eldiario.es

9

ARAGÓN

Una amenaza ecológica llamada ser humano

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca atendió en 2014 a más de 1.800 animales, en su mayoría heridos o muertos por la acción humana

Entre las causas intencionadas predominan el envenenamiento y el disparo: los cazadores consideran a muchas especies como competidoras

Los tendidos eléctricos, principal riesgo para las aves

Los veterinarios de La Alfranca realizan pruebas a un visón europeo anestesiado

Los veterinarios de La Alfranca realizan pruebas a un visón europeo anestesiado

“Casi todos los animales que llegan aquí han sufrido la acción del hombre”, explica María Cortés. Esta veterinaria trabaja en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, un hospital veterinario del Gobierno de Aragón que da servicio a toda la Comunidad. Por sus instalaciones pasaron en 2014 casi 1.800 animales heridos, desvalidos o fallecidos, en su mayoría aves (un 77 %). 

Cortés explica que, si bien el ser humano es la principal amenaza contra la fauna, hay que distinguir entre causas intencionadas o no. Entre las primeras, sobresalen el envenenamiento y el disparo, un daño provocado usualmente por cazadores que consideran a las rapaces como competidoras. Otras prácticas habituales son la colocación de lazos y cepos, en este caso por parte de agricultores que tratan de evitar los daños que provocan determinadas especies en sus campos. Más anecdóticas son las situaciones de serpientes a las que han matado al creerlas venenosas.

Entre los ingresos por causas no intencionadas, destacan las aves que chocan contra tendidos eléctricos o bien se electrocutan al posarse sobre cableado mal aislado. Recientemente, Ecologistas en Acción y el Grupo Ornitológico Oscense han denunciado a ERZ-Endesa tras el hallazgo de 23 aves protegidas muertas supuestamente en cuatro torres de alta tensión de la línea que va de Huesca a Formillos, ubicadas cerca del vertedero municipal de Huesca.

También son frecuentes los atropellos o colisiones con vehículos, a los que son propensos mamíferos como los tejones. “Pronto vamos a liberar en la naturaleza a una tejona a la que ya hemos tenido aquí dos veces por atropello”, cuenta Cortés, que explica que los reingresos no son sorprendentes.

La mayoría de animales son recogidos por agentes forestales o del Seprona. Del total que ingresaron en La Alfranca en 2014, el 55% lo hicieron como cadáveres. Aquí es cuando el centro actúa como una especie de “CSI Fauna”, ya que los veterinarios practican necropsias para saber las causas de la muertes, con el fin de que los técnicos puedan establecer medidas preventivas.

Halcón peregrino vendado en una jaula de hospitalización exterior de La Alfranca

Halcón peregrino vendado en una jaula de hospitalización exterior de La Alfranca

La desaparición de algunos ejemplares es especialmente dramática. “Hay especies, como el águila culebrera, en la que la muerte de un solo individuo puede suponer una merma del 5% en el total de su población”, pone como ejemplo la veterinaria.

La parte más satisfactoria en el trabajo de La Alfranca viene de la recuperación de los ejemplares heridos o lesionados, que se produce en un 44 % de los casos. ¿Cuál es la mejor manera de concienciarse para evitar que se produzcan estas situaciones?: “Conocer a los animales y su comportamiento para mejorar la convivencia con ellos, saber que su presencia tiene efectos beneficiosos para el ecosistema”, dice Cortés.  

Pesca ilegal, el delito más habitual

El embalse de Mequinenza aglutina buena parte de los delitos contra la flora y fauna en Aragón, según fuentes de la Guardia Civil. Son habituales las detenciones de individuos que utilizaban redes de grandes dimensiones para capturar peces, una práctica prohibida. En marzo de este año el Seprona detuvo a tres personas en este embalse mientras pescaban por la noche con una red de más de 1.500 metros de longitud. En 2014 se intervinieron cerca de nueve toneladas de peces de diferentes especies cuyo destino era el consumo humano en un país extranjero.

En Aragón se detectan pocos casos de delito de maltrato animal. Uno de los más impactantes se produjo el pasado marzo, cuando se imputó a una persona por, presuntamente, haber calcinado a dos perros en una hoguera en una parcela del Burgo de Ebro. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha