eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José A. Alemán

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 179

Del encanallamiento a la infamia, o al revés

Al parecer, el seguritas que planeó matar a Pedro Sánchez, ese “rojo de mierda”, no anda bien de la cabeza; ni del alma, añadiría, pues hay que odiar mucho para plantearse semejante magnicidio en un país atiborrado de símbolos y mitos; desde los religiosos a esa bandera y ese himno que tantas veces ha servido de pretexto para sacudirle el polvo a quienes no piensan igual, a los que lucen un color de piel diferente, o guarecen malamente su miseria en cualquier recoveco callejero donde pasan las noches envueltos en periódicos bajo cartones.  

Son odios degradantes y se te cae el alma a los pies al ver promoviendo fobias a políticos que se disputan el Poder, el “ botín” como llama Alejandro Nieto, catedrático de Administrativo, a las golosas “adherencias” derivadas de las urnas. A Nieto lo recordamos en La Laguna de finales de los 60 y principios de los 70, al frente del seminario de su asignatura dirigiendo unos Estudios de Derecho Administrativo Especial Canario que hicieron época.

Seguir leyendo »

Jugar con fuego quema

Me pregunto cuándo dejará la derecha (PP-Cs, quiero decir) de considerarnos idiotas y de actuar como si el país fuera suyo. Una idea tan arraigada en su mentalidad que perder el Gobierno les pareció un despojo. Ilegal, por supuesto. Así, tras ganar los socialistas La Moncloa, volvió el PP a lucir su mal perder con la desvergüenza de tildar de okupa a Sánchez ciscándose en la Constitución y en el Congreso de los Diputados, pues si la primera estableció la moción de censura, al segundo, depositario de la soberanía nacional, corresponde aceptarla o rechazarla. Y nada digo de la coña de reprocharle a Sánchez su ambición; como si Casado y Rivera no buscaran también ser califas en lugar del Califa.

Pero hay cosas que deberían preocuparnos más. Como que esa derecha pepera no pare de atizar rescoldos de viejas cuestiones hasta convertirlos en brasas tan activas que con unos pocos soplidos más pueden convertirse en incendio sin control. Y en eso están Casado y Rivera que ya han dictado sentencia contra los dirigentes catalanes que llevan ya un año en prisión preventiva. Se han anticipado a los jueces dentro de su estrategia de encabronar a todo bicho viviente. La forma de exigir que suban a los presos catalanes a la picota y cuanto les indigna la opinión de los juristas que no ven el delito de rebelión resulta significativo: hay en la derecha algo muy parecido al odio aunque su verdadero objetivo sea Sánchez al que hacen cómplice de los separatistas por sugerir a la Abogacía del Estado, que está a las órdenes del Gobierno, que no impute a Junqueras y compañía el delito de rebelión. Además de exigirle que ni se le ocurra indultar a los reos, dando por descontado que Sánchez lo intentará al momento como pago a cuenta de su apoyo. Casado y Rivera son, en definitiva, las cabezas visibles de una derecha política cada vez más claramente decantada como heredera no de Franco sino de su significado en el devenir histórico de España bajo el peso asfixiante de la derecha social y económica. Una situación que no es nueva como tampoco lo es la salida violenta a que conduce. Es tremenda la mediocridad de la actual dirigencia del PP.

Seguir leyendo »

"…Y no nos dejes caer en la crispación"

Para Pablo Casado gobierna España un golpista. Trata, el muy masterizado, de prolongar la tradición pepera que ya luciera el PP en todo su esplendor contra Zapatero. Pero si éste aguantó estoicamente los insultos y calumnias que estos sujetos presentan como oposición política, me da que con Sánchez pinchan en hueso; como barrunta Peridis,  que se apresuró a convocar al ángel de la guardia del presidente en su viñeta de El País: ¡ No pierdas la calma, Pedro! Reza conmigo: y no nos dejes caer en la crispación mas líbranos de Aznar. Amén Jesús”, le dijo el ángel a su protegido, según Peridis..   

Conviene subrayar la desvergüenza de la imputación en boca del líder de un partido que no es referente de honestidad, que defiende los símbolos franquistas y pide que se respete la libertad de expresión de quienes enaltecen la figura de un dictador sangriento que, aparte de hacerse con el poder tras un golpe de Estado devenido en guerra civil, mandó fusilar a los que agarró practicándola. Que sus restos puedan acabar en la Catedral de la Almudena es significativo del país que nos ha tocado.  

Seguir leyendo »

Casado y su absentismo académico

En el PP y sus círculos adyacentes y subyacentes retribuidos claman contra los Presupuestos 2019 de Pedro Sánchez. Para Casado conducen a otra recesión sin disimular cierto regocijo pues su esperanza de medro reside en que caiga sobre nuestras cabezas otra década desastrosa sin haber eliminado aún las secuelas de la que, dicen, ha pasado ya. Y lo hace Casado, oye, emulando a Pedro Sánchez al no citar correctamente, con el entrecomillado de ordenanza, a los analistas que advirtieron de esa posibilidad. En resumidas cuentas: Casado ha tropezado con las consecuencias de su absentismo académico al no asistir a clase cuando explicaron que las crisis periódicas son las impulsoras de la renovación del capitalismo; unas lecciones, las perdidas, que cubren el trecho que va de Marx a Schumpeter y los desacuerdos del segundo con Keynes respecto al papel del empresariado en la generación y remonte de las crisis. Para Schumpeter éstas las provocan los empresarios creativos, los que rompen con sus iniciativas el statu quo de los mercados competitivos y los desequilibran con innovaciones que acaban, por último, impulsando el crecimiento posterior, el que restablece el equilibrio hasta la próxima. Schumpeter discrepaba de Keynes por su rechazo a que fueran los políticos, no la iniciativa privada, los conductores de la economía. Quiero decir que si, como desea Casado, sobreviene una nueva crisis, estaría dentro de la normalidad capitalista.        

Es patético, por otro lado, el grito de Casado a Bruselas para que le ayude a tumbar a Sánchez. Tiene todo el sabor del viejo convencimiento de la derecha española que fundamenta su patriotismo en la idea de que el país es de su propiedad, lo que le lleva a considerar apropiación indebida que gobierne un extraño y llama a que le ayuden a restablecer el orden divino. Esa mentalidad crucificó a Zapatero, que sufrió la campaña más infame que se recuerda y pretende calzar ahora, con los mismos procedimientos, por Pedro Sánchez al que califican de “okupa” con desprecio a la Constitución y al Congreso de los Diputados, donde reside la soberanía nacional o no, según convenga a esta derecha.

Seguir leyendo »

¡La derecha, madre!

Creo que fue Luis Cernuda quien admitió que sí, que él era español, “ pero sin ganas”. Lo traigo a colación porque aumenta el número de desganados, hartos de la crispación política que hizo nuevo acto de presencia con los insultos y pitadas a Pedro Sánchez en los actos del 12 de Octubre. Dado que Felipe y Zapatero también se llevaron su porción en las celebraciones que les tocaron, a diferencia de Aznar y Rajoy en sus casos, no es temeraria la sospecha de que el PP promueve abubiaduras exclusivas para los socialistas. Refuerza el barrunto de la denominación de origen pepera que destacara en el griterío el calificativo de “okupa” al presidente. En definitiva: tratan el PP y su ex marca blanca ciudadana de encochinar a la gente; porque llamar ”okupa” a Sánchez denota la deliberada ocultación por el PP a sus familiares, clientes, amigos y personas piadosas que pasaban por allí de que la moción de censura no es ocurrencia gratuita sino que está prevista en la Constitución (artículos 113, 114, 115) y la aprueba o rechaza el Congreso de los Diputados; por lo que llamar ”okupa” a Sánchez es arrumbar el texto fundamental de la democracia española por la misma derecha que se proclama hipócritamente constitucionalista en Cataluña y se cisca de vientre a chorrillo abierto en el Congreso, depositario de la soberanía nacional.    

En las celebraciones del 12 de Octubre, demostró Pablo Casado, primer espada del PP, que aprobar tropecientas asignaturas fumándose las clases tiene sus riesgos. Porque se lució discurseando en Málaga que la Hispanidad es “ el hito más importante de la Humanidad, sólo comparable con la romanización”; y que España es la Nación “más vieja de Europa” , como decía Rajoy no sé si aconsejado por primo, el que lo convenció de que el cambio climático es un cuento chino. Debe ser que tampoco fue Casado a clase el día que tocaban estos asuntos  por lo que se comprende que varios historiadores (Álvarez Junco, Santos Juliá, José Luis Corral, que yo sepa) acudieran a llenar esa laguna  y aclarándole las cosas para que no siga largando cancaburradas.

Seguir leyendo »

Casado y otras mentiras

Debo lamentar y lamento  la despiadada relación del colega Ignacio Escolar de los tendenciosos bulos de Pablo Casado acerca de inmigración, inmigrantes y asimilados. Se pasó de rosca el colega pues, aun teniendo razón, no tuvo en cuenta que debió llevarle tiempo al nuevo mandarín del PP prepararse para batir nuevos récords académicos. No está al alcance del común aprobar del zapatazo tropecientas asignaturas, acabar  un máster tan esquivo que ni se sabe si existe y ni les cuento de  la restauración de la imagen de José Manuel Soria que deja tamañita la del Pórtico de la Gloria compostelano. Claro que Casado no pertenece a ese común como bien demuestra la fulgurante trayectoria que lo aupó a la presidencia del partido que lleva aparejada la diplomatura de enterado de la caja del agua que concedían los antiguos isleños socarrones a quienes se empeñaban en virar las tornas sin saber de los turnos para regar y sus adulamientos. Ese fue el origen de la titulación, por llamarla de alguna manera, que se fue extendiendo a otros ámbitos en los que ni puedo extenderme aquí.

Volviendo a lo que iba, es comprensible que con semejante dispersión se le fuera el baifo a Casado al anunciar su visita a Ceuta y Algeciras “para abrazar a la Guardia Civil y a la Policía Nacional”, lo que dio al perverso periodista mencionado ocasión de sugerirle que aprovechara para fotografiarse con los voluntarios de las ONGs y aclararles que no les reprocha, qué va, su dedicación a salvar vidas de sujetos tan peligrosos como los que huyen de sus países; niños incluidos, pues es fama que acaban creciendo.

Seguir leyendo »

Congreso con resaca

"Yo  solo he sido presidente del PP catorce años; del Gobierno, ocho años y diputado veinte, pero, probablemente, eso no da derecho a ninguna invitación”. Así expresó José María Aznar su contrariedad ante el feo que le hizo ¡a Él!, la Comisión organizadora que no lo invitó al alarde de democracia   ma non troppo  del Congreso del PP. La Comisión aprovechó la elaborada soberbia con que proclamó el ex líder no sentirse representado por nada ni por nadie para no cursarle la invitación y no darle la oportunidad de rechazarla. Por si alguien no recuerda el aplastante peso del hoy ex de casi todo, recordaré que el mismísimo Fidel Castro lo llamaba “Franquito”; admirativa y respetuosamente, claro. Una consideración del difunto líder cubano en abierto contraste con el cenutrio proceder de la Comisión congresual incapaz de comprender que los prontos de personajes de su calibre los provoca un Ego inevitablemente inflamado de por demás; un malejón que en la Sanidad pública pasa por mera hinchazón y en la privada llaman “tumefacción” o “intumescencia”. Todavía hay clases.

Si indagamos en la génesis del supuesto desencuentro de Aznar y de los organizadores del Congreso, imagino que inquietó a los comisionados que Aznar no sintiera representada su Grandeza ni por Dios bendito. Aunque no sé la razón de semejante inquietud salvo que sean demasiado jóvenes y no tengan un abuelo que les cuente batallitas como la de que el presidente Bush lo llamaba “ansar”, vocablo castellano derivado del latín (ansereris=ganso) perdonando el modo de señalar pues bien sabido es que, aunque en desuso, llamar eso, ganso, a alguien, sigue siendo un insulto sólo tolerable, por lo visto, en labios del amo interino del mundo, cual fue el caso.

Seguir leyendo »

Tierra de alegantines

Guillermo  Mariscal es uno de los quince diputados de las Islas. Lo es del PP y por la provincia de Las Palmas. Se posó en su escaño hace 16 años y allí sigue sin otra función que calentar el escaño porque, la verdad, no se explica que más de tres lustros de parlamentario no le hayan proporcionado ocasión alguna de dejarse ver o sentir sin que esa circunstancia pusiera en riesgo sus sucesivas reelecciones: lo que no debería sorprendernos pues la cooptación es el mecanismo principal del PP para la elaboración de sus candidaturas. En lo que no entraré porque no es asunto que me quite el sueño aunque, eso sí, choca que Mariscal acepte pasar desapercibido casi diría que con desprecio de la alta graduación, militar por supuesto, de su apellido. Ignoro si ha aportado algo en su ya larga etapa parlamentaria aunque barrunto que no me he perdido nada pues la primera noticia de su existencia acabo de tenerla estos días en que el dicho Mariscal se ha dirigido a los canarios para advertirnos de que Sánchez no piensa cumplir los compromisos de Rajoy con Canarias. No digo que no esté en lo cierto y que el Gobierno socialista igual pasa olímpicamente de las Islas, pero recuerdo que lo mismo ha hecho el PP, que tanto montan uno y otro: una cosa es una cosa y dos cosas dar por sentado que Rajoy hubiera cumplido de seguir al frente del Gobierno. Dicho en otras palabras: no sería la primera vez que el Gobierno español, arrimando su coloración de cada momento, nos deja a los indígenas isleños en palanca, con las asentaderas al aire y caras de idiota. Sobre todo a los nacionaleros de CC porque, al fin y al cabo, para los socialistas y los peperos canarios lo que haga Madrid está bien. Con algún matiz y amagos de enfrentamiento aunque, sospecho, más por cuestiones partidistas internas que otra cosa.

Resulta casi obligada la referencia a Albert Rivera, que es, no sé si lo han notado, un político de diseño pensado para relevar a Rajoy como referencia del centro-derecha y de los intereses que gravitan en su entorno. Estoy seguro de que a Rivera no se le pasó por la cabeza el triunfo de la censura de Sánchez al que consideraba un cantamañanas fracasado. Y como no hay una sin dos, Rajoy cogió puerta y lo dejó sin objetivo, descolocado ante un panorama político dominado por el Gobierno de Pedro Sánchez y otro mediático, el que entró enseguida en el forcejeo para hacerse con la presidencia del PP.

Seguir leyendo »

Agaete: intentan engañarnos de nuevo

Durante  semanas asistimos a la batalla de Santiago Negrín por mantenerse al frente de RTVC (Radio Televisión Canaria por mal nombre). La pugna, con su trasfondo económico-político de a quien le toca conceder el favor y a quien se le hace, la tuvo en el candelabro de los periódicos, el candelero que se decía antiguamente; lo que llevó a maliciar que algo les iba en el asunto a las empresas periodísticas que juegan al tiro porque me toca. Aunque, en verdad, no se les notó mucho ya que la polvacera de las idas y venidas de protagonistas, antagonistas por despachos políticos, comisiones parlamentarias y juzgados relegó las pretensiones multimedia de los periódicos. Así, las dichas pretensiones, que arrancaron como determinantes de la disputa, vieron negada su virtualidad desencadenante tras pasar por las fases intermedias de presuntas, sospechadas, improbables, etcétera, hasta que de pronto dejó de hablarse del asunto sin que sepamos si fue por acuerdo de las partes o porque uno de los contendientes se hizo con el santo y la peana.

A Pepe Rivero, el buen amigo que se fue, le divertía de estas escaramuzas calcular la duración del intercambio de guantazos en los papeles impresos a partir de dos variables: la magnitud e intensidad en el arranque del enfrentamiento y su naturaleza, o sea, si se discutían intereses generales o los privados a los que suelen prestarle los papeles mayor atención. Variables a las que cabe añadir como tercera y privativa de Pepe su conocimiento de la sociedad isleña y de las cabras que guarda. Le bastaban estos factores y los puntuales sobrevenidos en cada caso para anticipar qué bronca no rebasaría la primera semana, cuál se quedaría a las puertas de la tercera y la que llevaba trazas de llegar al mes del que jamás pasó ninguna, según sus estadísticas. Y eran de ver sus risas cuando, de ahora para después, la disputa desaparecía como dije de las páginas de los periódicos sin que nadie nos contara en qué había acabado todo.

Seguir leyendo »

Son como niños (peligrosos)

Quim Torra aprovechó la inauguración de los Juegos del Mediterráneo de Tarragona para escenificar la ruptura de relaciones con la Casa Real no sé si de Cataluña, de la Generalitat, de los secesionistas o la suya personal. El caso es que a pesar de saber que a los monarcas los entrenan para que le echen cara a estas situaciones, me complace imaginar la real sofoquina de Felipe VI ante la osadía del president que lo puso respetuosamente de vuelta y media por delegación de Puigdemont, seguramente. Aunque no por eso mereció menos Felipe VI el desplante tras su comparecencia en TV a raíz del 1 de Octubre catalán en que se alineó con la violencia autoritaria al justificar, de hecho, el apaleamiento de quienes intentaban votar. Recibieron hasta los ancianos sorprendidos en el acto de liar un cigarrito de picadura no fuera a resultar el papelillo una muy subversiva papeleta de voto. Espero que a estas alturas y en vista de lo actuado (y apaleado) sepa ya el rey que el sentido y el tono de aquel mensaje no favorecen al negocio familiar que tiene, como activo fundamental, el principio de que “el rey reina, pero no gobierna”, lema o eslogan tan conocido como el de la “chispa de la vida”, aunque refresque menos. Y que reina por ser hijo de su padre, nada que ver, debo aclarar, con lo que quieren decir los conejeros cuando aseguran que “el niño está reinando”, en referencia al “reinar” anotado por Galdós en su libreta de voces canarias con el significado de “hacer todo mal, por enfurruñarse”. Me recordó aquel “contigo no me ajunto más” con que los críos de mi época comunicaban la ruptura de relaciones a su ocasional enemigo, la que solía durar hasta el día siguiente en que volvían a las mismas. Diría que aquellos “reinados” infantiles eran transitivos y por tanto más llevaderos y menos perjudiciales para la salud gracias a la posibilidad de descargue que no tienen los cabreos sordos que se te enzurronan por acumulación a medida que se cumplen años hasta que por último sobreviene el correspondiente yuyo.

Me he detenido en el mundo infantil porque, como les tengo dicho, son como niños. Como se vio este mismo jueves, en Washington, con la que se armó en el acto previo a la apertura oficial del Folklife Festival, de la Smithsonian Institution. Como se trataba de un acto privado, sin la presencia de medios informativos, no dispongo, en el momento de escribir, de los textos de las intervenciones del volcánico president y del embajador Pedro Morenés, del que Dios nos libre y guarde a poco le demos para atrás en la moviola. Un poco en plan resumen, diría que se juntó el hambre con las ganas de comer.

Seguir leyendo »