La portada de mañana
Acceder
El ahorro energético entra en vigor convertido en una nueva batalla política
Cinco cadáveres, una sortija y una alianza, los restos de la represión franquista
Opinión – España y los bajos salarios, por Unai Sordo

Vecinos de Sevilla denuncian la actuación policial “violenta y desproporcionada” en una marcha contra los cortes de luz

Imagen de la manifestación contra los cortes de suministro eléctrico

Sara Rojas


1

Pretendía ser una protesta pacífica. Otra más de las que se llevan celebrando las últimas semanas en Sevilla contra los cortes de luz que sufren a diario los vecinos de barrios obreros como Polígono Sur o Cerro Amate. Pero la última manifestación vecinal ha derivado en un “lamentable episodio de abuso policial”, tal y como lo califican testigos y miembros de las asociaciones convocantes.

Luz, vulnerabilidad y marihuana: el caldo de cultivo detrás de los repetitivos cortes de suministro eléctrico en algunos barrios de Andalucía

Luz, vulnerabilidad y marihuana: el caldo de cultivo detrás de los repetitivos cortes de suministro eléctrico en algunos barrios de Andalucía

“Los vecinos llevan meses movilizándose y denunciando ante la Administración la situación insoportable que padecen en sus viviendas”, cuenta Eva Collado, una de las portavoces de Barrios Hartos, la plataforma que ha impulsado la marcha contra las eléctricas que se ha saldado con la detención de un activista. En esta ocasión, Barrios Hartos se propuso salir del distrito Cerro Amate para “unificar” la protesta que comparten diversas barriadas humildes de la capital hispalense “marchando en una única manifestación para hacernos mas visibles”.

Con este cometido arrancó la marcha desde la Avenida de Andalucía en dirección Luis Montoto, para llegar hasta la sede de Endesa. “De repente los agentes deciden que solo podemos marchar por uno de los dos carriles que teníamos ocupados”, narra Eva en conversación con este periódico. “Empezaron las discusiones porque teníamos autorización de la Delegación del Gobierno y un señor mayor cayó al suelo”, tal y como se puede ver en el vídeo grabado por uno de los asistentes. Entonces, Juan García, también portavoz de Barrios Hartos y organizador de la manifestación, “corrió en auxilio” de este vecino. “Lo cogieron de la mochila y lo tiraron al suelo con una violencia inusitada”, relata otro de los testigos de la detención.

Como a un “delincuente”

En las imágenes que circulan por las redes sociales se puede ver cómo tres agentes de la Policía Nacional reducen a este conocido activista sevillano “de forma violenta y desproporcionada”. Tratan de inmovilizarlo contra el asfalto, uno de ellos apoya su rodilla en la cara de Juan y ejerce presión a pesar de los gritos de dolor del representante de Barrios Hartos. A partir de ahí, según detallan a esta redacción sus compañeros, los policías metieron al activista en el furgón, donde “recibió varios guantazos”.

Por su parte, fuentes del cuerpo de Policía Nacional de Sevilla informan que se detuvo al portavoz de la manifestación por “resistencia y desobediencia grave de los agentes de autoridad”. Según la versión de las Fuerzas de Seguridad del Estado, el detenido se opuso a las instrucciones de los agentes que trataban de concentrar la manifestación en el carril derecho.

“Había gente nerviosa y Juan estaba intentando tranquilizar a la gente”, comentan a elDiario.es Andalucía cargos públicos que participaron en la concentración. “Es una salvajada totalmente desproporcionada”, lamentan para declarar después: “Lo han tratado como si fuera un delincuente”. “Somos vecinos haciendo uso de un derecho democrático para denunciar una situación que es ya inadmisible y lejos de conseguir una solución, somos pisoteados”, deplora Eva Collado con aflicción.

Indignación en las redes

Juan García ha pasado la noche en comisaría y hasta el mediodía siguiente no ha pasado a disposición judicial. “Lo han dejado toda la noche en el calabozo aduciendo que no tenían tiempo de tomarle declaración, pero es una forma de represión para ejemplarizar”, presume la portavoz de Barrios Hartos, en referencia a que su compañero es “una cabeza representativa” de la plataforma vecinal que abandera la protesta contra Endesa. De acuerdo con el testimonio de sus compañeros, presenta heridas y “lesiones muy evidentes en cara, cuello, hombros y brazos”, de ahí que, al quedar en libertad, haya acudido al hospital.

“No hay derecho que pretendan callarnos con esta brutalidad”, sentencia Eva. Otros manifestantes explican que es normal que en este tipo de actos se genere cierta “tensión”, aún más cuando los vecinos están desesperados, “sufriendo calamidades”. Sin embargo, confiesan que hasta este momento nunca habían presenciado una “represión” con medios de coerción “absolutamente desproporcionados”.

Las imágenes de este episodio han circulado por las redes sociales suscitando la indignación de usuarios y grupos políticos, como Adelante Andalucía. “Es una vergüenza”, recrimina la formación andalucista, que ya ha anunciado que va a pedir una investigación “a raíz de la desproporcionada actuación policial” en una manifestación “que estaba siendo pacífica” y tenía “el recorrido legalizado”.

La lucha continúa

Desde las plataformas que han organizado esta y otras concentraciones anteriores avanzan que las movilizaciones no van a cesar. “El problema no se arregla”, critican. “Endesa no invierte en el saneamiento de las infraestructuras de los barrios obreros y cada año cuando hay temperaturas extremas de frío o de calor, salen ardiendo los transformadores y las familias se quedan días completos sin luz, sin poder encender el ventilador, cocinar, conservar los alimentos o conectar los respiradores de personas mayores”, expone la portavoz de Barrios Hartos. La distribuidora repuso hace unas semanas uno de los transformadores que había ardido meses antes y que abastecía a unos pisos propiedad de la Junta.

Para demostrar que la situación es “insostenible”, recuerdan que ya se ha cobrado “la primera víctima en el barrio”: un hombre de 52 años que ha muerto por un golpe de calor. Entretanto, la compañía eléctrica “no hace más que subir la factura de la luz”, reprocha Eva Collado. Y aunque “obtienen millones de beneficios, no invierten en los barrios obreros” que sufren las infraestructuras “más degradadas”. Por todo ello, aseguran que seguirán movilizándose. Porque “esa es la única fuerza que tenemos”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats