eldiario.es

9

Susana Díaz, a fuego lento

Pedro Sánchez y su núcleo de dirección en el PSOE preparan sin prisa los cambios en el partido, especialmente los de Andalucía

Susana Díaz se corrige a sí misma tres años después ante la amenaza de perder el poder del PSOE andaluz

Susana Díaz celebra el recurso contra el pin parental y rechaza que la "ultraderecha" persiga al quien educa en igualdad

Susana Díaz, en una imagen de archivo. EFE

Decidido el calendario general para los próximos meses -primero y prioritario la acción de Gobierno, después y más adelante los cambios en el partido, el PSOE-, Pedro Sánchez encadenará en las próximas semanas varios Consejos de Ministros con iniciativas de cierto calado y con nombramientos en empresas públicas y focalizará su agenda de Gobierno en tres grandes objetivos: más medidas sociales (tras SMI, pensiones y funcionarios), echar a andar del todo la mesa de diálogo para Cataluña y conseguir un acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado.

Lo del partido, que hace unas semanas parecía más inminente, va a llevar su tiempo. El nuevo Congreso Federal, el número 40 de la formación, no se celebrará hasta finales de año o principios de 2021. Habrá bastantes cambios en la Ejecutiva que de él salga, en el grupo de dirección. Después se celebrarán los congresos regionales, provinciales y locales. Uno de ellos concita la mayor atención y debate interno. El regional de Andalucía.

Hace tres semanas, Susana Díaz, la secretaria general de los socialistas andaluces, se sobresaltó. Movimientos de base en el socialismo andaluz que le movían la silla; más algunas dimisiones de cargos orgánicos en el partido en Sevilla; más unas declaraciones del alcalde de Sevilla -Juan Espadas- en las que parecía que se ofrecía para el puesto que aún hoy ostenta Díaz; más varias andanadas en pocos días en un diario antaño muy susanista... le hicieron temer a la expresidenta andaluza que había llegado la hora de su relevo en el partido. Creyó que la dirección federal, Ferraz, había puesto ya en marcha la maquinaria para desplazarla. Reaccionó nerviosa: con una carta a la militancia en la que atacaba al Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox y en la que citaba -para bien, quién lo dijera hace tres años- a Pedro Sánchez y con unas declaraciones sorprendentes en boca de la que fue la instigadora del golpe interno contra Sánchez y de su desalojo del liderazgo del partido en el otoño de 2016. "Me equivoqué apoyando a Mariano Rajoy y acertó Pedro Sánchez".

Las declaraciones se prestaron ese mismo día a muchas risas y chanzas en un grupo de mensajería instantánea de dirigentes socialistas cercanos a Sánchez. "Se equivocó la Susana, se equivocaba", parafraseaban a Alberti. Y generaron algunas críticas muy duras entre los pocos partidarios que le quedan a la expresidenta andaluza. "Ahora, Susana se ha equivocado del todo. Se hace la más pedrista y la sumisa para ver si así consigue seguir. Es un error. Ya no le queda nada que negociar. Si la gestora se equivocó y Pedro acertaba y si has perdido el poder en Andalucía después de tantos años y estás en la oposición y sin visos de que puedas volver a gobernar, solo te queda un camino: dimitir de la secretaría general". Otro de los que fueron parte de su núcleo duro cuando Susana Díaz estaba en el cénit de su poder tampoco se muerde la lengua: "Cada vez somos más los que creemos que hay que actualizar el proyecto y el modelo de partido en Andalucía".

En realidad, la dirección federal no ha ordenado aún el desalojo y reemplazo. Las escaramuzas previas irán poco a poco, a fuego lento, y aumentarán cuando esté mucho más cerca el congreso regional andaluz. "Está por ver el quién, el cuándo y el cómo". Sobre el quién moverá las primeras fichas, las de las escaramuzas, hay una cierta unanimidad: los eternos enemigos internos de Susana en el socialismo andaluz. Sobre quién pueda ser al final el sucesor hay muchas quinielas. Que si Felipe Sicilia, diputado por Jaén y miembro de la dirección del grupo parlamentario socialista en el Congreso. Que si la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Que si Juan Espadas, alcalde de Sevilla. Que si María Gámez, desde hace pocas semanas directora general de la Guardia Civil, una posición idónea para lanzar a una emergente... Que si algún tapado o tapada en los que nadie repara ahora. La decisión final la tomará Pedro Sánchez, pero no es inminente.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha