eldiario.es

9

Andalucía Andalucía

La economía circular en Mercadona: más allá de la teoría

Mercadona no transporta “aire”, sino camiones repletos, y eso reduce el impacto ambiental considerablemente, con lo que a menos viajes, menos impacto, explican

Trabaja estrechamente con Logifruit, S.L., empresa fundada en 1996, que centra su actividad en el lavado, clasificado, almacenado y alquiler de envases reutilizables de plástico

Su labor se centra en asuntos como que los camiones jamás viajen vacíos

La "estrategia del ocho" explica en qué consiste el trabajo.

La "estrategia del ocho" explica en qué consiste el trabajo.

El concepto de economía circular alcanza su máximo exponente en determinados sectores de la empresa, pero es especialmente importante si se aplica en toda su extensión.

En el caso de Mercadona, aunque todo se ha acelerado en los últimos tiempos por mor de las urgencias que exige el cambio climático, llevan años peleando para que el reciclaje sea un modo de vida diario, explican desde la cadena de supermercados. Y en transformar la teoría de la economía circular en algo práctico están envueltos dos aspectos de su producción. Su trabajo con Logifruit, S.L. y su política de transporte de mercancías. En el primer caso, se trata de una empresa fundada en 1996, que centra su actividad en el lavado, clasificado, almacenado y alquiler de envases reutilizables de plástico. Se trata de un método de trabajo que, en esencia, hace que una misma caja tenga varios usos, con sistema de limpieza, arreglo y reciclaje incluso por partes si es necesario, llegando a ser un modelo friendly pool de envases reutilizables en España.

En las tiendas de Mercadona, las cajas recicladas siguen teniendo vida.

En las tiendas de Mercadona, las cajas recicladas siguen teniendo vida.

Camiones llenos

Las cifras marcan que, durante 2017 y 2018 Mercadona ha seguido desarrollando su estrategia de transporte sostenible para adecuarse a los nuevos desafíos operativos y ambientales. Su labor se centra en asuntos como que los camiones jamás viajen vacíos: por ejemplo, en el 90 % de los viajes de ida los camiones van llenos. En las vueltas, están al 100 %. El 98 % de la flota es Euro VI o Euro VI C, y ya supera el medio centenar de vehículos propulsados a gas.

La cuestión es buscar la mejor manera de gestionar la flota de transporte por carretera, y por eso se realizan pruebas con combustibles y tecnologías alternativas que permitan mantener la eficiencia logística y mejorar los impactos ambientales.

El concepto, que se puede consultar en la web de Mercadona, es así de claro: persigue año tras año utilizar cada vez mejor los medios logísticos de los que dispone.

Porque transportar más con menos recursos reduce el número de viajes, el consumo de combustible y, por lo tanto, el impacto ambiental de su actividad. En esencia, Mercadona no transporta “aire”, sino camiones repletos, y eso reduce el impacto ambiental considerablemente. A menos viajes, menos impacto.

La reducción de emisiones se consigue también con la renovación de la flota y el uso de nuevas tecnologías y combustibles alternativos en los vehículos de los proveedores de transporte, ya sean pesados o ligeros, y en los equipos de frío instalados.

Uno de los retos consiste en transportar los productos hasta los lineales de las tiendas de modo que cada kilómetro recorrido por la flota de camiones aporte valor a todo el proceso y se reduzca el impacto ambiental.

La “Estrategia del Ocho”

En toda esa amalgama de acciones, destaca la conocida como “Estrategia del Ocho”. Sirve para que en cada trayecto se transporten mercancía o materiales que permitan optimizar el llenado de los camiones y se reduzca el consumo de combustible. Aprovechando la logística inversa, los camiones de la flota de Mercadona transportan productos desde el proveedor al bloque logístico o a la tienda, y además transportan materiales de envase (plástico, cartón, cajas de poliexpán del pescado...) para que sean reciclados y reaprovechados como ocurre, por ejemplo, con el film plástico de los palés, que se devuelve a los bloques logísticos.

Desde allí se envía a un reciclador que lo convierte en granza. Esta, a su vez, será utilizada por el proveedor para fabricar las bolsas con un 50-70 % de material reciclado del nuevo surtido de bolsas reutilizables de Mercadona.

Las nuevas vidas de las cajas

En esa pelea, tiene una especial importancia el trabajo de Logifruit. Una de sus plataformas se encuentra en Huévar del Aljarafe, justo al lado de las instalaciones de la central logística de Mercadona, uno de de sus 999 clientes, con los que ha alcanzado, en Andalucía, una facturación de 29 millones de euros.

Las cajas, listas para viajar de nuevo tras pasar el proceso de reciclaje en Logifruit

Las cajas, listas para viajar de nuevo tras pasar el proceso de reciclaje en Logifruit

Es una de las 13 + 1 plataformas sostenibles de las que dispone en España y Portugal, que suman más de 200.000 metros cuadrados en instalaciones con maquinaria de última generación.

Funciona en turnos que garantizan la vida de la empresa 24 horas al día, y que en Mercadona esté garantizada tanto la retirada como la provisión de cajas. Lo mejor del asunto es que la caja que se ha usado entra por un lado de la empresa, y minutos después está limpia y lista para un nuevo uso. Como tiene varias partes, si en el trasporte ha sufrido algún problema, cada pared se puede cambiar de forma automática. La parte de la caja que se retira va a un punto de reciclaje, para formar parte de las nuevas cajas que se puedan necesitar en el futuro. Es economía circular en todos los sentidos.

Solo en Andalucía, emplea a 250 de sus 1.160 trabajadores. Para que se modernice a pasos de gigante, está prevista una inversión de 8,4 millones de euros. En toda España, más de 300 millones de movimientos de envases se pueden realizar gracias a un sistema sostenible de reutilización y retorno denominado BACK (Box Always Comes back to the Kitchen), con el que se consigue reducir notablemente el impacto en el medio ambiente.

Engranaje 

La plataforma de Huévar funciona, como el resto de la empresa, como un engranaje medido. Las cajas llegan usadas en camiones, vehículos que, nada más descargar, se pueden lavar en el mismo muelle de llegada. De allí pasan a la primera revisión, se descartan las piezas defectuosas, se mandan a reciclar los descartes, el resto van a cintas transportadoras, pasando filtros como el del metal, ya que si hay una mínima porción de ese material en una caja es automáticamente sacada de la cinta. El ojo humano interviene a la hora de detectar trozos de papel que hayan quedado sin retirar. El ciclo sigue, y en pocos minutos las cajas están apiladas y listas para volver a las tiendas.

Es el ciclo de la vida pero en forma de cajas recicladas. Al final, es un ahorro ambiental y económico. Y las inversiones siguen para seguir mejorando.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha