eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Arnau M.T.

Arnau M.T. es padre y ofrece talleres de huertos, plantas y bailes. Vive en las tierras autogestionadas de la Vall de Can Masdeu. Decidido a hacer de la precariedad virtud, ha pasado los últimos veinte años experimentando en esos lugares donde el activismo social y ecológico se encuentra con la satisfacción de las necesidades básicas.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 53

Las guerras del clima, de París a Barcelona

Por si no se cernían ya bastantes nubarrones sobre la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático, el estado de emergencia decretado por Hollande augura un clima definitivamente asfixiante en las calles de París. Durante meses se han preparado movilizaciones -como los Climate Games- para presionar a los delegados y lograr un acuerdo que impida superar los 1,5 grados de calentamiento global... y al final quien va a ser realmente presionado serán los activistas, que para eso sirve también el estado policial.

Pero aunque los árboles impidan ver el bosque, existe un vínculo entre los atentados del ISIS y la conferencia del cambio climático, un vínculo esclarecedor pero apenas audible ante este atronador espectáculo de dolor y venganza. Porque fue debido al cambio climático que una sequía sin precedentes destruyó la agricultura del norte Siria entre 2006 y 2010 y expulsó a sus habitantes a los slums urbanos. Y fue ese éxodo uno de los principales detonantes del estallido de las revueltas del 2011, lo que sumado a la represión estatal y la injerencia extranjera llevó a la guerra, la crisis de los refugiados... y al terrorismo.

Seguir leyendo »

Paredes de cristal y hegemonía cultural: apuntes para ir más allá de una gestión decente en los ayuntamientos

La verdad, si no es entera, se convierte en aliada de lo falso.

Javier Sádaba

Seguir leyendo »

Ya inventarán algo

Si te dicen que la temperatura aumenta y el petróleo disminuye, ¿se te ocurre relacionarlo con que le hayan vuelto a denegar la beca-comedor a tu hijo? Si vas a votar a Podemos para recuperar «la senda del crecimiento», ¿te has preguntado si eso es posible y hasta deseable?

Jorge Riechmann cuenta que hace un año la Universitat de València preguntó a 1200 personas si el calentamiento climático o el pico del petróleo podían dificultar el abastecimiento de energía. Nueve de cada diez encuestados consideraba que sí. A la siguiente pregunta, sobre si esto podría traducirse en menos bienestar, la gran mayoría de la gente respondía que no. Por tanto, se sorprendía Riechmann, «podían fallar los combustibles fósiles y podía haber calentamiento climático, pero la economía seguiría creciendo y el bienestar aumentando ¿Por qué creían eso? Confiaban en que las energías renovables, la nuclear o una tercera alternativa -que las grandes corporaciones sacarán al mercado cuando les convenga- evitarían la crisis energética. Lo cierto es cuatro de cada cinco encuestados tenían esa confianza irracional en la técnica».

Seguir leyendo »

¿Podemos aspirar a un populismo ecologista?

Salvados, 26 octubre, Jordi Évole le pregunta a Pablo Iglesias si aplicar políticas expansivas para salir de la crisis no equivale a incentivar el consumismo, a lo que Pablo le contesta: "no se puede hacer una enmienda a la totalidad del sistema; tú y yo nos podemos poner de acuerdo en que el capitalismo nos conduce al desastre ecológico, pero ahora lo importante es dar de comer a la gente". Este revelador intercambio se produce además en Ecuador, país lider en redistribución de la riqueza; riqueza que sin embargo sigue vinculada a la lógica extractivista. No en vano el presidente Correa ha llegado a acusar a los críticos con la extracción de petróleo en la selva de "causar el caos" y difundir "mentiras".

Siguiendo este hilo argumental, ¿concluiremos pues que Podemos es otro afiliado mas a la Iglesia del Crecimiento, fiel devoto del aumento del PIB como remedio universal de todos los males? No, es mas complejo. De hecho, el programa económico que debate estos días pone las bases imprescindibles para una sostenibilidad digna de este nombre. Medidas como la banca pública o la auditoria de la deuda apuntan a lo fundamental, que es recuperar el control sobre la planificación democrática de lo común. Otras medidas, como el defensor de las generaciones futuras -mas allá del inevitable escepticismo que produce por su resonancia a cargo de segunda fila- introducen conceptos revolucionarios y ensanchan el debate. Así pues, en que quedamos, ¿entra o no la crisis ecológica entre las urgencias que agita Podemos?

Seguir leyendo »