eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

José A. Alemán

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 204

La esperanza es lo último que se pierde

Pocas alegrías nos ha dado el chorreo político de las últimas semanas. Aunque alguna hay, como verán más adelante. De momento les diré que el ambiente puso de los nervios a los que tuvieron en algún momento la sensación de que los españoles están por volver a las andadas de los años 30. Aunque ya son muy pocos los participantes vivos en la guerra civil española y no serán muchos más los nacidos en los años de la segunda contienda mundial o en los inicios de la guerra fría que sigan por ahí. En cualquier caso, poco pintan ya. Y no creo que esté muy presente en los actuales españolitos aquella contienda, por más que hayamos oído no pocas e inopinadas referencias a la posibilidad de que los españoles vuelvan a las andadas. Cansado estoy de que me recuerden con mayor o menor exactitud los versos con que Machado previno a los españolitos que vienen al mundo del peligro de las dos España, la que muere y la que bosteza, con la advertencia de que una de las dos les ha de helar el corazón.

Desde luego no faltan razones para que se le hiele el corazón a cualquiera. Más que nada por los esfuerzos considerables de las fuerzas políticas en presencia para organizarse en bloques con un grado creciente de enfrentamiento a menudo insuperable. Hay un bloque de derechas, formalmente suscrito por PP, Ciudadanos y Vox, y otro de izquierdas con el PSOE, Podemos, etcétera, entre los que figuran algunos que la derecha califica de nacionalistas, populistas y separatistas. Lo sean o no, que esa es otra.

Seguir leyendo »

“Díme con quien andas y te diré quién eres”

Tuve en tiempos un amigo, Perico Padrón, ya fallecido, que le daba la vuelta a los refranes cosa mala para divertir a la parroquia quinceañera que entonces éramos. Mucho lamento hoy no haber anotado entonces aquellas ocurrencias en las que él diferenciaba las procedentes de su puro magín de las “sobrevenidas”, como llamaba a los hallazgos habidos en huertos ajenos. Cría cuervos y tendrás cuervitos o  Nunca digas de esta agua no beberé ni este cura no es mi padre figuran entre las pocas de sus ocurrencias que alcanzo a recordar. Y elegí para encabezar estas líneas el sentencioso Díme con quien andas y te diré quien eres porque quizá sea de los adagios más conocidos por todos y desde luego el favorito de los curas nacionalcatólicos para alertar a los alumnos de colegios religiosos (de pago, claro) frente al triplete Mundo-Demonio-Carne, los tres enemigos del alma, curioso anticipo de la entonces futurible tripleta PP-Ciudadanos-Vox que esos mismos curas recomendarían hoy con el entusiasmo apostólico que fulmina a los tibios de corazón. Una tripleta con la que trata Coalición Canaria (CC) de sacar recortes al ofrecerle al PP su apoyo para hacer presidente de Canarias a Asier Antona, como digo. La oferta, cómo no, fue aceptada en Madrid de mil amores e imagino que no habrá problema para darle a CC el control de varias consejerías; de las de inversión, para tapar viejos desafueros con ánimo de cometer otros que esto es como comer y rascar, que todo es empezar.

El PP hacia la presidencia de Canarias

Seguir leyendo »

Caimán no come caimán

Imagino que ustedes también estarán hasta el gorro de los pactos para el “reparto del botín” que llamó el profesor Alejandro Nieto a las negociaciones poselectorales para repartirse el pastel en función de los intereses de cada partido. Todo indica que los apaños no acaban de cuadrar al gusto de todos por lo que el ministro José Luis Ábalos dejó caer que igual hay que repetir elecciones. No sé si fue un pronto de los que sobrevienen, como un eructo inesperado en mitad de un concierto de la Filarmónica, aunque dude de tanta espontaneidad y me incline a pensar que son como niños que repiten por ahí lo que oyen en casa. 

De fomentos y fomentaciones

Seguir leyendo »

Pedro Sánchez y las mareas del Pino

El otro día dije que Pablo Casado podía tener los días contados al frente del PP. Eran muchos los indicios pero, por último, los resultados de Madrid le salvaron la cara. Se sintió tan aliviado que proclamó urbi et orbe el “regreso del PP” con más entusiasmo que los seguidores de Batman anunciaron la  reaparición de su héroe. Y es que son como niños y no ven que quienes han vuelto son los socialistas y que ahí estarán mientras duren esas mareas del Pino provocadas por Pedro Sánchez, el ex desahuciado saltarín que desde las tinieblas exteriores se plantó en La Moncloa y desató un crescendo de victorias electorales rematado con las europeas que acaban de darle a España la oportunidad de jugar su papel de “país grande entre los pequeños y pequeño entre los grandes”, como dicen en su crónicas De Miguel y Cué. Un papel que afecta al tablero español pues los liberales europeos, integrados en ALDE, ven a Sánchez con tan buenos ojos que no entienden a su compadre Rivera, que lo “excomulgó” para irse de bracillo con Santiago Abascal, jefe de Vox, el partido ultraderechista juramentado con sus equivalentes europeos acabar con la UE, entre otros objetivos nada saludables. No olvidemos los cálidos elogios de Steve Bannon a Abascal y a Vox; y recordemos que Bannon, estrecho colaborador de Trump en su día, se ha instalado en Roma y trabaja en ayudar a la ultraderecha a acabar con la UE en beneficio del imperialismo USA.

A mi entender continuamos sin prestarle la debida atención a los asuntos europeos aunque la crisis debería habernos enseñado cuanto nos tocan de cerca los trabajos y los días de la UE. Porque nos han hecho ver y sentir su presencia a base de acuerdos, leyes, reglamentaciones y movidas que van cincelando el futuro de la Europa de los 28, de los 27 cuando se consume el Brexit.

Seguir leyendo »

Una urna más en Canarias

La derecha se ha vuelto loca. Como si barruntara una derrota histórica en las elecciones del domingo 26. Tenía yo preparado un texto pero lo deseché algo más de 48 horas antes del comienzo de la jornada electoral a la vista de la que ha armado el triplete derechoso a cuenta de la toma de posesión de los separatistas catalanes de sus escaños en el Congreso. No sólo metieron ruido y gritaron amenazas de denuncias sin cuento a Meritxell Batet, acabadita de sentarse en la Presidencia de la Cámara. La cosa alcanzó el climax durante la toma de posesión de los separatistas electos diputados en las generales de abril. Insisten por Dios y por España los parlamentarios del triplete derechoso en enviarlos, pobrecitos, a las tinieblas exteriores para dejar claro lo que puede ocurrir si consiguen mandar de nuevo y proyectar una imagen de enérgica defensa de las esencias patrias por las que no pasan los siglos.

Pretenden intimidar a los demonios de la izquierda; aunque, para mí, es con ellos con quien está el Maligno. Porque no pudo ser sino el Diablo el que inspiró al cura de Yecla su llamada a los fieles para que salgan en defensa de los “derechos de Dios”. Cuáles sean esos derechos, nadie lo sabe, pues el Hacedor no los ha desvelado; como tampoco ha condenado las barbaridades cometidas en su nombre. La mentalidad de ese cura es la de quienes crean bulos como que haya colegios en que se incita a las criaturas a masturbarse las unas a las otras y se les empuja a la homosexualidad y no sé cuantas barbaridades más.

Seguir leyendo »

Ocurrencias sangrantes

“El PSOE quiere quitarnos el futuro de nuestros hijos”, fue el inquietante mensaje que Fernando Clavijo, presidente de Canarias en funciones, transmitió a quienes acudieron a escucharlo en un acto de campaña de antes de la campaña que los entendidos llaman de precampaña. No me ocupé del asunto porque no aclaraban los cronicones a quienes correspondía el “nuestros” cuasi mayestático: si a los guayetes de la varia ascendencia nacionalera general o si se limitaba al ámbito de la estricta militancia ático-coalicionera o de ambos dos, discriminando a inmigrantes, canariones y demás ralea. Los cronicones no suelen entrar en matices y los referidos al acto clavijero tampoco aclaran si el futuro aludido es perfecto, imperfecto o condicional, si está en modo indicativo o subjuntivo o si excluyó el imperativo pues la cuarentena franquista ya nos dio imperio suficiente. Y no menciono para nada lo que pueda haber de pluscuamperfecto porque es todo un pretérito que no viene, creo, al caso.

La referencia andaluza y europea  

Seguir leyendo »

¿No querías democracia?

Hubo un tiempo en que conocía a casi todos los políticos por la cosa mía de estar en los periódicos. Pero el tiempo pasa y un buen día descubrí que ya andaban vendiendo el pescado los de la generación siguiente no menos dados a ignorar los méritos de sus antecesores y abundar en sus deméritos. Era divertido observar la cara que ponían los políticos bisoños a poco alabaras la gestión del anterior ocupante de su despacho oficial recién estrenado. No sé si porque en verdad les contrariaban las alusiones o era que le llenaba la buchaca tanta insistencia para que pegara a rajar de su antecesor.

Iba yo pensando en este tiempo pasado cuando recibí una tremenda palmada en la espalda seguida de una voz que reconocí antes de que se me pusiera delante.

Seguir leyendo »

La batalla de lo viejo y lo nuevo

Los resultados de las últimas elecciones generales confirmaron, a mi entender, la superación del bipartidismo que no alcanzó nunca el grado de representatividad requerido por la variedad de un país en el que cada cual es hijo de su padre y de su madre. Discurre ahora, por tanto, un tiempo político diferente en el que vuelve a plantearse el conflicto inevitable entre lo nuevo que trata de instalarse y lo viejo resistido a coger puerta. Un proceso de cambio imparable aunque pueda sufrir altibajos y retrocesos. A las generaciones que crecieron bajo el franquismo y vivieron intensamente la Transición no les coge de nuevas esta pugna de lo que hay y lo que va a haber y sus alternativas; aunque no falten tipos temperamentales a los que revientan los aires de “estupendos” que suelen darse quienes “vienen llegando”, como diría un isleño irritado ante el desdén con que suelen referirse no pocos advenedizos al que llaman “Régimen del 78”; precisamente el de la “invención” de la actual democracia en el marco de la Constitución todavía vigente por la que tantos lucharon hasta arruinar sus vidas o ser directamente asesinados.

El primer Pablo Iglesias pecó algo por ese lado al punto de que algunos, no siempre con la mejor intención, lo consideran paradigma de enterado de la caja del agua: llegó dispuesto a alcanzar el cielo y ahora predica la Constitución, la del 78, con fervores de propagandista bíblico, cual Isaías, perdonando el modo de señalar.

Seguir leyendo »

La vieja sabiduría

La ordenación de mi cuarto de trabajo es lustral y cumplo, más o menos, ese compromiso quinquenial sin pretender emular la puntualidad la y el esmero con que los palmeros echan a bailar cada cinco años a sus enanos. Tras decidir no dejarlo para el año que viene, inicié la tarea por la caja verde de regular tamaño que lleva ni sé cuánto en lo alto de la estantería dejando siempre para después decidir qué hacer con ella.

Mentiría si dijera que bajé la caja sin dificultades. Uno no está ya para ciertas cosas y momentos hubo en que rocé el gran talegazo. Una vez recuperado el resuello, me fijé en el tarjetón amarillento pegado por fuera a la tapa en el que alguien, vayan ustedes a saber quién, había escrito tres frases, tres: 1) “Cómo me fascina el trabajo: puedo sentarme y contemplarlo horas enteras”; 2) Junto a la frase anterior, unos versillos aconsejan que “nadie diga en este mundo /de esta agua no beberé/ pues por muy turbia que la vea/ le puede apretar la sed”. Un claro antecedente del moderno “Nodigas de esta agua no beberé, ni este cura no es mi padre”; 3) Si de los dichos anteriores no constan su autoría, Daniel Auber, compositor francés de poca fortuna, sí que firmó el suyo relacionado con su larga vida a caballo, de los siglos XVIII y XIX, que le facultó de sobra para afirmar que  “Envejecer es el único modo de vivir mucho tiempo”; frase reversible pues es propio de quienes viven mucho tiempo envejecer.

Seguir leyendo »

Canarias, sin perro que le ladre

Corre por los endemoniados mentideros insulares la especie de que la facción ática de CC no ceja en el afán de disminuir a sus primos grancanarios y quedarse de únicos gallos del gallinero. Es el rollo de la rivalidad interinsular que ya aburre a las ovejas y hace bostezar a las sillas, pero sigue ahí con su nacionalerismo plano, pues, como dijera tiempo ha el Hermoso Manuel, el canario es el nacionalismo más español de cuantos son, han sido y serán. Una afirmación muy propia de quien presidió la corporación municipal de Santa Cruz que decidió, patrióticamente y por mayoría, que Colón jamás pisó Gran Canaria, la isla odiada de la que el Almirante no tenía ni noticia. Esta anécdota ridícula me recuerda otra, contada por Juan Rodríguez Doreste, de cierta corporación que, en los días de la República, sometió a votación nada menos que la existencia de Dios: -Y resultó que Dios existe por dos votos –remató el que fuera alcalde de Las Palmas.

Hermoso, claro está, no relacionaba el nacionalismo isleño con el independentismo, lo que llevó al dirigente peneuvista Xabier Arzalluz a comentar el buen conformar de los canarios pues dejaban de piar en cuanto les daban cuatro cuartos para carreteras. No captó, Arzalluz, que en el sustrato de ese nacionalismo de mesa camilla late la tenue sospecha de la condición colonial del archipiélago, esa que asoma en tiempo de elecciones ya sea para denunciar el maltrato a las Islas por el Gobierno español, ya para lamentar que nuestros abuelos no cogieran hace 121  años el tren al que se subieron Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

Seguir leyendo »