eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

José A. Alemán

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 188

La Europa que espera y otras historias

“Más que sugerir que un segundo referéndum es antidemocrático, creo que el Brexit que se ofreció al principio ha demostrado ser inviable. La salida que se ofrece ahora está tan alejada de aquellas promesas y perjudica tanto al Reino Unido que sería profundamente antidemocrático no realizar una consulta sobre el resultado del desdichado proceso que atraviesa el país actualmente“. Este comentario de Alastair Campbell, antiguo asesor de Tony Blair, equivale en cristiano a que no se discute lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario; o que no se puede “bufar i fer ampolles”, dicho sea en su lengua por si hay catalán a la escucha. Es evidente, desde luego, que los promotores de un nuevo referéndum buscan cambiar el sentido del voto primero, saltar del brexit a la permanencia en la UE y tiro porque me toca. Pero si eso no es democrático como indica Campbell tampoco resulta serlo para él no consultar, ocultar al electorado los efectos negativos del brexit para los europeos y en especial para los británicos que se tragaron la bola de los nacionalistas.

Lo realmente llamativo es que el UKIP, siglas inglesas del Partido para la Independencia del Reino Unido, logró convencer con sus falsedades a la mayoría de los que acudieron a votar. No llevaban más programa conocido que el “Europa nos roba” que quizá les suene. Un eslogan que persuadió a un buen número de votantes de que el resto de los europeos viven a su costa. Que es lo que piensan muchos europeos del norte de los países que denominan PIGS (Portugal, Italia, Grecia y Spain). No es preciso recordar que “pig” es “cerdo” en inglés. Si por lo menos fuera ibérico… O sea, que Para ellos los esforzados (y envidiosos) noreuropeos, en el sur derrochamos malamente, a manos llenas en parrandas y otros excesos, la riqueza que ellos, con lo listos que parecen, generan con su trabajo que no debe parecerles tan duro por la imposibilidad de que sea de sol a sol. .

Seguir leyendo »

Mucho tolete es lo que hay

Hubo un tiempo en que los asuntos relacionados con el Régimen Económico y Fiscal canario movían a los isleños a tener, al menos, opinión. Hoy sólo dicen algo quienes barruntan que puede afectarles al bolsillo. Mientras, tratan los políticos de disimular que no se han movido a tiempo para remediar o mejorar algo porque, después de todo no van a hacerles puñetero caso. Sólo se les ocurre, en el caso que ahora nos ocupa, reforzar la embestida contra Pedro Sánchez, desahogo que no pueden permitirse los socialistas por razones obvias.  

             Todo se mueve en un pañuelo. Junto a los más comprometidos con el ménage à trois de la derecha y los que van de bracillo con el centro izquierda, entre los que figuran los socialistas que le niegan a Canarias, dicen, el pan y la sal (los euros, o sea) de un status económico y administrativo con antecedentes que se remontan a medio milenio, nada menos, al tiempo que le otorgan a Baleares un régimen casi igual (o igual del todo, que en eso hay pareceres); por si no estaba claro que son los intereses de los partidos los que prevalecen. Es lo que pasa por no haber dejado los chichas entrar a Nelson. Y ahí tienen a la senadora de CC, María del Mar Julios, cabreada porque PSOE y Podemos, después de apoyar en el Parlamento canario la propuesta nacionalera de que Canarias y los canarios tengan algo que decir respecto a los sondeos en el mar de las islas, se echaron atrás y pasaron del asunto en el Senado. Debieron tirarles de las orejas  en Madrid de modo que donde dijeron digo, ahora dicen Diego. Y debieron ser tan fuertes los tirones que dañaron su capacidad auditiva y ni enterarse de que en noviembre pasado hubo un rosario de denuncias al detectarse varias explosiones submarinas. Resumiendo: dijo Mar Julios que “Canarias no quiere ser una simple espectadora de un Gobierno de España que reparte el mar de Canarias a cachitos como si fuéramos una colonia; al mejor postor o a cambio de algún favor internacional”. Nada que reprocharle a Julios, salvo el “como si fuéramos una colonia”.

Seguir leyendo »

Machado, el 'ménage à trois' ultra y sus banderas  

“Si ellos lo guisan, que ellos se lo coman”. La frase, escuchada por ahí, se refiere a la concentración en la plaza madrileña de Colón con un bosque de banderas de España usadas de nuevo con la idea de “ellos”, los infames vendepatrias como Sánchez y “nosotros”, los auténticos españoles que amamos con orgullo la bandera nacional. Todo un recordatorio de las “dos Españas”, concepto acuñado por Antonio Machado y considerado  alusión a la guerra civil española con la que nada tiene que ver en realidad: los versos de referencia son de su libro Campos de Castilla, publicado en 1912, o sea, 24 años antes del “alzamiento” de Franco. Una atribución errónea pero comprensible pues entre las preocupaciones del poeta figura la histórica que refleja, por ejemplo, cuando dice que las de Castilla ”son tierras para el águila, un trozo de planeta/ por donde cruza errante la sangre de Caín”. Machado, en fin, es de los personajes que personifican, por así decir, el drama del exilio, a pesar de que pasó la guerra en Valencia y se expatrió en 1939, huyendo del avance del ejército franquista: pasó la frontera francesa en pleno invierno en  condiciones muy penosas para morir poco después, en Colliure, el 22 de febrero del mismo 1939, de modo que el viernes pasado se cumplieron 80 años de su fallecimiento.

Como digo, se trata de un error comprensible porque esas “dos Españas” realmente existen. Como acaba de evidenciar la coyunda PP-Cs-Vox de la que Casado y Rivera no ahorran los insultos, cuajados de tremendas mentiras y de medias verdades, siempre urdiendo sospechas y juicios de intenciones con frecuencia tan burdos que más parecen desprecio a la capacidad de discernimiento del electorado. Acusan a Sánchez de “vender a España” para satisfacer la insaciable ambición que le atribuyen; como si ellos no tuvieran las mismas ambiciones al punto de montarse un ménage à trois de aquí te espero con la ultraderecha y en el que, por cierto, ya están Casado y Rivera dándose de leches a ver a quien le toca ahora cambiar el colchón de la alcoba presidencial monclovita. Y no les digo de Abascal y Vox para los que no pasa el tiempo pues siguen en los años 40 adonde quieren llevarnos.   

Seguir leyendo »

La Moncloa codiciada

El PP y Ciudadanos, Casado y Rivera o sea, deberían disculparse con Pedro Sánchez por cuanto han rajado de él. Cosa que no harán como no lo hizo Rajoy cuando él y los suyos denunciaron un falso pacto criminal de Zapatero con ETA a la que el PP atribuyó el bárbaro atentado de Atocha. El uso intensivo de los medios informativos adictos para engañar y envenenar al electorado le permitió al PP no mojarse demasiado a ojos del público menos avisado. Poco faltó para que hablaran de crimen por encargo en Atocha.  

El atentado, recuerden, ocurrió durante la jornada de reflexión de las elecciones de 2004 y el PP lo atribuyó a los etarras “aliados” de Zapatero que logró entonces la Presidencia del Gobierno. Como yo no entendía de qué manera pueden los bombazos determinar la victoria de un candidato, me pareció más creíble y menos truculenta la autoría yihadista hacia la que, por cierto, apuntaron los investigadores desde el primer momento.

Seguir leyendo »

El dinosaurio sigue ahí

No sé cómo bautizar esto que escribo. No se me ocurre un título que diferencie mis paridas de las columnas serias impresas en papel, como Dios manda. Ando como gallina sin nidal desde que la vieja tipografía cogió puerta y con ella palabros entrañables. Como “galerada”, por ejemplo, de la que vine a saber qué cosa era el día en que el consejero delegado de mi empresa de entonces ordenó que le llevaran a su despacho ciertas galeradas y pude comprobar, al fin,  que nada tenían que ver con huelgas de linotipistas, ni con Ben-Hur y los zurriagazos de mentirijillas a Charlton Heston disfrazado de galeote. Fue mi primera intención dejar de escribir y complacer a los médicos que atribuyen mis sofoquinas y frecuentes erupciones de granos con la adicción al seguimiento de la política canaria. Tenía ganas de alejarme del oficio y eso hice pero, ya ven, la cabra siempre tira al monte y aquí estoy.

Pero a lo que iba: propuse llamar esto La Corte de los Enanos, pero lo rechazaron en principio porque alguien advirtió que podía haber por ahí alguna asociación de personas bajitas que se dieran por ofendidas. Me creerán si les digo que ni ocurrírseme porque me lo sugirió un texto de Augusto Monterroso titulado Estatura y Poesía que viene a ser, presumo, una réplica a Eduardo Torres que había escrito, por su parte, que los enanos tienen una especie de sexto sentido que les permite reconocerse a primera vista”.

Seguir leyendo »

Miscelánea del aburrimiento político  

No me gustaron en su día las alusiones despectivas de Pablo Iglesias al que llamó “Régimen de 1978”. No fue de sus invenciones más afortunadas semejante ofensa a quienes lucharon y padecieron bajo el franquismo y a los que perdieron la vida en el intento de allanar el camino a esa Constitución que, con todas sus deficiencias e impotencias, ha servido de mucho desde aquella fecha a hoy, cuando a la vista está la necesidad de una reforma que las elimine y aborde cuanto en 1978 quedó en el tintero por entender que no podía tirarse de la cuerda sin romperla. El grupo de constituyentes redactores lo integraron siete diputados: tres centristas representantes de las distintas corrientes del partido creado por Adolfo Suárez para sacar  adelante la cosa; junto a ellos, un representante de los sectores del Movimiento que habían evolucionado desde el franquismo a la aceptación de la democracia, y por último un dirigente del PSUC, el partido de los comunistas catalanes y otro del PSOE. Los siete fueron capaces de llegar a acuerdos suficientes que alejaran la posibilidad de enfrentamientos y hasta de una nueva guerra que muchos consideraban poco menos que inevitable.

La comisión constituyente, como digo, llegó a acuerdos suficientes para tener la fiesta en paz aunque quedaran en el aire muchas cosas y otras tantas que ni siquiera se abordaron. Y como ha señalado López Burniol, España tenía a principios del siglo XX cuatro problemas de los que pueden considerarse superados tres: el Ejército, la Iglesia y la cuestión agraria, por lo que queda aún pendiente sólo el cuarto, el de la estructura territorial del Estado. Respecto a éste, el mismo autor considera que el problema catalán es, en realidad, el problema español porque, indica, “cada vez que España se libera de la ortopedia dictatorial que compensa la debilidad congénita del Estado, el problema fundamental al redactar la correspondiente Constitución es el de la estructura  territorial del Estado”. Ocurrió, indica, con Primo de Rivera,  en los primeros momentos de la II República y al inicio de la Transición. Eso en el siglo XX, porque en el XIX tuvimos la fracasada Constitución federal contra la que desempeñó un papel relevante León y Castillo, que la hundió en el Parlamento con un brillante discurso.

Seguir leyendo »

De este agua no beberé…

Siento curiosidad por ver cómo se reparten PP y Ciudadanos el botín andaluz, que diría Alejandro Nieto, sin que se note que para hacerse con toda o la mejor parte son capaces de matar un burro a pellizcones. También me gustaría saber hasta qué punto contribuyeron al descalabro socialista quienes dieron en denostar el ‘régimen de 1978’ en plan progre; se les acusa de beneficiar con su matraquilla a los herederos del franquismo y, en general, a la ultra derecha que ya se ve con posibilidades de gobernar y que cuenta, a lo que parece, con el asesoramiento y posible coordinación de Steve Bannon, que fuera jefe de la campaña de Donald Trump. El hombre, al parecer, tiene ya casi montada una especie de Internacional trumpista para acabar con las instituciones, los tratados, los acuerdos comerciales, el multilaterismo en general considerado contrario al American first. Lo de Andalucía sería un éxito suyo.

Antes de seguir conviene dejar claro que ante el desalojo de los socialistas en Andalucía, después de casi cuarenta años de una gestión política y administrativa poco satisfactoria, además de tocada por la corrupción, Susana Díaz, al envolverse diría que patéticamente en la bandera andaluza, dio imagen de impotencia, lo que agigantó, por así decir, la estatura de sus rivales. Que el grueso del debate no fuera alrededor de los problemas andaluces para perderse en conflictos nacionales, especialmente el catalán, también debió influir lo suyo como causa no sé si principal de la elevada abstención. Si lo bueno cansa, es lógico que canse antes lo que no es tan bueno y que a los andaluces, que no han palpado la mejora real de sus vidas les irrite ver al susanismo envuelto en la bandera andaluza. Tenía el PSOE merecida su derrota por preocupante que pueda ser lo que viene ahora.

Seguir leyendo »

Refulgente Morales

Se comparta o no la política de Antonio Morales, es evidente que buena parte de los feroces ataques contra él los debe a su actitud en materia energética y medioambiental, la que tanto sirvió a la causa de desenmascarar a José Manuel Soria ante no pocos isleños. Hoy se advierte más que ayer la escasa solidaridad social de quienes son capaces de matar un burro a pellizcones por un euro o el apoyo económico a su candidatura, en el caso de los políticos. Pero lo mismo que digo un cosa, digo también que han reforzado los efectos de esos ataques las reacciones de Morales determinadas por una irreprimible propensión a la cólera de alto voltaje y más propia de los viejos caciques rurales que del presidente del Cabildo de una isla del peso poblacional y económico de Gran Canaria. Morales, en definitiva, está ya donde querían ponerlo para que no estorbe quienes llevan por delante de los del conjunto social sus intereses privados con las correspondientes secuelas. Como se está viendo en el caso de la ampliación del puerto agaetense de Las Nieves en que el Gobierno regional ha ignorado el sentir de los directamente afectados y de la opinión pública grancanaria. Tiene tela que vuelvan a repetir para esa ampliación las mismas promesas y expectativas no materializadas de cuando se construyó. Pero éste no es el asunto de hoy.

No entraré en demasiados pormenores en lo que toca a la actual política cabildicia. No sirve de nada aunque, qué quieren, divierta que partidos que nunca han disparado un chícharo por el medio natural reprochen al gobierno insular de Morales el incumplimiento del compromiso de su consejero del ramo de plantar 1,5 millones de árboles y duplicar la masa forestal de la isla en quince años. Un reproche tan fuera de lugar como la respuesta presidencial, en el último pleno, a la pregunta del consejero Bravo de Laguna sobre el grado de cumplimiento del programa de gobierno: según Morales se han creado 40.000 empleos y buen número de nuevas empresas, al tiempo que aumentó la afluencia turística gracias a las mayores conexiones aéreas. No estuve, ya digo, en el pleno por lo que no sé si explicó el presidente qué rayos pinta el Cabildo en menesteres como el de establecer conexiones aéreas, por mentar uno. Como siga presumiendo de logros que no son de su negociado, acabaremos por cargarle hasta la mala racha de la UD.

Seguir leyendo »

Son como niños

“Hay que acabar con la corrupción socialista”. El otro día, como tantos otros a las ocho de la mañana, una hora menos en Canarias, la radio/despertador me metió a la SER en la cama. Consumía yo, en la forma acostumbrada, las dosis de estiramientos y bostezos de ordenanza y comenzaba a irritarme la voz chillona, grabada en un acto político pepero. Llegó un momento en que no pude aguantar la trémula indignación con la que proclamó que la corrupción a erradicar era la socialista, en lo que se mostraba comprensivo con las del PP cosa del pasado y de iniciativas individuales aisladas no “del PP” sino urdidas “contra el PP, si bien concedía la posibilidad de que fueran simples errores. Eso a pesar de la evidencia del saqueo sin precedentes del país con implicaciones de altos cargos peperos con actuaciones que responden a un “protocolo” establecido para llevárselo crudo. Los tribunales han señalado las responsabilidades del PP como organización que los peperos niegan como si los demás no tuviéramos ojos en la cara y ellos respetaran, como dicen, las resoluciones judiciales: menos ésta, de la que han llegado a negar su existencia.   

Vaya por delante que a nadie le parece mal que un partido de Gobierno, como el PP, llame a acabar con la corrupción venga de donde venga, sea del PSOE o de los Templarios; pero manda huevos que el PP, precisamente, se rasgue las vestiduras de esa forma, al  precio que están las telas. Además de desvergüenza, denotan los populares un absoluto desprecio del buen sentido del ciudadanaje al que pretende engañar. Es una muestra más de la desconsideración y el desprecio de esta derecha atrasada a la que conviene diferenciar de la otra derecha culta y democrática. Por un momento, llegué a pensar que Ciudadanos, el partido de Rivera, provenía de esos círculos que vieron venir el naufragio de Rajoy. Tremendo error pues se ha visto que Rivera y sus mujeres y hombres de confianza se empeñan en recrear el mito del enfrentamiento de las dos Españas con un enfrentamiento en condiciones como las que tan bien han servido al reaccionarismo español. Si no, fíjense en que la España de Rivera comienza por rechazar y no “ajuntarse” con autonomistas y nada les digo de separatistas. Y lo hace en unos términos que excluyen cualquier posibilidad no ya de entendimiento y comprensión. Por no extenderme demasiado recuerden, el supuesto escupitajo que le lanzara al ministro Borrrell el diputado Jordi Salvador, de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC).

Seguir leyendo »

Del encanallamiento a la infamia, o al revés

Al parecer, el seguritas que planeó matar a Pedro Sánchez, ese “rojo de mierda”, no anda bien de la cabeza; ni del alma, añadiría, pues hay que odiar mucho para plantearse semejante magnicidio en un país atiborrado de símbolos y mitos; desde los religiosos a esa bandera y ese himno que tantas veces ha servido de pretexto para sacudirle el polvo a quienes no piensan igual, a los que lucen un color de piel diferente, o guarecen malamente su miseria en cualquier recoveco callejero donde pasan las noches envueltos en periódicos bajo cartones.  

Son odios degradantes y se te cae el alma a los pies al ver promoviendo fobias a políticos que se disputan el Poder, el “botín” como llama Alejandro Nieto, catedrático de Administrativo, a las golosas “adherencias” derivadas de las urnas. A Nieto lo recordamos en La Laguna de finales de los 60 y principios de los 70, al frente del seminario de su asignatura dirigiendo unos Estudios de Derecho Administrativo Especial Canario que hicieron época.

Seguir leyendo »