eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ana Haro González

Doctora en Gobierno y Administración Pública. Actualmente trabaja en el Banco Interamericano de Desarrollo como experta en programas de construcción de capacidades para funcionarios públicos de América Latina.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

La COVID en Europa: sincronía de la improvisación

Protestas en barrios acomodados de Madrid, críticas parlamentarias muy severas, y un desgaste importante en la popularidad del Gobierno. El debate público en España, desde el comienzo de la crisis de la COVID-19, ha tendido a atribuir los resultados de la epidemia a la incompetencia del Gobierno central, sin observar lo que estaba haciendo el resto de los países europeos en esos momentos; algo fundamental para poder analizar el problema en su complejidad. En este artículo argumentamos que la gestión de la crisis en España, esto es, la falta de previsión, las medidas de distanciamiento social y las medidas de socorro económico, son, en esencia, similares a lo ocurrido en los demás países europeos. España, al menos en este caso, is not too different.

Veamos, por ejemplo, lo que ocurría en Europa una semana antes de que saltaran todas las alarmas por el coronavirus. El 3 de marzo, Alemania colocaba deuda a intereses negativos, mientras su población se escandalizaba por la presencia de un dron en el aeropuerto de Fráncfort. En el Reino Unido, los británicos cuchicheaban sobre la participación de Meghan y Harry en la entrega de unos premios deportivos, días antes de que abandonasen la familia real. En España, ese 3 de marzo, los periódicos exprimían la rivalidad entre Irene Montero y Carmen Calvo, y el Partido Popular pedía explicaciones sobre el encuentro entre José Luis Ábalos y la vicepresidenta de Venezuela. Sólo Italia lanzaba gritos de auxilio, con 79 muertos por coronavirus, cierre de escuelas, cancelación de eventos deportivos en abierto y cálculos pesimistas sobre el impacto de la crisis sanitaria en la economía. Así pues, a pesar de que la alerta por el SARS-CoV-2 ya había aparecido en enero, la llegada del coronavirus a Europa encontró a casi todos los gobiernos confiados y desprevenidos. La súbita aceleración y gravedad de la pandemia condujeron a todos ellos a adoptar decisiones repentinas.

Seguir leyendo »