eldiario.es

9
Menú

ARAGÓN

Las gafas violeta

"Y he comprobado, con rabia, que nada de esto se me enseñó en la escuela. Que no nos han dicho que las mujeres han sido silenciadas, que han tenido que vestirse de hombres para escribir o componer; que se les ha vetado la entrada a las academias por el mero hecho de no tener pene"

- PUBLICIDAD -

Esta semana quiero recomendar un libro, Feminismo para principiantes. En este año del feminismo, en el que el 8M cambió la forma de entender las relaciones entre mujeres y hombres, es interesante conocer la historia del movimiento y este libro lo hace de maravilla.

Al fin y al cabo, muchos nos llamamos feministas (aunque sé que es cuestión de grado) y tratamos de cambiar comportamientos aprendidos durante la infancia; pero no sabemos muy bien en qué consiste el feminismo, cuál es su origen, qué fases ha tenido, qué obstáculos se ha encontrado y, hoy día, qué barreras quedan por derribar.

Nuria Varela, escritora, reportera, profesora y asesora de Bibiana Aído en el primer Ministerio de Igualdad de España, escribió este libro en 2008 y hoy sigue teniendo vigencia, quizá más que entonces. Y es muy recomendable no sólo para las mujeres sino, y quizá especialmente, para los hombres.

En sus páginas he descubierto muchas cosas que me habían ocultado. He descubierto que hubo una Declaración de Derechos de las Mujeres y la Ciudadana, redactada durante los inicios de la Revolución Francesa, y que su autora, Olympe de Gouges, acabó en la guillotina. He conocido la historia trágica, asombrosa y digna de admiración de Mary Wollstonecraft, que escribió la Vindicación de los derechos de la mujer, uno de los primeros libros en defensa de la igualdad de derechos, y murió como lo han hecho muchas mujeres, dando a luz. He leído con emoción la lucha que tres generaciones de mujeres mantuvieron para lograr el sufragio femenino, y cómo muy pocas reivindicaciones ha logrado unir a tanta gente a lo largo de tanto tiempo. He sabido que la única persona en ganar dos veces un premio Nobel fue Marie Curie.

Y he comprobado, con rabia, que nada de esto se me enseñó en la escuela. Que no nos han dicho que las mujeres han sido silenciadas, que han tenido que vestirse de hombres para escribir o componer; que se les ha vetado la entrada a las academias por el mero hecho de no tener pene. Que toda esa historia se ha ocultado, quizá porque los propietarios de las editoriales de libros escolares son, precisamente, hombres.

Está la HIS-tory y la HER-story; la primera cuenta las cosas desde el punto de vista masculino y es la que ha predominado. Ojalá mi hija, dentro de unos años, estudie en el colegio a todas esas científicas, literatas, políticas y creadoras que a nuestra generación se ocultó.

Este libro cuenta la historia del feminismo hasta la actualidad, con sus luchas internas, sus divisiones, su multiplicación de objetivos; como sucede con todos los movimientos. Varela pasa después a tratar asuntos concretos como la educación, la violencia de género, los medios de comunicación, la moda… Para detectar todos estos macromachismos y micromachismos, Varela recomienda ponerse unas gafas violeta, unas gafas con las que ver el mundo desde una perspectiva diferente a la habitual.

Y funciona. Cuando lo haces, ya no ves las series de mismo modo, ya no lees ciertos libros del mismo modo; y ya no te ríes de ciertos chistes en los grupos de WhatsApp.

Varela termina apelando a una nueva forma de entender la masculinidad. Un cambio respecto a la la estructura (hetero)patriarcal, que nos ha autoimpuesto a los hombres unos comportamientos determinados que al final, llevan a frustración, rabia y violencia.

Sólo un ejemplo: muchas mujeres admiten tener o haber tenido una depresión, pocos hombres lo hacemos. Y mientras todavía se dice que las mujeres no conducen bien, resulta que la mayoría de los accidentes de tráfico los causan hombres. Quizá un replanteamiento de la masculinidad, de la expresión de los sentimientos de forma abierta ahorraría frustración y muertes.

El feminismo no agrede a los hombres: es liberador para hombres y mujeres porque permite romper con esa idea de la masculinidad dominante, permite cambiar y llegar a ser esas personas que Nuria Varela denomina, y me parece un término muy bonito, “los hombres justos”.

Feminismo para principiantes me parece un libro importante, necesario para todo aquel interesado no en el feminismo, sino en el ser humano. Al fin y al cabo, las mujeres son el 50 % de la población.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha