eldiario.es

9

Yudoca octavo dan Pedro Sánchez

Hace no muchos años, una persona que lo conocía y trataba desde sus primeros pasos de concejal del Ayuntamiento de Madrid presentaba al entonces diputado raso Pedro Sánchez Pérez-Castejón a una tercera persona que lo conocía poco. La reunión, a petición del propio Sánchez, que quería contarles a ambos sus planes políticos, tenía lugar en un restaurante cercano al Congreso. A los postres, el diputado Sánchez hubo de ausentarse porque tenía en el hemiciclo una votación, y los otros dos comensales se quedaron a solas con los cafés.

-Un peso pluma, ¿no?

Golpe a golpe, combate a combate, victoria a victoria y sobre todo derrota a derrota, Sánchez ha ido escalando categorías en el pugilismo. Ligero, wélter, semipesado... Si fuera un boxeador, este domingo, 28 de abril, probablemente haya llegado con las elecciones generales a la categoría de los pesos pesados.

Seguir leyendo »

Marcador no definitivo en el partido de ida

Los candidatos a la presidencia del Gobierno, en el debate de TVE

A los debates electorales, ese invento de la democracia televisiva y televisada estadounidense de los tiempos de Kennedy vs. Nixon que se ha extendido por todo el mundo, se va sobre todo a tres cosas: a afianzar el voto de los ya partidarios, a pescar el mayor número de votos de los indecisos y a no cometer errores graves. Los cuatro contendientes del debate de la noche de este lunes (RTVE, 22 a 23.30 horas) cumplieron el expediente y con las tres previsiones, pero en diferente grado. Pedro Sánchez quizás estuvo demasiado reservón, especialmente en la primera mitad. Albert Rivera se mostró contundente y al ataque, pero quizás un tanto acelerado. A Pablo Casado, el menos experimentado de los cuatro en estas lides, se le vio algo nervioso y sin encontrar por completo su sitio. Y a Pablo Iglesias, con la capacidad dialéctica de sus comienzos en política y con un punto de estadista y algunos rasgos de autocrítica que apenas se le conocían hasta ahora. Si hubo un ganador del debate, fue el líder de Unidas Podemos. Hasta se permitió el lujo de darles al resto –y especialmente a las derechas– varias lecciones de constitucionalismo, de la Constitución social y de los derechos civiles.

Las encuestas aseguran que hay aún muchos indecisos ante las elecciones del próximo domingo. Muchos electores que han decidido votar, pero que aún no tienen claro a quién. Dicen también los sondeos que los indecisos dudan dentro de cada bloque y que apenas hay trasvases entre estos. Los de derechas se debaten entre PP, Ciudadanos y Vox. Los de izquierdas, entre PSOE, Unidas Podemos y quedarse en casa. Si es así, en la pugna del bloque de la derecha Albert Rivera se impuso a Pablo Casado con cierta claridad. El líder del partido naranja, que sabe que tiene el voto más volátil de todos y que ha de arriesgar más en su dura liga, se apresuró a atacar con contundencia a Pedro Sánchez, sobre todo con Cataluña; a sacar banderas, una en la muñeca y otra en una cartilla sanitaria impostada; a prometer bajadas de impuestos y reformas liberales varias; y a ofrecer a Casado un Gobierno "constitucionalista"... presidido por el propio Rivera. El líder del Partido Popular, único debutante en este formato de debate, quizás quiso parecer más presidenciable que en sus agitados mítines, y se vio desbordado por su a veces hiperventilado rival y socio naranja. Si Casado se quedó corto, Rivera se pasó de largo, pero en el balance final se impuso el segundo.

En el bloque de izquierdas, Pedro Sánchez trató de vender su gestión como presidente estos últimos diez meses, enarbolando mucho lo social, y de entrar poco en los duros ataques de Rivera y de Casado y en las corteses pero contundentes preguntas de Iglesias, sobre todo una reiterada a si pactaría con Ciudadanos. Esta actitud amarrategui de Sánchez le lastró bastante, especialmente en la primera parte del debate. Mejor le fue ante su parroquia al presidente del Gobierno cuando golpeó a sus adversarios de derechas: a ambos con el feminismo y con sus tratos con Vox, y a Casado además con sus mentiras ("Hay que ponerle a usted un detector de verdades"), con la corrupción o con los 127 pactos del PP con Bildu.

Seguir leyendo »

Cinco certezas y cinco incertidumbres sobre el 28A

La campaña electoral está resultando en sus primeros días tan dura, embarrada y descontrolada como auguraban los peores pronósticos. Todas las formaciones, y sus respectivos líderes, saben que hay aún mucho voto por movilizar, mucho partido por jugar, y se han lanzado a ello con todas sus fuerzas, en demasiadas ocasiones vulnerando algunas de las normas básicas de la política, al menos de la concepción tradicional de la política hasta tiempos muy recientes: no mentir, no insultar al adversario, no crispar, no incendiar la opinión pública...

La pugna es especialmente intensa porque en la cita del 28 de abril (28A) nos jugamos todos mucho más que quién nos gobierna durante los próximos cuatro años. Está también en juego el modelo territorial, económico, social y de derechos con que España entre en la próxima década.

A menos de dos semanas de la cita con las urnas, hay algunas certezas y otras tantas incertidumbres. Por ejemplo, estas entre las certezas:

Seguir leyendo »

La sentencia del juicio del 'procés' se retrasa a otoño

El juicio del procés.

El juicio del procés va a durar bastante más tiempo de lo que el tribunal esperaba cuando comenzó, hace dos meses, y la sentencia no se conocerá en pleno verano, como se pretendía inicialmente, sino que se demorará al otoño, probablemente a octubre. En el entorno del tribunal, que preside Manuel Marchena, reconocen ya sin ambages la demora. Carles Puigdemont y Quim Torra, que barajaban convocar elecciones autonómicas catalanas pasados los tres importantes hitos de los próximos meses -las generales del 28 de abril, las europeas y locales del 26 de mayo y la sentencia-, y en función de cómo le hubieran ido las cosas en todas ellas al mundo postconvergente, tendrán que revisar también su calendario.

Inicialmente, el tribunal se hizo un cálculo temporal muy ajustado. Febrero para las cuestiones previas, el interrogatorio de los acusados y los principales testigos políticos. Marzo para el resto de los testigos, unos 500 en total, y para las pruebas periciales. Abril para las pruebas documentales (las fotos y sobre todo los vídeos, en los que tanto las acusaciones como las defensas tiene albergadas muchas esperanzas) y para finalizar, como es preceptivo, con los informes finales de todas las partes y dejarlo visto para sentencia antes de las elecciones generales que se celebrarán el domingo 28. Y la sentencia, ya avanzado julio, con media España de vacaciones para así rebajar el impacto en la opinión pública de la decisión judicial, fuera esta dura, semidura o blanda.

La previsión de calendario del tribunal comenzó a saltar por los aires hace tres semanas, cuando los fiscales emplearon hasta tres horas en interrogar a alguno de los mandos políticos de los diferentes cuerpos policiales, en busca de las pruebas que avalaran la acusación de rebelión que ha formulado el ministerio público. Quizás la Fiscalía (Javier Zaragoza, Fidel Cadena, Consuelo Madrigal y Jaime Moreno), muy cuestionada los primeros días por su aparente falta de preparación de algunos interrogatorios a los acusados, intentaba así resarcirse de aquella impericia con este nuevo celo interrogador.

Seguir leyendo »

El disputado voto del señor Cayo, 41 años después

22 Comentarios

Una de las manifestantes de la 'España vaciada' en Madrid.

Los principales partidos políticos se han enamorado de pronto de la misma novia. La España vacía, la España despoblada. La rondan, la requiebran, la cortejan. Los líderes se disfrazan estos días no ya de domingueros sino de rurales, e incluso de ruralistas, y con cínico desparpajo se meten a hacerse una foto en el establo de las vacas o en una manifestación del mundo rural en Madrid sin reparar o reparando, que es peor en que los que protestan lo hacen contra el abandono en que sus propios partidos han dejado a la España vacía.

La impostación se les nota tanto en este asunto a los políticos de uno y otro signo que hasta el más cándido destinatario de sus requiebros sabe que este es un amor no solo pasajero, sino además interesado. Muy interesado. Por el interés te quiero Andrés. Por tu voto vengo al pueblo. Encuestas y estadísticas en mano, los estrategas han reparado en que el color del Gobierno que salga de las elecciones del 28A dependerá mucho del reparto de escaños en las circunscripciones pequeñas, las que eligen 5 o menos diputados que se van a disputar con denuedo los cinco principales partidos de ámbito estatal y, en algunos casos, algunos partidos nacionalistas muy arraigados. Es la guerra del campo. El disputado voto del señor Cayo, que relató Miguel Delibes, cuatro décadas después.

La novela de Delibes se publicó en 1978, hace 41 años, pero tanto el problema de la despoblación de la España interior como el de otros desequilibrios demográficos son muy anteriores. Y los partidos, especialmente los dos grandes partidos tradicionales, lo saben desde entonces.

Seguir leyendo »

El posible hundimiento de Unidas Podemos, la mayor preocupación en el PSOE

98 Comentarios

Pablo Iglesias, en el acto de su regreso en el Reina Sofía.

Las últimas encuestas dan por hecho un triunfo holgado del PSOE en las elecciones del próximo 28 de abril y prácticamente por descartado que las tres derechas -PP, Ciudadanos y Vox- sumen los suficientes escaños como para gobernar, pero algunos políticos y sociólogos veteranos aconsejan todavía prudencia. Faltan aún casi cinco semanas para la cita con las urnas, hay aún mucho voto volátil y mucho voto indeciso, todos los partidos se han reservado anuncios -o promesas- llamativos, golpes de efecto y maniobras estratégicas para los últimos días de campaña... Queda mucho partido, en conclusión, y en 52 canchas diferentes. Prudencia.

El pentapartidismo es la gran novedad técnica de estas elecciones. Tras varias décadas de bipartidismo y apenas cuatro años de tetrapartisimo, por primera vez en nuestra historia cinco formaciones de carácter estatal diferentes van a lograr millones de votos populares y docenas de escaños y a jugar un papel relevante, no residual, en la formación del próximo Gobierno.

El pentapartidismo nos ha hecho descubrir, además, que nuestro sistema electoral es bastante proporcional en la asignación de escaños en las circunscripciones grandes (Madrid, que en estas elecciones tiene 37, y Barcelona, que cuenta con 32); algo menos proporcional en las medianas (Valencia -15-, Alicante y Sevilla -12-, Málaga -11-, Murcia -10-, Cádiz -9-, Baleares, La Coruña, Las Palmas y Vizcaya -8- y Asturias, Granada, Pontevedra, Santa Cruz de Tenerife y Zaragoza -7-) y bastante menos en las pequeñas y muy pequeñas, las 35 circunscripciones restantes, las que asignan 6 o menos asientos en el Congreso de los Diputados.

Seguir leyendo »

La derecha, entre la pugna interna a tres y el pacto contra Pedro Sánchez

Abascal, Casado y Rivera posan en la foto final de la concentración de Colón.

A menos ya de seis semanas de la cita electoral del 28 de abril, la batalla de la derecha es una de las más interesantes de la actualidad política. La batalla... o lo que quede de ella: una bandera blanca y un pacto previo a la cita electoral que ya les piden a los tres partidos de ese flanco (PP, Ciudadanos y Vox) algunos medios y columnistas afines, alarmados por lo que indican muchas de las encuestas.

¿Y qué dicen los últimos sondeos? La mayoría son casi monocordes. Que el PSOE ganará con mucha ventaja sobre el segundo. Que este será el PP, que sufre una inmensa caída respecto a 2016, pero no tanta como para ver peligrar esa segunda plaza. Que Ciudadanos sigue cayendo y tiene a su electorado tan despistado que duda de sí mismo, de si finalmente su voto será naranja. Que Vox sigue callando y subiendo, y quizás ambas cosas estén relacionadas. Que, según todos los indicadores, los tres partidos de derechas van a sumar juntos muchos votos, pero es difícil que reúnan los 176 diputados necesarios para lograr una investidura de ese color porque muchos de esos sufragios no generarán escaños en las circunscripciones pequeñas, y acabarán fortaleciendo al que sea el primero en cada una de ellas, en muchas el PSOE.

Uno de los sondeos más recientes, el Barómetro que hace GAD3 para el diario ABC, traía en su edición de marzo una tabla interesantísima, quizás más que la del reparto de escaños, poco fiable con una muestra de 1.000 entrevistas para un partido que en realidad se disputa en 52 campos diferentes, las 52 circunscripciones.

Seguir leyendo »

El feminismo, un movimiento transformador de largo aliento

Imparables: el edificio del Ayuntamiento del Madrid, iluminado de violeta, contempla el paso de la cabecera de la manifestación del 8M

El éxito de asistencia a las movilizaciones feministas del pasado viernes se ha interpretado en algunos medios de comunicación como una manera de frenar a la ultraderecha, a la ola reaccionaria que sacude la política española con el acceso de Pablo Casado al liderazgo del PP, la acentuada deriva derechista del hasta hace nada autodenominado socialdemócrata Ciudadanos de Albert Rivera y la eclosión electoral de Vox en Andalucía en diciembre pasado. Siendo cierto todo eso (que los destemplados rugidos machistas de la caverna se han convertido en unos de los mayores estímulos y acicates del movimiento por la igualdad de las mujeres), da la impresión de que la importancia del fenómeno feminista supera con mucho lo coyuntural. El feminismo es mucho más que una moda o una reacción a otro mar de fondo de opinión pública o de ideología. Ya el 8 de marzo del año pasado hubo una riada feminista, y entonces no se veía en el horizonte ninguno de los tres movimientos políticos arriba mencionados, salvo quizás el del giro a la de derecha del veleidoso Rivera.

El de las mujeres es un movimiento transformador de primera magnitud, de los que se producen sólo una vez cada muchas décadas. Quien lo compara con el movimiento de los indignados de 2011 se queda muy corto. Es mucho más profundo y duradero, mucho más acelerador del cambio social y político, mucho más revolucionario incluso. Quizás haya tardado en explotar, pero su fuerza es ahora irrefrenable.

Quienes hablan de despolitizar el feminismo no han entendido nada (o no quieren aceptar el desafío ni aprovechar la oportunidad, que sería peor). Un movimiento así es pura política... y pura civilización. Al debate público y al Gobierno de la polis, la ciudad, le dieron los antiguos griegos el nombre de política. Sus sucesores romanos derivaron de su ciudad, a la que llamaban civitas, dos conceptos aún más ricos y depurados: ciudadanía y civilización. Tantos siglos después, el feminismo es más de lo primero y más de lo segundo, más política y más ciudadanía y civilización. Han pasado 25 siglos de política (y de ciudadanía y civilización), y las mujeres han proclamado un 'ya basta' tan contundente, especialmente en España, que sorprende que dirigentes que representan a una parte muy amplia de los ciudadanos -la mitad de ellos, mujeres- se pongan de perfil, o incluso de frente, ante la riada feminista y vean todo este movimiento igualitario y antidiscriminatorio más como un problema y una amenaza que como un desafío y una oportunidad.

Seguir leyendo »

Ocho claves a ocho semanas de las elecciones del 28A

La cuenta atrás hacia la jornada electoral del 28 de abril se les va a hacer muy larga o muy corta a las diferentes formaciones políticas.

Muy larga quizás al PSOE, al que las diferentes encuestas le dan ahora como claro ganador y con bastantes puntos de diferencia sobre el segundo y serias posibilidades de formar Gobierno, razones por las que probablemente firmaría que las elecciones fueran ya.

Larga, a Vox, emergente con tanta fuerza que se ve -según fuentes técnicas internas- disputando la tercera posición en muchas circunscripciones, tras PSOE y PP y por delante de Ciudadanos y de Podemos, pero también sin la experiencia suficiente como para mantener esas altas expectativas mucho tiempo.

Seguir leyendo »

Evitar el circo, tratar de acabar el juicio antes del 28A y dictar sentencia en julio

27 Comentarios

Tras las primeras dos semanas del juicio del procés, ya se van viendo algunas cosas. Que el presidente del tribunal, Manuel Marchena, no va a permitir que la vista se convierta en un circo. Que se busca dar una imagen de total transparencia, con televisión en directo permanente. Que las sesiones van a ir deprisa y habilitando más días para las sesiones si es necesario, pero no tanto como para forzar indebidamente el calendario y que algunos apresuramientos sean después uno de los cabos sueltos a los que se agarren las defensas para recurrir a la Justicia europea. Que la representante de la Abogacía del Estado no controla la causa todo lo que lo hacía su antecesor. Y que la Fiscalía quizás se haya equivocado en su estrategia, y va a tener que sudar la camiseta mucho más y con más habilidad de lo que lo ha hecho hasta ahora si quiere demostrar que, según sostiene en su acusación, en los hechos que se juzgan hubo violencia como una acción concertada, y por tanto delito de rebelión.

"La Fiscalía se enfrenta a un extraordinario reto probatorio", comentaba hace un mes en estas mismas crónicas un jurista que conoce muy bien la causa. Tras las dos primeras semanas de juicio, y despachadas las cuestiones previas y realizados los interrogatorios de la gran mayoría de los acusados -todos, salvo Carme Forcadell y Jordi Cuixart, que serán interrogados este martes-, la Fiscalía no está superando con éxito el reto, según coinciden en señalar observadores independientes y de los más diversos flancos políticos. Por ahora, los fiscales apenas le han hincado el diente a la presunta violencia concertada. ¿Exceso de confianza? Quizás, pero quizás también un error estratégico de bulto y una evidencia.

El posible error estratégico: encomendarle el juicio a cuatro fiscales diferentes (Javier Zaragoza, Fidel Cadena, Consuelo Madrigal y Jaime Moreno), y que cada uno de ellos se conociera en profundidad solo la parte de aquellos acusados a los que fuera a interrogar, en vez de haber puesto todo en manos de uno solo de los fiscales para que se trabajara la causa en su conjunto, de modo integral y al detalle, y con un segundo fiscal al lado por si el primero coge un refriado en estas semanas madrileñas de hasta 20 grados de diferencia térmica en un solo día. La evidencia: los cuatro fiscales son primeros espadas de su profesión, ¿pero desde cuándo no celebraban una vista? ¿No están todos ellos un tanto desentrenados, dado que su trabajo más reciente, como fiscales del Tribunal Supremo, ha sido estudiarse casaciones, y no interrogar hábilmente a acusados?

Seguir leyendo »