eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

José J. García González

Licenciado en Historia y Máster de Investigación en Periodismo. Simulo ser un periodista de los de antaño: apasionados por contar historias, enganchados a la empatía del lector y defensores del rigor informativo. Please, let me dream!

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Welcome to 'Manchestá'

La canción del emigrante ha sido tocada desde hace varias generaciones atrás en las Islas Canarias, aunque cantada con distintas voces. Son muchas las letras llenas de vivencias, emociones, incertidumbres que han colaborado en este repertorio con un nexo común: salir en busca de un futuro mejor. En el siglo XIX, con el fin de las políticas repobladoras en España, se inicia el proceso de las disposiciones emigratorias inaugurado con la Real Orden Circular de 16 de septiembre de 1853. Así pues, los pobladores canarios, al igual que los del resto del país, recogen sus bártulos en busca de un mejor porvenir. Varias fueron los causas: la sequía, los elevados precios combinados con salarios muy reducidos, las crisis agrícolas (salvo el auge de la cochinilla), la aguda presión fiscal a la que estaban gravados los isleños, entre otras. América fue el principal destino de los emigrantes canarios durante más de un siglo, repartiéndose por distintos países tales como Cuba, Venezuela, México, Guatemala, etc.

Avanzamos hasta la década de los 60 y 70 del siglo XX en esta breve exposición histórica sobre la emigración en Canarias, la cual empezará a reducirse. El incremento de la inversión privada, traducido en la llegada de ingentes cantidades de dinero invertido para la construcción de complejos hoteleros, y también en el rápido crecimiento de los principales núcleos urbanos, derivará en el incremento de puestos de trabajo en las islas, unido al sector servicios, fruto del potencial sector turístico que se avistaba. Sin embargo, persistía en Canarias un alto grado de analfabetismo que impedía acceder a los puestos que requerían una formación cualificada; además, el número de parados era muy amplio, y era realmente difícil crear puestos de trabajo para todos. Los jóvenes son los que más van a sufrir esta coyuntura económica, y por ello continuarán emigrando. Durante este periodo, el destino de los emigrantes varía, abandonando América del Sur como principal foco para adentrarse en el continente europeo (Inglaterra, Holanda y Alemania, principalmente).

Seguir leyendo »