible, no debería, para Espadas, ser restringida por los principios de estabilidad presupuestaria o por el principio de control del déficit. “Con estos frenos no vamos a llegar a 2030 ni a 2050”, puntualizó.

Espadas lucha contra el techo de gasto impuesto por la Unión Europea en el ámbito de la inversión pública local en materia de sostenibilidad. Además de participar en Oporto para abordar la tarea de elaborar un dictamen que revise la Carta de Leipzig, Espada ha expuesto las estrategias de desarrollo urbano que Sevilla ha tomado ante la emergencia climática. El alcalde socialista y presidente de la Red de Ciudades por el Clima ha aprovechado su visita a la ciudad portuguesa para “tener voz” y “hacer socios”. Además, ha mantenido reuniones con la secretaria general de Eurocities, Anna Lisa Boni, y ha estrechado vínculos con sus homólogos como el alcalde de Oporto, Rui Moreira.  

En busca de Fondos Europeos

Espadas insiste en el rol de las autoridades locales ante los desafíos que encaran las zonas urbanas y presume: “Hemos sido una de las primeras ciudades en impulsar que sus empresas municipales tengan una estrategia específica de cambio climático articulada en Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (PACES)”. El alcalde alude a cómo el sector público local ha promovido unas medidas sostenibles en algunos casos donde todavía no hay iniciativa privada suficiente. “Emasesa es una de las empresas líderes en la gestión pública del agua con plan de 50 medidas de lucha contra el cambio climático que hace que su actividad sea autosuficiente energéticamente al 78%”.

El consistorio hispalense comparte en eventos como CITIES Forum su propuesta de ciudad y los aprovecha para establecer conexiones con los distintos organismos y actores. Así, Sevilla ha pasado de “tener cero” de financiación de proyectos europeos para la ciudad a más 120 millones de euros en los últimos cuatro años. Un ejemplo es la reciente financiación obtenida por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para el “Sevilla Social Housing”, un programa incluido en el plan municipal de vivienda y que facilitará la construcción de viviendas en alquiler. Para Espadas la vivienda debe ser un “motor para la transformación ecológica”, como expresó en su intervención en el debate de alcaldes dentro del marco de CITIES FORUM y en el que también participaron la Vicealcaldesa de Madrid,  Villacís, y la alcaldesa de Esplugas de Llobregat, Pilar Díaz Romero. “Es una obligación de los ayuntamientos financiar proyectos en vivienda en las zonas más desfavorecidas para otorgar soluciones que cumplan con la eficiencia energética”.

Pese a que el Ayuntamiento traza su plan estratégico para ajustarse a la Agenda 2030, Espadas reconoce que Sevilla necesita una mayor concienciación para abordar nuevos planteamientos de movilidad, reciclaje, consumo, etc. “Somos menos exigentes a la hora de pensar que la transformación ecológica empieza por uno mismo”. 

 

Etiquetas
Publicado el
1 de febrero de 2020 - 18:34 h

Descubre nuestras apps

stats